Las herederas

Las herederasES

Eliza Vázquez/ La xicara  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
56Capítulos
5.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Jelena Ha crecido sola, en su camino ha encontrado gente que la ha ayudado pero ahora ella ha sido sorprendida con la noticia de que es heredera de una magnífica fortuna, una que viene con condiciones: una de ellas es casarse con el abogado de su fallecido padre, no es una idea que a él le guste, pero todo se complicará más cuando los enemigos de su padre quieran reclamar su parte y la atracción hacia uno de los haga dudar a Jelena.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
56 chapters
Sinopsis
Elena Testa era una chica atractiva sin ser despampanante, sus sueños de ser actriz se acabaron el día que el dueño de una de las productoras cinematográficas más grandes del país se fijó en ella, Jeremías Van de Venter, la vio en una audición que hacía Elena en un teatro, al que él asistió por visitar a un amigo, él tenía 56 y ella 20 años de edad, siendo un hombre atractivo y poderoso la joven Elena cayó ante sus encantos y promesas de trabajos de actuación.Vivieron una aventura por años, la esposa de Jeremías se enteró y le hizo la vida imposible a la joven, cuando ella le contó a Jeremías que estaba embarazada, él no solo lo negó, sino que la desprecio y la hizo huir de la ciudad con amenazas graves.Leer más
Capítulo 1: Olivia
Valentín caminaba de un lado al otro de la habitación, no decía nada pero tenía ese semblante de angustia y preocupación que solía tener cuando sentía que la situación se le podía salir de las manos, ¿Qué podía salir mal? pensaba para mí mientras aún estaba revolviéndome en las sábanas de seda de mi cama con mi cuerpo desnudo y deseoso.—¡Valentín! Ven, te necesito —susurré.Él se giró a mirarme y lanzó una mirada reprobatoria.—¿Qué? No me puedes follar porque mi papá se murió. Lleva una semana muerto, y estuvo enfermo meses antes de eso y follamos felices, y yo quiero follar ahora, ven —demandé con un tono
Leer más
Capítulo 2: Olivia
—¡Oli! —escuché decir a mi marido.Solo usa ese diminutivo conmigo cuando teme mi reacción, me mantuve en la cama, aferrada a las sábanas como si del pasado se tratara, ¡Una hermana! Mi hermana.Crecí sola, feliz de ser hija única, pedí una hermana o hermano hasta los 9 años, entonces comprendí que me convenía ser solo yo, en ese entonces no lo supe pero la relación de mis padres estaba muerta hacía años, quizás nunca estuvo viva.Habrá pasado trabajo, ¿Estará bien? ¿Querrá todo esto? Por supuesto que sí. Va a querer quitarme todo. Le daré un cheque grande y me olvidaré de ella, pensaba.—¡Estoy bien Valentín! Solo impactada, todo va a estar bien.—¡Te ves horrible! Estás pálida aún, entiendo todo, yo te apoyo, ya veremos qui&eac
Leer más
Capítulo 3: Jelena
—¡Lena! Soy Tito, estoy en casa de Esteban con otros, para que no te preocupes —dijo Tito con voz somnolienta al otro lado de la línea.—¿Qué no me preocupe? Tito son las 9 de la mañana, del día siguiente al que te fuiste a visitar a un amigo que llegó de viaje y no supe más de tí, no he dormido nada, estoy cansada, preocupada, lloré, pensé lo peor —le grité de vuelta y sentí como colgó el teléfono del otro lado.¡Hombres! Si, Tito y yo teníamos dos años de novios y un año viviendo juntos, todos me advirtieron que no me juntara con él porque con la excusa de que era músico se me iba a perder todos los días, ignoré a todos porque mi naturaleza estúpida y romántica, prefirió creer en el chico que le compuso una canción a mis pecas, a las de mis pechos especí
Leer más
Capítulo 4: Eitor
—¡Olivia cálmate! —decía sin sentirme escuchado.Debía llevarla de regreso al Hotel y aprovechar de hablar a solas con Jelena, Olivia estaba dispuesta a interferir y yo a evitar abrir ese sobre y leer su contenido delante de ella. La mujer es impredecible. Aún lamentando el estado en el que estaba debía dejarla sola en el hotel.—¡Quizás si bebe un poco de agua! —dijo Jelena ofreciendo un vaso con agua.—¡Gracias! Necesito hablar contigo. La llevaré de regreso al hotel y podremos encontrarnos de nuevo. ¿Estás de acuerdo? —pedí.—¡Si, por mí está bien! —contestó la muchacha con algo de indiferencia.Olivia lloraba desconsolada. Jelena actuaba como si no entendía nada o no le importaba, o como si nos nos creyera. Olivia no había derramado una lágrima en público d
Leer más
Capítulo 5: Jelena
Gaviota me confirmó que estaba armado. Suspiré de alivio, en un momento de rabia accedí a que fuéramos con el muñeco de torta al banco, después con la cabeza fría pensé mejor, ¡Qué loca! ¿Y si hay un atraco? ¿Si me quieren robar allá? ¿Yo tengo mi dinero allí? ¿Si tiene matones o cómplices y mataban a mi Gaviota y a mí Buzo y a mí? Pero ya estábamos en el carro, pero ese mismo día esa gente quedaría descubierta, pensaba.Mi padre. Debí admitir para mí que cuando conocí a Nathaniel, o a Jeremías pues desee que fuera mi padre que me buscaba, claro después de hacer todo el escándalo que hice porque pensaba que era un viejo que me quería joder. El demostró que solo me quería ayudar y aconsejar. Era como un padre, de hecho, era mi padre, ¿Será verdad? &iq
Leer más
Capítulo 6: Eitor
Jelena lloraba desconsolada mientras leía la carta, la repasaba y la leía de nuevo, Buzo se colocó a su lado y le acariciaba el cabello con torpeza, quería consolarla pero el pobre chico no sabía cómo, la mole de músculos solo me vigilaba.—¿Qué documento será ese? —murmuré.Estaba seguro de que Jeremías me tenía. De alguna forma me obligaría a casarme con su hija quién sabe con qué fin. La situación no pintaba bien para mí.¡Maldito Viejo! Qué loco, obligarme a casarme con su hija, pensaba yo, estaba atrapado en esa situación. Sí, la chica es hermosa pero estuvo a media hora se ser una salvaje, engreída y altiva de más, mostraba una actitud que no me agradaba, parecía una mafiosa, una delincuente, no dudaba de que estuviera haciendo cosas ilícitas en ese bar, vender&iacut
Leer más
Capítulo 7: Jelena
Entre a mi oficina con los sobres en la mano, recuerdo la mirada de confusión de Buzo, mientras que Gaviota se mostraba impasible, como siempre.—¡Eres heredera de Nathaniel! —dijo Buzo con sus grandes ojos verdes abiertos como ventanas.—¡Su nombre no era Nathaniel! Era Jeremías, Tom es quien se llama Nathaniel. Mi padre. Tengo una hermana.—¡Él siempre fue bueno contigo! —opinó Gaviota con discreción.—¡Demás! Mucho, lo sé, ahora sé porque. No me lo creo —respondí y las lágrimas salieron de mis ojos de nuevo. Estaba tan triste, molesta y confundida.—¡Jelena! Uno de los proveedores quiere verte —dijo Marta interrumpiendo.Gaviota se levantó y le dijo algo, cerró la puerta con seguro.—¡Nadie te molestará hoy Lena! —me dijo con su voz suave.Leer más
Capítulo 8: Olivia
Me tenía tomada por las caderas desde atrás y el agua de la ducha nos cubría, me penetró con fuerza una y otra vez, con una de sus manos alcanzó mi pecho y gemí de placer cuando su boca me besó en el cuello.—¡Oh! Eitor, sigue…Se abrazó a mi cintura y siguió dentro de mí con ritmo frenético, me agitaba contra su cuerpo hasta que las convulsiones de mi cuerpo se detuvieron. Él gimió sobre mi oído y me besó en el cuello.—¡Eres muy sexy! —me dijo jadeando.—¡Después me cuentas cómo te va con mi hermana! Jelena ¿No? —dije burlona.Él se fastidió, salió de dentro de mí y se salió de la ducha, se colocó una toalla sobre la cintura. Su expresión era adusta. ¿Por qué estaba tan aprensivo con el asunto? Al cuento qu
Leer más
Capítulo 9: Olivia
Llegamos a casa a las 7 de la mañana, estaba destruida, por más vuelo privado que usara, estar tantas horas con el culo pegado en el asiento cansa. Eitor fue otro en el camino de regreso y lo note, claro podía entenderlo, le invitaban a casarse con una desconocida, pero sentía que había algo más, me sentía tan agobiada por toda la situación que no sabía si valía la pena llevar mis pensamientos por ese camino. Tenía un marido por atender.—¡Amor! Al fin en casa —saludó Valentín recién bañado.—Hola bebe, ¿me extrañaste? —pregunté colgándome de su cuello, le deje un beso casto en la boca.—¡Mucho! Sabes lo que te amo y lo que me encanta tenerte cerca. ¿Cómo te fue? ¿Qué tal la chica?—¡Está noche te compenso! Y tiene que ser esta noche por
Leer más