No me busques

No me busques ES

Siggy  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
44Capítulos
2.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

«No me busques», es el primer libro de una trilogía romántica, en donde Emilia, la protagonista, va en busca de trabajo y encuentra a quien cree que es el amor de su vida. Un hombre obsesivo y manipulador. Nunca imaginó que ese hombre sería el que la arrastraría a lo más sucio y oscuro que alguien podría imaginar. Arrancando de su pasado, Emilia conoce a Nicholas McDowell, un hombre de nacionalidad estadounidense, músico y famoso, del cual se enamora perdidamente sin darse cuenta lo que esa relación y su pasado tenían preparado para ella en un futuro. El amor de la protagonista y el famoso cantante crecerá, la relación se intensificará, pero alguien los mira y juega con sus vidas hasta el punto de hacerlos dudar de ellos mismos. La vida y un acosador los pone a prueba día a día. ¿Serán capaces de seguir adelante? Tendrás que descubrirlo.

Leer más
No me busques Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
44 chapters
𝓔𝓵 𝓬𝓸𝓶𝓲𝓮𝓷𝔃𝓸
No era fácil tener la mente clara en esos momentos. De verdad estaba arrancando y, aunque estaba a solo unas horas de alejarme de todo, tenía miedo. Miedo de que, mi exnovio, me encontrara y se enterara de que en mis planes, no estaba la idea de regresar con él.Durante mucho tiempo soporté sus amenazas, sus gritos y sus golpes, pensando que algún día cambiaría y que volveríamos a ser felices como lo fuimos en el comienzo de nuestra relación, pero me equivoqué. Nada cambió de su parte. Me encontraba en el aeropuerto de Santiago, Chile, pidiendo a Dios que la fila del counter se apresurara, ya que quería ingresar pronto a la salida internacional para no ser encontrada.Desde que mis padres fallecieron en un accidente automovilístico cuando solo tenía dieciocho años, me las he arreglado sola. Si bien es cierto, mi vida no era la más acomodada, pero era feliz y estaba consciente de que mi padre y madre, siempre trataron de darme lo mejor en cuanto a educación. En casa no nos sobraba, aun
Leer más
𝓤𝓷 𝓹𝓪𝓼𝓸
Quedaban solo dos horas para estar lejos de todo. No podía estar tranquila, necesitaba que el avión despegara pronto. En ese momento no sabía qué sería de mi vida, solo tenía claro que tenía suficientes ahorros para mantenerme, por lo menos, un mes en el lugar más económico que encontré en la ciudad de Orlando.Me dolía la cabeza y no podía dejar de recordar lo terribles que habían sido los últimos cinco años. Necesitaba ser feliz y mientras más trataba de olvidar, más recordaba. Cada paso que daba era una huella más que destacar en mi historia.Andrés era muy inconsecuente con su forma de ser, primero me salvó de ser abusada y luego solo me hizo daño.Aún siento el miedo y el olor a hospital que sentí cuando desperté al día siguiente de lo ocurrido con Diego. Escuchaba el sonido de las máquinas, mientras yo trataba de analizar lo que sabía que había ocurrido, pero nada me concordaba. Tenía miedo de abrir los ojos, pero necesitaba hacerlo para que alguien me dijera que todo había s
Leer más
𝓔𝓵 𝓿𝓾𝓮𝓵𝓸
Me encontraba sentada en el avión, tenía una escala en Miami y un largo viaje para pensar. Seguía teniendo miedo. Las tripulantes de vuelo ya habían dado las instrucciones de emergencia porque el avión estaba en marcha. No podía dejar de pensar en que, si Andrés llegaba a saber lo que estaba haciendo, me mataría. Mientras tanto, volví a sumergirme en el recuerdo porque, todavía necesitaba convencerme del todo. Ese comienzo mágico no se comparó con nada al final que tuvo mi historia con él... Cerré los ojos tras un suspiro, reviviendo el comienzo...Había pasado mucho tiempo después de la muerte de mis padres, sin embargo, el dolor aún existía, por lo mismo no me era fácil sonreír, pero llegué al departamento de mi amiga y desde ese el primer segundo sentí que la vida me había cambiado. Todas mis cosas estaban perfectamente ordenadas, era como si desde el primer día yo hubiese vivido ahí. Me sentía relajada y en casa, lo que era bueno para mi recuperación mental.Paulina me sirvió u
Leer más
𝓛𝓪 𝓵𝓵𝓮𝓰𝓪𝓭𝓪
—Señorita, necesitamos que se abroche el cinturón, el avión va a aterrizar —dijo la tripulante que estaba a cargo de asegurar correctamente el aterrizaje. Con mucho dolor lo abroché, me dolían los golpes en la cintura, pero tenía que hacerlo.Seguí tratando de recordar los mejores momentos de nuestra relación. Necesitaba sanar las heridas y para eso era necesario enfocarme en las cosas buenas que pasamos. Volví a cerrar los ojos y, hundida en mi pasado, recordé lo que me hizo enamorarme perdidamente de él.Al día siguiente por la mañana, desperté en el sillón, abrazada de mi jefe, miré la hora y eran las nueve y media de la mañana. No quería moverme, porque si lo despertaba tendría que dar explicaciones por todas las tonterías que había dicho la noche anterior. Él se veía perfecto durmiendo, lo estaba mirando cuando el mundo exterior se me vino a la cabeza. «¿Qué dirían los demás?», me pregunté. Solo esperaba que nadie nos hubiera visto. Intentaba levantarme con cuidado, pero él n
Leer más
𝓓𝓮𝓼𝓽𝓲𝓷𝓸 𝓯𝓲𝓷𝓪𝓵
Ya estaba sentada en el último avión, tratando de despejar mis ideas y de olvidarme de los mensajes recibidos. Lo primero que quería hacer era escribirle a mi amiga para decirle que estaba bien. Era peligroso que llegaran a pensar que me ayudó a planear mi escape.Cerré los ojos y regresé al momento en el que desperté luego de mi primera noche de sexo con mi ex.Miré a mí alrededor y solo estaban las copas y el desastre de la noche anterior. Me encontraba sola.Tomé mi celular y le escribí a mi amiga un WhatsApp:«Paulina, estoy bien. Debí haberte avisado que no llegaría.»Miré cuidadosamente por la puerta para verificar que no hubiese nadie, me vestí y salí corriendo hacia la ducha.Estaba dándome un baño, pensando dónde estaba mi jefe y que pasaría ahora que hubo sexo entre nosotros.Sentí que alguien me abrazó por la espalda. Era él, desnudo, no nos dijimos nada, solo disfrutamos del agua caer.No sabía si lo que estaba sintiendo era amor, pero era fuerte. Lo necesitaba para poder
Leer más
𝓝𝓾𝓮𝓿𝓸 𝓶𝓾𝓷𝓭𝓸
Llegué a Orlando y solo necesitaba descansar.Retiré mi maleta y fui a tomar un taxi para llegar al hotel. Si bien es cierto, mi inglés no era el mejor, lo entendía, por eso había decidido irme a ese lugar, ya que es sabido que hay muchos latinos y eso podría ayudarme con la comunicación.No sabía aún nada de mi futura vida, solo que entré como turista, que tenía ahorros para vivir un mes y dinero para pagar a un abogado que pueda ayudarme con la visa de trabajo.El hotel más económico me acomodaba, ya que quedaba en todo el sector turístico de la ciudad, lo que me permitiría moverme para buscar trabajo. Por lo económico que era, me daba para extender mi estadía en caso de que no encontrara algo que hacer pronto.Me acomodé en el hotel, accioné mi teléfono y lo primero que vi es que mi celular se había colapsado con la llegada de tantos mensajes y WhatsApp:«Emilia, ¿dónde te fuiste? Estoy preocupado.»«¿Por qué me haces esto?»«Sabes que recorreré el mundo para encontrarte.»No quise
Leer más
𝓔𝓵 𝓭í𝓪 𝓶𝓮𝓷𝓸𝓼 𝓹𝓮𝓷𝓼𝓪𝓭𝓸
Pasaron dos semanas, mis papeles ya estaban en trámite y el abogado me estaba ayudando para estar legalmente con la visa de trabajo. Conseguí hacer aseo en más casas particulares, lo que me proporcionaba una buena estabilidad económica. Era un trabajo que me agradaba mucho, había aprendido algo más de inglés y mantenía mi cabeza ocupada. Creía que a mis veinticuatro años aún estaba a tiempo de rehacer mi vida y, pese a todo, seguía creyendo en el amor.Decidí activar el Wifi de mi celular de Chile para escribirle a mi amiga y avisarle que estaba bien.Me llegaron muchos mensajes de Andrés, pero no quise leer ninguno, así que lo bloqueé para no saber nada más de él.Posterior a eso me dispuse a escribirle a mi ex compañera de departamento: «Paulina, espero que estés bien, yo ya estableciéndome en un lugar nuevo. Te escribiré con mi nuevo número telefónico dentro de unas semanas. Te quiero.»Seguí en mis haberes y no tenía respuestas, pero sí había recibido y leído el mensaje, así qu
Leer más
𝓡𝓮𝓼𝓹ó𝓷𝓭𝓮𝓶e
Solo tenía una hora de diferencia con Chile. Paulina no me respondía, estaba muy preocupada. Le escribí para darle el número telefónico de mi hotel, así cuando ella pudiera me llamaría o intentaría comunicarse con algún recado.Durante el tiempo que estuve con Andrés las cosas se fueron agravando, los golpes e insultos eran cada vez más recurrentes. Dejar de trabajar no me ayudó para nada, al contrario, estaba aún más sola.Una de las peleas más fuertes que tuvimos fue el día que le pedí permiso para volver al trabajo, ya habían pasado dos años sin hacerlo. No quería que saliera de casa, él decía que podía mantenerme y que no había ninguna posibilidad de que yo, siquiera, pensara en volver. Me armé de valor y respondí a sus respuestas tan negativas. —Andrés, necesito salir, ver gente —dije, suplicando.—Puedes conversar con el servicio. Además, ¿a quién necesitas ver con tanta urgencia? —respondió molesto.Su mirada era tan dura que desde un comienzo supe que sería imposible convenc
Leer más
𝓟𝓻𝓲𝓶𝓮𝓻 𝓭í𝓪
No pegué un ojo en toda la noche. A las siete y media de la mañana llamé a mi abogado, le comenté que estaría fuera por unos días, y a mis jefes para decirles que tenía que viajar de urgencia, quienes no pusieron problema alguno. Tomé mis cosas e hice el registro de salida del hotel donde me estaba quedando.Me dirigí a rentar un auto y, sin saber qué hacer o adónde dirigirme, regresé a Miami. El GPS me ayudó a llegar al lugar donde se toman los cruceros y, aunque todo mi dinero se iría en eso, creí que era la única forma de que no me encontrara. Pagué por el crucero más largo, así pasaría más días en el medio del mar y eso me daría tiempo de pensar y tomar una decisión más calmada.Hice los trámites y, cinco horas más tarde, me encontraba saliendo desde el puerto.Tuve que pagar una habitación costosa, pero era lo único disponible. No sabía cómo lo haría para sobrevivir luego de ese gasto inesperado.Era mi primer día, tenía una habitación muy bonita y pensé en disfrutarla. Lo mere
Leer más
𝓢𝓮𝓰𝓾𝓷𝓭𝓸 𝓭í𝓪
Desperté. No tenía ganas de nada, solo de dormir. Decidí levantarme tarde y esconderme entre mis sábanas. Intenté seguir durmiendo, pero los nervios no me dejaron, así que me preparé para ir al gimnasio y votar todas las malas energías que tenía que tirar.Llegué dispuesta a hacer deporte y me subí a la trotadora. Lo más probable era que al otro día sintiera músculos que no conocía, pero necesitaba cansarme.Me bajé de la máquina y fui por una colchoneta para trabajar abdominales, estaban apiladas una sobre la otra, muy altas y pesadas para poder sacarla. Se me estaba haciendo muy difícil conseguir tirarla al piso.Sin ver quién estaba en el costado de la pila de colchonetas, escuché una voz algo conocida.—Te ayudo.—Gracias —dije, levantando la cabeza. Ahí estaba el guapo rubio de la noche anterior, sonriéndome.—No sabía qué hacías deporte, Nicholas sin apellido.«Emilia, ¿eres tarada? Si es cosa de verlo para darse cuenta de que pasa la vida trabajando su cuerpo», pensé.—Hay much
Leer más