Chocolate Sabor a Tentación

Chocolate Sabor a Tentación ES

S.PamelaT.Beltrán  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
54Capítulos
1.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Bruselas, año 1970 Annette DuPont una muchacha de 18 años huérfana de padres, vive con su tía anciana en total pobreza; por necesidad decide buscar trabajo de mucama en la Fábrica de Chocolates más famosa de Bélgica, la fábrica de Chocolates Hermans, el dueño y presidente de la empresa es un hombre mayor, quién, sin querer o queriendo les cambiará el destino a ella y a su hijo. Su hijo, un niño mimado, arrogante y pretencioso que aprenderá de la peor manera qué, como el chocolate, la vida es dulce o muy amarga sólo hay que decidir que sabor elegir. Está historia es completamente original, de mi autoría, cualquier copia parcial o total será denunciada legalmente, todos los derechos reservados. Número de derechos de autor: 1906211244686

Leer más
Chocolate Sabor a Tentación Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
54 chapters
Prólogo
Annette DuPont, una muchacha de 18 años de edad joven y tímida, vivía en un pequeño poblado al sur de Bruselas, sus padres habían muerto hace muy poco y su tía materna, una señora solterona de más de 60 años se hizo responsable de ella. Annette no recordaba mucho de su niñez que había vivido al lado de sus padres, a sus doce años sufrió un accidente en una carretera y ahí perdió a sus padres, tampoco podía recordar sus rostros, su apariencia, ni sus nombres. Lo primero que podía recordar era el gran hospital donde abrió los ojos después de un tiempo en coma, había sufrido un grave golpe en el cráneo que le había producido la amnesia, cuando su tía la fue a recoger, no la reconoció, era muy niña cuando la había conocido y en esos momentos los recuerdos de su niñez se habían esfumado, las autoridades la entregaron a su tía porque era su único pariente vivo, así, Annette, había llegado a la pequeña ciudad donde su tía recidía. En esa pequeña ciudad existía la fábrica más grande y del
Leer más
"Acompañando al Señor Corentin"
Siguiendo las señas que Margareth había escrito en el papel, caminó hasta casi las afueras de la ciudad, entre varios árboles verdes apareció en su perspectiva una gran casona que se erguia imponente en frente de ella.Allí se dio cuenta que era una casa que todos en el pueblo conocían, era la mansión más grande y misteriosa que ella veía siempre a lo lejos desde la cabaña donde vivía con su tía pero siempre había tenido curiosidad por saber quién la habitaba pero nunca preguntó, ni indagó en el asunto, ahora entendía el comentario que le había hecho Margareth al entregarle la dirección, “todos conocen dónde vive el hombre más rico del pueblo”Camino por un largo sendero de plantas, árboles y flores hasta llegar a puerta principal adornada con elegancia, alzó la mano para tocar pero dud&oacut
Leer más
"Secretos Hermans"
Después del susto que había tenido esa mañana, gracias a ese encuentro tan desagradable con Tristán, en la tarde se apuró para dirigirse hasta la mansión del señor Corentin.- ¿...Cuándo volverá a la empresa, Señor Corentin? – preguntó  mientras estaba sentada en la biblioteca del señor Corentin tomando una taza de chocolate con las galletas.- Mañana… – respondió tomando un sorbo de chocolate de su taza – debo volver, sé que Tristán está llevando mis negocios a la quiebra, Wirth y el contador están escandalizados con los números y me suplicaron volver, - soltó un largo suspiro de de frustración-  no sé que haré con ese muchacho,  Wirt me contactó esta mañana muy preocupado, debo volver si deseo recuperar lo que en estas semanas mi hijo perdió
Leer más
"Sabor a chocolate muy Amargo"
Desde ese día había discusiones estridentes que salían del despacho del señor Corentin, su hijo iba en las tardes y lo único que hacía era discutir con él, después salía tirando las puertas y trataba a todos con la planta del zapato.Miraba a Annette furioso cada vez que se recordaba del sopapo que le había propinado ese día, bajaba las gradas furioso y desaparecía por las calles del puebloAnnette entraba al despacho intentando mitigar el dolor y la molestia que el señor Corentin sentía en esos momentos, hacia que su jefe se distraiga charlando con él sobre libros, sobre sus anotaciones o tan solo sobre el clima.-...Hay Annette, no sé que haría si no estuvieras aquí, juro que eres una hija para mí, la hija que nunca tuve y que siempre quise…- comentaba  tomando su taza de chocolate diaria, con la mirada perdida llena
Leer más
"Noticias inesperada"
Sin sentirlo había pasado más de una semana de ese fatídico día que Annette había deseado muchas veces olvidar, pero no podía, a cada momento recordaba como había visto al señor Corentin caer inerte en el piso frío de su despacho, desde ese día su tristeza superaba cualquier otro sentimiento, no podía dormir, ni comer, tampoco aceptar lo que había sucedido. Su tía estaba preocupada con su estado anímico, además desde el día de la muerte del señor Corentin, no había vuelto a la fábrica a cumplir con su trabajo, Annette sabía que ahora que el Señor Corentin había muerto, su hijo, Tristán Hermans se haría cargo de la presidencia y ella no sería más bienvenida en ese lugar, pero si tía tenía otra opinión. - Annette, debes ir a la fábrica de chocolates – repetía su tía con tono de preocupación – tu sueldo nos ayudaba mucho en casa, hija. - Lo sé, tía pero desde que murió el señor Corentin, Tristán se está haciendo cargo de la empresa y de seguro no me quiere ahí,
Leer más
"Las cláusulas del Señor Hermans"
- ¡…Buenas tardes! – escuchó decir, era la voz del Señor Wirth que entraba por el pasillo – disculpa la tardanza Annette es que tuve algunos inconvenientes en casa, pero ya lo solucioné – miró a Margareth – Margareth, querida ¿Y él señor Tristán?- Ese creído está en el trono del rey, esperándolo en su despacho – respondió con el ceño fruncido.- Dile que pase a mi oficina, - miró nuevamente a Annette – Pequeña, acompáñame, por favor.- Está bien, señor Wirth – respondió Annette, colocándose de pie miró a Margareth que estaba molesta poniéndose de pie y dirigiéndose al despacho mientras ella prosiguió por el pasillo, el Señor Wirth abrió la puerta de su despacho e invitó pasar a la muchacha.- Ponte có
Leer más
"Un difícil comienzo"
Cuando terminaron de recoger en el horizonte se pintaban los colores del atardecer se dirigieron en el auto a la gran casona que estaba al otro lado del valle, cuando llegaron y apareció la estructura monumental, Agnes abrió los ojos con sorpresa y confusión,  aunque había vivido toda su vida en el pueblo nunca había llegado a esa gran casa de la colina y menos había entrado a ella. Mientras ambas descendían del automóvil, el Señor Wirth se dirigió a la entrada y  abrió con una llave el gran portón adornado, ni bien entraron por el umbral dos mucamas las estaban esperando en el hall, a una de ellas, Annette la conocía muy bien era la mucama que siempre la recibía para llevarla a la biblioteca del señor Corentin para tomar el chocolate todas las tardes, ni bien las tuvieron en frente las saludaron con mucha educación, mientras el chófer subía su equipaje, una de las mucamas las llevó a conocer todas las instalaciones de su nuevo hogar. Annette y su tía camin
Leer más
"Transformación"
Annette había trabajo toda la mañana sin parar, el trabajo de gerente y por ahora jefe de una fábrica como la de Chocolate era exhaustivo y muy abrumador; Margareth le ayudaba en todo lo que ella no entendía, después de haber revisado los contratos minuciosamente se dio cuenta que algunos no estaban de acuerdo a lo que el señor Corentin había dejado, muchos de los proveedores habían cambiado muchas cosas que no la convencieron, así que esos papeles los separó para revisarlos nuevamente con el Señor Wirth. - Estos documentos me parecen que están mal dirigidos, Margareth, el señor Corentin no los hubiera aceptado de esta manera, me parece que los proveedores se están intentando aprovechar de la situación que la fábrica está pasando. - Tranquila Annette, ya los separaste, el señor Wirth los revisará muy bien y los cambiará, los proveedores tendrán que aceptar, eso es lo bueno de ser quienes somos – respondió con tono burlón guiñándole un ojo.- ¡Bueno…! – exclamó Margareth col
Leer más
"Cambios y más cambios"
En esos días que había comenzado sus cambios Annette había mejorado en todos los sentidos, hablaba mejor, actuaba como una gerente experta con los empleados y proveedores; después de todo lo sucedió había decidido poner de su parte para que esto en lo que le había metido el señor Corentin saliera adelante,  no quería defraudarlo y mucho más importante, no deseaba defraudarse así misma.Desde ese día que habían ido a la tienda de moda del pueblo nunca más habían pasado por allá, Margareth hizo una busca exhaustiva búsqueda en todo Bruselas para encontrar una empresa de ropa con la cual trabajar y unos tres o cuatro días después ya lo había encontrado, llamó por larga distancia hasta sus oficinas, explicó las necesidades de la fábrica y de su gerente ellos gustosos aceptaron vestir a los empleados, especialmente a
Leer más
"Preparativos para la Gala"
Al día siguiente le contó a Margareth lo que había sucedido, estaba boquiabierta con el relato. - ¿No sé que le dió a Tristán para ayudarme? - Buena pregunta, nunca creí que podría hacerlo... Quizás no es tan troglodita como lo creíamos, Annette, sorprendente, uno no deja de conocer a una persona. - Pues no todos son tan malos, ni todos son tan buenos - respondió pensativa. - Pues, sinceramente no te ilusiones, ese carcamal debió hacerlo porque necesita que tú estés viva para devolverle la presidencia, es puro interés. - De seguro... - respondió suspirando. - Bueno... Dejemos de pensar en tonteras y pongámonos a trabajar, el sábado es la gran noche y necesitamos practicar... - comentó poniéndose de pie - te traeré los libros. Mientras Margareth salía del despacho, Annette pensaba en Tristán, no podía dejar de pensar que si no hubiera estado él anoche ella tal vez no lo contaba, su corazón latía cada vez que pensaba en él pero no quería aceptarlo, Tristán era despreciable y jamá
Leer más