JURAMENTO una venganza...

JURAMENTO una venganza...ES

MaryMartnz  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
18Capítulos
2.8Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Dayla Martí trata de ser una chica normal, su meta es intentar pasar desapercibida en la pequeña ciudad donde recientemente se mudó, esta joven de tan solo 27 años guarda un secreto que la hace ser el blanco exacto de un grupo de mafiosos, su pasado la obliga a dejarse chantajear por su aunque guapo, imbécil jefe, pero con lo que no cuenta este hombre es que la chica lleva el fuego en las venas y lo lastima por instinto y en defensa propia; este la amenaza y en su huida se refugia en un bar donde conoce a Tomás Darnley quien le brinda su apoyo y le ofrece un trabajo el cual ella acepta, su instinto y subconsciente le gritan que es peligroso lo que va a hacer. Ella necesita seguir un perfil bajo pero no le queda otra alternativa que aceptar, ella reconoce que el trabajo no esta del todo bien pero algo que ella nunca se esperaba era que en ese nuevo trabajo fuera a quedar en medio de una disyuntiva entre dos hermanos que al igual que ella guardan secretos y mucho menos pesaba a que sería secuestrada por William Darnley, el hermano menor de Tomás. William quien cegado completamente por el odio culpa a su hermano de la muerte de sus padres y de la mujer que amaba, él busca cumplir un JURAMENTO que hizo años atrás ¿Hasta donde podría llegar para cumplir su venganza?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
18 chapters
I
*** DOS AÑOS ANTES ***- Samanta – el grito sonó como un estruendo cuando la vio caer en el pavimento, saltó de la motocicleta que estaba conduciendo y corrió arrodillándose ante ella, sujetó su cuerpo como si fuera una muñeca de cristal estrallado a punto de romperse. Los ojos de la chica lo miraron con compasión, eran de un color negro intenso, estos brillaban empañados en lágrimas. Él siempre había amado esos ojos, tan oscuros y profundos, creía que a través de ellos podría ver una noche estrellada, la chica intento hablar pero se ahogó cuando un poco de sangre salió por su boca.- No hables nena, tranquila, lo solucionaré – intentó sentarla en su regazo pero ella se quejó, lágrimas comenzaron a correr por las mejillas de ella, él acercándola a su pecho presiono la herida de su costado dán
Leer más
II
- Martí – otro grito, así había transcurrido la mañana – será que me puedes traer las copias joder.- Un momento señor – respondió la chica levantándose de su escritorio nuevamente.- Quiero que entres conmigo a la reunión de hoy – ordenó de forma autoritaria el hombre al ella entrar a su oficina con las copias de algunos posibles clientes, las chicas del edificio lo habían apelado “el jefe maniático playboy” – quiero que estés pendiente de la comida, el agua y todas las necesidades de nuestros invitados, que nada les haga falta, si quieren aunque sea un tampón tú tienes que dárselo.     La chica miraba la boca del hombre y sus rasgos mientas hablaba, no era feo, en absoluto, para tener treinta y pico de año se veía en perfecto estado se cuidaba muy bien pero tampoco para que lo ll
Leer más
III
    El día estado ocupado, por arte de magia Martín se había presentado a trabajar y Dayla estaba actualizando todo cuanto se pudiera, antes de que el hombre fuera a desaparecer de nuevo.- Day – la pelirroja asomó su cabeza por la puerta de la oficina haciendo un puchero – Arturo te solicita.     La morena sacó del cajón del escritorio donde estaba sentada un blíster de medicina para la ansiedad,  tragó una pastillita y se levantó de su escritorio, tenía que prepararse para los gritos de ese día, habían pasado muy pacíficas las horas de trabajo que llevaba ese día para ser verdad, así que emprendió camino a la oficina del jefe seguida de Aileen.- ¿Sabes que se dice por los pasillos el día de hoy? – Dayla siguió caminando sin  responder – que Arturo se estaba acostando con la d
Leer más
IV
    Había pasado alrededor de una hora desde que había salido de las oficinas de su jefe, afortunadamente Aileen no estaba en su sitio de trabajo cuando ella corrió al baño, se encontraba en uno de los cubículos no había aguantado las ganas de vomitar, el estómago le dolía, sentía una terrible presión en la cabeza y el pecho.- ¿Jesús por qué me haces esto? – imploró dejando caer más lágrimas, necesitaba abandonar ese empleo lo antes posible, en sus trabajos anteriores se había retirado a las mínimas interés en su vida, ella lo consideraba  peligro a su identidad, pero esta vez había fracasado.     Salió del cubículo parándose frente al espejo sintiéndose aún peor, el maquillaje lo tenía corrido y los ojos exageradamente hinchados, aguantó las ganas d
Leer más
V
         Un sol deslumbrante entraba por  la ventana de la habitación, la noche anterior se había tumbado en la cama y se había quedado dormida al instante, se estiró perezosamente mirando el reloj en la mesita de noche al lado de su cama faltaban cinco minutos para las cinco.   Se levantó tranquilamente se lavó los dientes y se bañó. Luego de ponerse otra falda de un blue jean ajustada que le llegaba más debajo de la rodilla y una camisa tres cuarta de tela de hindú que parecía que se la había pedido prestada a Políta la gordita se sentó en la mesa de la cocina, tenía flojera de cocinar así que abrió la nevera sacando una botella de leche y agarrando un paquete de seriales de la despensa junto con un plato.   - un desayuno especial – dijo sonriéndole a la caja Special K.&n
Leer más
VI
     Faltaban diez minutos para 700 cuando entró a la oficina, el piso estaba casi vacío, se sentó en su escritorio haciéndose la mentalidad  de que ese sería un buen día y si  no era así tendría que soportarlo hasta que encontrara como callar al jefe.- Deberías buscar algo sucio y hacerlo público – sugirió la conciencia – claro para que él le diga a cualquier persona nuestro paradero y vengan buscando a mi magnifico marido – pensó con fastidio – ¿aún lo llamas marido? Ese imbécil nunca sirvió para nada, podías hacerle lo mismo a Arturo, desaparecerlo.      La morena sacudió la cabeza estaba volviéndose loca, tomó una carpeta de la gaveta del escritorio y la calculadora, poniéndose a sacar cuentas.- ¿Dayla? – la pelirroja asomaba la
Leer más
VII
Luego de estar adentro fue directamente al baño, se encerró en uno de los cubículos sentándose en el váter. Sonrió al pensar las condiciones en las que estaba – ayer entraste porqué tu jefe te violó con tu consentimiento y hoy estas aquí porqué le fracturaste la nariz, buen trabajo estas prosperando ¿Qué será mañana, lo mataras?  –  querelló la conciencia.     Se llevó las manos a la cabeza suspirando, tenía que llamar a Miguel él la ayudaría – claro, también te hará miles de preguntas sobre Even, te disuadirá de volver, mamá y papá y un montón de mierdas que tú sabes que…- Miercoles déjame pensar – dijo en voz alta soltando al fin las lágrimas.    Después de haberse descargado de la frustraci&o
Leer más
VIII
     Luchó un buen rato en contra de dormirse, teniendo poco éxito. Podía escuchar todo a su alrededor, pero sus ojos estaban pesados se sentía como si estuviera volando  – benditas pastillas – pensó ¿Cómo se le había ocurrido tomarse tantas? Si una la relajaba sin problemas.- Leila ¿estás bien? Chica despierta que me estas preocupando – escucho decir a la rubia.     Su nombre no era Leila pero ¿qué caso tenia corregirla?  Intentó abrir los ojos pero los sentía más pesado que la última vez que lo intentó, pero podía hablar o eso creía.- Estoy bien, solo son las pastillas que me tomé para la ansiedad – dijo con voz condensa pero lenta.- Vaya, eso me tranquiza un poco, está bien descansa estoy aquí a tu lado por si necesitas algo.&
Leer más
IX
   Tom se retiró y Dayla quedo con la hermosa rubia la cuales sentó a su lado y le entrelazó el brazo.     Le caíste bien a mi primo, no suele invitar a nadie a estar con nosotros, me siento emocionada creo que seremos buenas amigas, ¿quieres tomar algo? – Alise hablaba con fruición.- No creo que sea buena idea aún estoy un poco mareada por las pastillas.- Cierto, las pastillas – afirmó – pero podemos tomar algo que no sea alcohol, quiero conocerte eres muy hermosa, me gusta tu color de piel, yo siempre me bronceo y nunca quedo de tu color, amo ese tono, es como un canela pasión.     La morena sonrió ante el comentario, Alise parecía una chica extrovertida y vivaz, tendría que tener unos veinte pocos años, aunque ya se había dado cuenta que debía ser muy cautelosa a la hora de decirl
Leer más
X
   Alise volvió a donde estaban ellos parados y éstos dejaron de hablar,  la conciencia le gritaba a Dayla que lo que quería hacer era un terrible error, que lo que necesitaba era apegarse al plan, guardia baja y pasar desapercibida y aunque hasta ahora ese plan no había salido bien pero era lo más sensato. Piero estaba en el clan de Even, fuera culpable o no andaba en las movidas, lo había conocido hace un tiempo no tenía la certeza de que era una persona de fiar.        La pareja la acompañó a su automóvil, la morena se montó sin decir una palabra, la proposición del chico le daba vueltas una y otra vez en la cabeza, nueva vida, nuevo comienzo había dicho, eso era lo que pedía desde hacía muchos años.- ¿Qué tienes planeado hacer mañana? – preguntó la rubia toc&aacut
Leer más