TENTACIÓN GRIEGA

TENTACIÓN GRIEGAES

Claudia Llerena  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
29Capítulos
7.2Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Un hecho trascendental en la vida de Elisa la lleva a dejarlo todo y viajar por el mundo en busca de aventuras. Sin embargo, al llegar a Grecia sufre un flechazo por esa tierra mágica llena de mitos y su gente; especialmente por un rubio de ojos púrpura cuyo rostro y cuerpo parece esculpido por los mismo dioses griegos. Xanthos Katsaros es la tentación personificada y Elisa pronto se dará cuenta de que no puede resistirse a él.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
29 chapters
PRÓLOGO
Prólogo << Lo siento, Lisa >><< Lamento tu pérdida >><< Mi más sentido pésame >>No dejaba de escuchar esas palabras y me sentía completamente harta de todo.Las últimas semanas habían sido como la representación de una pésima obra de teatro con actores de pacotilla. No lo entendía, o tal vez no quería entenderlo.Mi tía Lola había sido bibliotecaria toda su vida hasta que le llegó la edad de jubilarse. Día a día conocía cientos de personas que visitaban la enorme instalación donde trabajaba; sin embargo, no se permitía el lujo de hacer amigos. Se dedicaba sin descanso a su trabajo o se perdía entre las interminables páginas de un buen libro.Tía Lola decía que era feliz viviendo de esa forma, pero en el fondo podía apreciar en su expresión un deje de tristeza.Lola Stevens, a sus cincuenta años, era una mujer solitaria cuyo únicos tesoros e
Leer más
CAPÍTULO UNO
Capítulo uno -Elisa-La Playa de Paleo Fáliro se encontraba a solo un puñado de kilómetros de la ciudad de Atenas. Era una de las playas más concurridas de la ciudad, y no podría ser de otra manera dada su ubicación. Poseía una atmósfera radiante y una diversión desenfrenada que la animaba a todas horas del día y la noche. Era imposible no contagiarse con su frenesí. Había muchas cosas que hacer en Falero; pero incluso las actividades más simples me brindaban una satisfacción sin igual; como pasear por las orillas de la playa y detenerme en un chiringuito a tomar agua de coco, dejando que la brisa del mar despeinara mi cabello y golpeara mi rostro; o detenerme en la panadería más cercana para disfrutar de un dulce e increíblemente delicioso tentempié.Paleo Fáliro, un antiguo puerto de la ciudad, estaba rodeado de aguas poco profundas en las que se pod
Leer más
CAPÍTULO DOS
 Capítulo dos -Xanthos-Sentado en la barra de mi restaurante favorito, bebí mi vaso de whisky de un sorbo. Era mi último día en la zona de Paleo Fáliro. El hotel marchaba de maravilla, como ya era de costumbre y no me quedaba nada más por hacer. No pude evitar resoplar.Tenía una carrera como empresario demasiado exitosa para mí edad. Los negocios iban viento en popa y aun así, mi éxito profesional no terminaba por satisfacerme completamente. De un tiempo para acá todo lo que hacía le aburría. Había logrado todo por lo que luché desde joven y eso me enorgullecía. Sin embargo, sentía que me faltaba algo, un poco de chispa, de emoción, de vida. Desvariando con mis propios pensamientos observé la puerta de entrada con demasiado ahínco. Pensé que era hora de marcharme…, y entonces la vi.Me fijé en ella en cuanto entró en el local. No era partic
Leer más
CAPÍTULO TRES
Capítulo tres-Elisa-Resultaba fácil sentarme, reír y probar sabores nuevos. Olvidé que él era un extraño, que el mundo en el que me encontraba era solo provisional. No hablamos nada importante, retazos de nuestra niñez, París, el tiempo, el champán… No obstante, estaba segura de que era la conversación más interesante que había tenido en toda mi vida. Él me miraba como si estuviese encantado de pasar el tiempo hablando de cualquier cosa. El último hombre que había cenado conmigo había pretendido que le hiciera un descuento de su declaración fiscal y en ese momento me sentí patética.Xanthos no me pedía nada más que no fuese su compañía. Cuando me observaba, no parecía precisamente que fuera a preguntarme cómo se rellenaba el impreso de deducciones.Cuando sugirió que diéramos un paseo por la playa, acepté sin remordimientos. << ¿Qué mejor forma de coronar una velada qu
Leer más
CAPÍTULO CUATRO
Capítulo cuatro -Xanthos-Nunca me había considerado  del tipo de hombres que trastocan su jornada para pasar el día con una mujer. Especialmente con una que no conocía.Me consideraba un hombre saludable; pero también un hombre ocupado al que la ambición y el orgullo le obligaban a mantener un alto grado de compromiso en todos sus proyectos. Era responsable de mis actos y mis deberes, y había aprendido a disfrutar de los beneficios de tener constancia y dedicación.Tenía muy claro que aquellos días en Paleo Fáliro  no eran vacaciones; es decir, no habían sido planeados para disfrutar de unas vacaciones. Mezclar el placer con los negocios no solía ser mi estilo. Sin embargo, me encontré haciendo juegos y malabares con citas, reuniones y conferencias; con el propósito tener una tarde libre para dedicársela a Elisa, la mujer que me había tentado, cautivado y luego intrigado.Era más que evidente que cu
Leer más
CAPÍTULO CINCO
Capítulo cinco-Elisa-Cuando él se me quedó mirando, me pregunté si debía haberme ofrecido  a limpiar su chaqueta. Jugueteé unos segundos con la correa del bolso hasta que finalmente, decidí  que no. Una mujer de mundo no haría una cosa así.— ¿Te molesta que lleve mi cámara? —pregunté dudosa. Su presencia me ponía los pelos de punta. Solo esperaba que él no se diese cuenta.— Por supuesto que no—respondió para mi alivio; había comenzado a adorar mi afición por la fotografía—. ¿Por qué iba a molestarme?— Porque hago montones de fotografías —expliqué—. En serio, es algo que no puedo evitar.Pude apreciar que Xanthos pronto se dio cuenta de que no bromeaba. Conforme nos dirigíamos hacia una pequeña zona rural llena de campos y vegetaciones, tomaba fotos de todo; de los animales, los huertos de vegetales, los extensos viñedos y las plantas de salvia dispersas.Era increíble y a l
Leer más
CAPÍTULO SEIS
Capítulo seis -Xanthos-Aquella mujer era de lo que no había. Se detenía para fotografiar a un par de ranas croando. No dejaba de asombrarme al ver que las cosas más simples y sencillas le afectaban; y eso encreíblemente me, complació. Atrapé una de sus manos con las mías, no para besarla, sino solamente por el placer de tocarla; una necesidad de la que no había sido consciente en horas.Por un momento me pareció que lucía casi asustada, frágil y asustada. Siempre evitaba con cuidado a las mujeres a las que se les podía hacer daño fácilmente. Sin embargo, Elisa me enviaba señales tan contradictorias que me hacían lanzarme y retraerme al mismo tiempo; como si caminara por una cuerda floja. La observé maravillarse ante un arbusto de espino coronado de flores amarillas. Ella me hacía darme cuenta, con un sentimiento de pesar, de que habían pasado muchos años desde que no contemplaba las co
Leer más
CAPÍTULO SIETE
Capítulo siete-Elisa-Él estaba a punto de besarme y entonces, se irguió. Un suspiro escapó de mis labios, no sabía si había sido producto del alivio o de la decepción. Me encontraba demasiado confusa.Me bajé del coche y con la mente agitada, eché a andar por el sendero polvoriento. En el camino no dejaba de reprenderme mentalmente; me decía a mí misma que una mujer de mundo no se ponía a temblar cada vez que un hombre se acercaba. Pero lo curioso es que yo ya había sido besada antes, y jamás había temblado; era una sensación nueva y ante ella sentía un poco de temor. Ahora podía responder con seguridad que no sentía temor de Xanthos, sino de las sensaciones que él  me provocaba y el efecto que tenían sus acciones en mí.Sacó la cesta de comida del maletero y sorprendiéndome una vez más, volvió a tomarme de la mano. En silencio, cruzamos el viñedo, como si fuéramos una pereja
Leer más
CAPÍTULO OCHO
Capítulo ocho -Xanthos-Ella era dulce, deliciosamente dulce. Cuanto más la abrazaba, excitado por la simplicidad de su aceptación, más me desarmaba y me afectaba su dulzura. Recorrí su espalda baja, sus omóplatos, sus hombros y luego dejé descansar mis brazos en su cintura. Era curiosa, sencilla, generosa. Cualquier hombre podría ahogarse en su dulzura, caer prisionero de su docilidad… y también podía salvarse por ella. A la sombra del antiguo sauce y rodeados por las uvas, Elisa me daba algo más, algo nuevo, diferente; me daba esperanza.Ella se había amoldado a mi abrazo, como si nos hubiésemos conocido de antes, mucho antes; como si nos hubiésemos amado hace siglos, en nuestras vidas antepasadas. Parecía que en medio de nuestros cuerpos, un volcán había erupcionado; una lava cálida que surgía potente y muy peligrosa; incluso podría llegar a resultar mortal. Pero no era algo nuevo; e
Leer más
CAPÍTULO NUEVE
Capítulo nueve-Elisa-Calor, luz, vértigo… Podía experimentar nítidamente cada sensación. Urgencia, anhelo, impaciencia… Sentía cada uno en los labios, con un regusto a miel silvestre.Antes, sin que nos hubiésemos besado todavía; había podido deducir con exactitud cómo sería estar con él contra mi boca; deseo contra deseo.En un instante, el mundo se había reducido de lo visible a una nube de pura emoción. Él me arropaba sin miramientos. Era cálido e irresistible.Aun atrapada entre el miedo y el deleite, alcé una mano para acariciarle la mejilla.Un suspiro demasiado débil como para ser oído por él, escapó de mis labios cuando me acarició la espalda, después los hombros hasta posar sus manos sobre mi cintura. Xanthos murmuraba frases incoherentes—al menos para mí— en griego. No sabía lo que estaba diciendo; pero el sonido d
Leer más