FUEGO Y VINO

FUEGO Y VINOES

Day Torres  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
40Capítulos
67.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Stefano Di Sávallo, la nueva cabeza del Imperio Di Sávallo, era un hombre desconfiado por naturaleza. La vida se había encargado de demostrarle que las mujeres no amaban por demasiado tiempo, así que su corazón tenía más cerraduras que las bóvedas del Imperio. Allí lo había metido después de que el amor de su juventud lo abandonara sin explicaciones. Sin embargo, la enfermedad de una de las personitas que más quería en el mundo, lo obligó a reencontrarse con ella: Isabella Valenti, Bells, la mujer que más odiaba y la única que podía ayudarlo. Quizás Stefano se tragara su orgullo por un tiempo, pero el rencor... el rencor de un Di Sávallo no conocía límites.

Leer más
FUEGO Y VINO Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
40 chapters
PREFACIO
Stefano miró por milésima vez la pantalla de su celular, como si con eso consiguiera que el mensaje que tanto había estado esperando por fin llegara. Condujo como un loco por las calles de Londres, sin atender a los semáforos, al tráfico o al peligro de un accidente.Finalmente su auto se detuvo frente a uno de los pequeños chalets de estilo victoriano que había en las afueras de la ciudad. Le había jurado a Bells que jamás iría a buscarla allí, pero tenía veinte años, era impulsivo y hacía más de tres días que no sabía nada de ella.Quizás el abusivo de su padre finalmente le hubiera quitado el celular. Quizás hubiera enfermado de nuevo, como era tan usual últimamente… o quizás simplemente no quisiera hablar con él después de la pelea que habían tenido por irse a vivir juntos.Él estaba listo para sacarla de su casa en ese mismo instante, aunque tuviera que retrasar la universidad por un tiempo, pero Bells no estaba lista, y Stefano no podía entender que prefiriera quedarse con una f
Leer más
CAPÍTULO 1. Momentos desesperados
Doce años después…—Esa fue, indiscutiblemente, la boda más rara a la que he ido en mi vida.Stefano rio ante aquel comentario de Fiorella y Ale se volvió desde el asiento del copiloto para responderle:—Es la única boda a la que has ido en tu vida, niña.Eran las tres de la madrugada y Stefano conducía de regreso al hotel donde se estaban quedando en Génova para la boda de su prima Mía y Giordano Massari. En el auto frente a él iban sus tíos Marco y Helena con cinco de sus hijos, mientras Stefano llevaba a los dos restantes: Ale, el mayor de los siete, y Fiorella, la menor.—Ya, no molestes a tu hermana —regañó a Ale, pero la verdad era imposible no burlarse de la boda—. Además, tiene razón. Los Massari no se veían muy contentos.—¡Claro que no estaban contentos! —se burló Fiorella—. ¿No viste al novio corriendo por todo el puerto para que no lo dej… deja… dej…?Stefano ajustó el retrovisor para verla mientras Ale se giraba y de repente empezaba a golpear su brazo.—¡Para! ¡Para! —se
Leer más
CAPÍTULO 2. Seguía odiándola con todas sus fuerzas
Stefano cerró los ojos mientras recostaba la cabeza brevemente en el sofá de su oficina. En las últimas cuarenta y ocho horas no había dormido en absoluto, y prefería no hacerlo si eso significaba que iba a soñar de nuevo con ella.No entendía por qué, pero desde el episodio de Fiorella pensaba cada vez más en ella. Podía parecer estúpido pensar tanto en una mujer que no veía desde hacía más de diez años, pero Isabella Valenti, Bells, había sido la segunda mujer que había marcado la vida de Stefano Di Sávallo con su abandono y en aquel punto ya era más una obscura obsesión que cualquier otra cosa, porque tal como había mujeres a las que un hombre podía amar para toda la vida, también había mujeres a las que se podía odiar hasta el infinito y más allá. Y ese era el caso de Bells.Escuchó dos toques rápidos en la puerta y vio a Ale asomar la cabeza con una expresión aún más cansada que la suya. Todos estaban así, la desesperación de aquella familia no tenía límites.—¿Alguna noticia?
Leer más
CAPÍTULO 3. Un pacto con el enemigo
Si era posible que la rabia se pudiera palpar, definitivamente Stefano debía estar proyectando la suya de una manera increíble, porque Kiryan pasó a su lado para ir a ponerse entre él y la mujer.Stefano la miró a los ojos, ya no era una niña. Llevaba el cabello natural, largo y ondulado, sin las mechas azules que le gustaba llevar cuando era casi una chiquilla. Los lentes de pasta oscura acentuaban las líneas suaves de su rostro y había tanta madurez y seriedad en ellos que parecía que de la chiquilla de la que Stefano se había enamorado no quedaba nada.Llevaba un top blanco y un pantalón a la cadera, ancho y vaporoso, del mismo color. También iba descalza, parecía una costumbre de aquel sitio ¿o Zeynek no les pagaba suficiente como para que se compraran unos maldit0s zapatos?—Al parecer el caballero entró a robar —dijo Kiryan parándose a su lado y cruzándose de brazos, pero antes de que Stefano pudiera decir una palabra, Bells se le adelantó.—El caballero no es un ladrón —murmuró
Leer más
CAPÍTULO 4. No soy aficionado a las mujeres de otros hombres
Bells se apoyó en la mesa que tenía más cerca en cuanto el ascensor se puso en movimiento, y no habían pasado ni cinco segundos cuando Kiryan apareció en su campo de visión. Puso entre sus manos una copa de vino tinto y la obligó a beber.—Kiryan…—¡Vamos, no seas niña! —la regañó el ruso con cariño—. No me des problemas.Bells puso los ojos en blanco y se terminó la copa de vino de un tirón, limpiándose los labios con el dorso de la mano mientras Kiryan la envolvía en un grueso chal.—¿Mejor? —preguntó mientras acariciaba arriba y abajo sus brazos para que entrara en calor.Bells asintió, sentándose sobre la mesa, y su rostro se convirtió en una máscara de tristeza.—¿Entonces ese es tu Stefano? —indagó Kiryan con curiosidad—. Esperaba que fuera más interesante.Bells lo golpeó en un brazo, riéndose. Sí, definitivamente Stefano había cambiado mucho, pero estaba muy lejos de no ser interesante. Por un segundo ella había sentido que todas las mariposas que había tratado de matar por añ
Leer más
CAPÍTULO 5. La competencia también es brillante
—Buenos días —saludó cortésmente el italiano mientras entraba al laboratorio, y Bells levantó la cabeza con un estremecimiento.—Buenos días —murmuró en respuesta.—Los análisis. —Fue todo lo que dijo Stefano mientras ponía la carpeta frente a ella y la veía revisar los papeles uno por uno.A veces arrugaba el ceño, a veces negaba, hasta que se detuvo por más tiempo en uno de ellos y su rostro se convirtió en una máscara de horror.—¡Kiryaaaan! —gritó la muchacha con urgencia mientras se giraba hacia la vitrina y empezaba a sacar suplementos médicos como si él no existiera—. ¡Kiryan!El ruso entró corriendo con más cara de concentración que de enojo, conocía cada pequeña inflexión en el tono de su voz, y aquellos dos gritos eran de absoluto miedo.—¡En la mesa! —señaló ella con ansiedad y el ruso se lanzó sobre los análisis, dejándola hacer lo que hacía sin molestarla.Sus ojos vagaron por la tabla de resultados mientras Stefano se inclinaba hacia adelante, preocupado.—¡Maldición! ¿D
Leer más
CAPÍTULO 6. El dueño de Isabella Valenti
Decir que a Stefano le molestaba la presencia del ruso era poco, pero más que eso le molestaba la forma solícita y preocupada con que se dirigía a Bells. ¡Para empezar le encendía la sangre que la llamara Bells, solo él podía llamarla así, y para rematar le molestaba el contacto invasivo y permanente que tenía con ella, como si siempre tuviera que estarla tocando por alguna parte!—¿Puedo pasar? —La voz de la muchacha lo sacó de sus pensamientos y Stefano se apoyó en el escritorio de su despacho.—Claro —aceptó viendo cómo Bells entraba a la habitación—. ¿Podrías cerrar la puerta, por favor? No quiero que mis tíos se enteren de lo que vas a decirme.En parte era eso y en parte era que quería probar qué tanta privacidad podía tener con ella.—Creo que ellos deberían estar presentes, finalmente son los padres de Fiorella, ellos son los que deben decidir si aceptan el tratamiento o no.—Entiendo, pero ahora mismo no sabemos ni siquiera si hay un tratamiento, ¿verdad? —preguntó Stefano co
Leer más
CAPÍTULO 7. ¿Nena, estás bien?
Era extraño verla salirse de sus cabales, pero en las últimas cuarenta y ocho horas todo se había descontrolado para Bells. Kiryan podía entender su frustración, a él también le había agradado mucho la niña, pero no podía permitir que se siguiera estresando de aquella manera.—¡Hey! Tienes que controlarte —la regañó después de verla lanzar otra bola de papel contra la pared más cercana—. No puedes seguir así.—¡Es que no entiendo qué sucede! ¡Hemos hecho todos los estudios! ¿Cómo es que no logro encontrar lo que tiene? —dijo ella desesperada—. ¡Maldit@ sea, soy una mujer inteligente, tengo dos doctorados, no puede ser que no me sirvan para nada!Kiryan puso los ojos en blanco y sonrió.—Pero Bells, hiciste un gran avance en poco tiempo. Al menos ya sabes todo lo que Fiorella no tiene…—De lo único que estoy segura es que esto fue una mutación del cromosoma masculino… tengo que llamar a Stefano.Kiryan suspiró con molestia, se cruzó de brazos y negó con impaciencia.—No me gusta lo que
Leer más
CAPÍTULO 8. ¿De verdad lo vale?
Stefano se quedó paralizado por un segundo, un solo segundo antes de echar a correr detrás del ruso. Lo vio entrar a una habitación tan blanca como todas las demás y sentar a la muchacha al borde de algo que parecía una bañera. Le quitó la ropa apurado, dejándola solo con el pequeño negligé que llevaba debajo de la ropa de trabajo y la metió en la bañera, abriendo el chorro de agua fría.—¡Maldición, maldición! —gruñó furioso cuando vio que su piel se ponía de un rosa más vivo.—¿Qué es lo que pasa? ¿Qué tiene? —preguntó Stefano adelantándose.—Fiebre —siseó Kiryan abriendo una puerta cercana y el italiano vio que era una nevera. Sacó un par de bolsas enormes de hielo y las rasgó, echándolas apurado sobre el cuerpo de la muchacha.—¿Fiebre? Pero... ¿no se la puedes quitar con una pastilla como a todo el mundo?—¡Seguro, Di Sávallo! ¡Solo estoy haciendo esto por mi profundo amor al drama! ¿no te jode? —espetó el ruso mientras acomodaba todo aquel hielo sobre Bells—. ¡Todo esto es culpa
Leer más
CAPÍTULO 9. ¡A mí nadie me roba!
La puerta se cerró de un tirón y Bells sintió como si su corazón se rompiera un poquito. Jamás había peleado con Kiryan en diez años, no sabía cómo era ni lo horrible que se sentiría. Después de todo era consciente de que él solo quería lo mejor para ella, pero Isabella Valenti tenía que hacer lo que tenía que hacer.—Lo siento —murmuró Stefano tras ella—. Quisiera decirte que espero que esto no te cueste el divorcio, pero ya sabes como soy, en este momento los sentimientos de tu ruso me importan muy poco.Bells sonrió con cansancio.—Sí, te conozco —murmuró ella, pensativa—. Pero ya me arreglaré con Kiryan, igual no es como que podamos estar separados por mucho tiempo.Pasó a su lado y fue a quedarse con Fiorella hasta la siguiente inyección, mientras Stefano rumiaba en silencio su molestia.Otras dos inyecciones pasaron y por suerte todo iba bien. Era ya de madrugada cuando Stefano la vio dormir sobre uno de los sillones del cuarto de Fiorella. La levantó en brazos y se sorprendió d
Leer más