La Marca Del Mafioso

La Marca Del MafiosoES

Rainy Kane  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
50Capítulos
26.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Ella es más ardiente que el mismo infierno, él, más frío que el invierno. Natasha ha perdido todo, su empleo, su novio, y sus sueños, ahora, decidida a comenzar desde cero, se muda a Alaska para pasar el invierno con su tía Nora, en donde no tarda en reencontrarse con Abel, el chico al que le hizo la vida imposible cuando eran niños y que ahora se ha convertido en un exitoso médico, arrogante, orgulloso y todo un mujeriego, que intentará no solo herir a Natasha, sino, meterse entre sus piernas como pago por sus errores del pasado. Sin contar que ambos se adentrarán en un juego con demasiada tensión sexual en donde solo uno ganará.

Leer más
La Marca Del Mafioso Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
50 chapters
Prólogo
Los murmullos de la gente hacen eco en el lugar y logro escuchar con nítido enojo los susurros intencionados de las mujeres, soltando cosas hirientes hacia mi persona.Mujerzuela.Zorra.¡Ojalá te mueras por mentirosa!Todas esas exclamaciones provenían de las personas que estaban ciegamente defendiendo a un jodido acosador sexual, el tipo que fue mi jefe cuando trabajaba en su restaurante de comida rápida, y que al verme no tardó ni dos semanas en acosarme, hasta que un día, mientras revisaba el itinerario en la bodega de carnes frías, intentó abusar de mi. Ahora me encuentro bajo las miradas inquisidoras de mis vecinos y de gente del pueblo, de
Leer más
Capítulo 1
Llevo más de media hora esperando a que mi tía aparezca en el aeropuerto, afuera no estaba nevando pero la gélida brisa del invierno calaba en los huesos y me obligaba a estremecerme. Veo a la gente pasar y trato de imaginarme cómo es su vida, o los problemas que los aquejan día con día. A lo lejos, a unos cuantos metros de mí, hay una pareja joven reencontrándose, no puedo evitar realizar una mueca de desagrado cuando ella no deja de parlotear que lo ama y él, de exagerar con falsas promesas de amor eterno.Era como estar viendo la escena cliché de una película con muy mal presupuesto y una tirada de actores poco famosos.“Pero tú hubieras dado todo porque Karlo te viera de ese modo”

Leer más

Capítulo 2
—No te preocupes, suele pasar, creo que dejaré mi maleta, no tardo —me acerco, le doy un beso en la mejilla y le regalo mi mejor sonrisa a su amigo.—Pero no tardes demasiado —me detiene del brazo—. Quiero decir… apenas te tengo de vuelta y no quiero dejar pasar ni un solo segundo separada de ti.Actuaba raro.—Solo iré al baño un segundo, tranquila tía.—Bueno, confiaré en ti —no parecía muy convencida y no sabía por qué.Sin decir algo más, caminé hasta la puerta y respiré hondo y profundo una vez estando en el corredor. No hacía falta pedir ind
Leer más
Capítulo 3
La gélida ráfaga del viento golpea con brutalidad mi rostro, el cielo estaba cubierto por nubes y pese a que estábamos en plena época de invierno, lo cierto era que esperaba ver un poco de sol. Abel me mira como si yo fuera un bicho al que quisiera aplastar en cualquier momento y lo acepto, luego de aquella extraña presentación frente a Zed, el capullo me arrastró hasta la terraza del hospital. Y ahora estábamos aquí, frente a frente, sin nadie que nos interrumpa.—Si no me vas a decir nada, tengo que…—¿Por qué mierda estás aquí, Nat? —Masculla entre dientes—. ¿Has venido por más? ¿En verdad quieres joderme la vida a estas alturas?  Me ir
Leer más
Capítulo 4
—¿De qué mierda me hablas?—Abel, el mismo chico al que le rompí el corazón —comienzo a caminar de un lado a otro dentro del pequeño espacio—. Casi me asfixia, me odia.—¿El chico obeso que estaba enamorado de ti y que terminaste por gordo?Pongo los ojos en blanco.—No lo dejé por gordo, lo dejé porque vi la oportunidad de independizarme, de ser alguien importante, quería probar la libertad, y estancada en este pueblo no iba a lograr nada, cuando logré establecerme y quise regresar, mi tía dijo que se había hecho novio de Sandra Hamish, una creída de mierda y seguí con mi vida, lo vi regresé y p
Leer más
Capítulo 5
El sonido de la alarma hace que comience a gruñir, odiaba levantarme tan temprano, y no recordaba haber puesto el despertado a determinada hora, quiero abrir los ojos, en verdad, pero mis párpados se han convertido en dos enormes piedras que no están dispuestas a liberarme de las cadenas del sueño.No deja de sonar, giro sobre mi cama y olvidando que esta no era tan grande como la que solía tener, caigo y mi espalda se impacta contra el suelo cubierto por una alfombra rosa.—Mierda —hago puchero y respiro hondo.Me mentalizo para el día de hoy, hago mi cuenta regresiva cuando la puerta se abre y mi tía Nora entra con un enorme plato de cereales en mano, mi estómago ruge ante la visión que se me presenta, por bre
Leer más
Capítulo 6
—¿Quién eres? —Ajusta su agarre y hago una mueca de dolor y repugnancia—. ¿Eres alguna puta de Abel? Porque sí es así…  Alguien toca la puerta y entra la misma enfermera de antes.—Oh, me alegra que haya encontrado a su primo, señorita, temí que se perdiera y aproveché para traer estos documentos —dice dejando una carpeta azul sobre el escritorio de Abel, quien ya se había colocado la camisa como un maestro, con las mangas arremangadas.—¿Prima? —pregunta la pelirroja.—Sí, la señorita vino y me dijo que era su prima, doctor —confiesa la enfermera dirigiéndose a la puerta—.
Leer más
Capítulo 7
—Abel —trago grueso y no tardo en reaccionar y cubrirme el cuerpo con la blusa en un intento deplorable por cubrir mis pechos.Su mirada se oscurece, tensa la mandíbula y el cuerpo, soy consciente de que recorre mi cuerpo con demasiada lascivia, se remoja los labios y su expresión cambia fugazmente a una molesta, me mira con rabia, como si quisiera aniquilarme con los ojos, su odio pulveriza mi seguridad y hace tambalear mis dudas.“Esto es por el pasado” repite mi mente.—¿Qué haces aquí? —me pregunta rodeando el escritorio.Yo me giro y la vergüenza no puede ser más, siento las mejillas calientes y estoy segura de que han adquirido el co
Leer más
Capítulo 8
Su confesión no me toma mucho por sorpresa, pues ya me lo imaginaba, una zona VIP dentro de un bar o local, usualmente se trataba de un espacio en el que buscaban placer en las mujeres.—Como sea, aléjate de ellos, son unos depredadores y si alguno se queda prendado de ti, me temo que no parará hasta abrirte de piernas —dice al tiempo que me atraganto con el aguardiente que me quema la garganta, no solía beber.—Eso fue muy… detallado.—Ni tanto, a Abel no le importa que las chicas follen con ellos, aunque contrata a mujeres que en estos momentos se están preparando en la parte de arriba para satisfacerlos —sigue con su explicación—. Abajo es un bar tranquilo, y arriba se desata el infierno.

Leer más

Capítulo 9
Los nervios me ponen mal, me aceleran y hacen que mis ataques de ansiedad se disparen, me encontraba encerrada en los vestidores, cuando la pelirroja intentó abofetearme y él se lo impidió, ella se volvió completamente loca gritando y bramando, tuvo que sacarla a rastras, no sin antes decirme que no me fuera y que quería hablar conmigo. Así que mientras yo me encuentro encerrada ellos dos discuten en su despacho, pese a no encontrarnos en el mismo espacio y no lograr entender lo que dicen, sus gritos y rabietas de ambos se alcanzan a escuchar. «Tú sola te metes en líos» Necesitaba encontrar un nuevo empleo, dejar que me mantenga mi tía no era una opción, y pedirle que me deje trabajar en otro sitio del pueblo no solo incrementaría la rab
Leer más