LEO (Redención)

LEO (Redención)ES

kesii87  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
28Capítulos
946leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Tras la pérdida del hombre que lo significó todo para ella, se alejará de toda la gente que la quiere, refugiándose en lo único que la alejará del dolor: los estudios y el trabajo. Una nueva oportunidad laboral se le presenta en América, al otro lado del charco, y se ve obligada a mudarse. Mientras, Samuel comienza a investigar por su cuenta, pues hay un capo de la mafia rusa que se parece demasiado a su hermano fallecido. El destino quiere, que a pesar de todo, dos personas vuelvan a encontrarse...

Leer más
LEO (Redención) Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
28 chapters
Prólogo.
 Los gemidos desesperados desgarraban mi garganta, mientras él recorría mi cuerpo con sus manos, sin pensar, tan sólo llenándome de placer, obligándome a dejar cualquier sentimiento fuera de aquello.Sólo era sexo, placer, una mera distracción para huir de mis pensamientos. Como cada domingo, después de un show en el club, era tomada por aquel imbécil.Sus estocadas eran cada vez más fuertes, tanto que mi mente dejó de pensar en gilipolleces, concentrándose en el duro placer que me proporcionaba.Quédate a dormir – suplicó, tan pronto como se quitó el condón, haciéndole un nudito, con su semen en su interior – Leonor. Eso no forma parte de nuestro acuerdo – me quejé, poniéndome en pie, agarrando mi vestido para comenzar a vestirme – sólo follamos, A
Leer más
1.
Ignorando las señales.Preparaba la maleta, ya había empaquetado casi todo para mi próximo viaje a la ciudad de las oportunidades, pero esa vez no estaba pensando en eso, si no en visitar por un corto periodo de tiempo la ciudad que me vio nacer. Debía investigar esa maldita foto, a pesar de que no tenía ninguna esperanza de que fuese cierto.El timbre de la puerta sonó. Era raro, porque no estaba esperando a nadie.¿Samuel? – pregunté, al verle allí, frente a mí, tan cambiado. Ya no se parecía en nada a ese niño con el que me acostaba en el pasado - ¿qué haces aquí? No me coges el teléfono – contestó – es un asunto importante, Leo. Leonor – corregí. Me miró, sin comprender – ya no dejo que nadie me
Leer más
2.
2. Infiltrado.Samuel:Sabía que había más en todo aquello de lo que había descubierto, mucho más, y lo que había encontrado sobre Charlie sólo era la punta del iceberg. Aquel tema parecía ser mucho más grande.Charlie estaba colaborando con la mafia rusa, pero eso no era lo más preocupante. ¿Por qué había fingido su propia muerte? ¿Por qué nunca nos buscó? ¿Por qué no cumplió la promesa que le hizo a Leo? ¿Por qué estaba en Miami trabajando para los rusos con esa tipa, esa tal Mica?Un remolino de preguntas inundaba mi mente, allí, sentado en el asiento del avión, pensando por un momento en ella, en Leo, en lo mucho que ella quería creer que todo era un montaje. Quizás porque de otra manera, sentiría que mi hermano la había traicionado, hab&ia
Leer más
3.
3. EspejismoJamie:Era un día como cualquier otro, con riesgos, rodeado de rusos, ante el solo apoyo de Mica, y cubriendo sentimientos, como si nada importase, como si mi vida se hubiese detenido con aquel disparo, como si realmente hubiese muerto. Una parte de mí lo hizo, porque Charlie Hurtado estaba muerto, era Jamie Miller en aquel momento, y siendo esa persona no había nada que me llenase, como si estuviese vacío por dentro, como si cada noche cuando me acostaba en esa fría cama junto a esa mujer a la que me beneficiaba, fuese una puta obligación. Y lo era, tenía un maldito contrato.Dramas aparte, no quiero recordar esa mierda y menos hablar sobre ella. Lo dejé atrás todo, lo que llenaba mi vida, lo que era importante para mí, y lo cambié todo, incluso el nombre. Así que ni siquiera quería pensar en ello, porque ya no había vuelta at
Leer más
4.
4. Empezar de cero.Leo.La residencia universitaria era genial, mi compañera de habitación era muy parecida a mí, en cuanto a forma de ser, porque de físico éramos como el agua y el aceite. Ella era morena, ojos verdes, alta, delgada y con poco pecho.Deshacía la maleta en mi armario, mientras ella me contaba el largo viaje que había hecho desde Colombia hasta Chicago.Sin lugar a dudas mi parte favorita de la habitación era el balcón, desde dónde se podían ver unas vistas espectaculares.Entonces… ¿crees que te llamaran de esa prueba? – preguntó, justo después de que le hablase sobre ello. Me senté sobre la cama, sonriente. El resultado no es importante – contesté, demasiado profunda para tratarse de mí misma –
Leer más
5.
Soñar Despierto. Jamie: Dormía con los brazos de Mica enredados en mi cuerpo, mientras yo pensaba, con los ojos abiertos, como platos, sin poder dormir, tras un par de polvos con aquella mujer. Cerré los ojos un momento, recordando cada una de sus caricias, sin que sintiese nada. Echaba de menos sentir esa corriente eléctrica que recorría mi cuerpo cada vez que Leo me tocaba. Añoraba sus besos, su voz, su mirada, sus locuras, a mi princesa. Tragué saliva, intentando mantener a raya los sentimientos, pensando en ella… ¿dónde estaría en aquel momento? ¿qué estaría haciendo? La imaginé en mi cabeza, en ropa interior, mirándose al espejo, agarrando su cabello en una coleta alta. Tragué saliva, recorriendo cada parte de su cuerpo, de esas curvas que me volvían loco con la mirada, deseándola, justo como siempre. Aparté a Mica, con cuidado y me levanté de la cama, dejándola allí, saliendo al balcón,
Leer más
6.
Meter la pata.Jamie.De nuevo en Chicago, esa ciudad creaba una sensación de agonía en mi interior, como la de una canción triste. Sabía que era lo que hacíamos allí, un nuevo casting para el corto “Lisa”, pero esa vez iba preparado, lo primero que hice al entrar en la sala de conferencias, fue mirar hacia la carpetilla con las seleccionadas. No me sorprendió ver su nombre, porque sabía que todo aquello no era más que un juego para Mica.Saqué el teléfono desechable, agradecido de que nadie hubiese llegado al fin, y mandé un mensaje, al teléfono que aparecía en la ficha de Leo.Yo:Señorita de Silba… no vaya a la prueba que tiene hoy en el hotel para el corto Lisa. Se lo explicaría con más detalle, pero no dispongo de mucho tiempo. Los t
Leer más
7 y 8
Mentirse a uno mismo.Leo.Esperé paciente, con el corazón en un puño, mirando hacia ellos, para ver que sucedía, al final ella se marchó de nuevo a la sala de conferencias, y él se quedó allí, exasperado, refregándose las manos por el cabello, despeinándolo.Sacó su teléfono desechable y envió un mensaje, que me llegó de lleno. Sonreí, al darme cuenta de que él estaba pensando en mí.Número desconocido:Si me dejas un poco más de tiempo, te lo explicaré todo. Yo:¿Cuánto tiempo, señor Miller? Pude ver como sonreía allí, al leer mi mensaje, calmando mi corazón. Núme
Leer más
9.
 Leo.Saludé a varios compañeros de la universidad, llegando a la barra, donde Tammy servía las copas, me saludó con un persistente “zorra”. Iba rompiéndolo todo con aquel corto vestido rojo, de pedrería, el cabello recogido en una coleta alta, con mis flequillos hacia delante.Me pedí una copa y acepté los cumplidos de Abel, sorprendiéndome de encontrarle allí. Sonreí, divertida.Se suponía que iba a ser una sorpresa – me dijo. Sonreí, divertida – pero al final me has sorprendido tu a mí, estás preciosa. ¿Cómo sabías que estaba aquí? – quise saber. Abrazándole, dándole dos besos. Tengo mis contactos – aseguró, apoyando la mano en la zona baja de mi cintura, muy ce
Leer más
10.
 En un aprieto. Jamie.Aún no podía creérmelo. Era mi Leo, mi amor, la única mujer que lo significaba todo para mí, y estaba allí, en mis brazos, sin querer soltarme, aterrada de volver a perderme.Besé su coronilla, mientras ella cerraba los ojos, quedándose allí un rato más. Mi teléfono empezó a sonar, en mi bolsillo, y entonces me retiré. Tengo que irme – le dije, observando su rostro apenado, no quería dejarla, pero no tenía otra opción – volveremos a vernos, princesa – me despedí. Hice el amago de irme, pero ella me agarró de la mano, impidiéndomelo en el último momento. Prométeme que esta vez volverás a mi lado – sonreí, levantando su mano, bes
Leer más