Casada con el enemigo de mi padre

Casada con el enemigo de mi padreES

Redrosess  Recién actualizado
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
72Capítulos
10.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Luego de que prendieran fuego al convento dónde se ocultaba, Sofía Visconti, hija de Mario Visconti, Padrone de la mafia italiana, es secuestrada y forzada a casarse con el mayor enemigo de su padre: Alexis Ivanov. Juntos, Sofía y Alexis pactan un matrimonio por conveniencia por el periodo de un año, pero poco a poco se irán dando entre ellos pequeños malentendidos y roces, que desencadenarán una pasión cegadora.

Leer más
Casada con el enemigo de mi padre Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
72 chapters
El enemigo:
Convento Madre Teresa de los Olmos, Palermo, Italia. Noviembre de 2020. 3:30 a:m El sonido de los disparos la despertó. Sobresaltada y asustada hasta el borde de un colapso nerviosos, corría, junto a las demás novicias, a buscar refugio en el atrio central de la iglesia. Gruesas lágrimas caían por su rostro, sabía que lo que estaba sucediendo era su culpa. Había intentado mantenerse apartada de la suciedad y mugre que rodeaba a su familia, había intentado mantenerse oculta, llevando una vida tranquila, dedicada al rezo y a la meditación como medio para alcanzar un ápice de paz, sin embargo, todo había sido inútil. La habían encontrado. La llegada de los mafiosos, había firmado su sentencia y la de todas las mujeres en el convento. Las grandes puertas de la capilla principal brindaron resistencia hasta que se empleó una granada contra ellas, haciéndolas saltar de sus goznes y caer estrepitosamente al interior de la capilla. Dentro, las cien novicias y las cinco monjas temblaron d
Leer más
Desvaríos:
En la habitación estaban los dos soldados y las cuatro sumisas que había enviado a sacarla del foso. Entre las mujeres batallaban por controlar a la enferma, quién se revolvía y se estremecía constantemente. Balbuceando cosas ininteligibles en italiano. —¿Está convulsionando?- preguntó. —No Señor, solo delira. – explicó el médico, preparando rápidamente un calmante para hacerla dormir. —¡Vitorio! Mío fratello, non che posso credere. ¡Non!- gritó la enferma desenfrenadamente. En cuanto el somnífero entró en su torrente sanguíneo, la muchacha comenzó a calmarse y a relajarse hasta caer profundamente dormida. Entonces el doctor procedió a colocarle una intravenosa conectada a un suero y en el suero diluyó el antibiótico de amplio espectro requerido para que se mejorara. —Esta madrugada y el día de mañana serán vitales. El nivel de infección en sangre es demasiado elevado, si el antibiótico no surte efecto rápido es posible que la paciente fallezca. —Haga todo lo posible por salvarl
Leer más
Noche de bodas:
Veinte y cuatro horas antes: Retrocediendo sobre sus pasos, Sofía regresó a la cama, sentándose al borde de la misma y retorciendo nerviosamente sus manos en su regazo, manteniendo su vista alejada del espectro del infierno que había entrado a su habitación. Alexis se acomodó sobre el viejo butacón, que quedaba justo al pie de la cama, cruzó un musculoso pie sobre el otro y prendiendo uno de sus puros, contempló el perfil de la desaliñada niña que tenía frente a sí. Era hora de llevar a cabo una negociación vital para sus planes. 000 Actualidad: —Mírame.- gruñó él, volviendo a tirar de su cabellera, forzándola a girar su rostro en su dirección. —Te miro, ¿ahora qué? —Deberías sonreír. Mírate, de prisionera en la celda más inmunda del foso a esposa del Don de la mafia rusa, tu suerte ha dado un giro de trescientos sesenta grados, ¿no crees, italiana? Alexis la contempló comprimir sus labios, su rostro pareció desencajarse en una mueca de asco. —Si hubiese sido realmente suertud
Leer más
Los Ivanovs:
El Jet se elevó en el aire entre lo vítores de los soldados. Alexis miró por la ventana en lo que la fortaleza se hacía cada vez más pequeña y finalmente quedaba atrás. A su lado se sentaba Sofía, pálida y silenciosa, como un fantasma y frente a ellos viajaban Milia y Eván, este último había decidido llevarse un juguete a la mansión en Moscú, ya que arrodillada entre sus piernas estaba la sumisa de anoche. —¿Donde dormirá tu perra, Eván?- preguntó Milia con desagrado. —En mi cuarto, en el suelo, como le corresponde.- respondió él, acariciando la mejilla de la morena. —¿Y qué sucederá cuando te aburras de ella?- insistió Milia. La sonrisa de Eván se hizo aún más amplia y siniestra. —Se irá a uno de nuestros clubes de strippers o la encontrarán muerta en un latón de basura, no sé. Aún no me decido. Sofía sintió como se le helaba la sangre, sin embargo parecía que la sumisa era sorda o idiota porque en ese momento comenzó a lamer y chupar los dedos de Eván como si en verdad fuer
Leer más
Garras rojas:
Sofía despertó lentamente, abriendo los ojos y ocultando el rostro contra la almohada. Había dormido cómodamente en una cama por primera vez en mucho tiempo, pero a qué precio…El reloj de su mesita de noche la sobresaltó al anunciar que eran las ocho treinta, debía vestirse y bajar a desayunar a las nueve en punto junto con todos los presentes en la mansión o no comería nada hasta el almuerzo a las dos de la tarde. La idea de bajar a desayunar y sentarse a la mesa con todos esos Ivanov le producía náuseas, esa gente había matado a miembros de su familia tanto como los Visconti habían reciprocado la ofensa. Ambas familias criminales eran tan orgullosas y prepotentes que no toleraban la competencia. Recogiéndose el cabello en un moño y volviendo a llevar el vestido de anoche, se alistó a bajar, iba a mitad de las largas escaleras pensando en como lavar las prendas que estaba usando para devolvérselas a Milia, el único vestido con que contaba, e incluso la ropa interior, se lo había dad
Leer más
Matrimonio por conveniencia:
Dos meses después: El viaje por Latinoamérica que debió durar un par de semanas se extendió a un par de meses. De México pasaron a Colombia y de ahí a Brasil, haciendo un recorrido bastante extenso y entregando los pedidos que tenían atrasados. A recibirlos al helipuerto de la mansión solo acudió Milia, quién abrazó y besó a sus hermanos con gran efusividad y júbilo. —¿Dónde está Yelana?- preguntó Ella.- ¿No regresó con ustedes? Alexis la ignoró, siguiendo de largo, cargando su propio maletín y encaminándose hacia la mansión. —Nos separamos en México hace un mes.- comentó Eván en respuesta a la pregunta de su hermana.- ¿No se ha comunicado contigo? Sofía tomaba notas en lo que la clase transcurría, después de mucho batallar para que le permitieran utilizar la Internet, Milia casi infarta cuando pidió que le permitieran comprarse un celular y una laptop. La rusa se había negado rotundamente, y entonces ella había exigido que le permitieran utilizar la computadora del despacho del
Leer más
La ladrona en la cocina:
En el club “Inferno”, uno de los más concurridos, caros y corruptos de Moscú, el Don de la mafya bebía vodka con su tío Yura y su primo Oleksander. —¡Que vengan las putas!- ordenó Oleksander, tres bailarinas exóticas entraron, dos fueron a sentarse en las piernas de Yura y Oleksander, respectivamente, la tercera intentó sentarse sobre Alexis pero ante la negativa de él, se dirigió al tubo y comenzó a bailar. —¿Guardándole formas a Yelana, primo?- comentó Oleksander.- no creo que a ella le importe mucho, lleva un par de semanas encamándose con el búlgaro. —Esas no son noticias para él. Si Yelana se está acostando con otro es porque el Don se lo ordenó.- rió Yura, apretando las nalgas de la morena que tenía sobre sus rodillas. Alexis se limitó a levantar su vaso en saludo y sonreír. —¿Cómo lo llevas con tu esposita?- preguntó Oleksander, ocultando su rostro entre las enormes tetas falsas de la rubia en sus rodillas. —Tu primo no ha tenido tiempo de experimentar las verdaderas delic
Leer más
La ladrona en la cocina II:
—Así que, tienes hambre, ratica.- una gruesa voz susurró en su oído, al tiempo que un cuerpo imposiblemente alto se pegaba a su espalda.- hagamos un trato, yo te daré de comer si tú me das a mí. Una enorme mano rusa se apoderó del dorso de su cuello, tirando de las raíces de su cabello dolorosamente, haciéndole girar el rostro en su dirección y forzándola a mirarlo. La manzana que acababa de sacar del gavetero del refri cayó de su mano, rodando por el suelo de la cocina. —Uno creería, que el corderito inocente estaría durmiendo a estas horas y no comportándose como un roedor en la cocina. La mirada de ella chocó con la gélida mirada de Alexis, quién pronunciaba sus palabras entre dientes. Su aliento, cargado de alcohol, rozaba su rostro, provocándole arcadas del asco. Dando unos pasos atrás, sin dejar escapar a su despavorida presa, el ruso encendió el interruptor , causando que toda la cocina se iluminara. —Así que, te gusta robar comida. ¿Eh? —No la robaba, tenía hambre. Me sen
Leer más
Carroña:
La bailarina, vestida en un traje de cuero rojo y calzando unos tacones de vértigo, trazaba piruetas sobre la mesa , realizando su rutina pornográfica en el tubo. Por los altavoces sonaba Bodak Yellow de Cardi B. —Hemos traído el nuevo producto para lo que lo apruebe, mi don.- anuncia Vladimir Volka, a quien todos llaman “ el búlgaro”. Alexis le dio un sorbo a su trago de vodka, prestando más atención a la mujer sobre la mesa que a los mafiosos búlgaros que lo acompañaban. Vladimir procedió a abrir el paquete de coca, tomando una tarjeta magnética y alineando el polvo sobre la mesa de cristal. Sacó un billete de su billetera y lo enrolló, formando el pequeño cilindro, sin embargo en vez de inclinarse para instalar, le ofreció el cilindro al Don quien lo tomó, frotándolo entre sus dedos. Este inhaló el producto, y sorbió a través de su nariz, rara vez consumía drogas, siendo que prefería al vodka o al whisky para adormecer sus demonios, sin embargo, con los búlgaros probar la coca
Leer más
Complicaciones:
La despertó un enorme estruendo. Pasos subían y bajaban las escaleras a gran velocidad. Se escuchaban gritos por toda la mansión, sobre todo los de Milia, la rusa sonaba histérica. —Ya tranquilízate. —Le han disparado a mi hermano, ¿cómo quieres que me tranquilice? Eso la hizo reaccionar. Se cambió rápidamente de ropas, optando por unos jeans y un jersey y salió al pasillo. La habitación del Don quedaba a tres puertas de la suya, y frente a ella estaban reunidos todos lo Ivanov. —¿Como sucedió esto?- preguntó intranquilo Yura. —Salía de uno de los clubes cuando lo emboscaron.-susurro Yelana. —¿Se sabe quiénes montaron la emboscada?- insistió Yura. —Sí.- masculló Yelana dirigiéndole una mirada cargada de odio.- eran hombres de Vitorio Visconti. —¿Italianos?- increpó Eván.- ¿basura italiana en nuestro territorio? —Llegaron hace unos días al país, haciéndose pasar por turistas.- explicó Yelana, visiblemente pálida, sacando un bulto de documentos de su cartera.- estos son los que
Leer más