Sugar Mommy

Sugar MommyES

Hernando J. Mendoza  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
53Capítulos
7.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Heleanor, una multimillonaria mujer de treinta y cuatro años de edad, tiene una noche pasional con Hedrick, un joven universitario menor que ella, al cual conoce en un bar. Pero una inesperada verdad, los hará sumergirse en un romance prohibido y vivir un amor en secreto.

Leer más
Sugar Mommy Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
53 chapters
Prefacio: Invitación
Hedrick Diehl, un joven de veintiún años, que cursaba sexto semestre de la carrera de economía, estaba sentado en la cómoda silla del aula, que era similar a una sala de cines; los asientos eran escalonados y el tablero blanco, incrustado en la pared, parecía como el de una gran pantalla de un televisor. Había heredado los ojos azules claros y el cabello azabache de su madre. No había crecido con una figura paterna, pues su padre los había abandonado cuando se enteró del embarazo, que lo daría a luz a él. No era de una familia adinerada y tampoco era el más popular o el más guapo de la universidad; su atractivo era ordinario, pero lo suficiente para tener varias admiradoras suspirando por él. Su personalidad era la de un hombre responsable y le gustaba ser directo a la hora de hablar. Le fascinaban las matemáticas y también la lectura. Llevaba puesto un pantalón negro y una camisa azul royal de mangas largas. Atento, apuntaba notas de lo que decía el profesor. Era de tarde y esta era
Leer más
1. Insinuación
Él y sus tres amigos universitarios, ya estaban sentados en una de las mesas del bar nocturno. La música era suave y las luces eran de un fucsia relajante. Buscaban a sus acompañantes de la noche para luego ir a un ambiente más movido como lo era el de una discoteca. Según ellos, encontrar pareja en un sitio más calmado y privado era mejor, y en este sitio, era perfecto, porque las mujeres siempre ofrecían una compañía más responsable.Hedrick vestía una camisa, que estaba remangada hasta por los codos y desabrochada hasta por el pecho y unos pantalones ajustados de color negro Su semblante era serio, casi que inexpresivo, pero era porque no había nada interesante que hacer, por ahora, porque él era un buen conversador. Uno de sus amigos le hizo señas con su cabeza y vio a la hermosa mujer con vestido vino tinto, que había entrado al establecimiento. Ella tenía una silueta de ensueño y unas caderas que hechizarían a cualquier hombre. Nada más la alcanzó a ver por unos segundos, pero s
Leer más
2. Plática
—¿Eres una clase de playboy o algo así? —espetó ella con rapidez. Sin volverlo a ver.—No soy millonario, ni de vida ociosa, tampoco soy un hombre un promiscuo que va enamorando y acostándose con cualquier mujer —dijo Hedrick, tomando el control de la discusión—. Además, un playboy te halagará y hablará con rodeos hasta obtener lo que desea, y si lo rechazas, se enojará y es posible que trate mal después de eso, pero yo enseguida te diré a lo que he venido, porque me gusta ser directo: me gustaría seducirte y llevarte a la cama para hacerlo contigo. Solo a ti, no a nadie más. —Hedrick sonrió con levedad, satisfecho con la respuesta que le había dado—. Yo propongo, pero tú eres quien decide.—¿Eres valiente, un tonto o un atrevido? —preguntó Heleanor, esta vez con complicidad con el joven.—Nunca he sido valiente y no he sido descortés contigo, así que tal vez, solo soy un tonto —dijo Hedrick, pidiéndole una bebida al camarero—. ¿Puedo sentarme? —preguntó una vez más a Heleanor—. Si te
Leer más
3. El baile
Entraron al gran establecimiento nocturno agarrado de manos. Había una increíble multitud saltando y bailando al ritmo de la música electrónica, que sonaba a gran volumen. Luces de colores azules y fucsia se movían de un lado para otro. El ambiente era muy animado.Hedrick no encontró a sus amigos, pero divisó un espacio libre en la pista, donde poder llevar a Heleanor. Encorvó su espalda hacia adelante y extendió su brazo hacia Heleanor. Alzó su cara hacía ella y con una gran sonrisa la invitó a bailar, pero el fuerte sonido opacó sus palabras. Tuvo que acercarse y susurrarle en el oído: ¿me permite esta pieza, mi señora?Heleanor sonrió y aceptó complacida. Lo rodeó por la nuca con sus brazos y levantó la mirada para verlo a directo a los ojos. ¿Por qué se sentía tan cómoda con ese muchacho? Él la hacía sentir segura, como si pudiera desnudar su alma frente a él y mostrarse como en realidad era, sin tener que contenerse. La confianza que él le producía, era como si pudiera quitarse
Leer más
4. Solo una noche
Hedrick tumbó a Heleanor sobre la cama. Se apoyó con sus brazos, colocándoselos a los lados de la cabeza.Heleanor abrió sus piernas para dejar que Hedrick se acomodara entre ellas. Laprisionó por el cuello, mientras que sus labios se unieron y se humedecieron al contacto. Abrieron sus bocas y sus lenguas se encontraron para comenzar un gustoso jugueteo que los dos disfrutaban.Hedrick se separó con delicadeza del rostro de Heleanor y vio las mejillas rozadas y el pecho que se le inflaba y desinflaba de forma acelerada. Esa mujer, tan hermosa, lo descontrolaba, y la expresión que, ella mostraba, lo estimulaba demasiado. Estaba a punto de explotar. Volvió a atacarle los labios y luego bajó por el cuello; la besó por ambos lados y por el frente, dejando fuertes chupones, que hacían excitar cada vez más a Heleanor. Luego la despojó del vestido vino tinto. Admiraba el cuerpo, solo con su ropa interior de encaje de color negro. La vista era maravillosa, demasiado para él. Observó, como ell
Leer más
5. La nueva inquilina
Heleanor buscó con su brazo, tratando de encontrar al atractivo muchacho, cono el que había compartido su cama, pero no lo halló por ningún lado. Así estaba bien, era mejor que tener que echarlo de su departamento para que se fuera. Después de todo, solo había sido una aventura de una noche y lo había disfrutado, como para terminar en malos términos. Se cubrió con la sabana y su celular timbró, el ruido resultaba fastidioso. Un pequeño dolor de cabeza la hacía ver con dificultad.—Buenos días, señora Heleanor —dijo una voz femenina al otro lado del móvil. Era su secretaria y la que llegaría al país en los próximos días.—¿Qué sucede, Lara? —preguntó ella, aún indispuesta.—Ya todo está listo para que ocupe el puesto de directora de la corporación Heard en la sede de esa ciudad.Heleanor tenía varias empresas, pero su patrimonio más valorado, era la corporación Heard. Había varios edificios en distintos países y ahora se haría cargo de la que estaba en esta nación.—Me tomaré libre est
Leer más
6. Charla de amigos
Tres días pasaron en los que Heleanor y Hedrick, no se dirigieron ni una sola palabra. Ambos se evitaban tanto en miradas como en presencia. Todavía estaban asimilando la inesperada verdad, que les había explotado en sus narices, como una poderosa bomba. Ni siquiera lograban concebir el sueño, por el insomnio que les provocaba saber, que sus habitaciones estaban a pocos metros del uno del otro. Hanna Diehl dormía en el piso de abajo y ellos dos, arriba. Bastaban algunos pasos y podrían discutirlo, pero ninguno lo hizo. Lo más difícil era a la hora de la comida, pues lo hacían en la misma mesa y sus asientos estaban ubicados de frente. Las marcas de su noche pasional, estaban por borrarse. Pero no podían seguir así, necesitaban hablar o perderían la cordura.Era de tarde y ya habían terminado las clases. Hedrick y sus amigos estaban sentados en el verdoso campus de la universidad, formando un círculo.—Hedrick… Hedrick. —Lo llamaba Aaron con insistencia y Hedrick salió de los pensamien
Leer más
7. Discusión entre Heleanor y Hedrick
Tres días pasaron en los que Heleanor y Hedrick, no se dirigieron ni una sola palabra. Ambos se evitaban tanto en miradas como en presencia. Todavía estaban asimilando la inesperada verdad, que les había explotado en sus narices, como una poderosa bomba. Ni siquiera lograban concebir el sueño, por el insomnio que les provocaba saber, que sus habitaciones estaban a pocos metros del uno del otro. Hanna Diehl dormía en el piso de abajo y ellos dos, arriba. Bastaban algunos pasos y podrían discutirlo, pero ninguno lo hizo. Lo más difícil era a la hora de la comida, pues lo hacían en la misma mesa y sus asientos estaban ubicados de frente. Las marcas de su noche pasional, estaban por borrarse. Pero no podían seguir así, necesitaban hablar o perderían la cordura.Era de tarde y ya habían terminado las clases. Hedrick y sus amigos estaban sentados en el verdoso campus de la universidad, formando un círculo.—Hedrick… Hedrick. —Lo llamaba Aaron con insistencia y Hedrick salió de los pensamien
Leer más
8. Descubiertos infraganti
Hanna Diehl había regresado caminando despacio y vio a Hedrick acostado en el sofá con su celular y a Heleanor en la silla del comedor. Había silencio y se notaba la distancia entre ellos. Por suerte les había avisado para lograrse separar a tiempo oportuno y no le pareció extraño, pues no los había visto cruzar palabra, ni una sola vez, después de que se presentaron con sus nombres.—Hanna —dijo Heleanor, tratando de recuperar el aliento—. ¿Qué ha sucedido?—Se me ha olvidado la cartera —respondió Hanna. Pero ella notó las mejillas que aún estaban rosadas—. ¿Qué tienes, Heleanor? Estás toda roja. —Hedrick miró por el rabillo del ojo hacia donde estaba ellas. ¿Debía preocuparse? —. Ten cuidado, podrías resfriarte. —No, su madre no había encontrado nada inusual.—Lo haré, Hanna. Tendré más cuidado con el resfriado —dijo ella con astucia, mirando a Hedrick.—Ya vuelvo —dijo Hanna. Agarró su bolso y volvió a irse.Hedrick esperó varios segundos. Luego tomó su mochila y caminó hasta donde
Leer más
9. Sudor, agua y caricias
Hedrick caminó con sigilo y la vio a ella, sentada en el escritorio, tecleando en una computadora portátil. El cabello azabache lo tenía suelto y le lucía hermoso, como si fuera un río de oscuridad. Todavía tenía el mismo camisón de seda azul y eso era demasiado provocador. Se le acercó por la espalda y le dio un beso lento en la mejilla.—¡Oye! —exclamó Heleanor, sorprendida y dejó de trabajar en el aparato tecnológico—. Estás todo sudado. —Ella se acordó de la presencia de su mejor amiga y temía que los descubriera. En la tarde, casi lo hace, pero advirtieron a tiempo y lograron disimularlo con total normalidad—. ¿Y Hanna?—No te preocupes. Está bañándose, por eso me he colado en tu cuarto. —Hedrick se quitó el suéter y le mostró su torso marcado.—Vaya, había olvidado que tenías un cuerpo así de deportivo.Heleanor se quedó admirando el abdomen marcado y los tonificados músculos de él. Era alto y de contextura esbelta. Podría tocarlos y metérselos a la boca como deliciosas chocolat
Leer más