Ilícito

Ilícito ES

Tory Sánchez  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
48Capítulos
10.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Sebastián Cooper, es el prestigioso, codiciado y malhumorado CEO de Enterprise Rent-Cars, un hombre ambicioso que no se detiene ante nada y ante nadie para conseguir lo que quiere y su principal objetivo es hacerse con la mitad de las acciones de Enterprise Airplane. Y si para eso debe aceptar una boda con la hija mayor de los Campbell, está más que dispuesto a sacrificar su libertad. Oliver Campbell, es un chico de veinte años, con deseos de librarse del yugo de su padre ¿El precio? Trabajar un año bajo las órdenes de su cuñado ¿El problema? Oliver no lo conoce y tampoco esta interesado en conocerlo, pero él desea ser libre y termina aceptando la oferta de su padre. ¿Qué sucederá cuando ellos se conozcan? ¿Puede un hombre heterosexual sentirse atraído por otro hombre? ¿Podrán evitar la tentación de caer en el placer de lo Ilícito?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
48 chapters
Prefacio
Sebastián Cooper observó con semblante serio al hombre sentado frente a él, lo estudió por un breve momento para luego esbozar una ligera sonrisa.—Entonces… ¿Lo que tú quieres es una boda para asegurar el negocio? —preguntó con tal calma, que el hombre pareció sorprenderse por su reacción.—Enterprise Airplane, ha sido el negocio de mi familia por décadas, desafortunadamente confié en la persona equivocada una vez y pagué muy caro las consecuencias, no quiero cometer el error dos veces. Solo venderé el cincuenta por ciento de las acciones al hombre que acepte el contrato matrimonial con mi hija mayor —dijo nuevamente.Sebastián era un hombre ambicioso y nunca involucraba su vida privada en los negocios y mucho menos en uno de los contratos, pero esta vez podía ser la excepción, esta era la oportunidad que tanto hab&iacut
Leer más
Capítulo uno. ¡Es un idiota!
—Lo siento joven, pero su tarjeta ha sido rechazada, ¿quizás tenga otra con la que podamos probar? —preguntó amablemente la dependiente de la tienda.Oliver frunció el ceño, era imposible que la tarjeta no tuviera fondos, se había asegurado y verificado más de una vez que tuviese crédito antes de salir aquella tarde.—¿Podría intentarlo una vez más? —pidió sintiéndose un tanto nervioso y molesto a la vez.—Claro, quizás sea solo un error de sistema —dijo la joven, mientras lo intentaba nuevamente, lamentablemente había tenido el mismo resultado.—Lo lamento, pero el sistema ha vuelto a rechazarla —dijo con cierta pena.—Pagaré en efectivo, no se preocupe —dijo sacando la billetera y pagando con el único efectivo que tenía en la bolsa. Cogió sus compras y volv
Leer más
Capítulo dos. ¡Maldito arrogante!
—¡¿Estás loco?! No te comprendo Oliver, en serio que no logro entender qué es lo que pasa por tu cabeza —Victoria se sentó en el sillón con más enfado del que jamás había sentido.—No voy a dejarlo ganar Victoria, ¿Qué tan malo puede ser trabajar un año con ese idiota? —preguntó de manera tan confiada que solo aumentó el enojo de Victoria.—¿No te estás dando cuenta? Tu padre te tiene justo donde quería, estás de nuevo bajo sus garras, ¡pensé que eras más listo Oliver! ¿Qué tan malo puede ser trabajar un año con ese idiota? —repitió la pregunta de su amigo. —Ni siquiera lo conoces, no sabes nada de él; estás cometiendo un error Oliver, volvamos a Italia —le pidió.—¡No! ¡No, no voy a volver! Voy a demostrar
Leer más
Capítulo tres. ¿Señor?
—Dime que no aceptaste esta tontería —pidió Victoria mientras se bebían un trago en El Inframundo, según les habían comentado, era como tener un pedazo de Nueva York en San Francisco.—Voy a demostrar que no soy el hombre que él cree, Victoria, le haré morder el polvo por donde piso —le aseguró y la muchacha suspiró.—Eso suena genial, pero… ¿Qué te hace pensar que podrás contra él? —le cuestionó la joven italiana.—¿Estás de su parte, no confías en mí? —preguntó Oliver con tono herido. Una cosa era que su familia ¡No! Su familia no, específicamente su padre, no confiara en él y lo viera únicamente como desperdicio, pero otra muy diferente era que Victoria, su mejor amiga, no confiara en él.—Confío en ti, la muestra m&aacut
Leer más
Capítulo cuatro. Provocación
Oliver sintió un placer que no debía sentir, pero no pudo evitar regocijarse completamente feliz al ver el rostro crispado de Sebastián Cooper. Intuía los deseos asesinos que nacían en el hombre y que estaban lejos de espantarlo. “Quizás tenga un alma suicida”, pensó Oliver sin dejar de sonreír.—¡Sebastián! —La voz de Maya rompió la burbuja en la que se habían sumergido los dos, olvidándose momentáneamente de la presencia de la mujer.—Maya —saludó.Sebastián quería borrar la sonrisa de Oliver de un puñetazo y demostrarle que… ¿Qué? ¿Qué era lo que iba a demostrarle? Todo esto era una reverenda estupidez, pensó y se apartó ligeramente de Maya para verla fijamente.—Ya Oliver me ha dicho que estarán trabajando juntos. ¡Eso es mara
Leer más
Capítulo cinco. Un golpe exagerado
«¡Lo estás besando, idiota!»«¡Lo estás besando!»«¡Idiota!»El cerebro de Oliver gritaba desesperado llamando a la razón al joven rubio. Pero Oliver estaba totalmente perdido en aquel beso. Su lengua buscó abrirse paso por la boca de Sebastián y su cuerpo se pegó como lapa al cuerpo fuerte y muy muy masculino de su cuñado. «¡Su cuñado!». El muchacho no supo si fue él quien se alejó primero o Sebastián, de lo único que pudo ser consciente fue del puño del moreno impactándose contra su rostro, exactamente en la comisura de su labio y se vio probando el sabor metálico de su propia sangre.—¡Maldito seas, Oliver! ¿Qué mierda crees que haces? —espetó Sebastián furioso, alejándose del muchacho para no asesinarlo allí mismo.
Leer más
Capítulo seis. ¿Quién es la mujer que estaba con Oliver?
Oliver escuchó complacido como Sebastián vomitaba hasta los intestinos, sonrió y aunque eso le supuso un ligero dolor en la comisura de los labios, lo disfrutó tan malditamente que su yo interior bailaba de puro placer. “Deja de reírte, ¿sabes si vomita por el golpe en tu rostro? ¿O por qué al verte recordó el beso que le diste ¿Qué esperabas que sintiera al verte de nuevo? Si él ya te odiaba con seguridad, ahora te odia mucho más”.Aquellos pensamientos hicieron añicos su burbuja de felicidad y no pudo evitar sentir el escalofrío que recorrió su cuerpo al verlo salir del cuarto de baño mortalmente pálido.—¿Estás bien? —preguntó acercando la taza de café que le había preparado sin reparar en lo que hacía.Sebastián lo miró y le gruñó como si fue
Leer más
Capítulo siete. Ese diablo únicamente es de tu infierno
—¡Voy a irme al infierno! —rio Victoria mientras salían del ascensor.—Con suerte vas a encontrar que Sebastián es el diablo —respondió Oliver con cierta diversión en su voz.—Oh, no querido, ese diablo únicamente es de tu infierno —se burló descaradamente.—Eres terrible Tory.—Lo sé, pero me amas —aseguró la joven colgándose de su brazo. Después de todo, uno nunca podía saber quiénes podían estar viéndolos.—Buenos días, señor Campbell, soy Ramiro, el chofer de la señorita —el hombre impecablemente vestido y toda amabilidad les abrió la puerta del auto para que pudieran subirse.—Solo Oliver, Ramiro, somos compañeros de trabajo —dijo Oliver subiéndose encantado, era la primera vez que usaba el servicio de Rent-Cars como
Leer más
Capítulo ocho. Idiota y sexy jefe
“¡Para que no me culpes de tus malditas desviaciones!”“¡Para que no me culpes de tus malditas desviaciones!”“¡Para que no me culpes de tus malditas desviaciones!”Aquellas palabras se repitieron en la cabeza de Sebastián, torturándose por lo que había hecho. Pasó la punta de su lengua sobre sus labios y antes de que pudiera pensar lo que hacía. Lanzó todo lo que estaba sobre su escritorio al suelo y en menos de dos minutos, aquella pulcra oficina había quedado como si un huracán hubiese pasado por ahí.—¿¡Qué es lo que me has hecho!? ¡Yo no soy gay, tú no puedes gustarme! —gritó. Su respiración estaba agitada y una de sus manos sangraba. Tenía un pequeño corte y ni siquiera había sido consciente de cómo se lo había hecho.Sebastián
Leer más
Capítulo nueve. ¡Un demonio del deseo!
Sebastián se dejó llevar por ese arrebatador orgasmo, por ese jodido y loco momento. Cerró los ojos y acarició el paraíso como hace mucho tiempo no lo hacía y se negaba a descender de él, para caer entre las llamas del infierno que era su realidad. ¡Se había corrido en los labios de Oliver y jodidamente lo había disfrutado!—Sebastián —le escuchó murmurar, pero él se negó a abrir los ojos. ¿Cómo haría para verlo a partir de ahora? ¿Cómo haría para estar en la misma habitación sin pensar en los labios carnosos de Oliver sobre su polla? ¡Había cometido una reverenda locura y estaría maldito si pretendía repetirlo! No, esto no podía salirse de control. No podía permitir que fuera más allá de este error.—Vete Oliver —pidió con el tono de voz m&
Leer más