Un Café para el Duque. (Saga familia Duque. Libro 1)

Un Café para el Duque. (Saga familia Duque. Libro 1) ES

Angellyna Merida  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
156Capítulos
25.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Joaquín Duque vive sumido entre sombras y remordimientos. Su existencia se resume a: mujeres, fiestas y derroche. María Paz Vidal es luz, alegría, seguridad, apareció para pintar de colores la vida gris de él; sin embargo él cree que ella es un lujo que no se puede dar. Dos seres distintos: Él es oscuridad. Ella es la aurora. Dos almas gemelas predestinas a estar juntos desde antes de nacer, pero: ¿Será suficiente el amor para rescatarlo de las tinieblas? ¿Podrá el amor vencer a la maldición que pesa sobre los miembros de la familia Duque? Obra registrada en Instituto de Propiedad Intelectual de Ecuador. ©Angellyna Merida, 2019. Registro de Safe Creative: Código: 1910082127863. Prohibida su reproducción total o parcial.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
156 chapters
Introducción.
"Sacar conclusiones apresuradas, nos puede llevar a la angustia sin razón" Anónimo.    Manizales- Colombia. Las hojas secas y ocres que el otoño dejaba a su paso crujían bajo las pisadas del joven, quien se aferraba con suavidad a las pequeñas, manitos de las niñas que lo acompañaban. Caminaba a paso lento, y su mirada iba cubierta de melancolía, respiraba agitado, y el hondo vacío en su alma se hacía presente, como cada año, en aquella fecha.   Una vez que llegó a su destino, su mirada azulada se enfocó en las blancas y frías paredes de aquel lugar, entonces observó a las personas a su alrededor y asintió.   Las ágiles manos de unos músicos tomaron el arco y rasgaron las cuerdas del violín:   «Déjame llorar by Ricardo Montaner» empezó a sonar frente a la fría tumba del mausoleo de la familia Duque, por celebrarse un aniversar
Leer más
Capítulo 1: Déjame llorar.
"...Me entenderás, cuando te duela el alma, como a mí..." Frida Kahlo.   Manizales- Colombia.  Hacienda la Momposina. Años antes.  Miguel Ángel Duque observaba con melancolía las grandes hectáreas de cafetales que rodeaban su casa. Liberó un largo suspiro rememorando la celebración que realizaba su esposa antes de empezar la cosecha, sin embargo, desde que ella falleció todo cambió.  Miró su reloj de muñeca con impaciencia esperando ver llegar a su hijo menor de Estados Unidos, sin embargo, el jeep que fue por el joven al aeropuerto no aparecía. Presionó sus labios y bajó al gran salón de la casa y cuando se dirigía a la cocina el sonido del motor de un automóvil detu
Leer más
Capítulo 2: El primer encuentro.
"Solo una vez te miré. Y eso bastó para atarme. A esos, tus ojos de sol. Y más nadie que yo. Será quien te ame"... Carlos Montilla.  Bogotá- Colombia. Para olvidar aquel sueño que la perseguía desde la niñez, se puso a caminar por el aeropuerto. Tenía tres horas para estar ahí, sin embargo, por más que intentaba desechar aquel sueño no podía, entonces fue a las diversas tiendas y adquirió varios dulces, y obsequios, enseguida su mirada se iluminó al leer el letrero de su café favorito. «Amo Colombia» dijo en su mente y sonriendo con amplitud caminó en dirección a aquel lugar. A medida que se acercaba su corazón se aceleraba y no comprendía nada. Presionó con fuerza su bolso, miró a todo lado,
Leer más
Capítulo 3: ¿Coincidencias, o destino?
"... Barco a la deriva que, se hunde un poco cada día. Barco a la deriva que, no puede ver el faro que le guía..." Guillermo Dávila. ***Joaquín rascó su nuca y su mirada se enfocó en la chica, la persiguió con su vista, notando lo atractiva que era, y la seguridad con la que caminaba. —Eres muy bella —comentó. María Paz tomó asiento en la sala de abordaje, se llevó las manos al pecho, respiró profundo, entonces cerró sus ojos y la mirada de él se le vino a la memoria. Joaquín… Duque de Manizales —murmuró suspirando—, no, esto no puede ser posible —comentó. —¿Disculpe? —cuestionó una señora que estaba junto a ella. María
Leer más
Capítulo 4: La fuerza del corazón (I Parte)
“Mírame. En nada me consigo concentrar. Ando despistado todo lo hago mal. Soy un desastre y no sé. Que está pasando…” Alejandro Sanz.  ****East Hampton- Nyc, UsaVarios días después.  María Paz mantenía su mirada fija en la pantalla de su computador, sonreía contándole a su mejor amigo Matt sobre todas las aventuras que había vivido en sus vacaciones en Ecuador, y él le hablaba de su visita a Europa. —Estuve en el palacio de Kensington, pero no tuve la suerte de conocer a ningún Duque. —Carcajeó el chico observando con atención como los labios de la joven se abrieron en una gran O. —¡Qué
Leer más
Capítulo 5: La fuerza del corazón (II Parte)
La jovencita enrojeció al recordar que le mintió, y más por lo que su hermano mencionó, miró como el semblante de Joaquín se iluminó, y una amplia sonrisa apareció en los labios del joven. —¡Vaya! —exclamó—, así que vos querés casarte con un Duque —mencionó divertido—, debo aclararte que yo, no estoy disponible. —Elevó una de sus cejas mirándola a los ojos. María Paz lo observó de pies a cabeza. —Con un Duque de verdad, no con una imitación barata —expresó avistándolo con desdén. —Ya quisieras que este Duque se fijara en vos —mencionó él. —Dios te agarre confesado Joaquín —intervino Santy riendo. María Paz golpeó con su puño
Leer más
Capítulo 6: Creo en ti.
“No soy ejemplo para nada ni para nadie. Tengo miserias como cualquiera de ustedes. Catorce marcas que me duelen en el alma. Y cien defectos que me siguen y no aprenden…” Manuel Carrasco. ****New- York- Usa. Algunas semanas habían pasado después de aquel encuentro, tanto Joaquín como María Paz se veían muy poco, y sus encuentros ocasionales se daban cuando el joven colombiano iba a realizar las tareas con su amigo Santiago, las veces que coincidían no tenían mucho tiempo de charlar. Una tarde en la cual los rayos del sol resplandecían en la casa de la familia Vidal mientras Santiago y Joaquín realizaban un proyecto de Contabilidad, María Paz no se percató de la presencia del joven colombiano y entró de la piscina por la puerta del jardín. Leer más
Capítulo 7: Nunca me pidas dejarte.
“…Vale la pena pelear por nuestros sueños. Vale la pena equivocarse y levantarse. Vale la pena liberarse y ser el dueño de la verdad siendo uno mismo en cualquier parte…” Manuel Carrasco.  ****Minutos después. María Paz se hallaba acostada en su cama, boca abajo chateando con su mejor amigo, ya no se oía música, ni las voces de los compañeros de Santiago, notó como los motores de los vehículos se iban encendiendo, entonces escuchó tres golpes secos en la madera de la puerta de su habitación. —Adelante —contestó, y bajó la tapa de su laptop, entonces giró su rostro y se encontró con la mirada de su hermano. —Nena, voy a salir —coment&oacut
Leer más
Capítulo 8: No me ames.
 Al día siguiente. Joaquín caminaba de un lado a otro por los pasillos del edificio de la universidad. Miraba impaciente su Rolex, esperando ver aparecer a su amigo Santiago.  Varias chicas lo saludaban y coqueteaban con él, el joven ni corto ni perezoso correspondía de la misma forma. Faltaba un minuto para ingresar al salón cuando Santy llegó corriendo agitado. —Parcero, pensé que no vendrías —recriminó a su amigo. Santiago tomó una gran bocanada de aire. —Mi hermana amaneció enferma. —Miró a Joaquín elevando una ceja. —Ella es más necia que una cabra —comentó—, yo se lo advertí, pero no me hizo caso. ¡Qué vaina! —Negó con su cabeza preo
Leer más
Capítulo 9: Sentirme Vivo.
“… Voy a ser el que siempre te amarre el zapato. El que cuide de ti cada paso. El que ponga sabor a tus labios…”  Enmanuel.   **** East Hampton- Nyc, Usa.   Al medio día María Paz finalizó de conversar con sus padres por videollamada, y se recostó en su cama, su verdosa mirada se llenó de nostalgia al recordar lo ocurrido con Joaquín, entonces encendió su laptop, y lo buscó en redes sociales.    —No tienes un perfil privado. —Bufó.    Enseguida se puso a observar las fotografías de las fiestas a las que asistía, y como en varias imágenes salía abrazado con algunas mujeres.    —Descarado —expresó frunciendo los labios.    Notó también que no poseía fotos familiares, ni con
Leer más