¿Y Si Digo Que No?

¿Y Si Digo Que No?ES

Alegría Grey  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
22Capítulos
3.5Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Minett Biancheri. —¿Qué estás haciendo? —espeto girando el monitor—. Lee bien el documento, dice Bianchi. Me enfrenta levantando el mentón. —Es un simple error, ¿pero quién era? —formula ante mi evidente molestia. —Es la chica que, en contra de sus instintos, no logró evitar mi muerte.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
22 chapters
Prólogo
Minett Bianchi.La noche de luna llena cae sobre mí. Seguido me veo atrapada por los diversos aromas mezclándose con la humedad; es una inyección de felicidad. En la primera esquina que cruzo, el único farol alumbra la entrada de la panadería favorita de mi madre. Una sonrisa tira de mis comisuras al pensar en las donas de chocolate que mamá tanto adora. Aparco y me adentro al establecimiento, un denso olor azucarado golpea mi nariz.Mientras me aproximo hacia el mostrador comparto una mirada cómplice con Linda, una mujer de cincuenta años, dueña del lugar y experta en la preparación de un sinfín de postre.—Tres donas de chocolate, Marina —le ordena a su hija para que busque mi pedido frecuente—. ¿Cómo has estado, Minnie? No es sano que madrugues los fines de semana —me recrimina, una tarea que se ha tomado muy en serio este último añ
Leer más
Capítulo Uno: Cementerio
He visto a las personas darme sus condolencias; no me pierdo la forma en que suspiran aliviados junto al ataúd. «¿La odiaban?» Es lo que me gustaría saber, mi obstáculo principal son mis guardaespaldas: mis supuestos amigos.En las venas me corre sangre impregnada en ira. Ellos cruzaron todas las líneas que había establecido. Me hablan como si estuviese a punto de propinarles un puñetazo entre ceja y ceja. Lamentablemente están en los cierto. Me han decepcionado. Van a desecharme; nadie le hace tal barbaridad al mejor prospecto de amiga.Resoplo viendo que una chica de mi edad se aproxima y detiene sus pasos frente a mí.—Mi más sentido pésame, Minett —acaricia mis manos—. La señora Biancheri era muy querida por mí, es triste que haya caído en la demencia a tan temprana edad.Arrugo frente, nariz y boca. «¿Cóm
Leer más
Capítulo Dos: Balcón
Me encuentro sentada de piernas cruzadas en la sala de mis tíos. Ellos desde la cocina no pierden de vista los movimientos de sus hijos, a su vez, me dan unas cuantas miradas indescifrables. Meto una cucharada de helado a mi boca que saboreo lentamente.—¿Por qué tío Peter e Irina los ven de esa forma? —cuestiono. Estiro las piernas para descansar un poco.Oleína traga saliva desviando la mirada a su tazón. Abro un poco los ojos en dirección a Zizzer. Él frota su nariz fuertemente.—Vamos al patio, pequeña.Me incorporo y los sigo.—Si la memoria no me falla, tú mataste a unos cuanto hace años —hace una pantomima—. Mamá y papá nos cuidan de ti, tus genes son tan fuertes como los de Galo.¿Galo Strett? Fue expulsado de una fiesta organizada por mamá, es el único del que estoy al tanto.&mda
Leer más
Capítulo Tres: Patriarca Mentiras
El atrapante aroma de la pasta con albóndigas de la señora Hudak me hace agua la boca. La textura de la carne bien condimentada es mi mayor debilidad. Aleka discute sobre mi trabajo desde que empezamos a comer.—Creo que ya lo hablamos, y juntas, Aleka —mastico velozmente la pasta que juega en mi lengua—. Tengo que cuidarme yo sola —sentencio.Taris Hudak, madre de mi mejor amiga disfruta su obra de arte en silencio, nos da unas cuantas miradas desaprobatorias, pero no cambiaré de opinión.—Ustedes construirán un futuro, déjenme hacer lo mismo —apuñalo una albóndiga—, punto y final.Hablar del trabajo me irrita, lo repiten como si mi destino fuese vivir en las calles.—Llevas una mala vida, ¡El tabaco acabará contigo! —saca a colación lo que ella considera el mejor argumento, y tengo dos días fumando un cigarrillo
Leer más
Capítulo Cuatro: Retractarte
Sadisha Madsen.Con mis nudillos enjugo mis ojos caídos. Hoy desperté a las cuatro, madrugué como nunca, y eso me pone en una mala posición. En la sala están Eliam y Aileen, mis hermanos. Ellos juegan algo que consiste en disparar, por consiguiente, en gritarle a la pantalla plana. —Esto es paz —digo acurrucándome en el sofá mientras alzan la voz.Mi cabeza da giros transportándome al lugar sagrado.Estoy cubierta por oscuridad. Con mis brazos despejo el panorama. Descubro el cementerio municipal. Miro a mi alrededor donde la tierra transparente muestra a nuestro equipo amistoso en decúbito dorsal.Pateo la caja fúnebre que aparece sin avisar. La pequeña estructura amenaza con enterrarme, y en un arrebato logro salir de ahí. El cambio de estabilidad revuelve mi estómago.—No era mi petición,
Leer más
Capítulo Cinco: Perdida
Aleka HudakAlguien me está siguiendo.La antigua sensación escarba en mi cabeza.Unos cuantos rayos de sol entran a través del gigante tragaluz en la recepción del Centro de Estudios Universitario. Sumerjo mi mano en el bolso que tengo para tramitar mi futuro, y me desespero al palpar el interior entero sin hallar los documentos de admisión y aceptación por parte del instituto.Me excuso frente a Mina, la encargada de ingresar mi información en el sistema. Sin embargo, la pesadez en mis hombros también me obliga salir de aquí. Choco con el calor abrasador emanando de la carretera. La avenida está atestada de personas que para mi desgracia transpiran, gritan y empujan. Aún estando rodeada por sucios transeúntes, percibo un repulsivo aliento en mi nuca; la sombra de quien me niego a mencionar.Veo de reojo, y en ninguno de mis vistazos está. Aterrada,
Leer más
Capítulo Seis: Frivolidad
Lo parecidos que somos a una familia removió mis piezas. Ese fue el tercer año consecutivo yendo a la casa de las montañas. La abuela y mi madre no dudaron en mofarse de nuestros quejidos, ya estaban acostumbradas.Eran seis horas excluyendo las veces que nos deteníamos para llenar de oxígeno nuestros pulmones. Estuvimos siete horas subiendo, no podíamos más; faltaban dos vueltas de treinta minutos.—No se quejen, Hungría guardó los refrigerios —No lo pensé bien mis , todo se tiraron sobre él para arrebatarle la comida. Parecían animales.Jadeantes completamos una vuelta. Nos sentamos en la tierra a descansar de nuevo. Entonces un vehículo todo terreno no nos dejó ni asquearnos por la transpiración que impregnaba la tela. De él bajó un chico que iba sin camisa y solo. Lucía como alguien de fiar, pero insinuarse lo hizo ver mal
Leer más
Capítulo Siete: Hechos
Dissa Burban.Suelo cuestionarme por qué me siento atraída por las asignaciones, presentarlas y según mi posición, defenderlas. Mis padres supieron desde el día uno que su hija había nacido para argumentar; velar por las personas.Ellos me dijeron que compartir también viene con la vocación, que existe una profesión que con sus abismos y cimas, me traería mucha satisfacción laborar. Se habían equivocado en un punto clave, estar vestida de forma elegante, apelar y objetar no es lo que yo quiero.—Y por eso ya no estudiaré leyes —puntualizo al mismo tiempo que finalizo un párrafo de mi tarea.—Mmmm, muy interesante —contesta indiferente.Minett y yo estamos estudiando en el garaje de mi casa. Ella se ha quejado de eso mil veces, en consecuencia, le respondo que la señal Wi-Fi es más fuerte
Leer más
Capítulo Ocho: Alerta
Las ruedas del vehículo color negro, cuatro puertas y marca indefinida recorren la autopista reducida Lance. Este es conducido por Dissa, Minett es su fiel acompañante.—Tengo hambre —manifiesta quien se encuentra en el puesto de copiloto—. Aliméntame.Sus exigencias son opacadas por la fuerte música que llena el interior. Ella resopla mientras recoge los pocos mechones de cabello que tiene en una coleta alta. Mira hacia la ventana, el sol de las seis empieza a calentar el ambiente, hecho favorable para ellas porque la primera parada se aproxima.—Saca del bolso plateado los sándwiches —Es lo que dice la conductora luego de haber sacado el carnet de circulación y su licencia.Un hombre entrado en años examina los papeles, hace un ademán y les entrega la documentación junto a su ticket de entrada.El dulce ronroneo del motor reanuda el camino. La de cabello
Leer más
Capítulo Nueve: Retorno
Dormir fue una tarea complicada. Lograron cerrar los ojos alrededor de las 4 a.m. Entre bostezos, tiran los residuos y limpian el auto. Ya en él, sostienen la ley del hielo que están aplicando desde ayer, Lenny Gael representa un problema en el aire de ambas.Por otro lado, la provincia de Lake está sumida en alegría y confusión, demostrando el ánimo atípico organizando un desfile para el mes siguiente. A través de la ventana se ven habitantes comprando lo que requieran en ferreterías, centro de telares y mercerías. El despertar ciudadano deja como consecuencia para los turistas calles congestionadas.Minett le atesta un golpe al volante, han quedado atrapadas en un embotellamiento y las incesantes llamadas de Hungría la irritan, sin mencionar que Dissa la obligó a desechar el único cigarrillo que escondió. El efecto generado durante su entrada persiste, las siguen observa
Leer más