Solo tu capitán

Solo tu capitánES

Carmen58  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
41Capítulos
2.2Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Si tan solo Carmen hubiese adivinado que ocurrirá aquel incidente con su ex maestro y capitán de escuadrón, probablemente no habría ido en su busca y mucho menos hubiese permitido que avanzara tanto en aquellos movimientos tan audaces sobre ella y mucho menos darse la oportunidad de verlo bajo una nueva luz. Porque todo empezó con un beso... una caricia... un golpe de la realidad que aturde a ambos oficiales... Sentimientos encontrados... deseos prohibidos e incontrolables... ¿Qué harán para remediarlo? ¿Podrán salir victoriosos de las dificultades?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
41 chapters
Bajo una nueva luz
Habría sido el escenario más perfecto si la situación no hubiera sido tan delicada. Allí estaba él, su antiguo maestro y capitán de escuadrón, el siempre alusivo Manuel Reyes, con su cabeza en su aplastada almohada, cuerpo relajado y lo mejor es que estaba completamente dormido.Y su máscara estaba rogando por ser removida...Porque si, desde que Carmen lo conoció el a usado una máscara o mascarilla que cubre la mitad de su rostro, nadie sabe cómo es su cara completamente y es famoso por ello en todas partes, entre otras particularidades de su persona y su fama como oficial.Si, hubiera sido un escenario perfecto, aquí estaba Carmen Ramírez, una mujer inocente que paso por el apartamento de su ex maestro para transmitirle un mensaje. Ella había golpeado la puerta pero él no había contestado, por lo que se permitió entrar mirando por un minuto en
Leer más
Salida nocturna
Fue una larga, larga semana después de que Carmen tuvo el encuentro más vergonzoso de toda su vida.Una semana entera en la que había pasado la mayoría de los días e incluso la mayoría de las noches en el hospital, curando y atendiendo a pacientes hasta que estuvo muerta.Ella no lo estaba haciendo para evitarlo.Era su trabajo.Y ahora estaba cansada y todo lo que quería era estrellar su cabeza contra sus almohadas y roncar sus preocupaciones y su cansancio. Tener un sueño sin sueños, inestable. Un pequeño descanso.Lástima que alguien tuviera otras ideas.— ¡Vamos, babosa! Es sábado por la noche y tienes un día libre mañana, y por dios que no te he visto en días. ¡Has estado tan atrapada en ese estúpido hospital que temo que te conviertas en una mojigata de primera!
Leer más
Encuentro entre amigos
— Estás muerta, Veronica.— ¿Qué demonios hice esta vez?— Este vestido es muy corto.Y lo fue al menos en la opinión de Carmen. Se sintió un poco demasiado expuesta tanto en la parte superior como en la inferior y el tirón no ayudó exactamente las cosas. Cuando tiró hacia abajo, mostró su escote arriba y sus muslos estaban fuera para que todo el mundo los viera. Sí. Veronica estaba bien muerta. Miró a dicha chica para enfatizar su punto. Dicha niña simplemente se rió en diversión.— ¿Dejarías de estar inquieta? El vestido no es demasiado corto. Te ves muy bien, ¿vale? Ahora, lo que llevo puesto... este es el corto.Bueno, ella tenía un punto. Veronica llevaba un vestido color berenjena sin correas y una
Leer más
Accidente
Maldiciendo al rubio inocente por dentro, se frotó el cuello para aliviar la tensión que lentamente se estaba arrastrando hacia allí. Ella siguió frotándolo, esperando que Iker regresara pronto. Alguien tenía que distraerla, ¿verdad? Y el rubio era lo suficientemente fuerte como para hacer eso...— Oye Carmen deja de frotar, la cuerda de tu espalda se está aflojando, aquí, déjame atarla de nuevo para ti...Sonriendo como un niño con helado, Marcos hizo el movimiento para alcanzarla y atarla. Carmen se preparó, lista para mirarlo y golpearlo, incluso si la tocaba sin su permiso...Entonces el retrocedió, girándose para darle a Manuel una mirada extraña. Luego sus ojos marrones se iluminaron y se acomodó en su asiento, con una sonrisa aún más amplia en su hermoso rostro.— Bueno, está bien. ¿Por qué n
Leer más
Día de resaca y maldiciones
Cuando Carmen se despertó a la mañana siguiente, aturdida y muy desorientada, había ciertas cosas que de alguna manera quedaban registradas en su mente borrosa.Los pájaros cantaban afuera de su ventana, el sol brillaba sobre sus ojos aún cerrados.¡PUM! ¡PUM! ¡PUM!Y algo le golpeaba el cráneo como si estuviera listo para partirlo por la mitad. Ella gimió.— ¡Carmeeeen! ¿O fue alguien llamando a su puerta? — ¡Abre la puerta, Carmen!Si. Definitivamente era la puerta y ella tenía una muy buena idea de quién era el fastidioso que estaba jodiendo su existencia en ese momento.Con un gruñido desagradable, se quitó las mantas y se puso de pie. Su gruñido se convirtió instantáneamente en un gemido, mientras agarraba su cabeza para evit
Leer más
Examen físico
El hospital no estaba tan ocupado, principalmente porque no había tantas misiones y su aldea militar no estaba exactamente en peligro estos días. En su mayor parte, los únicos pacientes eran civiles, con síntomas que van desde el resfriado más común hasta una intoxicación alimentaria grave.Sin embargo, a Carmen le resultaba difícil relajarse.— Idiota, recuérdame otra vez ¿por qué estamos aquí en este lugar triste, en lugar del nuevo restaurante para tener un almuerzo fabuloso?Por enésima vez ese día, ella suspiró. Ya era bastante difícil entrar en el uniforme de enfermera que había tomado prestado (era un estricto código de vestimenta que ni siquiera ella podía omitir), además de continuar con el día ya empeorado. Veronica también tuvo que molestarla con eso.— Ya te lo dije, cerda —
Leer más
Reacción
Carmen no estaba segura de si lo escuchó mal o si lo escuchó bien, o si se estaba quedando sorda o simplemente estaba siendo acosada por una imaginación hiperactiva. El estaba bromeando. Él tenía que estar haciendo una broma. O ella estaba soñando. Sí. Todo esto era un lindo y encantador sueño, uno con el que iba a despertarse en unos pocos malditos segundos.Debido a su preocupación, no escuchó su movimiento, ni siquiera sintió que se acercaba, es decir, hasta que sintió el calor que irradiaba pulgadas detrás de ella y se dio cuenta de un par de manos grandes y fuertes que se acomodaban en su cintura. Manos familiares, las mismas que habían tocado la misma cintura la noche anterior.No, esto no fue un sueño, no podría serlo.Agarró el mostrador frente a ella,
Leer más
Huida
No hizo falta ser un genio para descubrir qué había sucedido o al menos qué podría haber estado sucediendo, es decir, a menos que sea increíblemente estúpido y no sepa nada sobre el mundo en general.Allí estaba ella sentada en una silla, con los ojos verdes cerrados pero parpadeando como si estuviera a punto de despertarse. Manuel tenía una mano en su frente, la otra en su hombro, como para evitar que se cayera. Se puso la máscara, la camisa, el pantalón y la fachada fresca. Su chaleco y cinturón, sin embargo, todavía estaban en el suelo.Oh si... Definitivamente no fue necesario un genio para resolver todo esto.Solo tomó una mirada al caos potencial para que Veronica decidiera que era hora de hacerse cargo.En primer lugar, se puso las manos en las caderas. Luego le dirigió al oficial de pelo plateado una mirada tan fulminante que si él fuera una pe
Leer más
Keisa
La mujer no era particularmente hermosa. Atractiva sí, tenía el pelo rubio rojizo y los ojos azules que eran del color del cielo. Tenía un tono de piel uniformemente bronceado, que parecía que estaba tocado por un dorado claro y brillaba con suavidad y cremosidad. Tenía los labios delgados y bien formados. Pies lindos. Millas de altura media.Y curvas que ella habría muerto por tener.Ella no estaba celosa… no lo estaba… Diablos no... solo estaba... irritada.Sí, eso fue todo. Nada que ella no pudiera manejar.— Keisa — entonó Carmen mirando a la mujer sorprendida. ¿De todas las personas tenía que ser ella? Después de todo, esta era la mujer que trató de hacer que todas las personas en el hospital pensaran que ella y Frank estaban saliendo, algo que Ca
Leer más
Sorpresa y decepción
Antes de empezar a leer, este capitulo va antes de "Keisa". Me disculpo ya que fue un error en el orden que no me di cuenta. Sin más que inicie su lectura. XXX A Camila no le gustaba que le hicieran esperar. Lo odiaba y siempre castigaba inmediatamente a las personas que lo hacían... bueno, la mayoría del tiempo. Si ella no estaba demasiado borracha o preocupada, eso es.Carmen ya llevaba casi una hora de retraso y ella se estaba impacientando. ¿Dónde diablos estaba esa chica cuando la necesitabas? ¿No le dijo Katerine que ella era necesaria ahora? Dios, su aprendiz se estaba volviendo tan perezosa como su ex maestro y era algo que no se consideraba exactamente un comportamiento adecuado...¡BAM!Sus pensamientos se interrumpieron de inmediato cuando entró un destello de color rosa, acompañado por una serie de palabras casi ininteligibles
Leer más