Casada con el padre de mi hijo.

Casada con el padre de mi hijo.ES

Angellyna Merida  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
108Capítulos
194.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Myriam Bennett creyó tenerlo todo: Un esposo perfecto, un matrimonio estable, solo les hacía falta un hijo, ella deseaba ese bebé para ser feliz con su marido, y él solo anhelaba ese niño para no perder su puesto de director en la corporación. La presión era muy grande para ella, que se sometió en reiteradas ocasiones a tratamientos de fertilización, sin resultado, hasta que su marido le exigió un bebé, así tuviera que acostarse con otro hombre. Gerald Lennox es un hombre frío, quien dedica gran parte de su vida solo a trabajar, no tiene novia, ni está interesado en tenerla, pues la mujer a quién amó lo rechazó, su mejor amigo insiste en buscarle pareja y una noche en un bar, tras perder una apuesta, debe acostarse con una mujer a la que no conoce, y que su amigo eligió. Los destinos de Myriam y Gerald se unirán de una forma que ellos no imaginan, a pesar de que ninguno de los dos se soporta. Obra registrada en Safe Creative: 2208091753609 ©Angellyna Merida, 2022. Queda prohibida la distribución, copia, adaptación de esta obra sin el permiso del autor.

Leer más
Casada con el padre de mi hijo. Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
108 chapters
Introducción. ¿ME ACOSTÉ CON OTRO HOMBRE?
—¡Necesitamos un heredero! —expuso con voz gruesa el anciano—, caso contrario alguien te sustituirá —advirtió. El fuerte eco retumbó en el pasillo de la casa de Jacob Wilson, tanto que Myriam se sobresaltó y se detuvo en la puerta de la oficina de la familia, había estado buscando su esposo, y alcanzó a escuchar la petición de su suegro. Su corazón se achicó, suspiró profundo. Fingió no haber oído nada, bajó la escalera, y se volvió a sentar en el sillón de la sala de estar, como si no ocurriera nada, pero al haber escuchado la palabra hijos, recordó que en un momento dado pensó que si tenía un niño podría afianzar su matrimonio, sin embargo, Dios no le dio esa oportunidad y nunca se quedó embarazada, pero el problema no era de ella. A lo largo de los años fue dejando de lado esta obsesión, comprendía el deseo de sus suegros, de ser abuelos, pero jamás imaginó que amenazarían a su esposo por no darles un heredero. Se había casado con Ray a los veinte y uno, muy enamorada, sin embar
Leer más
Capítulo 1 ¿MI HERMANA ES TU AMANTE?
La noticia del embarazo agradó a Raymond; sin embargo, al enterarse de que era una situación de alto riesgo, decidió no decir nada a su familia, hasta asegurarse que su esposa no perdiera al bebé. Debido al estado de Myriam, andaba de mal humor, puesto que por recomendación de la ginecóloga su mujer no podía tener relaciones. —Te veo muy estresado —dijo Noemí, la media hermana de Myriam. La joven laboraba como asistente de Raymond, por pedido de la esposa de este, a pesar de que ambas tenían una pésima relación, Myriam había decidido darle una última oportunidad a su media hermana. —¿Trajiste el informe que te pedí? —cuestionó Ray sin mirarla. —Por supuesto —respondió ella y se aproximó a él, al instante que colocó la carpeta en la mesa se inclinó mostrando su amplio escote—, yo soy mucho más eficiente que mi hermanita —masculló con molestia. La mirada de Ray se clavó en esos voluptuosos pechos, elevó una de sus cejas. —Interesante —mencionó, y la barrió de pies a cabeza
Leer más
Capítulo 2 DESPEDIDA Y DIVORCIADA
Varios días habían pasado luego de enterarse de la supuesta infidelidad de Myriam, para la familia de Raymond, ella era culpable. A la joven le parecía escuchar murmullos en todo lado, señalándola como una mujer inmoral, sin embargo aunque no compartía la alcoba con él, decidió quedarse en la misma casa, y demostrar su inocencia. En la empresa donde laboraba se enteraron del embarazo, pero no había inconveniente, hasta aquella mañana, en la cual ingresó a su oficina y se encontró un sobre en su escritorio. Myriam lo abrió y leyó la palabra: Despido, frunció el ceño, creyendo que la causa era el escándalo, y se dirigió a la oficina de su jefe. —Señor Hamilton, deseo conocer los motivos de mi despido —expuso sin atreverse a pasar. El hombre se acomodó los lentes, y se aclaró la voz. —Como sabes, desde hace meses hemos tenido bajos ingresos, y debemos hacer una reducción de personal —informó señalando con su mano que ingresara, y se sentara—. Sabemos bien que te mereces una mejo
Leer más
Capítulo 3 ¡ ASI APRENDERÁS A NO DECIR MENTIRAS. !
*Al día siguiente Myriam se dirigió a la mansión de los Lennox, se identificó en la entrada como la nueva asistente de la señora Isis. Enseguida uno de los empleados la guio por los impresionantes jardines de aquella enorme casa, notó una enorme alberca, hermosos rosales, y una palapa de madera en medio, en donde una hermosa y atractiva mujer, descansaba sobre un cómodo sofá. —Señora Isis, esta es la mujer que envió el señor Gerald —informó. La señora Lennox se quitó las gafas y observó de pies a cabeza a Myriam, notó que era joven y hermosa, y supuso que su hijastro la mandó para espiarla, pues ellos no tenían muy buena relación. Myriam parpadeó sorprendida al darse cuenta de que la madre de su jefe era demasiado joven, no le agradó la forma en la que la miró, pero necesitaba el empleo, así que le brindó una sonrisa. —Soy Myriam Bennet, su nueva asistente —indicó y estiró su mano para saludarla. Con un gesto de desdén Isis correspondió con sequedad. —Espero que hagas bien tu
Leer más
Capítulo 4 ¡ UN HOMBRE SIN CORAZON!
—¿Cómo te sientes? —cuestionó Elsa al día siguiente, acariciando el rostro de su amiga. —Mejor —respondió con voz frágil—. Gracias por salvar a mi bebé. —Parpadeó y derramó varias lágrimas. —Debes estar tranquila, y trabajar menos —indicó la especialista—, te advertí que tu embarazo era de riesgo. Myriam presionó sus labios, y acarició su vientre. —Tienes razón, pero si no hago lo que me piden, puedo perder el empleo —expresó sollozando. —Y si sigues laborando de esa forma, puedes perder a tu bebé, piénsalo —recomendó Elsa—, te daré el alta —informó, y salió de la habitación a revisar a otros pacientes. Myriam suspiró profundo y cerró sus ojos, entonces recordó que debía ir a trabajar, cogió su móvil que minutos antes le había entregado una enfermera, y observó que tenía un correo, sintió un escalofrío al ver que se trataba de su jefe. Se llevó la mano a la boca al darse cuenta de que había sido despedida. —¡No puede ser! —exclamó con el rostro empañado de lágrimas, enseg
Leer más
Capítulo 5 ¡VOY A DEMANDARTE!
Al día siguiente Luego de desayunar, Myriam llamó a Isis y le informó que llegaría tarde, entonces salió rumbo al despacho jurídico que Elsa le recomendó. ya contaba con casi cuatro meses de embarazo y su vientre empezaba a crecer.Cuando llegó al lugar, ingresó a paso lento por el pasillo, tocó la puerta de una oficina. —Adelante —se escuchó en la voz de un hombre. Myriam giró la perilla e ingresó. —Buenos días —saludó, y miró con atención al hombre detrás del escritorio. —Hola —respondió él, y se quedó contemplándola. Se puso de pie y sonrió. —¿Myriam? —¿Rubén? —cuestionó ella. Ambos asintieron y se estrecharon en un efusivo abrazo. —Tanto tiempo sin vernos, desde que terminamos el colegio —dijo él. —Así es —respondió ella con nostalgia—, no imaginé encontrarte en este lugar. Rubén la miró con cariño, y se dio cuenta de que estaba embarazada. —Me da gusto volver a verte —expresó con sinceridad. —¿Qué te trae por aquí? —indagó y la invitó a sentarse. Myriam tomó
Leer más
Capítulo 6 ¡ JAMÁS VOLVER A VERTE!
Isis carcajeó ante la noticia. —Me muero por ver la cara de Gerald cuando lo hagas —expuso ladeando los labios—, deberías darle una lección —propuso—, en fin, ya te puedes marchar. Myriam sonrió. —¿Le ayudo con el pequeño? Isis negó con la cabeza. —No deseo que hagas esfuerzos, no quiero problemas —informó—, ya le pediré a una de las empleadas que lo lleve a la habitación, buenas tardes. —Qué descanse —dijo Myriam y se retiró. Con un adelanto que le hizo Isis de sueldo, Myriam decidió ir a comprarse un vestido, los que tenía ya no le quedaban y si debía enfrentar a Gerald Lennox debía hacerlo en igualdad de condiciones, no iba a permitir que aquel hombre con el corazón de piedra, la siguiera humillando. Fue al centro comercial, y miró un bonito y elegante vestido rojo, pero sí el indicado para lucir sobria y elegante, además pensó que, con unos arreglos, luego de que diera a luz, lo podría volver a usar. * —Buenos días —Gerald llegó a la empresa, saludó cuando salió
Leer más
Capítulo 7 ¡NO TE SOPORTÓ!
Myriam liberó un suspiro. —¿Le parece bien si le doy una respuesta mañana? —averiguó—, necesito pensar bien. —Perfecto, toma la tarde libre —propuso Isis. Myriam lo primero que hizo al abandonar el sitio fue ir al banco y abrir una cuenta de ahorros, luego pasó por el consultorio de Elsa, y le contó lo sucedido con Gerald. —Se aprovecha porque sabes que necesitas el dinero —refutó indignada y la abrazó. —Es un insensible, desde hoy lo llamaré Gerald corazón de piedra, aunque espero no volver a verlo jamás —expuso. Elsa frunció los labios, se quitó su bata de doctora, la colgó el perchero, y luego invitó a Myriam a cenar. En horas de la noche en la soledad de su alcoba, Myriam se cuestionaba sí hacía bien en regresar con Isis, entonces recordó el dulce rostro de Jeremy y lo bien que la pasaban juntos, así que decidió volver a cuidarlo. ***** Gerald se encontraba en la barra de un bar bebiendo un whisky, solo. Las palabras de Myriam parecían hacer eco en su mente, entonc
Leer más
Capítulo 8 ¡DUELE, MUCHO!
—Desde el día que descubrí a mi exmarido con otra, decidí cambiar y no ser la misma tonta de antes, ningún hombre volverá a humillarme, ni maltratarme, y eso te incluye Gerald Lennox —expresó irguiendo su barbilla. —¡No es cierto! —exclamó él—, estás obsesionada conmigo, por eso no te alejas de mi familia, y buscas pretextos para acercarte —expuso ladeando los labios. —Lo que me faltaba —mencionó Myriam con indignación, colocó su mano en la cintura—, el único motivo para estar cerca de su familia, es Jeremy —contestó—, ojalá cuando crezca no sea como tú, él es noble, tierno, de buen corazón —aseguró y la mirada se le llenó de ternura—, lo único malo es que te ve como su ídolo, te admira, espero no siga tu ejemplo —recomendó. Esas palabras fueron como puñaladas para el corazón de Gerald, miró a su hermanito que regresaba sonriente con el balón de futbol. —Vete —ordenó a Myriam. Ella agitó su mano y se despidió del pequeño, cuando salió a la calle suspiró aliviada, pensando que jam
Leer más
Capítulo 9 GERALD: ¡TIENES QUE SACAR A MI BEBÉ!
—Ayúdeme —suplicó jadeando—, no consigo un taxi. —Sabía que algún día bajaras la guardia conmigo —dijo Gerald. Myriam levantó su rostro, empañado de lágrimas y de sudor. —Prefiero dar a luz en la calle —gruñó apretando los dientes—, que… pedirte ayuda —completó la frase y se agarró con fuerza de los brazos de él, y se quejó de dolor. Gerald presionó los parpados, pues ella había clavado sus uñas en su piel, y le dolió; sin embargo, ahora no había tiempo para quejarse, sin dudarlo, la cargó en sus brazos. —¿Qué haces? —cuestionó ella. —¡Suéltame! —ordenó. Él la bajó tal como ella quiso y de nuevo otra contracción la hizo doblarse, miró que él se alejaba a su auto. —¿A dónde vas? —gritó ella. —¿Piensas dejarme así? Gerald resopló, y rodó los ojos. —Quién te entiende, dijiste que preferías dar a la luz en la calle. —Encogió sus hombros. —Eres un… ¡Auh! —gritó adolorida y lo agarró de la mano—, tengo miedo —confesó asustada. Gerald parpadeó al verla tan indefensa y ad
Leer más