Volando sin Alas - Al Borde 1

Volando sin Alas - Al Borde 1ES

Mariam Abdulhay  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
9Capítulos
7.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Emmet Wick trabajaba como un “Soporte de cuidados paliativos para personas en estado terminal” en una empresa privada luego de que las leyes contra la humanidad alargada y la moral en casos de sufrimiento extremo fueran cambiadas. Una cliente en particular cae en su jornada, un padre consternado busca de sus servicios para atender a la persona más importante de su vida, no sabía nada de ella además de que su nombre es Lía Clarkson y sus compañeros le advierten de la misteriosa mujer. Pero solicitaba sus servicios y prometía pagar el triple de su cuota estándar. Lía es cruda y sincera, ácida como lo sería cualquier paciente terminal con un tumor cerebral que la tortura empujando en su cabeza y que según el criterio médico está a punto de estallar. ¿Resistirá Emmet a ayudar a quien no se deja ser ayudada y sacar de una fuerte depresión a alguien que se regocija de su oscuridad? “Solo cuando realmente sabemos y entendemos que tenemos un tiempo limitado en la tierra, y que no tenemos manera de saber cuándo se acaba nuestro tiempo, entonces comenzaremos a vivir cada día al máximo, como si fuera el único que tenemos.” Elisabeth Kubler-Ross Historia original y hechos totalmente ficticios. ADVERTENCIA: Temática fuerte, menciones a: Autolesiones, Eutanasia, Sexo, Dolor agudo y lenguaje adulto.

Leer más
Volando sin Alas - Al Borde 1 Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
9 chapters
1
La sedación mortal es uno de los procedimientos más utilizados en la sociedad actual para causar la muerte a un paciente en estado terminal con el fin de evitarle dolores infructuosos; de esta manera se le impiden molestias físicas y psicológicas producidas por su enfermedad. El gobierno ha permitido a pocas entidades privadas encargarse de dar dignas muertes a enfermos terminales con el propósito de detener su sufrimiento y darle un fin honrado a sus vidas con autorizaciones de los doctores de el paciente y, además, el familiar correspondiente. La palabra “Eutanasia” simboliza la unión de “Buena” y “Muerte”, es básicamente eso. Luego de que mi abuela muriera a los cincuenta y siete años con una mezcla de cáncer que comenzó por un bultito en su seno izquierdo y que terminó causando una metástasis que amenazó sus órganos, incluido el corazón le prometí a su memoria el hacer lo que estuviera en mis manos para aliviar a otros que, como ella, sufrían tortuosamente. Ella sufrió, s
Leer más
2
Entré a la oficina saludando a todos, como era costumbre. Mi sonrisa parecía ser pegajosa porque todos me la devolvía, en especial las mujeres.–Buenos días, Emmet. –Linda camisa, Emmet. –Qué bien hueles, Emmet. Terminaba entrando a saludar a mi jefe con el ego más alto del mundo. –Buenos días, señor– le hice entrega de mi último perfil. Lo revisó y chequeó en su computador sin responderme. –Emmet, tienes una solicitud nueva de un paciente categoría 8– abrí los ojos sorprendido.–¿Tan pronto?– arqueó una ceja de inmediato y yo tragué grueso sintiéndome realmente incómodo– Quiero decir… Usualmente tengo uno o dos días entre paciente y paciente, doctor– expliqué y él suspiró hondo. Categoría 8. Debía ser alguien en muy mal estado físico, o con una muy buena posición financiera porque era la categoría más alta siendo la 1 la de los pacientes gubernamentales.–Te pidieron a ti, Emmet– se encogió de hombros y yo no pude más que sentirme halagado porque mis pacientes, o sus familia
Leer más
3
Estaba tocando el piano, me ayudaba a relajarme cuando me aturdía por el estrés de el recuerdo de mi situación actual que no cambiaría más que a peor. Sentí pasos en la habitación, sin embargo, no me detuve. Nadie era lo suficientemente importante como para hacerme salir de la burbuja en la que yo misma me introducía. Toqué por varios minutos perdida en el dolor de las teclas. Era liberador porque podía recordar mi vida en retrospectiva. De hecho, era la única forma en la que podía recordar mi vida. En cualquier momento moriría. Por fin había sido aprobada la ley en el país en donde vivo. El único que faltaba realmente, pero aquí estaba y no tenía planeado mudarme, tampoco era demasiado fácil. Mis padres no estaban demasiado de acuerdo con la idea. Ellos no sufren lo que yo sufro, ellos no tienen mi padecimiento. Ninguno de los dos tiene que verse a diario inútil y atenida a otras personas. Y aunque las pastillas me ayudan bastante a controlar los tenues dolores de cabeza q
Leer más
4
–Mi hija… - el señor Clarkson no parecía saber por dónde empezar y eso me hizo pensar en lo poco que sabía de la señorita Clarkson, no era mucho realmente. Esperé con calma a que ordenara sus pensamientos y pudiera transmitirlos a su modo. Si algo había moldeado en mi oficio era la paciencia- Lía no es un monstruo- me miró a los ojos– Se lo digo porque imagino que es lo que se comenta entre sus compañeros de trabajo.Abrí la boca para refutar aquello aunque siendo sincero no lograba salir de mi asombro por su aclaración.-Señor, yo no juzgo a mis pacientes por lo que mis compañeros de oficio prediquen de sus personalidades- dije con firmeza y el hombre que me miró por unos segundos antes de asentir cortamente pareció creerme. Sería bueno que lo hiciera porque no era más que una realidad.-Pues bien, lo creas o no, mi hija sí que tiene un carácter de mierda y eso es lo que nos ha traído a todos hasta aquí- respiró hondo antes de desvíar la mirada de mí.-Oí que su condición se debía a
Leer más
5
-LÍA-En pocas palabras estaba furiosa, no, esa palabra ni siquiera era suficiente para el fuego que sentía se acrecentaba en mi pecho. ¿Quién carajos se creía ese tonto caribonito? ¿Es que en ese sitio no había ningún empleado de verdad?¿O al menos un mudo? ¡Sí! Alguien sin habla seguramente me caería bien, o cualquiera que no me tratara como una niña pequeña como lo hacía ese tal… Wick. Con frustración miré a la ventana. Emmet Wick, debía aprenderme ese nombre de porquería que me haría los últimos días infernales. O eso creía él.–Parece que es un buen chico– Lancé una mirada de advertencia a Crisálida quien entraba con mantas limpias en sus manos.–¿En serio se quedará aquí? –pregunté con fastidio– ¿Es que no había alguno más insufrible?–No había algún otro que quisiera cuidar de ti– dijo con voz tranquila aquella mujer que me conocía desde niña. Disimulé una carcajada con un poco de tos y me gané una mirada de la canosa mujer llena de reproche– Lía, estás siendo una malcriada, hi
Leer más
6
-EMMET-Escuché gritos del señor Clarkson desde la parte superior de la vivienda, miré con vergüenza a Crisálida mientras revolvía mi cabello con un poco de desesperación. –La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte– dijo la mujer con sabiduría y una voz calmada que hizo que le mirara con curiosidad mientras sus palabras se repetían en mi cabeza. Ella me miraba mientras el piso superior quedaba en un completo silencio. ¿Habría acabado la discusión? – Lía es muy fuerte– esas tres palabras le dieron algo de claridad a sus confusas palabras.–Ella no es fuerte, es como un toro– soltó una risilla ante mi comentario.–Siempre ha sido testaruda y decidida– comentó la mujer que parecía recordar aquellos tiempos con cariño– Era estudiosa, divertida y muy alegre. Siempre me hacía bromas, juro que parte de mis canas las sacó ella con sus travesuras– respiró hondo– …Y luego llegó el tumor.Miré al suelo, reconocía la nostalgia en la mirada de una persona qu
Leer más
7
-LÍA-El corazón de Emmet bombeaba junto al costado de mi cuerpo, una vez más. De nuevo no sé por qué me preocupa eso. Me senté en la butaca junto a los escalones mientras lo veía subir por la silla de ruedas y me pregunté por qué se me hacía tan difícil disculparme con él. Lo debí hacer en la habitación y, cómo la cobarde que soy, me negué a mi misma la oportunidad de parecer… ¿Débil? ¿Es eso? ¿O es más bien “humana” la palabra correcta?Abrió la silla frente a mí e hice un esfuerzo por mi cuenta para sentarme sola, la mueca de una sonrisa se dibujó en su rostro pero no lo miraba de frente sino de reojo y alzando la barbilla me alejé de él. Ese hombre tenía algo que me perturbaba y luego de haberme acercado durante tanto tiempo a gente mala, era bastante extraño que eso ocurriese conmigo.En la mesa había tres platos servidos y humeantes, me abstuve de hacer ningún comentario de esos que salen por mis poros, curiosamente no tenía demasiados problemas con compartir una comida junto a
Leer más
8
–EMMET-–Quiero dormir– dijo cortante y reprimí una sonrisa.–Está bien– decidí seguirle la corriente porque, después de todo, no me pagaban para charlar con ella. Aunque tampoco es que hiciera falta eso, me entretenía mucho con ella a decir verdad.30 días transcurrieron y mi convivencia con ella era más que entretenida. Nunca sabes con lo que saldrá Lía y empiezo a cuestionarme cuánto me gusta trabajar con esta mujer.Me permitía leer sus libros a mediados de tarde mientras ella se distraía con lo mismo, la realidad era que leía un par de hojas y empezaba a moverse de forma ansiosa por todo la planta baja. Me hacía el tonto, el que no me daba cuenta, pero podía presentir que su mente no lograba concentrarse demasiado en las hojas, la comprendía, nadie en su posición debía vivir sus días sin estres y preocupación. Crisálida me dejó el sobre de pago junto al plato sobre la mesa a la hora de desayunar, el peso en mi mano era curioso. Tragué grueso contando un par de veces, la cantidad
Leer más
9
-9--LÍA-Debo admitir que nunca esperé sentirme nerviosa, pero sí, ahí estaba, sosteniéndome como una anciana de la andadera porque buscaba algo para usar en mi armario, aprovechando que Emmet y Crisálida jugaban a los jardineros y tenía completa visualización del par instalado en el patio, decidí juntar mis fuerzas y, para suerte divina, las piernas decidieron responder un poco a los llamados desesperados que le hacía. Ahora hacía muecas, observando con nostalgia la ropa que antes utilizaba. Los trajes que llevaba a juicios, las faldas tubo que utilizaba en mis clases universitarias en donde instruía a personas de mi edad, mayores y menores, y estos me observaban con atención. Los vestidos casuales hacían que los ojos se me llenaran de lágrimas, anhelando aquellas veces en las que podía darme el gusto de asistir a una fiesta, algún evento, apertura o inauguración de locales fabulosos y bailar con algo de ayuda del deshinibidor número uno: el alcohol. Mordí mi lengua, furiosa conmigo
Leer más