El precio de tu Amor

El precio de tu AmorES

Majo  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
53Capítulos
49.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

A sus 29 años, Andrew White era un importante cirujano asociado del hospital de Durango, con una carrera envidiable para cualquier hombre. Dinero, mujeres y una familia perfecta. Han pasado 6 largos años desde que Anaelise dejó Durango, y esos mismos en que jamás pudo superarla. Muy preocupado por el alejamiento que Andrew está profesando sobre su familia, su padre, Jarol White, interviene en su vida involucrando a una chica que parece inofensiva. Jarol hace un trato ofreciéndole dinero para poder seguir con sus pasantías en medicina, y ante la desesperación, Natali, sucumbe a negociar con el hombre mayor decidida a utilizar todos sus encantos para que Andrew olvide de su pasado. ¿Cuánto le costará a Natali el amor de Andrew? Y ¿cuál será el precio de su amor?

Leer más
El precio de tu Amor Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
53 chapters
Prólogo
Seis meses antes. Unas lágrimas frías cayeron por el rostro de Natali Simmons cuando su jefe le entregó la carta de despido. La temporada en Durango había sido un desastre de acuerdo a los visitantes, y el restaurante había hecho un recorte de personal por obvias razones. La chica miró la hoja en sus manos y asintió hacia el hombre que ni siquiera la miraba, y que estaba escribiendo su firma en un cheque, que sabía sería el último dinero que recibiría en este mes. No pudo evitar que su cuerpo temblara de anticipación, al verse en la nada después de esto. —Puedo saber… ¿Por qué de un momento a otro, señor Shan? —ella preguntó con la esperanza de que las cosas cambiaran en cuestión de minutos. El hombre levantó esta vez la mirada colocando la pluma en el escritorio y resopló un poco. —Sabes que no es nada personal. Mi esposa fue la que hizo este recorte. A mí me gusta tu trabajo, pero no pude objetar para con ella cuando sé que debemos
Leer más
Capítulo 1
Un viento frío chocó contra su piel en el momento que se bajó del autobús y este arrancó dejándola sola en la calle. Natali abrazó sus brazos y los frotó en tanto comenzó a caminar despacio sabiendo que estaba a solo unas cuadras de llegar a su casa.«Su casa», pensó mientras miraba al piso y daba pasos lentos. Ese lugar era todo menos eso. Después de unos días en que la habían despedido, supo que no hablaría en su casa de lo ocurrido por nada del mundo, esperaría a buscar otro trabajo, y así cumpliría con la cuota que ellos exigían. Había pensado todo este tiempo que rentar un piso era su salvación. Pero ya lo había calculado tantas veces, que no quería volver a ilusionarse con esa idea.No podía cubrir una renta, pagar estudios, y comprar su propia comida, hacer todo esto
Leer más
Capítulo 2
Jarol pasó un trago duro cuando vio que su hijo entró a su oficina, y su secretaria corrió detrás de él suplicándole con la mirada, que la disculpara por la interrupción.Con sus ojos le pidió que se retirara y ella cerró la puerta pausadamente dejándolo solo con él.—Andrew —el hombre mayor se levantó del puesto ajustando su corbata—. No te esperaba.Amaba como su hijo se veía por fuera, un hombre derecho, excelente médico, muy formal; pero odiaba con todas sus fuerzas en cómo estaba por dentro.—¿Seguro? —preguntó Andrew caminando alrededor de la mesa.—Hace unos días te esperamos para la cena… nunca apareciste, y tu madre está preocupada.—No soy un niño, y tampoco el mismo que ustedes quieren controlar, ¡entiéndanlo de una buena vez!<
Leer más
Capítulo 3
Un sabor amargo se gestó en la boca de Natali, entre tanto visualizaba el rostro carente de alguna emoción, en el hombre que tenía en su frente.La expresión que utilizó para con su hijo, solo le había creado escalofrío, y alguna sensación en su pecho que hizo que todo lo que tenía en su mente, se disipara.«¿Por qué estaba diciéndole todo esto?», se preguntó un poco nerviosa, pero antes de que sus interrogaciones salieran de su boca, Jarol apartó el portarretrato, lo puso hacia abajo, y le envió una mirada fija, seria e intimidante para su gusto.—He intentado llamar la atención de mi hijo durante los últimos años. Es un buen hombre, el mejor de todos, me atrevo a decir.Recordó el suceso de hace unos minutos donde ese hombre salió como si se lo llevara el demonio, y cuando barrió el
Leer más
Capítulo 4
Cuando estuvo fuera de la residencia de Lana, Nat se anunció tal como su amiga le pidió y fue ingresada por un vigilante, que la guio hasta el frente de la casa.Dio las gracias una vez el hombre se fue y caminó despacio hacia una hermosa casa que relucía ante sus ojos. Antes de que ella pudiera tocar la puerta, Lana apareció ofreciéndole una sonrisa, que se borró en cuanto vio su rostro.—¡Oh, Nat! ¿Qué ocurrió? —aunque el nudo en su garganta la estaba matando, negó varias veces para crear una sonrisa.—No es nada, una simple discusión con mis padres. Solo… no quiero quedarme allí hoy, y pensé en ti…—¡Por supuesto! —la chica la haló hacia el interior y cerró la puerta después—. Mis padres salieron a una cena familiar, te entiendo perfectamente, también discutí c
Leer más
Capítulo 5
Nat dudó muchas veces en entrar. Detestaba tener esta zozobra cada vez que venía a esta casa, porque a pesar de saber qué podía encontrar detrás de esa puerta, nunca estaba preparada para lo inesperado que pudiera suceder.Ya había tomado sus decisiones. Apresuradas, erróneas y llena de más problemas, pero era el polo donde menos le causaría dolor. O al menos es lo que creía ahora.El pago de su universidad en su totalidad, era lo necesario como para caminar en esa decisión firme, además de que también tenía la posibilidad de rentar una habitación cerca del recinto y tener al menos algo de paz en su vida.Por supuesto que no había recibido la suma desorbitante que Jarol le había ofrecido, por ahora solo necesitaba cubrir sus necesidades básicas, eso sin descuidar a su madre, a pesar de que ella hiciera lo contrario con ella.
Leer más
Capítulo 6
Nat se detuvo en el espejo sin poder evitar que sus labios se ensancharan en una sonrisa amplia.Se veía…—Te ves hermosa —expresó Lana interrumpiendo sus pensamientos detrás de ella.—Yo, estoy impactada, este maquillaje que hiciste, y este vestido… me hacen parecer como la cenicienta, ¡pero esta no soy yo!Nat casi gritó de la emoción mientras Lana dio una carcajada acompañando su histeria. —Eres tú, pero con un poco de maquillaje y un vestido. Sigues siendo hermosa, así no tengas nada de esto…Nat se giró sintiendo un apremio en su pecho, «¿desde cuándo alguien era así con ella?, ¿Cuándo fue la última vez que recibió una palabra amable?»«Mucho tiempo», pensó, pero parpadeó muy rápido para no de
Leer más
Capítulo 7
Natali podía sentir el cosquilleo en su cuerpo; las risas, los abucheos y todos los gritos de la locura en su círculo, se intensificaron entre tanto ella dio un paso para comenzar su caminata.Su corazón estaba desbocado, latía tan rápido que todo su rostro sentía el retumbar del ritmo, y aunque sabía lo que estaba haciendo pese a que su personalidad la ayudaba a ser espontánea y loca, ahora mismo tenía un pánico terrible en todo su ser.No había nadie para detenerla ahora, ni siquiera cuando pasó la barrera VIP, cuando estaba subiendo las escaleras para llegar a su destino.Por cuestión de los gritos, todos en su frente se dieron la vuelta y las mujeres que acompañaban a esos niños ricos la observaron con una expresión asquienta, y al mismo tiempo los hombres forjaron una sonrisa ante su atrevimiento, en especial, el cumpleañero.<
Leer más
Capítulo 8
Nat resopló sacando todo el aire de sus pulmones mientras guardó su móvil en la cartera elegante, que Lana le prestó. No pudo evitar mirar al cielo negro, tratando de sostener las lágrimas que se le acumularon en sus ojos por la pelea que acababa de tener con su hermana.«¿Injusta?, ¿acaso ella se había vuelto loca? ¿Cómo podía llamarle injusta y degenerada por querer irse de su casa y rentar una pieza para ella?», además estaba muy preocupada con lo de “Grace se puso algo enferma”, “Y si le pasa algo será tu culpa”Estaba segura de que el hecho de irse de su casa no iba a menguar los problemas, y se preguntó cuánto más iba a aguantar esta situación.—¡Oye! —un grito la hizo saltar y disipar sus pensamientos confusos—. No puedes irte todavía, Alexey y y
Leer más
Capítulo 9
—¿De verdad estamos yendo al club Livenly? —Nat escuchó la pregunta de Lana volviendo con el tema en el que persistía desde hace media hora cuando la levantó de la cama, ella estaba intentando indicarle al taxista la dirección de la cafetería a donde debía dirigirse primero, así que pasando un trago algo incómodo, giró la cabeza para añadir una sonrisa a su rostro y mostrarle que esto era una cotidianidad en su nuevo trabajo.—Primero iremos a una cafetería. Esto es trabajo, solo que me dije: ¿Por qué no? Lana se ha portado excelente conmigo, así que ella puede disfrutar su día libre en el mejor club de Durango, mientras yo… —por un momento pensó, ¿qué era precisamente lo que debía hacer con Andrew en el sitio?, pero esperaba que no fuese sentarse en una silla a tomar el sol y a mostrarle su cuerpo semidesnu
Leer más