Más que enemigos

Más que enemigosES

Yuliana_ gil  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
29Capítulos
799leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Abby y Lian son unos adolescentes de 17 años que, tras años sin verse, se vuelven a reencontrar. Y aunque ellos sabian que no volverían a retomar la antigua amistad que tenían, la cual ya se había visto arruinada por errores cometidos en el pasado, nunca se les pasó por la cabeza que una serie de eventos los llevaría a crear una enemistad; pero mucho menos que con el tiempo comenzarían a desarrollar sentimientos uno por el otro. Pero como dice: del odio al amor solo hay un paso. Sin embargo ¿Que tan largo será ese paso que tendrán que dar para convertirse en... MAS QUE ENEMIGOS?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
29 chapters
Prólogo.
Mi padre solía decir que las mejores cosas venían cuando menos lo esperábamos, y en algunos casos de quien menos la esperábamos. En ese tiempo no entendia muy bien a qué se refería. Hasta que me sucedió. Y vaya que si fue de alguien inesperado. En mi defensa era casi imposible imaginar que ese chico sarcástico y burlón llamado Lian, que incluso fue por un tiempo mi "enemigo", se terminaría convirtiendo para mí en algo más que un... ¿Enemigo? Si me hubieras dicho eso un tiempo atrás de seguro diría que estás mal de la cabeza y que necesitas medicación. Pero la vida nos ha demostardo que lo mejor siempre llega de último. Y que para que eso llegue a suceder hay que pasar antes por muchas cosas, tanto buenas, como malas. Y en mi caso tuvieron que pasar muchas cosas locas para que
Leer más
1."qué suerte la mía"
— Listo, esas son todas — Digo para mí misma mientras dejo la última caja en el suelo de mi nueva habitación. Justo en ese momento el sonido de mi teléfono, avisando que alguien llama, llena el silencio del cuarto; haciendo que me sobresalté un poco. Reviso la pantalla de este, al ver el nombre de quien llama, una sonrisa involuntaria aparece en mis labios. Me recuesto en el colchón de mi cama, el cual está sin sabanas, para contestar el teléfono. Apenas lo hago, esa voz animada y tan conocida inunda mis oídos. — ¿Cómo va todo, sis?— Pregunta mi mejor amigo al otro lado del teléfono. Carter y yo nos conocimos cuando teníamos 11 años de edad. El vive en el mismo edificio en el que yo vivía. El día en que mi mama y yo nos mudamos, mientras desempacábamos nuestra
Leer más
2. El reencuentro.
— ¿y bueno...? — sí, ese es Lian esperando a que diga algo. — yo... he bueno yo... ya sabes estaba...— y si, esa soy yo y mi patético intento de responder a su pregunta. Pero es que es muy difícil poder decir algo coherente cuando tu cabeza está hecha un lío. Sucede que las personitas que allí habitan son un desastre en este momento. Unas corren como locas. Otras están paralizadas. Las más razonables tratan de recordar que hacía yo ahí. Unas gritan ¡¡CORRE, PERRA, CORRE!! Eso es precisamente lo que quiero hacer, pero él está justo en la puerta, así que no sería posible. Y otras, las hormonales, solo disfrutan de la vista. Y no las culpo, porque de verdad que es una muy buena vista. De hecho si nos encontráramos en una situación diferente de seguro yo estaría como ellas. Lian ha cambiado mucho desde la última vez que lo vi. Eso fue hace dos años, en una de las pocas veces que mama y yo pudimos venir para navidad. Pero en ese tiempo el tenía uno
Leer más
3. Primer día de escuela.
Justo a las 7:15 AM la alarma del teléfono suena, despertándome de mi maravilloso sueño ¿porque es que siempre nos despiertan en las mejores partes de nuestros sueños? no es justo.   Después de quedarme como media hora viendo a la nada, pensando en quien sabe que, me levanto para ir al baño, me cepillo los dientes y me ducho con agua caliente. Al salir me visto me pongo unos jeans negros, unos tenis y una sudadera. El otoño está comenzando y el frio es horrible, no me quiero ni imaginar cómo será en invierno. Luego me peino con una simple coleta alta, me coloco mi mochila y salgo de la habitación. No me voy a molestar en ponerme maquillaje, me da flojera.   Cuando bajo, la casa está llena del increíble olor de huevos con tocino y pan tostado. Ese desayuno siempre lo prepara mama cuando es mi primer día de clases, o mi cumple años, o cualquier fecha importante. Se debe a que es nuestro favorito. Y se convirtió como en una tradición. &
Leer más
4. Los Reyes.
Como no me queda de otra me encamino hacia las puertas dobles de entrada. Al menos el idiota mayor no mintió, porque en la primera puerta a la izquierda hay un cartel de madera donde se puede leer "Dirección" Toco la puerta y un suave pase se escucha del otro lado. Al entrara me recibe lo que parece una pequeña sala de espera, con varias puertas y en el centro hay un escrito con un cartelito que dice "secretaria" y una señora de lentes sentada detrás de él escribiendo unas cosas un una computadora. Al acercarme ella me dice que va a buscar mis cosas y que espere un momento. Después de que la secretaria desapareciera, detrás de unas de las puertas, voy a sentarme en una de las sillas de la esquina que la señora me señalo. Me siento al lado de una chica con cabello corto y negro, más o menos de mí edad, la cual no me había percatado de que estaba allí. Ella me regala una sonrisa de boca cerrada y yo se la devuelvo.
Leer más
5. Cosas cochombrosas.
Cuando finalmente llego a la casa, el delicioso calor que hay en su interior me recibe; calentando mi fría piel y congelados huesos. No recordaba que este lugar fuese tanto frío. Todavía sigue siendo un poco extraño entrar en esta casa, se siente como si estuviera en la casa de alguien más. Pero solo tengo que darle tiempo hasta terminar convirtiéndolo en mi hogar. Aun cuando esto sea un poco difícil para mí. Mi padre un día me dijo que un hogar no es una casa o un lugar en especifico; un hogar son todas aquellas personas que llevamos en nuestro corazón. Pero desde que el falleció siento como si mi hogar estuviera incompleto, no importa con quien, o donde me encuentre siempre hay un vacío. Pero estoy dispuesta a trabajar en ello. ¿Cómo? No lo sé, pero lo intentare. Mama no se encuentra en casa, esa es una de las desventajas de su nuevo empleo; ella debe pasar más tiempo ahí, y llega a eso de las 7 u 8 de la tarde. Esa noticia me desanimo mucho, ya que desde q
Leer más
6. Noche de chicas.
Como a las 8 de la noche estoy leyendo un libro que Carter me recomendó, aunque este no me termina de convencer. Y no porque sea malo, sino porque esa relación toxica y dramática que tienen los personajes me estresa, a mi me gustan más los romances tranquilos. Este estilo de libros van más con Carter, porque el drama y el parecen un mismo ser. Y no pasa mucho tiempo cuando escucho el auto de mama estacionarse afuera. No sé si soy solo yo, o a otros les pasa igual, pero siento como si los carros tuviesen sonidos particulares. Puedo diferenciar el carro de mi madre del de otros. Tal vez si estoy más loca de lo que pensaba. Bajo las escaleras contenta porque ya no estoy sola en la casa y espero en el último escalón a que ella entre. Un rato después la puerta se abre y la figura de mi señora madre pasa por esta, pero se le hace un poco complicado por las bolsas y la caja cuadrada que lleva en los brazos. — Hola, mi amor —saluda mama con cariño. —H
Leer más
7. El castigo.
—Pareces una bruja —le digo a mi reflejo en el espejo del baño.Esta mañana desperté con una cara de muerta horrible, tengo unas ojeras iguales a las de Emily del cadáver de la novia. Así que después de cepillar mis dientes y ducharme, decido ponerme un poco de maquillaje para tapar estas ojeras tercermundistas.Cuando salgo del baño me visto y recojo mi mochila para bajar a desayunar, pero mi teléfono suena avisándome que he recibido un mensaje, y para mi sorpresa es de la última persona en este mundo de la que esperaría que me mandara uno.Si, Lian.El idiota mayor:Oye loca. Mi mama está molesta porque no te di el recorrido, y a parte también por lo de la detención. Así que como castigo ahora tengo que llevarte y traerte de la escuela hasta que consigas la manera de ir tu sola. Te mando un mensaje cuando e
Leer más
8. La amenaza.
— ¿en serio te agrada ese neandertal?—sí, bueno no me ha hecho algo como para no hacerlo —respondo con indiferencia.—Todavía —murmura Clara.Apenas salimos a el receso no pude contenerme mas y termine soltándole un montón de preguntas a Clara respecto a lo sucedido hace rato en el salón; pero ella no parece muy dispuesta a responderlas. Ahora nos encontramos devolviendo nuestras bandejas de comida y salimos de la cafetería.—a ver ¿Qué te ha hecho para que te caiga tan mal? —interrogo.—no se trata de lo que me ha hecho a mí, sino a la gran mayoría de las chicas de esta escuela —cuenta— es un perro, no ha soltado a una cuando ya está detrás de otra.—Pues yo creo que le gustas —canturreo.Ella suelta un sonoro "ja" y luego niega con la cabeza.—si, como la otr
Leer más
9. El bipolar.
Hoy en la mañana me desperté, no solo con unas ojeras terribles, sino también con un enorme grano en la frente. ¿No se los había dicho ya? Cuando tengo un poco de buena suerte, la mala no tarda en llegar. Después de ducharme y ponerme un poco de maquillaje, para disimular mis ojeras y la espinilla, a la cual me tome la libertad de llamar Roberta, cogí mi mochila y mi guitarra, y baje a desayunar.Hoy voy a presentarme en las audiciones para la clase de música, solo espero que mi magnifica fortuna-nótese el sarcasmo- no se haga presente.Después de desayunar con mama, ella se va para su trabajo y yo me quedo esperando al idiota mayor... y también orando para que el no pregunte nada de ayer. Pero conociendo mi suerte y como le encanta a esta hacerme sufrir, me invento una historia para justificar mi actitud; porque mujer precavida vale por dos. Espero que Lian se la trague.
Leer más