Mi Amada Tentación

Mi Amada TentaciónES

Eridania J. Reinoso  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
26Capítulos
5.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Christian es un sacerdote con un pasado que lo persigue y Elizabeth una maestra en busca de nuevas aventuras. Por circunstancias de la vida deberán hacer un viaje solos que despertará los sentimientos más salvajes y las ansias de caer en la tentación. ¿Podrán resistir? o el pecado y los oscuros secretos los quemarán.

Leer más
Mi Amada Tentación Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
26 chapters
Casualidad
«Y debo decir que confío en la casualidad de haberte conocido».Julio Cortázar ¿Alguna persona puede decir que no se ha dejado tentar por un pecado irresistible? Bueno, en esta ocasión yo fui la tentación disfrazada de mujer que lo hizo pecar. ¿Qué es el destino? ¿Una casualidad que te pone en el lugar y el momento correcto? O ¿Una madeja de lana que va entretejiendo tu historia y de la que no podemos escapar? Sea lo que sea, bendito sea el destino que me llevó hasta él.Eran las 4:15 p.m. y estaba atrapada en el tráfico de la autopista 826. «¡Bendita ciudad de Miami y sus horas pico!», pensé furiosa mientras miraba los vehículos a ambos lados del taxi. «¿Por qué a todos se les ocurre salir de sus trabajos justo cuando me dirijo al aeropuerto? No puedo perder mi vuelo, estas so
Leer más
Camila D’Angelo
«Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón».Gabriel García Márquez Después de ocho horas de vuelo, por fin aterrizamos en Madrid. Dormí la mayoría del tiempo pero estaba estropeada y aún mi camino no terminaba. Otra vez emprendí la carrera para tomar mi siguiente vuelo con destino Milán, donde me esperaba Camila. Era un vuelo más corto, por lo que el avión era diminuto en comparación con el anterior.Me emocionaba reencontrarme con Camila. La consideraba como una de mis mejores amigas, la que siempre había estado para mí en los momentos que más la necesité, a pesar de la distancia. Me apoyó durante la enfermedad de mi padre y me ayudó a superar su partida. Nos conocimos en Florida International University[1] cuando apenas yo tenía vei
Leer más
El padre Cristiano
«No sé cuántas vidas me faltan, pero en cada una, espero encontrarme contigo».Edgar Oceransky Estacionamos el auto y nos sentamos en el área de llegada a esperar hasta que saliera el padre Cristiano. Camila se acercó a una de las pantallas y vio que el vuelo acababa de aterrizar, así que no tardaría en encontrarse con nosotras.Mientras tanto, Camila y yo charlamos sobre las cosas que haríamos en Grecia, y quedamos de acuerdo que ir a la isla de Mikonos ya no era una opción por respeto a nuestro clérigo acompañante. Aquella pequeña isla era la madre de las fiestas, algo así como Sodoma y Gomorra,  y no queríamos incomodarlo, aunque nosotras nos moríamos por visitarla e irnos de rumba hasta el siguiente día.El celular de Camila volvió a sonar estrepitosamente. Ella se levantó de su asiento y camin&
Leer más
Teen Today
«En la vida no importa dónde viajes, solo importa con quién lo hagas».Charles Schulz —Tendrán que disculparme —comenzó a decir Camila con cara triste—. Estoy pasando por una terrible situación en Teen Today y debo resolverlas lo antes posible. Me temo que debo pedirles que cuando terminen de cenar tomen un taxi de regreso al apartamento porque debo irme a la empresa ahora mismo.—¿Qué es lo que sucede, Camila? —preguntó Christian preocupado.—No quería arruinarle la noche con esto, pero los diseños de la colección de la Semana de la Moda se han filtrado y la competencia nos ha plagiado. He tratado de resolverlo con los abogados, pero debo ir a reunirme con ellos en este momento para ver los pasos que vamos a seguir. No sé a qué horas llegaré a casa. Siento tanto tener que dejarlo
Leer más
¿Hay algún hombre fiel?
«El amor es respeto, lealtad y fidelidad, es compartir nuestros sueños y trabajar juntos para convertirlos en realidad». Eduardo Alighieri. —Eres increíble, mi amor —dijo mientras se hacía un espacio junto a mí en el sofá.—Tú también lo eres, mi amor—. Aunque en esta oportunidad no había sido tan increíble.—Tenía muchos deseos de estar contigo, no pude aguantar mucho. Te prometo que voy a recompensarte la próxima vez.—Está bien, cariño. Luego continuamos donde nos quedamos.—Lamento tener que irme. Mi deseo era pasar la noche contigo.—Siempre habrán más noches y estoy segura que las que pasaremos en Grecia serán las mejores de nuestras vidas. No te arrepentirás. Grecia es un lugar muy romántico y se presta para todo lo que una parej
Leer más
Atenas, tierra de dioses
«Y que el amor nos encuentre tomados de la mano». Daniel Spiegel Durante la primera hora de vuelo, Christian y yo no dijimos ni una palabra. Por un rato estuvo escribiendo en una libreta y me intrigó mucho saber sobre qué escribía. Después de eso sólo hablamos trivialidades sobre el clima, la calidad de la aerolínea y mirábamos el paisaje por la ventanilla del avión. El tiempo transcurrió rápido y luego de dos horas y algunos minutos de vuelo el avión puso sus ruedas sobre tierra firme.La alegría rebosaba mi corazón, pues por fin habíamos llegado a mi ciudad de ensueño. El aeropuerto estaba lleno de gente, pero el tránsito de personas era muy fluido. Estas fechas del año aumentaba en gran cantidad la afluencia de turistas. A la salida buscamos el autobús que nos llevaría a la Plaza Sint
Leer más
El sabor de la ambrosía
«Las cosas prohibidas tienen un encanto secreto». Publio Cornelio Inmediatamente se ocultó el sol, la noche no se hizo esperar. Emprendimos el retorno al apartamento con rapidez, ya que, aunque parecía un lugar seguro, nunca se debía ser tan confianzudo en un país que apenas estábamos explorando. Al regreso, encontramos la escalinata oficial y la bajada fue mucho más rápida y menos incómoda que la subida, además, estaba iluminada por postes de luz. De camino, entramos a un supermarket y compramos las cosas que nos hacían falta para los días que estaríamos en Atenas.— Kaliníjta[1] —saludó el joven griego de la caja mientras iba pasando los artículos por el lector de códigos.—Kaliníjta —respondió Christian, quien al parecer conocía algu
Leer más
No nos dejes caer en la tentación
«No me tientes, que, si nos tentamos, no nos podremos olvidar».Mario Benedetti A mitad de la noche desperté, escuchaba un ruido perturbador. Me di la vuelta y observé que Christian estaba boca arriba y balbuceaba unas palabras. Hablaba en un idioma que no conocía y repitió varias veces una palabra «Zawadi». Tenía los puños apretados y la frente empapada de sudor. Al parecer estaba teniendo una pesadilla. Dada la experiencia que tuve al tocarlo para despertarlo, me limité a llamarlo por su nombre. Tuve casi que gritar para que recuperara la consciencia. Él despertó violentamente llevando sus manos al pecho y se palpaba atemorizado mientras hiperventilaba con desesperación.—¿Estás bien? Parece que tenías una pesadilla.Él me miró y pareció darse cuenta de dónde y con quién estaba
Leer más
Bésame otra vez
«Besar es como beber agua salada: bebes y aumenta tu sed».Proverbio Chino Empezaba a preocuparme por él, pues el sol estaba ocultándose y Christian no había regresado. Tomé la decisión de salir a buscarlo. Ciertamente él me fascinaba, pero si iba a hacerlo sentir la peor persona del mundo, prefería pedirle disculpas por lo sucedido y hacer a un lado mis sentimientos por él, y continuar como si nada hubiera pasado. Me moría de ganas de estar con él, pero no le haría la vida miserable para satisfacer mis caprichos. Además, yo no era una maniática desesperada por tener sexo con un hombre. Antes de salir del apartamento, mi celular comenzó a vibrar. Era mi mamá. Tuve la tentación de no contestarle, pero ella no me llamaría si no fuera importante.—Hola, mamá —dije fingiendo emoci&oa
Leer más
Solo ámame
«La pasión a menudo convierte en loco al más sensato de los hombres, y a menudo también hace sensatos a los más locos». François De la Rochefoucauld. Christian permitió que la tentación lo venciera. Su razón se nubló por los ardientes deseos que tenía y sus labios buscaron los míos como imanes. Me besó con las mismas ganas con que lo había hecho en la tarde. Mi querido padre era un poco torpe e inexperto, pero lo salvaje de sus besos me gustaba mucho. Su lengua y la mía se hicieron mejores amigas y no deseaban que las separaran. Tenía su rostro entre mis manos y esta vez no permitiría que huyera lejos de mí. Esta noche Christian dejaría de ser virgen.Al principio sus manos me tocaron con timidez, pero una vez sintió la suficiente confianza, me acarició a su antojo, unas veces suave y otras con fi
Leer más