Sebastián Russo: El demonio de Valencia

Sebastián Russo: El demonio de ValenciaES

Karen Terminel  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
77Capítulos
5.2Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Sebastián Russo, mejor conocido como el demonio de Valencia. Buscado mundialmente por tráfico de drogas, asesinatos y su especialidad en lavado de dinero. Reconocido como el hombre más peligroso del mundo, se dice que mujer que mira, mujer que es suya. En especial Isabella Renaldi, una periodista que tras un trágico accidente olvido por completo al amor de su vida, Sebastián Russo. Identificador de derechos: 2011015770862

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
77 chapters
NOTA Y ANTECEDENTES
NECESARIO leer esta nota para poder conocer un poco de los antecedentes de los personajes. Sebastián y Isabella siempre fueron muy diferentes. Él nació en una cuna de oro, siendo deseado y amado por su familia. Siempre obtuvo lo que quiso cuando lo quiso y nunca aprendió a recibir un NO como respuesta. A muy corta edad conoció el verdadero mundo oscuro que sus padres habían intentado alejar, pero él ya había nacido perteneciendo a esa oscuridad. Siendo un sociópata de naturaleza nunca tuvo problemas para asesinar, lastimar y mucho menos chantajear  a alguien cuando quería algo e incluso cuando recibía un simple no. Ella en cambio fue producto de un pecado. Nunca fue deseada por su familia hasta que notaron su gran capacidad para generar dinero. Siempre mantuvo una sonrisa amigable en su rostro  y siempre se mantuvo dispuesta a ayudar. A causa de ello siempre se ganó el corazón
Leer más
1
TRES DIAS DESPUÉS DE QUE SEBASTIÁN LA MIRARA(Narración: Isabella)Con gritos cargados de terror las personas corren huyendo de él, intentando salvar sus vidas. En cambio, él camina con una amplia y divertida sonrisa en su perfecto rostro que solo demuestra lo mucho que está disfrutando de la situación.El lujoso rifle se mantiene firmemente en su pálida y tatuada mano como si fuese una extensión de él. Sus pasos están cargados de arrogancia y superioridad que solo lo hacen lucir aún más poderoso de lo que ya es.Sus gruesos y amplios hombros se contornean suavemente con cada uno de los pasos que da por el lugar, sus profundos ojos azules parecen navajas de doble filo que amenazan con dañar a cualquiera que se atraviese en su camino. Su rostro por excelencia es el pecado en vida, con sus perfectos rasgos italianos que te demu
Leer más
2
(Narración: Sebastián)Me importa un carajo si la he secuestrado, si la he asustado o si la he lastimado. Desde el momento que la vi en la televisión  supe que era mía.El simple hecho de saber que finalmente la tengo en casa me pone tan ansioso. Mirándola frente a mí con mi corbata amarrando sus manos me hace desear querer besarla una y otra vesz, incluso cuando está dormida. Quiero escucharla gritar mi nombre mientras suplica por un poco más, quiero que maúlle como la gatita que sé que es mientras la llevo al borde de la locura.Puedo ver como sus ojos se abren lentamente al escuchar la ligera música clásica de mi oficina. Clavo la mirada en sus piernas y suspiró al darme cuenta que mis pantalones comienzan a molestarme por completo.La mirada de Isabella viaja por todos los rincones de la habitación, excepto en mi. Cosa que me enfurec
Leer más
3
(NARRACIÓN: ISABELLA) Me siento tan desesperada en estos momentos, mi alma y pensamientos  gritan de dolor al ser fuertemente traumatizados. Puedo sentir como todo dentro de mí se derrumba completo con cada imagen desagradable que veo. No puedo digerirlo por completo pero él me obliga a hacerlo. Tengo asco de mi misma al estar haciendo esto, observando como personas desconocidas sufrieron en sus manos. Él es completamente enorme, es alto, fuerte y poderoso. Al igual que su reputación, el mismo obliga a mis ojos no cerrarse. No hay manera que pueda defenderme de él, no hay ninguna oportunidad de poder huir y mantener a salvo a mi familia. Solo tengo que sobrevivir siete meses en este horrible lugar.Toda mi vida fui una miserable  y sigo siendo una miserable. Desde que el demonio de valencia salió a la luz siempre deseé este momento, desee estar a su lado. Y ahora que lo est
Leer más
4
(NARRACIÓN: SEBASTIÁN)En verdad estoy dando lo mejor de mí para no tenerla en este mismo momento. Pero su cuerpo está volviéndome loco.Intenta escapar de mí pero es imposible. La tengo sujetada de la cintura, arrinconandola contra la mesa. Su hermoso rostro queda a centimbetros de mi, listo para ser devorado por mi.—Te lo suplico– susurra cuando la palma de mi mano acaricia su mejilla. — no me toques... solo dejame ir a dormir.Me alejo de ella y me llevo las manos a la cabeza. Estoy volviéndome loco de deseo y ella no puede notarlo. ¿Por qué no puede ser buena chica y consentirme un poco?Isabella se mueve con timidez y se aleja de la mesa. Me mira por unos momentos y gruño totalmente molesto. ¿Qué tan difícil es hacer un esfuerzo para complacerme mí? ¡Nada! Es una mala chica, no sabe lo que está perd
Leer más
5
(NARRACION: ISABELLA)Me sentía en el paraíso sin Sebastián atrás de mí, sin sus miradas insinuantes y sin sus toqueteos indebidos. La ama de llaves me ha dado un tour por toda la casa y ahora sé dónde se encuentra la habitación de Sebastián pero al parecer es muy envidioso con su espacio y tengo prohibido entrar en ese lugar, al igual que tengo prohibido entrar a la galería y en especial a la librería. Se me hace un poco obsesivo de parte de Sebastián prohibirme áreas de la casa, me hace sentir como la princesa bella, en un maldito castillo.—Señorita, ¿Quiere ir al jardín?— me pregunta la señora Cristina y yo sonrío levemente.—¿Tengo permitido ir al jardín?— le pregunto y ella asiente con rapidez.—Puede ir al jardín las veces que usted desee.—Ento
Leer más
6
(NARRACION: ISABELLA)Estoy colgada en medio de la habitación, totalmente desnuda e inmovilizada. Estoy a su merced y él lo sabe.—¿Cuál es el castigo?— pregunto con nerviosismo, Sebastián suelta una pequeña risita burlona y se acerca a mí para terminar pasando su lengua húmeda por mi pecho izquierdo. Jadeo suavemente de placer y gimoteo al sentir sus labios rozar mi pezón para después tomarlo entre sus dientes y mordisquearlo un poco.Sebastián se aleja con una amplia sonrisa y me mira a los ojos.—¿Quieres saber cuál es tu castigo?— me pregunta y yo asiento levemente mientras mantengo mis brazos hacia arriba por culpa de las cuerdas.— te voy a azotar... cien veces y tienes que contarlas cariño.Ni siquiera puedo decir una sola palabra, mi cuerpo está temblando en una mezcla de pánico y nerv
Leer más
7
(NARRACIÓN: ISABELLA) Probablemente acabo de cometer el error más grande de mi viva. Acabo de entregar mi cuerpo al hombre más poderoso del mundo. Al mafioso y asesino más conocido del mundo. Tengo tanto miedo que estoy segura que él puede olerlo. Me mira como si fuera una carnada, como si fuera un delicioso trozo de carne y el un náufrago que no ha comido en días.Sus ojos son completamente oscuros, lucen tan diabólicos bajo la tenue luz de la habitación. Estoy segura que han oscurecido bastante desde que entramos a la habitación.Mi cabeza cae hacia atrás cuando su húmeda lengua se pasa por mis piernas, limpiándome y saboreando todo mi sabor. Es tan vergonzoso que hago lo posible para no verlo,  sus caricias son tan deliciosas que nuevamente me veo en el oscuro borde del orgasmo, cayendo con fuerza.Jadeo relajada cuando finalmente suel
Leer más
8
(NARRACION: SEBASTIÁN)La follé por horas. Se lo advertí, le dije que lo haría y ella termino aceptándolo. Estoy ansioso por volver a sentir su estreches, sus pequeños escalofríos y sobre todo por escuchar sus delicados gemidos.Aprieto el botón de la pared y esperó un poco hasta que la puerta se abra. La señora Cristina me mira y me cruzo de brazos.—Prepara la cama de Isabella. — ordeno.—Si, joven — dice la anciana y se retira de la habitación. Termino de acomodarme la camisa y suspiro antes de tomar a Isabella y cargarla. Jalo la sabana de la cama y la cubro. Salgo de la habitación con ella en brazos. Respira tranquilamente sobre mi pecho, la miro fijamente mientras camino por el pasill
Leer más
9
Despierto cuando los rayos de sol comienzan a golpear mi rostro. Maldigo en voz baja y ruego por la cama en busca de un poco más de oscuridad. Me detengo levemente al sentir mi cuerpo gritar a causa de lo adolorida que me ha dejado Sebastián. No quiero admitirlo pero anoche fue sorprendente.Nunca había experimentado esa sensación de ser dominada y complacida al mismo tiempo. Hay algo en él que no puedo describir, algo que me jala como un imán y a la vez me aterroriza. Sé que debo de escapar de este lugar, sé que él está loco y en cualquier momento podría perder la cabeza y asesinarme para terminar clavándome en un poste o peor aún... podría venderme a un mafioso igual de psicópata que él.—Señorita, buenos días...– me susurra Cristina con suavidad
Leer más