MARÍA

MARÍAES

Mary Ere  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
36Capítulos
2.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

La vida no es lo que uno espera, María lo aprendió de la peor manera. Y de la peor manera, también, aprendió que amar no es tan fácil como uno se imagina. María sufrió demasiado, tanto que se convirtió en una mujer sin corazón y capaz de cualquier cosa por obtener lo que quiere. Pero la vida no es tan buena como quisiéramos, y es la vida quien le demuestra a María que uno viene al mundo para ser feliz a pesar de todo y qué, si uno lo olvida, ella siempre encontrará la manera de recordárnoslo. A la vida, o le seguimos el paso, o nos arrastra con ella. María se dará cuenta de ello sí o sí. Pero, ojalá no lo haga demasiado tarde.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
36 chapters
I. LA HUÍDA [PRIMERA PARTE]
Sabía que correr no era la mejor opción, pero yo debía llegar a algún lado, tenía que salir de esa situación tan pronto como me fuera posible. Corría sin rumbo, también lo sabía, pero no había mucho más qué hacer, a final de cuentas, a algún sitio debía llegar. No es posible correr por siempre sin encontrar nada en tu camino. Algo pasaría, eso era seguro, no sabía qué y, para ser honesta, tampoco esperaba nada maravilloso. Tal vez un oscuro y desértico espacio en donde pudiera calmar mi agitado corazón, que no dejaba de pedir un respiro más profundo, y en donde pudiera tomar el tan anhelado descanso que mis piernas solicitaban.No aguantaría mucho más, eso también era seguro, pero no podía detenerme, no podía dejarme alcanzar, sería el fin si cayera en sus manos.Ya no me resta
Leer más
II. DESPERTAR
No recordaba mucho de lo sucedido; en realidad, no sabía nada de lo que pudo haber pasado, solo sabía que estaba despertando en una cama, una cama de verdad, con sábanas genuinas. Ni siquiera podía recordar la sensación de eso, pero se sentía bastante bien.Abrí los ojos revisando mi entorno, una habitación iluminada y limpia. ¡La puerta! De pronto la puerta se convirtió en una enorme preocupación, el solo hecho de pensar que estaría atrapada de nuevo me quitó el aliento.Miré a todas partes para ubicarla y la encontré, sentí que respiré de nuevo, estaba allí y estaba abierta. No recuerdo haberme incorporado, pero una vez segura de que la puerta no interfería con mi libertad me dejé caer en esa almohada que en serio se sentía bien.Extrañamente tranquila, respiraba serena y profundamente, como no lo había
Leer más
III. UNA VIDA
Seguía sumergida en mis pensamientos cuando escuché una risita, la causante era la cabecita que se asomaba por el arco de la puerta. La miré, dije hola, dijo hola y volvió a reír.Una pequeña niña entró a la habitación lentamente, revisándome de arriba abajo. Lo que habría dado entonces por poder responder a su carita sonriente con una sonrisa, pero no pude hacerlo, solo la miré sonreír sintiendo envidia de la buena.Ella me miraba con unos ojos que irradiaban emoción y curiosidad, que escudriñaban cada parte de mí y que, de haber sido posible, estoy segura desearían ver más allá de lo que alcanzaba su vista. Pero, por fortuna para ella, el ver al desnudo el alma de las otras personas no es posible, y de la mía no le habría gustado lo que tendría que ver.—Me llamo Loli —dijo—, ¿t&uacut
Leer más
IV. PREGUNTAS
"¿Quién eres, qué quieres, quién te manda, cuál es tu propósito, qué buscas?" Unas cuantas de las muchas interrogantes con las que el señor Mateo se dirigió al agresor capturado.Me quedé helada cuando me señaló y, con una espantosa sonrisa delineándole el rostro, dijo que a mí.«¿A mí?, ¿por qué a mí?»Para ser sincera no quería saber la verdad, pero mis benefactores sí, por eso pensé en preguntar, pero su mirada inquisitiva y esa sonrisa burlona me robaron todo el valor que aún intentaba acumular. Quise huir de la verdad que se avecinaba, así que intenté salir del lugar, pero fueron sus palabras un rayo que me fulminó.—¿Te vas, princesita? Sentí el cuerpo pesado, tan pesado que no pude sostener
Leer más
V. RESPUESTAS
—¿Lograron saber algo de ese tipo? —pregunté poniendo un temor fingido sobre la malsana curiosidad que me movía a preguntar.—Nada —respondió Mateo—, después de que saliste corriendo el sujeto se mordió la lengua y murió.—¿Murió?Incredulidad pura estaba detrás de la pregunta y, ante la respuesta afirmativa de Mateo, agaché la cabeza para que no pudiera ver la expresión de mi rosto. No podía fingir no estar feliz y, después de todo, la muerte de alguien no era algo que a Meredit le causara felicidad. Pero, tal y como lo esperaba, después de que alguien como Vic apareciera, las cosas no podían más que tensarse.—¿Sabes quién era él? —preguntó Mateo provocándome un choque de emociones.Mi necesidad de quedarme con ellos y mi deseo de segu
Leer más
VI. REENCUENTRO [Primera parte]
—¿Y Vic? —preguntó alguien a mis espaldas cuando, después de cerrarla, recargué mi frente a la puerta. Era una voz desagradablemente familiar.—Si lo echas mucho de menos puedo enviarte con él, porque él no va a volver —informé girando mi cuerpo para encontrarme con un hombre alto y fornido de cabello grisáceo.Escuché una vez más esa tétrica risa que me ponía los pelos de punta, y que de verdad me hubiera gustado no haber tenido que escuchar nunca más.» Me daré un baño, estoy cansada —informé y caminé en dirección a mi habitación intentando no tener que entablar una conversación con él.—Las reglas no han cambiado —dijo sosteniendo mi mano que atrapó cuando pasé a su lado—. Aunque te pudra el hígado, nos veremos a las ocho
Leer más
VII. ÁNGEL Y MARÍA
Después de que mi madre, la amante de Señor, muriera, éste debió hacerse cargo de mí. Me trasladé a su casa cuando yo tenía seis años de edad, ahí fue donde conocí a Ángel, el hijo legítimo de mi padre; él tenía nueve años.Viviendo juntos, todo el mundo pudo darse cuenta que Ángel y yo compartíamos muchas cosas: además del mismo padre, la madre de ninguno vivía, amábamos el aire libre, correr, el mousse de chocolate, odiábamos las fresas, adorábamos leer y, sobre todo, disfrutábamos de hacer todo eso juntos.Todos decían que junto a mí había llegado la alegría a la casa, Ángel no era más el niño solitario y apático que todos conocían, la casa no era más silenciosa e incluso el Señor había llegado a sonreír. Pero yo no cr
Leer más
VIII. SONRISAS FINGIDAS
Pasaba de medio día cuando los golpes en mi puerta me obligaron a despertar y a salir de la cama.—Abre la puerta, María —escuché la que parecía la voz de Señor.Soportando el dolor de cabeza atravesé un departamento que me mataba con su claridad a cada paso que daba, y los golpes en la puerta me hacían incomodar mucho más. —Voy, ya voy —dije.Mi respuesta a los llamados de la puerta era casi suplica implorando silencio. Abrí la puerta y, en efecto, era Señor quien estaba delante de mi puerta, él y dos de los hombres en que más confiaba y que siempre estaban junto a él.—Te ves terrible —dijo después de entrar a mi departamento como si fuera su casa, yo solo le miré sin contestar a su halago.—¿A qué vino, Señor? —pregunté y él sonr&iacut
Leer más
IX. EL ÚLTIMO TRABAJO
Llegamos a una elegante fiesta, el salón estaba iluminado en cada rincón, las damas vestían los más bellos vestidos, los hombres más pulcros, la comida más exquisita, todo era simplemente lo mejor de lo mejor, no se podía esperar menos de una fiesta llena de políticos y aristócratas.A pesar de que mi hermano y yo éramos élite social, todas esas personas no tenían idea de quienes éramos nosotros, pues, aunque nos movíamos por las mismas calles, nuestros mundos eran diferentes, ellos caminaban en la luz y nosotros en la sombra, por eso logramos pasar desapercibidos, como debía ser.Para muchos fuimos una joven pareja en un evento de beneficencia, pero para una persona fuimos el demonio reclamando su alma pecadora. ¿Su crimen? Quizá estar en el camino de alguien más, de quien nos había puesto en ese magnífico escenario q
Leer más
X. TERRENSE
Mi abuela creía que los detalles de nuestra vida decían mucho de nosotros. Según ella, la fecha de cumpleaños, el color de ojos, la forma de los labios y cosas de ese tipo podrían definir nuestra personalidad y presagiaban nuestros destinos.Voy a suponer que todo lo que ella creía era cierto, y también creeré que no nací bajo la influencia indulgente de ninguna estrella, ya que eso bien podía justificar la vida que había tenido que soportar y el futuro que creía se avecinaba.Según me contaron, nací a las siete treinta y cuatro de la tarde, después de un tortuoso día de labor de parto. Yo no moriría a los veintiún años cumplidos exactamente, pero sí terminaría en esa misma hora lo que veintiún años atrás empezó: mi vida. "Aun respirando, hay personas que no viven." 
Leer más