La Élite - El Libro del Oso - Libro 1

La Élite - El Libro del Oso - Libro 1ES

Imzadi  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
23Capítulos
2.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Él, un hombre despistado, con un carácter fuerte, perdido en su mundo de creatividad, que es atropellado por ella. Ella, una mujer con afán por la vida, temperamento endemoniado, curiosa por algunas cosas. Un oso que quiere su futura pareja en ella. Una salvaje sin dirección. ¿Lograra él conocer a profundidad la mujer, que le arroya a cada instante?¿Ella dejara de auto protegerse? El inicio de un camino, donde muchas más vidas se entre cruzan, dando a sus mundos, el misterio suficiente para lanzarse a recorrer los paradigmas de la sensualidad que trae el BDSM.

Leer más
La Élite - El Libro del Oso - Libro 1 Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
23 chapters
Capítulo 1
El afán lo consumía, no llegaría a tiempo y todo gracias a Maurice que lo entretuvo de adrede contándole chistes de pollos. ¿Acaso no tenía nada que hacer Maurice en su vida, para entretenerlo a él con chistes de pollos? Lo peor es que no pudo dejar de reír, y eso le había costado veinte maravillosos minutos, sería su primera entrevista oficial con la empresa de sus sueños, e iba irremediablemente, tarde.Bajo su cabeza por vigésima vez a su reloj, había pedido prestado a Christopher un traje, y le quedaba algo holgado, mala suerte para él, considerando que estuvo de buena suerte que Christopher y Maurice estuvieran en ese momento en Ámsterdam, tendría que arreglar…Salió despedido sacudido por algo que lo golpeo en las piernas, mandándolo a la acera más próxima, aturdido en el piso, miraba el muelle solo a
Leer más
Capítulo 2
Nikoleta sostenía el documento que Sebastián le había pasado pocos minutos atrás, releyendo por novena vez sin poder creerse lo que ponía allí.— ¿Esto es real? —pregunto por fin.Los demás hombres la miraron igual de desconcertados que ella.—Claro que lo es —respondió Sebastián con una sonrisa—. Si les interesa, empezarían entrenamiento a la brevedad.— ¿Y nuestros cargos en las unidades militares? —pregunto Paul.—Solo cambiarían de institución, del ejercito pasarían a la policía internacional, seguiríamos en proceso de ascenso porque eso me incluye a mí.—Nunca me había planteado un cambio tan radical. —comento Maurice con unos lápices multicolores en su mano, dibujando en una libreta sin mirarlos—. ¿Dónd
Leer más
Capítulo 3
Los meses habían pasado como un suspiro, su equipo de trabajo era espectacular, y a pesar de que era el más joven de todo el equipo, le escuchaban y respetaban. Tenía uno de los laboratorios más avanzados que se podía conocer, estaba a punto de crear una bombilla ahorradora de energía, sus pruebas estaban ya en la fase final, y solo habían pasado seis meses, yendo todo viento en popa.Salió de su apartamento con tiempo de sobra, hoy quería caminar un rato por la orilla del río y tomar un delicioso café antes de pasar el río. Por lo general esperaba a Hansel: -su compañero de trabajo-, ese chico era un cerebro impresionante con la nanotecnología, aflorándole la creatividad a cada instante. Tres días antes había creado solo por bromear y apostar con él, un pulpo miniatura que se pegaba al techo y caminar hasta las lámparas absorbi
Leer más
Capítulo 4
—Me duele la cabeza —gimió Hansel unas horas después en el apartamento de Peter.—Bueno, después de tomarse once cervezas compitiendo con el jefe, a sabiendas que él es alemán y en vez de leche materna, tomo cerveza desde el vientre de su madre…—Argg, no me lo recuerdes —lloriqueo desde el sofá, sosteniéndose la cabeza como si se le fuera a caer—. Además, no pensé que fueras un tramposo.—Nunca has estado con una familia, en que las competencias son a diario…—No seas un maldito condescendiente.Ding, dong, dang.—Arggg, me muero.Peter rio ante la forma lacónica de Hansel en el sofá, lloriqueando, mientras se dirigía a mirar quien había llegado.—Traje un poco de calienta huesos —dijo Remus entrando al apartamento c
Leer más
Capítulo 5
—¿Hola? Al habla el Ingeniero Clauss.—Eh… hola —dijo esa voz femenina, que parecía dubitativa—. Bueno, yo… yo quería pedirte disculpas.—Vale. ¿Por qué? ¿Quién eres? —sentándose en el sofá, mientras observaba como Maurice le robaba parte de su comida a Nikoleta y se la comía, huyendo por toda la mesa.—Que complicado es esto… —susurro la mujer—. Me imagine que sería mucho más fácil durante estas tres semanas.Abrió los ojos con asombro, ¿era María?—¿María? ¿Eres tú?—Errrr, si… si soy María. Espero no haber interrumpido —quedándose callada.Peter escuchaba de fondo mucho movimiento, como si estuviera en un área que el ruido era constante, y en
Leer más
Capítulo 6
Se levantó de la cama, dejando a una María profunda, lo más cómoda posible. Tomo la canasta con toda esa ropa, riéndose aún, la llevo a la lavadora, para que ella tuviera que colocarse cuando despertara, reviso sus bolsillos, dejando con cuidado cada cosa que encontró: en cada chaqueta tenía algo diferente. Parecía una de esas manías compulsivas de protección, el asunto era más delicado de lo que había supuesto. Termino de revisar, metió una carga de ropa, y se fue a su computador, para contactar a alguno de los chicos.—¿Alguno está conectado?—Mascotica —respondió Paul—. ¿Qué te trae por la intranet?—Ayúdame a investigar… —no alcanzo a terminar de escribir la frase cuando su móvil sonó.—¿Qué pasa? —la voz preocupada
Leer más
Capítulo 7
—Eso mi bella salvaje, tu puedes aguantar más —le decía a María en una sesión intensa.Llevaban juntos un año, María le había bombardeado con preguntas por tres meses, prácticamente le había sacado toda la información que contenía su cerebro. Se había convertido en un arma letal, pregunta que surgía, respuesta que absorbía. Estaba realmente impresionado por el funcionamiento del cerebro de María, lo que había visto al principio no era ni raspada la superficie, su sumisa, era un diamante puro.La tenía suspendida en posición vertical mirando al piso, sus pechos estaban atados a la viga, junto con su torso, cadera y piernas, la cuerda pasando por sus axilas y hombros para ayudar a soportarla mejor. Una pierna recta, y la otra abierta al máximo hacia una punta de la habitación. Sus piernas
Leer más
Capítulo 8
— ¿A qué hora es, y cuándo? —pregunto Maurice mirando el video que le tendió Peter, sobre el Parque Nacional Hoge Veluwe.— Sobre las seis de la mañana, dentro de diez días; debemos llegar antes.Sebastián, Christopher y Paul se acercaron a Maurice para observa el video también. Era interesante verlos a todos relajados, después de una sesión tan intensa, siempre se habían entendido de maravilla desde pequeños.—No conozco el terreno. —musito Sebastián—. La verdad no he practicado en mucho tiempo para algo así. —sin levantar la vista.—Yo me apunto, —respondió Maurice—, pero debo conseguir una buena bicicleta, no espere terminar en una competencia.—Por eso no te preocupes. —guiño el ojo Peter—. Tengo algo para todos, será
Leer más
Capítulo 9
El sábado, muy temprano Peter estaba recogiendo a todos, en una de las SUV, que habían alquilado para llevarlos a la competencia de ciclismo. María estaba en la otra camioneta, esperando ansiosa. Habían dejado en manos de Hansel el llevar las bicicletas al terreno, todo bajo el secreto más absoluto. La empresa tenía montado un evento al final de la competencia de grandes proporciones para el lanzamiento oficial de las bicicletas.—Buenos días Mary —dijo un sonriente Maurice, que tenía una sudadera demasiado holgada para el cuerpo de él—. Bella mañana para correr por las montañas. —besandola junto a la boca.—Buenos días Mau —mirándolo divertida—. Esa sudadera… está un poco grande…—No seas mala, no encontré algo a tiempo, pero ya verás lo sexy que estaré para ti
Leer más
Capítulo 10
—¡Maurice! —gruñía Christopher, a través del intercomunicador—, ¡Eres un maldito cabrón!La risa contagiosa se escuchó por todos los auriculares. Maurice había hecho una de sus jugadas maestras. Le había puesto el pie en la rueda trasera a Christopher en plena bajada de una de las montañas, haciéndolo salir despedido de la bicicleta, cayendo sobre un charco lodoso y apestoso.Peter sonreía, en extremo feliz, su familia, se estaba divirtiendo en lo grande, unos minutos antes había visto a María y Nikoleta compitiendo fuertemente. El certamen había dispuesto que sería por géneros, y él, ahora corría contra un Sebastián, que lo estaba mirando demasiado, y estaba previendo, que le harían una jugada, y de las sucias.Sebastián podía parecer un santo, pero de s
Leer más