La aprendiz del millonario

La aprendiz del millonarioES

miladyscaroline  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
60Capítulos
39.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Ariel es simpleza y sutileza. Viviendo la blasfemia y la miseria bajo el mismo techo con una mujer frívola y perversa, su madre. Se ve en la obligación de arrojarse a los brazos del terco y enigmático, Máximo Kahler. Máximo es impredecible, reservado y con una cuantiosa fortuna a la mano. Viviendo bajo la sombra de un tortuoso pasado y un presente poco afortunado, se verá en la penuria de ofrecer una pequeña y jugosa cantidad de dinero por Ariel, sin embargo, él no actúa como si hubiese comprado a una mujer ¿entonces que busca? Es la misma pregunta que se hace Ariel una vez que se convierte bajo su cuidado, en la aprendiz del millonario. "El amor era una decisióm y no estaba en venta" —¿Que llevas puesto hoy debajo de la ropa? —He comprado lenceria nueva, ¿es el negro tu color favorito? —No lo sé, tendría que vértelo puesto para confirmarlo. *Enviar foto*

Leer más
La aprendiz del millonario Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
60 chapters
1. Vendida al millonario.
Todavía podía recordar las palabras de mi madre después de haberme ofrecido en bandeja de plata a ese hombre. Al increíblemente atractivo y millonario, señor Kahler.—¿Me has vendido? —Pregunté, pero mi voz solo era un hilo tembloroso.—¡Mírate! Eres insípida e incapaz, tú nunca podrías sacarnos de la pobreza. Si algo bueno puedes hacer ahora mismo por mí, es recoger tus cosas e irte con ese hombre. Ha pagado una pequeña y buena fortuna por ti.Sacó un cigarrillo y lo encendió, completamente desinteresada por mi corazón roto. ¡Era su hija! ¿Cómo se había atrevido a algo tan monstruoso?—¿Cuánto? —La miré con rencor—. ¿Cuánto ha pagado por mí?Ella soltó una sonora carcajada.—Mucho menos de lo que vales. Ahora
Leer más
2. El ruido de mi corazón.
 Me estremecí, y no supe si fue por el estruendo de la voz del señor Kahler o por la advertencia que disparaban sus ojos al mirarle. Junto a él, dos hombres de seguridad le acompañaban, permaneciendo alertas a cualquier orden que su jefe les disparara. Sin embargo, fue mi madre quien optó por soltarme.—Eso es una buena decisión, ahora lárgate de mi casa y espero no tener que aclararte que no quiero que te acerques a ella nunca más. —Amenazó e hizo un gesto para que sus hombres la sacaran del ático.Después de un instante y de habernos quedado completamente solos, me detalló preocupado, yo bajé la mirada.—¿Te encuentras bien? —Quiso saber—. ¿Te hizo daño?Negué con la cabeza.—Mírame y respóndeme con palabras cuando te hablo, Ariel. —Ordenó.—
Leer más
3. Ataque de pánico
Cerré la puerta de mi habitación detrás de mí, y me fui rompiendo conforme me deslizaba por ella, aovillándome en el suelo y escondiendo mi rostro en medio de mis rodillas, sollocé el nombre de mi padre.Me despojé de las prendas de ropa en silencio, hipando y temblando me hundí en el jacuzzi, despojándome de toda sensación asqueada que me producía el recuerdo asqueroso de las manos de Benjamín sobre mi cuerpo.No supe si había transcurrido una hora o dos, pero cuando sentí que los parpados se me cerraban casi por inercia propia, me envolví en una bata de baño y me fui a la cama con el cabello húmedo aun y recostándome, las luces de Sídney se pagaron delante de mis ojos.Estoy caminando en medio
Leer más
4. Imponiendo su voluntad
 Era consciente de como las lágrimas se deslizaban por mi mejilla y yo, no me molestaba en lo absoluto por detenerlas. Era consciente de como el corazón me latía con desenfreno y desesperación, tanto, que me importaba poco si perforaba mi pecho y se largara corriendo lejos de aquí, muy lejos. Al menos, el sí sería libre.Me despojé de las pequeñas prendas que apenas y cubrían mi cuerpo. Hipando y con la poca visibilidad que las lágrimas me permitían, me fui metiendo al jacuzzi y aovillándome en él, dejé que el agua de espuma borrara los restos de dignidad se fueran por el drenaje.Creí, que después de las atrocidades que me hizo vivir Benjamín, nunca me volvería a sentir tan rota. Esa noche, Máximo Kahler me recordó cuan insignificante que podría llegar a ser y estaba tan cansada, estúpidamente can
Leer más
5. Enfrentamiento y discusiones
Fui consciente de cómo sus ojos me observaban bajo aquellas largas y gruesas pestañas. No parpadeaba, estaba tan atento a mi presencia, estaba tan decidió a intimidarme cuando abrí la puerta y me plante en su despacho.—No puede despedirla. —Solté de pronto, con el corazón latiéndome en la garganta.Su mandíbula se tensó con tanta fuerza, que pude notar la expresión desencajada de su rostro. Sus manos, estaban cruzadas encima del escritorio de mármol en frente de él. No se movía, no decía absolutamente nada. Simplemente, se limitaba a escudriñarme de arriba hacia abajo, se le había vuelto una muy mala costumbre, porque siempre lograba intimidarme de esa manera, sin embargo; luché contra mí misma para no permitírselo.— ¿No va a decirme nada? —Le cuestioné después de un par de segundos&md
Leer más
6. confesiones
Tuve que hacerle caso, no obstante, estaba caminando en su dirección. Con el corazón latiéndome en la garganta y las manos sudorosas, toqué su espalda. Estaba tan tensa y erguida en una línea recta, pero ante mi tacto, se suavizó, no me rechazó.—Ariel...Lo abracé.Máximo no me miraba ni se movía ante el contacto que estábamos teniendo, yo no pude moverme tampoco. Él, no hacía nada más que quedarse quieto y con cada segundo que pasaba, su cuerpo se destensaba.Bastante tiempo le tomó darse cuenta de que definitivamente yo lo estaba abrazando, y en medio de él, giró sobre sí mismo y envolvió sus brazos a mi alrededor.El gesto fue calculador, embriagante y doloroso al mismo tiempo. Estábamos allí de pie, en silencio, abrazados el uno al otro y no supe quién de los dos lo necesitaba
Leer más
7. Dolorosa sensación
Sus ojos, humedecidos por las lágrimas que trató de reprimir de inmediato,  me observaron un instante con una sonrisa apagada. Mi corazón no supo si latir o detenerse ante la información que acababa de soltar.—Me divorcié luego de un par de meses. Ella se encargó de que la separación fuera lo más lenta posible. Se negaba a ir a las citas con los abogados, atrasaba la firma del divorcio y separación de bienes, creyendo que con el tiempo ella podría recuperarme. Me había perdido completamente, y yo había perdido a las dos personas que más amaba.Un nudo se instaló en la boca de mi estómago y pude observar de soslayo, como las gotas de lluvia pinchaban los cristales, el frio se intensificó y mi cuerpo tembló en el proceso.— ¿Tuvieron dos hijos? —Me atreví a preguntar, sin embargo, me arrepentí poco desp
Leer más
8. Los secretos del millonario
No supe cuál era la reacción que debía tener en ese instante, pero lo único que hice fue salir de la habitación y correr hacia él.— ¡Máximo!Su espalda erguida se detuvo en frente en mí, y luego de unos cortos segundos me encaró.La expresión que me ofreció su rostro fue indiferencia y severidad.— ¿Desde qué momento dejé de ser el señor Kahler? —El tono que uso fue tan ajeno y lacónico que casi me atravesó.—Yo realmente no quise decir... —Traté de excusarme, traté de terminar la frase, pero esta simplemente no llegó.—Fue realmente lo que quisiste decir. Sin embargo, no soy del tipo que le afecta lo que una muchachita con problemas de autoestima piense de mí. —Su mirada se oscureció cuando creí que había terminado de hablar&md
Leer más
9. Celoso
MÁXIMOCuando conocí a Claire, creí que una parte de mi vida había sido enterrada. Cuando le confesé mi mierda, ella no salió corriendo en la dirección opuesta. Simplemente creí que me amaba lo suficiente para aceptar a un hombre como yo como esposo. Por supuesto que lo hizo, se casó con mi fortuna.Creí que perdería la cabeza. Creí que me convertiría en un hombre ruin mientras iba creciendo. Y pese a que mi exterior reflejaba eso, por dentro yo no era así. Me había jurado aquella noche con doce años, que mi alma no iba a estar tan podrida como la de ellos. Pero habían tratado de dañarme tanto, que una parte de mí todavía latía por eso.La noche cayó en medio de papeles por leer y firmar. Llamadas entrantes y salientes; Hospital, negocios y finalmente mis hijos, quienes me dieron la paz en medi
Leer más
10. Un corazón roto
Estaba besándome.El señor Kahler, estaba besándome y el universo entero había detenido su curso. La noche, la luna y las estrellas, todas habían ralentizado su rumbo para nosotros. La sensación vertiginosa de sentir sus labios remotamente suaves sobre los míos se había disparado como un cohete por cada partícula de mi cuerpo y una gran parte de él, todavía no reaccionaba.La cordura voló muy lejos de aquí, dejándome sola con un corazón desenfrenado que brincaba muy duro contra mi pecho; eufórico y enloquecido. Mi pulso estaba latiendo a la misma marcha que un tren, mis piernas blandas se desvanecían como plumas en el aire, y yo, estaba rindiéndome promiscuamente ante él.El beso no era para nada de lo que alguna vez esperaba. Era más, mucho más.Por un instante, en algún pedacito descabellado d
Leer más