La hija del duque

La hija del duqueES

Freya Asgard  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
49Capítulos
4.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Días después de perder a su madre, Ángela se entera de que su padre, quien jamás estuvo presente en su vida, es un duque de Escocia que en su momento estuvo dispuesto a escapar con la madre de ella, pero la mujer se escapó de él antes de que él lo dejara todo por ella y nunca la pudo encontrar hasta ahora, que recibió una carta informándole que tenía una hija y que él quiere hacerse cargo de ella por lo que la lleva con él a su país. Él tiene dos hijastros, David y Gabriel, a los que crio como hijos, y ella se enamora de Gabriel, pero una amenaza se cierne sobre Ángela, pues hay alguien que no quiere que ella tome su lugar como la hija del duque…

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
49 chapters
Capítulo 1
 Avancé con paso vacilante al notar que alguien me seguía. A pesar de la gente que circulaba en ese momento por esa transitada calle, estaba segura de que ese hombre iba detrás de mí. ¿Sería posible? Quizá no era más que el fruto de mi imaginación, de tantos tiempo casi sin dormir.Alenté un poco mi andar e intenté relajarme. Era imposible que alguien me siguiera a las dos de la tarde en tan concurrida avenida. Miré hacia atrás y vi a ese hombre que me miraba con una expresión extraña, parecía asqueado. Seguí avanzando, ya faltaba poco para entrar al edifico donde trabajaba. Solo unos pasos más y estaría a salvo. Volví a mirar hacia atrás y ya no estaba. Lo busqué con la mirada por todas partes, pero no se veía. No era un hombre que pasara desapercibido, claramente no era chileno, era rubio y medía
Leer más
Capítulo 2
 El hombre me tomó la mano con una de las suyas y con la otra acarició mi mejilla.―No me tengas miedo, por favor, jamás te haría daño, no a propósito, al menos ―me aseguró.―Es que...―Ya te dije que no quiero hacerte daño, solo quiero hablar, aclarar ciertos temas.Yo hice un puchero y me tapé la cara con las manos, no quería que ese hombre me viera llorar.―Niña, mi pequeña..., no llores. Ven acá. ―El hombre me pegó a su pecho de modo paternal y me dejó llorar―. No debes temer, mi pequeña, nada malo te pasará.―Es que... ―hipé, pero no pude continuar.―Ya, pequeña, tranquila, estás segura aquí.―Mi mamá...―¿Qué pasa con ella? ¿Te espera? ―me preguntó sorprendido.―No. ―Volví a llorar con más fuerza.<
Leer más
Capítulo 3
 Pese al impasse, disfruté de la comida. David era muy parlanchín y alegre, por lo que me acoplé de inmediato a su carácter y nos contamos anécdotas de niños. Gabriel parecía ajeno a la conversación y Ángelo parecía disfrutar mucho de la charla.Al finalizar, mi padre nos invitó al bajativo en la sala.―¿Qué quieres beber, hija?―No sé, yo nunca tomo alcohol.―¿Te gusta algo?―La menta podría gustarle, papá ―dijo Gabriel.―Tienes razón.Me sirvió un vasito de menta y me lo extendió, le di un sorbo y arrugué toda mi cara.―Está rico, pero fuerte ―dije algo atorada.David se largó a reír.―Menos mal que no estábamos en una fiesta de gala. Tendrás que acostumbrarte, no puedes poner esa cara cuando te sirvan un trago ―se burl&
Leer más
Capítulo 4
 Hubiese querido discutir, pero no me sentía bien, estaba mareada y sentía que me había drogado. Cerré los ojos y creo que me dormí, porque cuando desperté iba en los brazos de Gabriel, no dije nada, acomodé mi cabeza en su hombro y sentí su exquisito aroma; solté un gemido.―¿Te duele algo? ―me preguntó en un susurro.―No ―respondí, pero de inmediato me di cuenta del por qué me preguntó―. No me siento bien ―agregué, no podía decirle que no había sido un quejido, precisamente.―Ya estarás en tu cama y allí te quedarás.―¿Y papá?―Ya vendrá a verte, está arreglando unos asuntos.―¿De verdad me tengo que ir con ustedes?―No te vamos a dejar sola aquí con el riesgo de que te suicides.―¡No me voy a matar! ―protesté.―Sh
Leer más
Capítulo 5
 Mi dormitorio era maravilloso, estaba decorado en tonos pastel y crema. Mi cama era inmensa, me perdería allí. Tenía las comodidades de cualquier ciudad grande. Tenía un televisor gigante, un equipo de música, un escritorio con una laptop, un mueble tocador, un sofá y un enorme ventanal. Había dos puertas juntas en una pared, entré a una y era una pieza clóset, no tenía mucha ropa, pero toda parecía hecha para mí, no sabía de dónde la habían sacado, de hecho, solo en ese momento, me di cuenta de que no había llevado equipaje, todas mis cosas se habían quedado en Santiago. Abrí la otra puerta y era el baño, entré, me lavé los dientes y me acosté. Ni siquiera tenía maquillaje, todo lo había dejado en Chile. Me coloqué un pijama que había encima de la cama y me acosté.No s&eacut
Leer más
Capítulo 6
 Gabriel me miró con sorpresa, creo que no se esperaba mi reacción.―¿Estás segura de que eres capaz de soportar toda la verdad? Te recuerdo que todavía estás convaleciente.―Claro que soy capaz, no soy una débil mujercita.―No fue eso lo que vi en Chile ni anoche.―Eso fue distinto.―¿Lo crees? Quizá sea peor.―¿Qué quieres decir? ―espeté.―Gabriel... ―masculló nuestro padre.―Nada, no quiero decir nada ―replicó Gabriel y tiró la servilleta a la mesa, salió furioso.Yo miré a David, que estaba pensativo observando la nada, luego me giré hacia mi padre, que me miraba fijo, con una expresión de enojo.―¿Qué fue eso?―Gabriel es algo intenso, no le hagas caso ―me aconsejó.―Parecía muy seguro de lo que decía, ¿qu&eacu
Leer más
Capítulo 7
 Cuando desperté iba en la ambulancia, Gabriel me acompañaba y tenía tomada mi mano. Parecía un deja vu, pero más doloroso.―¿Cómo te sientes? ―me preguntó con suavidad.―Mejor, al menos ya no me duele todo, solo casi.―Eso es bueno, te pusieron un calmante.―Lo siento.―¿Qué sientes?―Si no hubiera...―Sht, no sabías. Agradezco haber mandado a ponerle amortiguadores mientras estuvimos en Chile ―me dijo y con su mano libre acarició mi mejilla.―Yo también lo agradezco, entonces.Cerré los ojos y apreté su mano.―Descansa.―Gracias por estar aquí ―susurré y me dormí. Volví a despertar, ya estaba en una camilla en el hospital. Tenía yeso en el brazo derecho, en mi pierna izquierda, un vendaje en mi torso y varios parches, incluso en mi ca
Leer más
Capítulo 8
  Al día siguiente, después del mediodía, me dieron el alta. Gabriel se había levantado temprano, se había dado una ducha y se fue a tomar desayuno, no quería dejarme sola, pero le aseguré que estaría bien. Así y todo, llegó con una taza de café y un sándwich poco después; no quería dejarme sola. David apareció a eso de las once. Me llevó ropa y algunos artículos de aseo que me había mandado Rose. Se acercó a mi cama y acarició mi mejilla con suavidad, me dio la impresión de que esa era la única zona "tocable", porque era el mismo lugar que me acariciaba Gabriel. ―Perdóname, Ángela, de haber sabido que el ascensor estaba malo... ―Ya me pediste perdón un montón de veces ―le contesté. ―Es que te pudiste haber matado y yo no... ―Pero no pasó. ―Menos mal que te tiraste al suelo, de otra forma, otra sería la historia. Gabriel estaba en molesto silencio. ―Y el amortiguador, antes no tenía ―replicó. ―Sí, t
Leer más
Capítulo 9
Capítulo 9 Mi padre recibió una llamada y salió de la habitación, David se excusó con ir a ver algo y Gabriel quedó conmigo. ―Ya lo sabes, darling ―me dijo cuando quedamos solos―, cuando quieras algo, solo debes pedirlo. ―No quería molestar. ―¿Cuándo entenderás que no es molestia para nosotros cuidarte? ―Gabriel, ambos sabemos que para ti soy una aparecida y no soy de tu agrado. Una leve sonrisa burlona apareció en sus labios. ―Una cosa no quita la otra. Yo me entristecí, me estaba dando la razón; él se puso serio. ―No eres una aparecida, Ángela, eres la hija de Ángelo, y eso de que no me agradas... ―No te agrado, se te nota. ―Así de expresivo me ves. ―Conmigo lo eres. Volvió a esbozar una sonrisa. ―Estás en nuestra casa, tenemos el deber de cuidarte. ―Como deber. ―¿Esperas algo más? ―No, en realidad, no merezco otra cosa. ―Nadie habló de me
Leer más
Capítulo 10
 Me levantó la cara con su dedo índice, su expresión era de preocupación.―¿Qué pasó?―Mi cara...―No te avergüences.―Es que parezco un monstruo.―Hey, jamás vuelvas a decir algo así, darling.―¿No te da asco verme?―¿Asco? ¡Jamás! Por favor, no digas eso. ¿Quieres saber qué es darling?―Sí.―Darling es querida, es una expresión de cariño.Yo volví a bajar la cara.―¿Te molesta?―No.―Me alegra, no querría llamarte de otra forma.―Pensé que me odiabas.―No, eso nunca y te lo dije, te dije que si me hubieras desagradado yo no habría sido duro contigo.―¿Y eso por qué?―¿No te has dado cuenta?Yo negué con la cabeza. Él no dijo nada, solo se acerc&oac
Leer más