Sincronía perfecta

Sincronía perfecta ES

FireKatt14  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
14Capítulos
1.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Neferet no es cantante ni actriz, pero eso no es impedimento para que ande de boca en boca tal cual celebridad. Desde que la noticia de su ruptura con su pareja de cinco años salió a la luz ha sido el blanco de críticas y habladurías. Puesto que, a sus veintiocho años no se ha casado ni ha tenido hijos y este rompimiento para muchos significa soltería de por vida. Cuando las olas parecen estar tranquilas y deja de ser el centro de atención, nuevamente la marea la arrastra y la hunde al estar involucrada amorosamente con un chico siete años menor que ella.

Leer más
Sincronía perfecta Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
14 chapters
01
—Perdóname, Neferet —el hombre castaño sentado del otro lado de la mesa frente a mí expone en un tono apenas perceptible para mis oídos.Según un estudio realizado en dos mil catorce, el treinta por ciento de la población es infiel y exactamente hace sesenta minutos, lo que equivale a una hora. Acabo de ver con mis propios ojos, como mi actual pareja me fue infiel.—También perdóname, Iván —musito de manera neutra, calmada.—¿Por qué razón pides perdón?Mi vista viaja al vaso de jugo que tengo entre mis manos para posteriormente volver a posarla en sus ojos color avellana y sonreír de boca cerrada en el momento en que su expresión confusa se dejó apreciar.—Por la misma causa por la cual tú me pides perdón —mentí con tranquilidad.Me siento humillada, nunca pensé que llegaríamos a esto y de solo pensar, que mintiendo es la única forma en la que me siento algo reconfortada, es completamente bochornoso y estúpidamente necesario.El aire arrepentido que lo rodeaba fue reemplazado por uno
Leer más
02
—¿Te encuentras bien, señorita? —una voz dulce y aniñada se escuchó a mi costado.Dejo el menú que reposa en mis manos de lado y volteo mi cara para encontrarme con la anatomía delgada de un hombre, al elevar mi rostro me hallo con el rostro joven de un muchacho mirándome con una expresión suave.Arrugo mi ceño al no comprender su pregunta, pero pronto suavizo mi expresión cuando veo su gesto suave.—Lo siento, pero no entiendo tu pregunta —respondo con apacibilidad.Entreabro mis labios un tanto sorprendida, las comisuras de sus labios se elevan en una pequeña sonrisa. Sin embargo, rápidamente repongo mi postura y lo observo seria.Barro su cuerpo con mis ojos y noto que trae puesto el uniforme que componen las personas que trabajan aquí: una camisa negra de manga corta, un pantalón fino del mismo color y un delantal corto de color vino rodeando su delgada cintura.—¿Estás bien con eso, señorita? —su voz se hace oír nuevamente y para mi sorpresa fue con otra pregunta.Le echo una mira
Leer más
03
No hay nada más rico que estar en casa mientras el cielo llora, pero... como soy una persona que, aunque poseo lujos también tengo que salir a ganarme mi sustento del día a día y el costo de esas suntuosidades que me gasto.Por ende, quedarse en la comodidad de mi hogar no es una opción.La mañana se vio hermosa cuando abrí las cortinas apenas desperté, el frío que se coló por la ventana fue algo maravilloso para mi piel que siempre está expuesta al sol y calor que hace en esta ciudad. El cielo se observó despejado en aquel entonces, pero de un momento a otro adquirió un color gris, casi negro y las nubes del mismo color se hicieron ver.Supuse que llovería pronto y no estaba equivocada.Justo ahora estoy varada en una gran carpa de aproximadamente seis por seis metros, en donde hombres viejos están jugando domino y todo esto debido a que mi auto se averió e Iván ya no está para llevarme al trabajo, como él hacía cuando pasaba este pequeño problema con mi auto, el que definitivamente n
Leer más
04
El estruendo que hace el plato de cerámica al dejarlo caer sin el mayor cuidado sobre el escurridor hace alertar a María y con ello a ganarme un gritó exasperado de su parte.—¡Son muy caros esos platos! —exclama y me quita del medio para verificar su estado, echando un suspiro al viento vuelve a depositar el utensilio en el escurridor—, menos mal sigue vivo, de lo contrario mamá me mataría. Con este hubiera sido seis platos rotos en este mes.—Ya estás grande para vivir con tu madre —mostré, no porque verdaderamente crea que este mal, sino para cobrarme el daño causado a mi audición.Me encaminé hasta la estufa, la cual tiene una toalla colgando en la puerta del horno. Tomándola entre mis manos sequé la humedad de estas y tiempo después sentí la presencia de María a mis espaldas para continuamente sentirla a mi costado.—Yo no vivo con mi madre, ella vive conmigo —réplica y yo la miró iracunda.—Eres una mala persona, ¿cómo puedes decir eso?María de un tirón me retira la toalla de la
Leer más
05
—Aquí, por favor.Veo a una chica de cabellera rubia a unas cuántas mesas de mí alzando su mano en mi dirección y forzando mi mejor sonrisa me le acerco.Definitivamente esto es peor que el que te paguen una miserable paga por ser inexperto en un trabajo.—¿Lista para ordenar? —pregunto de forma cortés.—Aún no, solo quisiera un vaso de agua mientras viene mi acompañante.Asiento y me encamino hacia la caja con pasos cortos por los lastimados que se encuentran mis pies. Este trabajo de camarera y los tacones no van de la mano, nunca, jamás.Lo tuve que aprender por las malas y justamente hoy, en conjunto con el hecho de que todo no se anda diciendo. Ni siquiera cuando pienses que es algo insignificante y que no te afectará en lo absoluto.Ese tienes experiencia y no abusaran de ti dicho por María fue debido a una anécdota que le conté hace mucho tiempo; una yo de dieciséis años ayudando a su madre en un pequeño emprendimiento de comida que habían puesto.Esa era mi experiencia nata y a
Leer más
06
—Te ves muy mal.—Estoy muy mal —respondo con desanimo.Me acomodo más en el sofá y María se sienta en uno de los sillones que componen el mismo.—Deberías renunciar —propone y yo hundo mi cabeza en el cojín entre mis manos y niego—. Tu madre viene la otra semana, ¿cierto?Asiento.—No deberías estar así, la preocuparas.Suspiro derrotada y retiro el cojín.Presto atención al techo por unos segundos para tiempo después posar mis ojos en mi amiga, quien me observa desde su lugar. Mis ojos al verla se llenan de lágrimas y esta rápidamente se levanta y se arrodilla frente a mí.—Oh, Neferet. En serio lo siento, de haber sabido que estarías así ni siquiera hubiera sugerido el renunciar al bufete —niega con la cabeza y al igual que yo, sus pestañas se humedecen por las lágrimas.—María...—Te juro que no fue mi intención buscarte un trabajo tan duro. Patrick dijo que buscaban a alguien y pensé que sería un buen lugar, ya que tienes experiencia en esto, pero no pensé que te arruinaría tanto.
Leer más
07
—Sí, ese es mi nombre —espeto y rompo un silencio agobiante, pero para peor, ya que nos sumergimos en un ambiente incluso más denso y abrumador—. ¿Qué haces aquí?, espero que sea una casualidad porque de lo contrario tendré que demandarte por acoso. Una sonrisa se asoma en su rostro.—Para nada, esto —apunta a manos abiertas el lugar en donde estamos y yo retrocedo junto a María recelosa—. No es una casualidad en absoluto. Un escalofrío se hizo sentir por todo mi cuerpo y no, no porque sus palabras me hayan hecho estremecer de encanto, sino que el miedo se proyectó de esa manera. —Vámonos, Neferet. Este de seguro es un acosador. Se le nota en la cara —María se apoya de mi brazo y me susurra al oído para que solo yo sea capaz de escucharla o eso es lo que creyó, puesto que estoy segura de que este sujeto la escucho a la perfección.—Sí, entremos. Tenemos que comer algo para luego irnos... —manifiesto lo bastante alto para él sea capaz de escuchar, el miedo de que sepa que trabajo aqu
Leer más
08
—Si quieres puedo acompañarte a casa —mi futuro joven jefe lanza esa proposición en mi dirección, una vez el restaurante se encontró cerrado y solo Patrick, él y yo todavía nos encontramos allí.—No te preocupes, ella irá conmigo.Abro los ojos leves, cuando siento la tensión instalarse en el lugar. Paseo sutilmente mis ojos sobre el chico pelinegro para después posar mi mirada en mi compañero de trabajo, quien pronunció aquellas palabras en un tono mordaz y un tanto posesivo.—No se preocupen, iré sola.El aire fastidiado en mi entonación nunca fue un secreto, por ello relució con naturalidad. Hace rato, este amable joven ocupo mi lugar y sirvió platos como todo un experto, lo que agradezco, pero no necesito esto. Un enfrentamiento innecesario.—Es peligroso —dice Patrick y mi frente se arruga en genuina confusión.—Bien... entonces vamos —manifesté y le di entrada a lo que sea que este cursando por su mente, este se sitúo a mi lado y me indicó con sus manos que caminará, pero antes d
Leer más
09
La máquina que se tragó mi tarjeta de crédito hace un ruido fuerte antes de presentarme en la pantalla varias opciones. Esquivo la opción de retirar y presiono el botón de abajo que me indica en una oración si quiero obtener el balance que poseo en mi cuenta de ahorro.En unos segundos tengo un papel diminuto sobresaliendo de la maquina con la suma del monto y un suspiro aliviado se escapa de mis labios cuando verifico su contenido.—Tengo más de lo que pensé. Las comisuras de mis labios se elevan en satisfacción, pero rápidamente la deshago y me apresuro en sacar la tarjeta de la máquina, cuando el pitido persistente me indica que debo hacerlo. Coloco el recibo en mi bolso y me dispongo a salir.—Eso fue rápido.Thiago dice a una breve distancia y mis ojos recaen en él.Empiezo a caminar con pasos cortos hacia él y una genuina sonrisa de su parte es lo que me recibe al situarme a su lado.—Sí —respondo.—Podemos irnos entonces —dice en modo de pregunta, pese a que fue una afirmación
Leer más
10
—Entonces es así...Asiento cabizbaja y siento mi pecho apretarse por la sensación de desagrado que me provoca darle esta noticia a mi madre. Mi único propósito para traerla hasta Tarín era para proporcionarle una vida de lujos, una que nunca fuimos capaces de tener hasta hace varios años, que para mí se igualaron a nada; comodidades que me costó tanto tiempo conseguir para luego perder todo más rápido de lo que tarda una hoja que vuela al viento derrumbarse cuando la brisa cae.—Tengo buenos ahorros, nos ayudarán, sí... —digo con la voz apagada y aún con mi mirada en el suelo—, pero siendo sincera no nos serán suficientes y el trabajo que tengo ahora me está agotando, m-mi cuerpo cada día duele más por el esfuerzo y siento que no podré aguantar mucho, mamá.Sorbo mi nariz y carraspeo intentando espantar el dolor rasposo que poseyó a mi garganta al verme conteniendo las ganas de llorar.—Neferet.Siento como el calor de su cuerpo me arropa en un abrazo profundo y embriagador, ella se e
Leer más