EN SUS OJOS

EN SUS OJOSES

Miranda A.  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
65Capítulos
8.5Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Vanessa Carballo es una mujer dulce, responsable, dedicada y excelente pintora. Como todos, lucha contra las trágicas circunstancias que invaden su vida: la muerte de la abuela Lulú, y el constante rechazo de sus padres alcohólicos hacen su vida un infierno, hasta que las casualidades de la vida misma ponen frente a ella una oportunidad y un tormento convertido en un apuesto y engreído futbolista. —Tú eres mi ángel— balbucea el monumento a la perfección masculina que tengo frente a mí. Sus preciosos ojos color café verdosos me dejan sin palabras. No puede ser de Madrid, su acento es extraño y me corta la respiración —No— digo sin aliento mientras trato de mantenerlo en pie. —Eres preciosa— dice justo antes de caer desmayado. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©//OBRA REGISTRADA . ••••••••••••• Esta historia está registrada y protegida por derechos de autor. Prohibida su copia total o parcial. No se aceptan adaptaciones. En caso de que se violen dichos derechos se tomarán acciones legales. Miranda, A.©

Leer más
EN SUS OJOS Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
65 chapters
Prefacio
Las lágrimas caen cubriéndome el rostro mientras visualizo el féretro de mi abuela, se ha ido y dudo mucho que pueda aceptarlo algún día. Está adornado con bonitas flores alrededor, su foto descansa cerca de ella. Mi cabeza da vueltas, aún no puedo creer que mi padre no se digne a pasarse por aquí, es su madre. Y lo peor de todo ¿qué será de mi sin ella ahora? Era toda mi compañía, mis fuerzas para despertar cada mañana viviendo una vida que tal vez… no es la adecuada para mí. Froto mis dedos varias veces, no puedo ocultar lo inquieta que estoy y mis grandes deseos de pintar… deseo plasmar en un lienzo la última mirada que mi abuela me dedico antes de cerrar sus ojos para siempre. —No me dejes sola— susurro entre lágrimas pero ya es tarde, el hombre apaga la luz obligándome a salir de la capilla. Doy un largo suspiro y me pongo de pie.

Leer más

Capítulo 1
Abro los ojos aún cubiertos de lágrimas. Tengo que parar de hacer esto, una noche de viernes más que no paro de llorar su ausencia y ya ha pasado un mes que no está conmigo. Le hice prometer que mi rutina cambiaría, que saldría a disfrutar de mi juventud… Probablemente ella me llamaría la atención y obligaría a “menear mi trasero” hasta el bar más cercano.Me siento en la orilla de mi cama y como por arte de magia mi móvil suena indicando que es Lucía, mi mejor amiga.—Vane, ¿qué dices?, ¿una copa?— suspiro sin comprender como mi amiga siempre sabe cuando más la necesito.—Llamas justo a tiempo —chilla un poco y tengo que alejar mi móvil de la oreja.—Pasaré por ti en 20 minutos —la llamada termina y obligo a mi cuerpo a levantarse de la cama. Ha pasado muy poco tiempo desde qu
Leer más
Capítulo 2
Despierto completamente molida, los pies me duelen muchísimo. Doy un suspiro y trato de tomar con calma la situación, esto de salir de fiesta no fue tan buena idea, o bueno, eso siempre se piensa al día siguiente con la resaca. Me pongo de pie y voy directo a prepararme un café con leche. Coloco la cafetera y esta comienza a colar y desprende un delicioso aroma.Camino hacia la ventana de la sala de estar y me doy cuenta de que hoy hace un día nublado, el cielo se cubre totalmente de gris. Tomo una manta cercana al sofá y me cubro con ella. Es cuando me permito recordar lo sucedido anoche y  al idiota… bueno, los dos idiotas con los que me he topado. Debí haberme tomado una foto con él, Lucía no me creerá a quien he salvado.Suelto una carcajada y me pongo de pie para servirme un poco de café. Luego un poco de crema y está listo. Como si la hubiera invocado mi celular suena.
Leer más
Capítulo 3
No puedo conciliar el sueño. Mi cabeza da vueltas y no sé la razón. Camino hacia la ventana una y otra vez, luego me detengo por un par de minutos para observar la vista de Madrid iluminado. Luego hacia mi alrededor y observo el par de pinturas que yacen apilados en mi sala de estar. Espero poder venderlos pronto, tengo que venderlas pronto o terminaré en la ruina.Suelto todo el aire almacenado en mis pulmones, esta falta de sueño debe ser por el mismo estrés que siento de ya no tener a mi abuela, de no tener un solo peso y de que mi paga no me alcance para algo más que comer. Echo de menos a mi abuela, ella no se cansaba de repetir que iba a ser grande, que el mundo reconocería pronto mi talento y… que un día lograría mi sueño.Sonrío y cierro los ojos tratando de recordar su tacto. Esos innumerables abrazos que recibía al día. Estoy a punto de volver a la cama cu
Leer más
Capítulo 4
El dolor es menos fuerte. Puedo sentir el sabor y olor de la sangre. Con esfuerzo me pongo de pie y camino lentamente al baño tropezando con la pared un par de veces.Al llegar me  miro al espejo encontrándome con una Vanessa destrozada. Tengo el labio reventado, un morete está apareciendo. Instantáneamente miro en mi reflejo a mi abuela golpeada por mi padre, cuantas veces tuve que curarle las heridas y ella a mí. Éramos presas de ese hombre. Lo soy desde que nací.Lavo mi rostro y busco en el botiquín de primeros auxilios algo con que cerrar la herida. Mi abdomen duele demasiado, cada vez que respiro recuerdo el par de golpes que me ha dado y todo por dinero, por su vicio.Arrastro mis pies hasta la cama, alcanzo a mirar el reloj que indican las 4:30 am, me recuesto con cuidado y rompo a llorar. ●●●●● La alarma me despierta, giro mi cuerpo para apagarla cuand
Leer más
Capítulo 5
—La del bar de hace unas noches, eres tú— desvío la mirada hacia el recipiente con agua. Que acento tan más extraño, su voz sonaba muy… sexy.—No sé de qué habla señor— noto su confusión y  siento la mano de Orestes en mi cintura.—Vanessa, necesitan un poco de agua— ni siquiera miro al hombre de intensos ojos y me dirijo hacia Orestes.—Ya voy Doctor—lleno un par de vasos y trato de pasar por dónde está aquel hombre—. Con permiso.Levanto la vista y en su rostro puedo leer… ¿molestia?, le entrego un par de vasos con agua al Director Técnico y otros jugadores más.—¿Tienes mucho tiempo trabajando aquí?— me sorprende la pregunta del hombre canoso.—Soy voluntaria, cumpliré ya casi un año— él asiente interesado.&mdas
Leer más
Capítulo 6
Es extraño pero he dormido plácidamente. Tal vez estaba muy cansada o los desinflamatorios han hecho a la perfección su trabajo.Me pongo de pie y como todos los días me preparo para ir al trabajo cuando escucho de nuevo golpes en la puerta, algo en mi estomago se revuelve al ver las flores que he recibido anoche así que acudo sin ningún tipo de alerta a pesar de la hora y la abro. Error número uno.—Papá…— él tiene una sonrisa burlona y entra haciendo un desastre a su paso.—Necesito dinero, dámelo— tengo un poco en la bolsa y lo saco presa del miedo—. ¿Esto?, Esto no me alcanza para nada, ¿dónde tienes el resto?Mi cuerpo comienza a temblar y no puedo ni quiera respirar.—No tengo nada más papá—tira una lámpara al suelo y esta se rompe en pedazos, esta vez lo vecinos no cederán.Leer más
Capítulo 7
—Buenas tardes señorita Carballo— miro con los ojos muy abiertos a Bruno luciendo ropa deportiva y su fiel acompañante con su característico impecable traje gris. Es él quien me habla. —¿Qué hacen aquí?— escupo y trato de acomodarme en la cama. Bruno se acerca con cara de plato.—Ten cuidado, te vas a lastimar—dice con preocupación y yo bufo—¿Más de lo que ya estoy? —hace mala cara y vuelvo hacia el gigante que está parado a mis pies—. Te he dicho que no abriré la boca, ¿Por qué siguen asechándome?Mi tono es molesto, la verdad es que solo quiero ocultar el nerviosismo que siento por tenerlos aquí, entre ellos se miran y Bruno toma la palabra.—Solo quería saber si estabas bien y me encuentro con que estás en el hospital y que tu padre te ha hecho esto &mdash
Leer más
Capítulo 8
La noche pasa muy rápido y debido a los medicamentos he dormido plácidamente, apenas sintiendo algunas ligeras molestias. El doctor me explica todos los cuidados que debo de tener con las heridas y puedo ver como algunos policías están esperándome para levantar una denuncia, lo que no saben es que no lo haré, no puedo hacer eso.Lucía me lleva en una silla de ruedas hasta su auto, subo con cuidado e iniciamos el viaje hasta mi departamento. Me ha convencido de que se quedará conmigo por lo menos un par de noches y he decidido vender el lugar e irme a otra parte donde mi padre no pueda encontrarme.En un par de minutos llegamos. Lucía me explica de forma apenada que se tomó la libertad de acomodar algunas cosas antes de que yo llegara, fue muy dulce de su parte, ahora el lugar luce más ordenado.—Voy a bañarme y cambiarme— le anunció y desaparezco a pequeñ
Leer más
Capítulo 9
Mi mente está bloqueada. Quiero no pensar en lo que he visto. Sonrío fingiendo lo que en realidad siento y le indico al taxista el lugar a donde quiero llegar.Es un edificio viejo pero en buen estado, bastante céntrico. Me adentro al lugar y encuentro a una chica rubia muy amable quien me brinda toda la información. Estoy cien por ciento convencida de que este será mi nuevo hogar, tiene pocos muebles, buena pintura, suministros, y demás.  —Puede ocuparlo cuando quiera señorita— agradezco su excelente atención y me voy. Lo he encontrado. Trato de alentarme al haber tomado una buena decisión pero mi mente formula miles de situaciones y reproduce una y otra vez la escena que presencié. ¿Cómo pretende y con que huevos viene a pedirme salir?Camino al metro, puesto que el último taxi resulto sumamente costoso. Trato de quitar a Bruno de mi mente y concentrarm
Leer más