Ríndete... (Saga Tómame III)

Ríndete... (Saga Tómame III)ES

Loli Deen  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
42Capítulos
2.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Tercera y última parte de la Saga "Tómame". Después de varias idas y vueltas, finalmente Lexy y Dante ¿Tendrán un final feliz? La vida los unió, los separó y ahora tienen su revancha. Pero su amor despierta más de un daño colateral. La pasión que sienten el uno por el otro se vuelve más y más fuerte. ¿Los consumirá? ¿Conseguirán sobreponerse a todos los pormenores a los que se enfrentan? ¿Quién ganará el odio o el amor? No te pierdas la última parte de esta historia.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
42 chapters
Basta de tontearías
Apoyada en la puerta contemplaba la imagen de Dan rodeado por su familia, me sentía abrumada por la felicidad, el solo hecho de saber que él respiraba, que todo iba a estar bien, era más que suficiente para mí. Nada más importaba.—¿Cómo te sientes Dan? —preguntaba Mariano, aún, con preocupación en su voz.—Como si me hubiera atropellado un camión —dijo mi adonis con la voz apenas audible.—Casi. Te lo has dado duro cabeza hueca —decía Lautaro con una sonrisa, lo fulminé con la mirada. Euge le dio un golpe en la cabeza y yo sonreí.—¡Serás bruto Lautaro! Te extrañé Dan —lloriqueó.—¿Cómo quedó mi bebé? —preguntó él. No me lo podía creer, estaba preocupado por su auto. Puse los ojos en blanco.—Destrozado &
Leer más
Pistas
Montamos el carro y esta vez Ariana manejó y yo no puse ninguna objeción, me puse las gafas y sentí que el sueño me alcanzaba.—Lex llegamos, despierta —me zamarreaba mientras hablaba. Abrí los ojos confusa y miré alrededor hasta que caí en cuenta de dónde estábamos.Al llegar a la habitación, la gente se había multiplicado, ahora también estaban Elizabeth y los amigos de la infancia de Dan, Antonio, Joaquín y Román. Saludé a cada uno de ellos apenas entramos. Dejé mis cosas en un costado y me acerqué a darle un beso a mi adonis.—Te ves mejor nena, aunque deberías estar descansando.—Toma lo que te den nene —respondí sonriendo.Se veía mejor, pero aún no era el hombre que yo conocía y amaba. Durante horas escuché diversas historias sobre su infancia y su adole
Leer más
Cuidados
—¿Todo está bien nena?—Sí, todo bien. ¿Cómo te sientes?—Bien, no te preocupes, ven aquí —estiró su mano sana hacia mí, Paloma abandonó la habitación y nos quedamos solos. Me acomodé al costado de su cama, acarició mi rostro y yo le sonreí satisfecha, agradecía cualquier roce con su piel, lo necesitaba. Lo ansiaba—. Estás comportándote como yo, debes relajarte, estoy bien.—No puedo. ¿Qué harías en mi lugar?—Vale, tú ganas. Pero ya estuvo —me besó, primero suavemente y luego más profundo. Ambos estábamos abstinentes de nosotros y apenas podíamos soportar el estar lejos.La noche cayó y todos se fueron, Ari me trajo algo para cenar antes de marcharse.La enfermera entró con la cena para Dan, y comimos juntos.<
Leer más
Vuelta a casa
Pronto le trajeron el desayuno, al tiempo que Mariano entraba cargando cafés, panecillos y el periódico.—Buenos días, ¿cómo durmieron? —indagaba curioso mientras me entregaba un café y me besaba ambas mejillas. Se acercó a Dan y le dio la mano y el periódico.—Muy bien, ¿y tú? —reconoció mi adonis mientras buscaba la página de negocios.—Bien. ¿Y tú preciosa, has podido descansar algo?—Sí, de maravilla cielo. ¿Y mi hermana?—Se fue a la universidad, dijo que luego pasaría. Xander te manda su cariño —sonreí gustosa en agradecimiento, sabía que ambos lo cuidaban de maravilla. Aproveché que los hombres se internaron en una conversación sobre asuntos que tenían juntos y respondí e-mails y mensajes pendientes. Lautaro llegó y me ent
Leer más
Siempre tú
Llegué a su edificio en Salamanca, estacioné el carro y bajé las cosas. Xander me siguió de inmediato. Marqué el último piso y sentí un nudo en el estómago, era la primera vez que volvía luego de nuestra separación.Ni bien se abrieron las puertas del ascensor Félix estaba esperándome. —Bienvenida de vuelta señorita Lexy. Es una alegría tenerla.—Gracias Félix —le devolví una cálida sonrisa. Tomó las cosas y las metió a la casa. Entré tímidamente y se escuchaban murmullos. Xander corrió en busca de Dante y lo encontró en la sala rodeado de su familia. Enseguida dio un salto sobre él y comenzó a lamerlo de forma desesperada.—¡Eres un bruto grandulón! —lo regañó con cariño mientras acariciaba sus orejas y jugaba con sus mofletes
Leer más
Solo tú y yo
Un fuerte quejido me despertó abruptamente, salté instantáneamente de la cama aún algo aturdida por el sueño, miré a mi alrededor y pude ver a Dan tomándose el pecho con gesto de dolor, inmediatamente me incliné sobre el colchón.—Cariño ¿Qué ocurre? ¿Sientes dolor? —preguntaba nerviosa.—No es nada nena, tranquila, Xander saltó sobre mí y me despertó de golpe —miré hacia el otro extremo de la cama, y ahí estaba la pequeña bestia con ojos llenos de culpa y marcada preocupación. Sus orejas hacia atrás y su hocico abajo. Me llenó de ternura, aunque quería colgarlo.—¡Serás bestia Xander! Debes tener más cuidado.—Ya. Son solo sus muestras de cariño, no lo regañes. Ven grandulón —dijo mientras le extendía la man
Leer más
Cena entre amigos
Mandé un mensaje a Mariano y Ari, Caty y Salvador, Tomy y Caroline y a los amigos de Dan, pero solo Joaquín podía asistir esta vez. Me metí en la cocina y comencé a preparar los panqueques para los canelones y también el relleno de carne molida, verdura y salsas, cuando tuve todo listo me fui a tomar un baño. Elegí una pollera corta floreada en tonos azules con pequeñas tablas que le daban un volado juvenil y una musculosa ceñida en blanco con flores blancas que adornaban uno de los tirantes. Zapatos azules de tacón, me recogí el cabello y me maquillé suavemente. Al salir del baño Dan estaba sentado en el borde de la cama.—Te ves de maravilla nena. Qué suerte que me gusta que admiren lo que es mío, sino tendrías un problema.—El problema sería tuyo nene. Pues no tendrías más remedio que aguantártelo.&mda
Leer más
Perdiendo el control
Se sentó en el borde de la cama y abrió sus piernas para que yo me pusiera en medio, estiró su mano y le di la mía.—Eres un maldito, me has torturado toda la cena.—Lo sé nena.—Me las pagarás.—No, no lo haré, no funciona así y lo sabes.—Buscaré la forma de vengarme.—Entonces el castigo será mucho peor. ¿Eso quieres?—No —respondí haciendo puchero como una niña, cada vez me encabronaba más. Sonrió macabramente y se relamió el labio.—Que hermosa te ves así nena. Ni te lo imaginas.—Eres injusto.—Las relaciones D/s no son justas Lex, ya lo sabes —hice una mueca restándole importancia, me comportaba como una niña caprichosa y lo sabía, pero no podía evitarlo. Un duro azote estalló en mi na
Leer más
El vestido
La alarma sonó a las 7am, aún estaba en brazos de mi adonis, inspiré profundo y me desperecé.—No, quédate en la cama.—Debo levantarme cariño.—Solo unos minutos más, vamos —giré sobre mí, me puse encima de su pecho y besé sus labios dulcemente.—De acuerdo, al diablo la vida, mi hombre quiere que me quede con él —acarició mi pelo y volvió a besarme por un buen rato.—Vale, no quiero que sigas perdiendo más días por mi causa.—Ya no hay trato, aquí me quedo —respondí con una sonrisa.—¿Toda la vida?—Hasta mi último respiro —Xander interrumpió nuestros mimos matinales con su peculiar sentido inoportuno. Saltó sobre la cama y comenzó a ladrar impaciente— ¿Y tú que quieres? —el mov
Leer más
Rutina
Nos montamos al carro y luego de lidiar con el tráfico de Madrid finalmente llegamos al piso de Dante. Ni bien cruzamos el recibidor Xander se acercó a darnos la bienvenida.—Hola pequeño. ¿Cómo te has portado? —le acaricié las orejas. Mi madre acarició su cabeza y lo besó con dulzura. Nos metimos al despacho de Dan, y ahí estaba mi hermoso hombre acompañado por otro muchacho, se veía joven y nervioso, aún tenía cara de niño.—Hola nena, finalmente has llegado.—Hola cariño, mira lo que me encontré —le respondí mientras me acercaba a besarlo en los labios.—¡Amparo! Que buena sorpresa. ¿Cómo te encuentras?—Hola Dante. Muy bien, pero lo importante es… ¿cómo te encuentras tú?—Acá me ves, en perfecto estado. Nena, él
Leer más