Querido señor Müller

Querido señor MüllerES

Andrea García  En proceso
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
62Capítulos
6.6Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Morgan, es una chica ruda que no ha tenido la vida fácil y cada centavo se lo ha ganado con esfuerzo, soportando día a día a su jefe explotador y alejada de las emociones extravagantes, hasta que conoce al señor Müller, un hombre que no solo logra calentar su cama, sino que la ha puesto en un peligro inminente. Llevándola en una montaña rusa de emociones y de orgasmos, haciéndola dudar en todo aquello que creyó bueno y sumergiéndola en un mundo de sombras. Pero, eso no es todo; Morgan tendrá que superar miles de obstáculos, entre ellos, explicarle a su familia que se enamoró de un hombre menor que ella.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
62 chapters
Importante
Historia definitiva de Querido señor Müller.Advertencia:Este libro puede contener escenas que pueden ser delicadas para cierto público, se recomienda discreción.Los nombres, personajes, lugares e incidentes son productos de la imaginación del autor o han sido usados de manera ficticia y no deben ser interpretados como eventos reales.Queda totalmente prohibido la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo publico, sin el permiso expreso del autor, salvo en casos de extractos breves citados en artículos de crítica o reseña. De lo contrario, se tomarán medidas legales.Todos los derechos reservados.Contacto: garciaandrea101202@gmail.comSinopsis:Morga
Leer más
Prólogo
Renania del norte- Westfalia, 19 de agosto del 2021Querido señor MüllerSu anterior carta me ha dejo sin palabras, es por eso que he tardado tanto en responderle… Es solo que, me parece interesante que un hombre que es buscado por media ciudad para matarle, un hombre, que no posee celular, computadoras ni ningún medio tecnológico pueda estar al tanto de adonde voy y como estoy vestida. Me intriga a montones, quisiera saber su paradero, señor Müller y visitarlo algún finde semana, claro si se puede. Se que estoy poniendo mi vida y la suya en peligro con mis cartas, aún más con mis intensas ganas de volverlo a ver, pero si no estoy mal, entre usted y yo, quedaron algunos asuntos ardientes por resolver.Respondiendo el ultimo comentario de su carta “estabas robando miradas con tu hermoso vestido color rosa, un poco corto a mi parecer, pero estabas divina” ¿En serio, señor M
Leer más
El inicio
Mi nombre es Morgan Fischer y trabajo para el magnate Adam Hoffmann, mi día a día es una montaña rusa, no suelo poseer ni un minuto de libertad. Soy su asistente hace siete años y cada día me esfuerzo por hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Pero con mis treinta y nueve años recién cumplidos, me he dado cuenta que he trabajado día y noche, ganando mi dinero con esfuerzo y ofreciéndoles todo a mi familia, pero, olvidándome por completo de mí.Quedé embarazada desde muy joven y desesperada logré conseguir un trabajo con el magnate Adam Hoffmann, empecé siendo una chica de limpieza; con un salario no tan bueno, pero con ayuda de mis padres puede mantener a mi hijo y pagar mis estudios. Actualmente soy su asistente, ganando un buen salario en el cual, por fin, puedo darle una buena vida a mi hijo, ofreciéndole la oportunidad de asistir universidad privada y con un apar
Leer más
Una simpática fiesta de cumpleaños
—Sí —le respondí, llenándome al instante de la típica timidez que me perseguía a todos lados cuando intentaba ser atrevida, aunque lo fuera un poco —digo —me aclaro la garganta— no me interesa la verdad ver sus armas, ni nada que tenga que ver con usted, señor Müller…le pido con muchísimo respeto que se retire de mi casa con esa arma, podría lastimar a alguien inocente.Me erguí, repasando con la mirada a las personas presentes. Todos estaban en sus asuntos, ignorando por completo al enorme tigre salvaje que me acorralaba contra la esquina de la pared. Pero, me negaba a mostrarme vulnerable.—¿Segura? —inquirió. Yo me limité mover la cabeza de arriba hacia abajo, deteniéndome unos segundos, para admirar su abdomen —¿muy segura? Si salgo por esa puerta…no nos volveremos a ver, mis negocios me impiden quedarm
Leer más
En la oficina
El dolor intenso me despertó, haciéndome querer morir o desaparecer por unos días. el sol aún no había salido y yo, ya debía levantarme a trabajar.Suspiré derrotada, sintiéndome vacía y depresiva, no estaba acostumbrada a estar sola en una casa tan grande ni micho menos, para siempre.El objetivo de mi vida siempre había sido mi hijo, era el motivo que todas las mañanas me levantara a soportar a mi pesado jefe, sus explotaciones hasta sus humillaciones.Inhalé dirigiéndome despacio hasta la ventana, todo se encontraba tranquilo como todos los días. a excepción de un hombre que al instante reconocí. No hace mucho que el señor Müller llegó aquí y todos los días hombres grandes y fuertes lo protegían a muerte, como si fuera una celebridad, de ahí comenzaron los rumores de que sus negocios no eran nada bueno.
Leer más
En la oficina, segunda parte
Alexandro no lograba encender mi ser, pero quería acción, necesitaba un poco de calor para poder olvidarme por completo del señor Müller. Me acerqué a él, sabiendo de pies a cabeza que, si no empezaba yo el acto, aquí no sucedería nada.—Eres un hombre grande —le dije, mis manos acariciaron su pecho por encima de su camisa —muy alto —el asintió, empezando a reaccionar bajo mi tacto. Su mano cayó sobre mi muslo moviéndola de forma lenta, haciéndome tambalear por unos segundos —hace mucho calor ¿no crees? —elevé mi ceja, quería verme sensual ante él. Necesitaba saber si una mujer como yo, podría comerse al mundo —mucho… ah… calor —levanté mi trasero hasta lograr posicionarlo sobre el escritorio, me deslicé hasta el fondo —tanto… ah… uff… mucho calor —abr&i
Leer más
En la oficina, tercera parte
¿Qué sucedía conmigo?¿Acaso estaba defectuosa?Siempre había leído relatos eróticos donde las chicas se sentían tan bien durante el coito; la conexión… El amor y el pacer iban de la mano. Pero en mi vida, no lograba obtener placer por medio de la penetración y a los pocos hombres que he tenido dentro de mí parecía no importarle en lo absoluto.Sonreí, fingiendo estar satisfecha con todo lo que sucedió, al menos, había logrado calmar mi sedienta sed, pero ahora el sentimiento había sido remplazado por un vacío que no parecía tener fin.Terminé de arreglar mi ropa e inmediatamente prepararé todo lo necesario para darle la bienvenida a mi jefe; su café negro, sin azúcar a una temperatura de sesenta y un Celsius, con un pequeño pastelito simple, acomodado al lado del escritorio y al lado izqui
Leer más
Una carta no tan misteriosa
El mundo se detuvo a mis pies cuando tomé el sobre, por alguna extraña razón perdí el miedo que hace unos segundos me comía entera. El auto oscuro que me perseguía se estacionó unas cuantas casas atrás de la mía, pero con una ubicación perfecta para observar todos mis movimientos. Estaba claro que no pretendía hacerme nada, por ahora. Aun así, con el sobre en mano entré a casa; cerrando las puertas con seguro y cubriendo totalmente las ventanas con unas cortinas oscuras, encendí las luces y coloqué en la mesa el cuchillo más filoso de mi cocina. Suspiré, tomando asiento en la dura silla de madera y con un último respiro me dispuse a abrir el sobre de color morado.11 de agosto del 2021Querida señorita Morgan. Lamento muchísimo no llamarla por su apellido, pero me he dado cuenta de que no poseo conocimient
Leer más
El hombre de la ventana
Con carta en mano caminé hasta el automóvil oscuro, los hombres no parecían sorprendidos, al contrario, sus rostros no mostraban ninguna expresión, pero por el olor a cigarrillo que emanaba el auto y las bolsas de comida chatarra logré adivinar lo aburrido que sería el estar vigilándome día y noche.Uno de ellos me miró de reojo, haciéndome temer lo peor ¿acaso estaba cometiendo un error al ofenderlo de tal manera?Tal vez sí, pero no planeaba participar en sus planes ni ser su maldito juguete.—Toma —expendí mi mano hacia ellos —dale esto a tu jefe.Unos dedos regordetes se extendieron hacia mí. Nunca había estado frente a frente con unos hombres tan aterradores, su piel color marrón y una mirada penetrante me hacía temblar. No se tomaron el tiempo de hablar, ni siquiera de dedicarme una mirada de reojo. Parecía
Leer más
Flashback
Días atrás.La noche del cinco de agosto celebrábamos el embarazo de una buena amiga de la familia, mi casa era la más amplia y elegante y a los ojos de mis padres era perfecta para eventos familiares. No me molestaba en absoluto eso, amaba tener compañía y creo que uno de mis más grandes miedos era quedar sola para siempre, por esa razón me asusta tanto cumplir años.Terminé mi lata de cerveza y sin tener ánimos de quedarme más tiempo en el festejo, subí a mi habitación. No había tenido tiempo en la mañana de arreglar la cama, de hecho, no había tenido tiempo de nada. Entre prepararme para mi trabajo y hacerle el desayuno, almuerzo y merienda a mi hijo, el tiempo apenas me ajustaba para llegar a la oficina.Estaba tan agotada que lo único que me apetecía era dormir o relajarme un rato viendo una película.Camin&eacut
Leer más