Ella y Nuestros Bebés

Ella y Nuestros BebésES

Marcia E. Cabrero  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
65Capítulos
159.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Miranda vive su vida lo más plenamente posible a pesar de sus limitantes, intentando siempre dar lo mejor de sí para sus dos tesoros, con los colores de la vida.James vive su vida lo más tranquilo posible a pesar de tenerlo todo, intentando olvidar su pasado encerrado en una vida solitaria y gris.Dos mundos distantes en un mismo espacio. Ella es el día, él es la noche, y sus tesoros serán la tierra a la que ambos sobrecogen y protegen.Ella es una simple mesera, él es solamente el dueño del lugar. No puede ser tan malo.

Leer más
Ella y Nuestros Bebés Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
65 chapters
Capítulo 1
MirandaTodos tenemos un día perfecto y sería una bazofia decir que yo lo tengo todos los días, pero cada mal momento que paso día a día se ve recompensado al ver las pequeñas y dulces sonrisas de mis preciosos bebés. Dylan e Isis, tienen cuatro meses de nacidos y, a pesar de que han sido cuatro meses muy, muy, muy difíciles al ser madre soltera con sólo veinticuatro años, me hacen feliz. Como nunca antes lo fui.Dicen que soy exageradamente positiva, pero no le veo razón a amargarme por cosas que no puedo cambiar. ¿De qué me sirve quejarme porque mis hijos lloran, o se hacen del pañal, o porque debo pagar el arriendo de nuestro pequeño apartamento? Son mis obligaciones y, amargada o no, debo solucionarlo. Así que yo decido si quejarme o llevar mi vida lo m&
Leer más
Capítulo 2
MirandaLa mujer me sonríe antes de salir y es allí cuando pienso que todo este sacrificio vale la pena. Meto a mis niños en el coche doble que les regaló Aria al nacer y me preparo mentalmente para bajar, con el mayor cuidado, los cuatro pisos sin percances. Tomo los dos bolsos y empiezo mi travesía. Bajo lentamente, tomando un descanso en cada piso para ver que vayan bien. Ambos están dormidos y eso es bueno.Al llegar al trabajo, Aria corre a abrirme la puerta y Kelly ríe burlándose de la pobre mujer. La entiendo un poco, sus hijos crecieron y se fueron sin mirar atrás. Aún me pregunto por qué. Los dejamos tras del mostrador y empiezo a trabajar mientras ellos descansan. Sus vidas son tan difíciles, complicadas y llenas de dilemas.Leer más
Capítulo 3
James—Ve abajo —le digo a Milo—. Detenles lo más que puedas No puedo creer lo que haré, pero verla con esas enormes lágrimas rodando como ríos y aferrándose a su hija, es alarmante. No tenía que haber venido esta noche. Esta ni ninguna de las anteriores.Miranda me mira preocupada, esperando a que diga algo, a que le grite quizás, y estoy a punto de echarme para atrás, pero sé que no debo. No, a menos que sea ese idiota despiadado como aseguran mis amigos que soy. Camino de un lado a otro haciendo tronar las articulaciones de mis dedos, intentado idear algo que me ayude a sacarla de este problema. No quiero dejarla así; le podrían quitar a sus hijos, de eso no hay duda.Nunca me imaginé
Leer más
Capítulo 4
James Ambos bajamos y salimos por la puerta de atrás, siempre en silencio para no despertarlos, a través del oscuro, sucio y apestoso callejón. Enfrente del bar espera mi carro, los llevo hasta él y la ayudo a acomodarse en la parte de atrás. Le doy una última mirada al bar, The Cavern, y niego. No sé qué es lo que me ha detenido de derrumbar este lugar, es un bar justo enfrente de un muelle abandonado, el que derrumbaré y restauraré para tener un mejor aprovechamiento de este espacio para la comunidad. El muelle 57 es un sitio histórico, hace parte de lo que significa esta ciudad. Este espacio, al igual que los almacenes y locales de los alrededores deben ser también modernizados para que todo el alrededor sea perfecto.—¿Dónde vives? —pregunto, y enciendo el auto. La
Leer más
Capítulo 5
MirandaDespierto cansada, como todos los días, luego de tener que levantarme tres veces esta noche para atender las necesidades de mi par de ángeles. Alimento a mis niños y los preparo, no creo que demore en llegar el señor…El toque a la puerta me avisa y me advierte de su extrema puntualidad. Ciño mi bata y corro hacia la puerta. Sonrío al verlo allí, con su rostro serio y lindo.—Buenos días, señor Donovan.—Aún no está lista. Tenemos media hora, Miranda.¿Por qué siempre tiene que gruñir?—¡Quince minutos! —grito, y corro dejándolo en la puerta, voy de vuelt
Leer más
Capítulo 6
Miranda—Tuvimos una relación, pero nos separamos y nunca tuve la oportunidad de decirle que estaba embarazada. Nos reencontramos hace unos días.—Ayer habíamos salido para hablar al respecto y conocer a mis hijos —continúa él, dando una genial actuación al besar la cabeza de Isis—, pero tuve que pasar al bar que recién adquirí por unos documentos y fue cuando llegó la policía.—Pasada la media noche —reprocha ella.—Puede llamar al restaurante en el que estuvimos previamente, si desea. No tenemos nada que ocultar.La mujer se yergue algo intimidada po
Leer más
Capítulo 7
JamesLlego a mi cena con el señor Garrett, deseando que este jodido día finalmente termine. Qué más quisiera yo, que el peor de mis problemas fuera la mesera del bar y sus hijos. Ahora, mi idiota padre quiere que le envíe más dinero para cubrir sus malditas deudas de juego como si fuera su cajero automático personal. Nunca estuvo al pendiente de mí y no hizo más que traerme problemas, pero desde que mi abuelo me puso a cargo de la constructora inmobiliaria hace un año, ha aparecido con demasiada frecuencia. Debo buscar la manera de sacarlo de mi vida antes de que intente enredarme en su mierda una vez más.—Donovan —saluda Martin Garrett, y me levanto para recibirlo.—Señor Garrett.Ocupamos
Leer más
Capítulo 8
James —Ya cálmate. Ni que fueras mi mujer. Sí, tengo dos hijos. No sé si recuerdas mi viaje hace un año a Atlanta. Pues allí la conocí.—Estás bromeando, ¿cierto? Tú jamás has sido un irresponsable, no dejarías a una mujer embarazada ni por error.—No tengo tiempo ahora. Luego te llamo.Corto la llamada sin darle tiempo a seguir con su interrogatorio y me levanto sin ocultar mi preocupación. Me he dado cuenta de que Miranda no es la mejor referencia de la puntualidad, pero dos horas de retraso es demasiado.—Leonore —hablo al llegar a la puerta, brinca en su puesto y bufo. Salgo con mi saco en mano Leer más
Capítulo 9
MirandaMe remuevo y me quejo. No me quiero levantar, mucho menos romper esta paz tan perfecta, un silencio inmensurable y una quietud que… Arrugo mi cara juzgando el apartamento, sólo con mi agudo oído. La quietud perfecta no existe, mucho menos en este lugar.Al no percibir los comunes sonidos que suelo sentir al despertar, abro mis ojos y me siento. Veo la cuna, algunos juguetes regados y ropa de bebé. No me he equivocado, tengo dos hijos, unos muy bulliciosos, y no hay señal de ninguno.No recuerdo la última vez que dormí tanto y tan bien, desde que mis niños nacieron. La doctora dice que en poco tiempo empezarán a dormir toda la noche y allí me podré relajar un poco, aunque estarán más despiertos durante el día. Es realmente agotador at
Leer más
Capítulo 10
Miranda—¿Despertaron? —pregunta James a una mujer, ella se levanta corriendo una vez nos ve salir del elevador.No puedo evitar reír cuando se atraganta con una fresa y golpea su pecho tratando de pasar la fruta a la fuerza. Me mira apenada y muevo mi mano para tranquilizarla. Pobre mujer.—Lo siento, señorita Veillard. Aún duermen, señor. Son un par de angelitos.Mis hijos pueden ser llamados por muchos calificativos tiernos, pero ¿angelitos? O bien, esa mujer está delirando, o mis hijos saben en qué palo trepan. Creo que me inclino por la segunda. La miro impresionada y me apuro para seguir al hombre. ¿Acaso no sabe quedarse quieto en un sólo lugar por más de cinco segundos?Leer más