Historial

HistorialES

Un Grimorio  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
15Capítulos
2.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Historial es la vida de un joven universitario que va a clases y conoce muchos amigos y de esa manera aprender a vivir y adquirir conocimiento de otros países a partir de charlas con gente extranjera.

Leer más
Historial Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
15 chapters
Cap 1
El señor Geld nos prestaba dinero para pagar la renta de la casa, para esas fechas habitábamos en la colonia Villa Tiscapa, teníamos tan poco dinero en nuestros bolsillos que apenas y nos alcanzaba para la comida; lo único bueno era que la universidad nos quedaba caminando a unas cuantas cuadras, estudiábamos una carrera sin futuro, o eso era lo que nuestros padres decían. Argent era mi compañero de cuarto; su padre le puso ese nombre en honor a un amigo francés que falleció en la guerra. Nos conocimos desde pequeños en el Barrio diez de junio.            En aquellos meses subió la renta y no ajustábamos para pagar, entonces recurrimos como dije, al señor Geld, el vecino de al lado. El señor Geld era un viejo poeta alemán que vino a Nicaragua entusiasmado por la revolución. Los años le pasaron encima y s
Leer más
Cap 2
Pasaron dos semanas desde la última vez que fui al casino, las clases estaban un poco pesadas, en especial la materia de historia de la economía y lógica. El profesor de economía nos dejaba mucha lectura, y en clases debíamos debatir las diferentes posiciones. No estaba muy interesado en estas clases porque cursaba el seminario de filosofía latinoamericana y me tenía fascinado; la profesora era exigente, era una doctora en marxismo, contaba que en los ochenta para la época de la revolución se fue a Rusia a estudiar su maestría y doctorado en marxismo, y que al volver a Nicaragua en los noventa se encontró en la UNAN libros marxistas quemados en barriles. El gobierno de Doña Violeta Chamorro había comenzado y pasaron dieciséis años de neoliberalismo.            Iniciábamos el segundo cuatrimestre con el seminari
Leer más
Cap 3
Fuimos por un par de cervezas a La biblioteca. Un bar que quedaba a unas cuadras de la casa. Era de noche, en seguida pedimos que pusieran algo de Pablo Milanés; sonaba la trova y tomábamos. Invitamos a Karibische a tomar con nosotros. Mientras tomábamos discutimos sobre filosofía latinoamericana. En la plática surgió El nicaragüense de Pablo Antonio Cuadra; mencionamos algo sobre la discriminación del Caribe y la identidad nicaragüense. Karibische comentó acerca la independencia de la Mosquitia y cómo hasta el presente los derechos de las regiones autónomas han sido cercenados por todos los gobiernos desde la instauración del Estado Nación en Nicaragua. El tema se volvió una polémica porque Argent decía que era imposible una independencia total de las regiones autónomas. Que tal gobierno sería una anarquía y que los pueblos indígena
Leer más
Cap 4
Pensaba en la originalidad de la filosofía latinoamericana, en las expresiones diversas de cada ser latinoamericano, me había empapado del tema y ya tenía planeado que mi monografía sería sobre el libro de Leopoldo Zea. Le propuse a Argent que trabajáramos la monografía pero dijo que se iba a dar un año sabático, entonces le propuse a Kunnian y aceptó. Para problematizarlo pensaba si existía una filosofía en Nicaragua; nuestro mayor representante es Serrano Caldera, los problemas de identidad parecían dilucidarse en una cultura de confrontación; una lucha eterna contra la invasión del imperialismo. A mi parecer no hay un sistema filosófico planteado pero si un rico y amplio pensamiento propio de nuestra identidad política como nicaragüenses. Entonces entraba en una negación con lo propuesto con Leopoldo Zea. Ahí mi problemática del tema.Leer más
Cap 5
Esa noche con Colline había sido espectacular, cogimos durante horas. Estaba en mi casa escuchando Amor Amarillo de Cerati, pensaba en Colline, en lo bella que era. Era viernes y tenía ganas de salir un rato a apostar en el casino, me alisté y fui directo al casino. No quería ir a la casa de apuestas y solo jugué un rato en las máquinas, obtuve cuarenta dólares. Luego de eso hice una llamada a Argent, dijo que estaba en Ron Kon Rolas; un bar ubicado en la calle de la perdición por el Reparto San Juan. Había un concierto en homenaje a Héroes del silencio. Detuve un taxi y me dirigí a Ron Kon Rolas. Prendí un cigarrillo, el guardia de seguridad me revisó y luego me dejó pasar. Vi un montón de chicos vestidos con camisas negras, jeans y botas, caminé hacia la barra y pedí una cerveza. Me levanté y empecé a buscar a Argent. El lugar estaba atiborr
Leer más
Cap 6
Estábamos en el motel New York, mientras Colline tomaba una ducha, hurgué en su bolso en busca de cocaína; quería comprobar que era una adicta, y, en efecto, encontré una bolsita plástica llena de polvo blanco, abrí la bolsa y metí el dedo. Quería averiguar que sabor tenía, puse el dedo en mi lengua, el polvo blanco tenía sabor a metal oxidado. Le hice un nudo a la bolsita y la guardé. Fui a la ducha a ver a Colline y la encontré orinando, se sorprendió al verme. Me lave la cara en el lavado y luego fui a la cama a esperar a Colline, encendí la televisión para ver TNT. No había nada especial, así que busqué el interruptor para poner la porno, de inmediato se escucharon los gemidos. El volumen estaba alto. Me sentía un poco estable, nada de nudo en la garganta, ni sensación de desvanecimiento, tampoco tenía ganas d
Leer más
Cap 7
Colline pasó por mí a eso de las nueve de la mañana para ir a León, llegamos temprano y fuimos a desayunar a la panadería Pan y paz; me entró una crisis luego de tomar el café. Tomé las manos de Colline y le dije que debíamos terminar, ella me observó, acarició mi mejilla y me limpió la lágrima que corría. “Te amo” dijo. Yo no sabía que responderle, no es que quisiera terminar con ella por el asunto de la cocaína, solo que no quería estar con nadie en ese momento y pensé que la mejor manera de hacerle saber eso era diciéndole que termináramos y luego vagar solo por las calles de León. Con la intención de pensar buenas razones para seguir viviendo. Así es la depresión, no se le encuentra sentido a nada, hay una aflicción que lo provoca todo, desde los pájaros que parten volando hasta el agua d
Leer más
Cap 8
Recibí la mejor noticia de la semana, me aceptaron en el IHNCA, de cinco que aplicaron yo quedé seleccionado para la beca de investigación, pasé todo el día aguardando para darle la noticia a Colline, mientras apretaba los números en el celular recibí una llamada de mi mamá. Lo último que hice al escuchar sus palabras fue soltar el celular y escuchar el crujido al caer contra el suelo, mi papá había fallecido hacía unos minutos por un infarto al miocardio.Fue en la mañana, se levantó a tomar agua y le dio el infarto; no estaba preparado para esa noticia, de inmediato recogí el celular. Mi mamá aún estaba al teléfono “Leopoldo ¿estás ahí?” decía. “Sí, aquí estoy mamá” le respondí. Ahora no sabía cómo recibir el día, mi opción era alegrarme por ha
Leer más
Cap 9
La semana después del fallecimiento de mi padre fui por primera vez a mi pasantía como asistente investigador en el IHNCA, para esa fecha ya me había quedado sin dinero y no tenía tiempo para ir al casino, el pago de los trescientos dólares sería hasta dentro de un mes y solo tenía asegurado los mil córdobas del estipendio por la beca. Así que luego de salir del IHNCA a las cinco de la tarde fui al casino Nicarao a jugar en las máquinas, jamás pensé que me iba suceder lo siguiente. Inserté un billete de veinte dólares y de inmediato lo perdí, ni siquiera un dólar gané, inserté otro billete y también lo perdí solo me quedaban otros veinte dólares, no podía jugar al azar, así que me retiré y me fui a mi casa con la derrota encima de los hombros. Me sentí un fracasado, el juego no me dominaba
Leer más
Cap 10
Fui al Palm Casino a jugar en las máquinas tragamonedas, ingresé diez dólares y obtuve veinte, luego ingresé los veinte y obtuve cuarenta, tuve una buena racha. Con el dinero extra sobreviví el mes hasta que me pagaron los trescientos dólares de la pasantía como asistente de investigación en el IHNCA, llegaron las vacaciones y me propuse pasarla en la casa de mi madre para acompañarla en su duelo. Diciembre se fue rápido, llegó enero y volví al IHNCA y también inicié la redacción de la monografía: Análisis historiográfico de la filosofía latinoamericana en Nicaragua. Todo marchaba bien hasta que encontré a Mathilde en el Café El Molino. Estaba ahí, sentada, tomando café. No lo podía creer, en seguida me levanté y fui a saludarla. Estaba estupefacta al verme, me pidió que me sentara;
Leer más