Sociedad Italina

Sociedad Italina ES

Noctambula_Soul  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
36Capítulos
642leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Una Universidad de millonarios, un proyecto para becarios; aquí todos son populares y DUDO decide quién reina. Carina Carson es una chica del montón que movida por la codicia acepta un trato a cambio de dinero. Debe servirle de espía a sus pagadores en la prestigiosa Universidad Italo Carvajal de la Huerta, e iniciar una relación con el hijo de un mafioso, para completar su misión una vez ella se lo entregue a sus jefes. ¿Podrá Carina ser buena espía y completar su misión? Amelia West tiene sueños y objetivos claros que la vinculan a ella junto a su crush de toda la infancia. Sin embargo, descubrirá que el amor no siempre es remunerado, ni por mucho que esperre, ni por tanto que insista. ¿Amelia logrará olvidar su obsesión y concentrarse en amar?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
36 chapters
0
El dinero no puede comparar la felicidad pero sí las culpas*** La Sociedad Italina, compuesta por jóvenes millonarios en un ambiente acogedor, inicia un curso diferente. A causa de logros obtenidos en materia universitaria, se admiten cinco estudiantes locales en la prestigiosa institución, donde acontecimientos ocultos saldrán a la luz mientras el amor revolotea en derredor. Hay quien debe mantener lo que es; algunos tienen misiones o planes por cumplir, y otros se verán envueltos en la discordia de la venganza y el aferro al silencio para no dañar. *** Universidad Hereditaria Italo Carvajal de la Huerta, gana la placa de oro y el reconocimiento al centenario de excelencia. La Universidad del año celebra su logro y admite con modestia a cinco estudiantes locales
Leer más
1
¿Modestia en Italo?Debo darle la bienvenida a los cambios.La primera vez que vine a Italo, sentí una conexión. Vislumbré a mi ideal de entonces y al que sería cuando pasaran los años. Iba con los audífonos de ponis que taladraban mis oídos en una oleada de corriente abrazadora. Caminaba aislaba del mundo, o quienes venían a reafirmar matrículas.Como Alana estaba junto a mis padres, me sentí nunca menos observada y el deseo de inspeccionar la Universidad se apoderó de mí.Mis pasos eran como el ánimo de un decaído y el viento de mal garrotero, zarandeaba mi cabello. Intenté por ende apartar el efecto del invisible sobre mí pero tropecé. Un niño brabucón algo más alto, de cabello negro y crespo, como si pompas de jabón se tratara, me inspeccionó a la espera de una disculpa.— Lo siento –pronunc
Leer más
2
¿Fiesta temática? Mejor un desconocido atrás de una estatua y aprender a jugar bolos. Era un día caluroso de agosto que no meritaba mayor atención. Sin embargo, a la hora de la siesta de mamá, alguien llamó a la puerta.Di un grito de aviso para que esperasen y terminé de lavar los trastos con restos de mi merienda. De camino a la entrada pasé por la mesa central fijándome en los audífonos de cable que todavía reproducían la música del móvil. Era un murmullo semejante al de una abeja: bajo y latente. Podría pasarse por alto; contrario a aquellas personas de traje caro que divisé en mi porche.Agradecí que el barrio estuviese desolado cuando los hice pasar. Mencion&
Leer más
3
¿Te acuerdas de anoche?Dicen que cuando uno está ebrio hace locuras...Despierto con el furor de cierta resaca y la fiesta temática viene a mí como una experiencia vaga.De anoche recuerdo que Carson desapareció luego de que una ola hermanada se nos atravesara en medio. Luego fui a la pista y de ahí, a las barras para repetir el trayecto.Rasco un poco mi cabeza para levantarme a inspeccionar el dormitorio. Pero el móvil suena y lo tomo al soplo. Me encuentro con que DUDO no para de enviarme notificaciones de citas, de etiquetas, de seguidores, por tanto debo agudizar mi vista. Recoloco también mi postura llegando a sentarme. Voy a la bandeja de citas para reparar en que tengo más de mil pedidos. Eso es imposible.— ¡Carson! –llamo con apremio– Levántate y reci
Leer más
4
¿Censo?Demasiado que aprender; mi mentora toma el puntero.Gracias al sol invariable sobre Italo, las gotas de sudor se amontonan por mi cuerpo.La cuesta de ciertas calles reta a la resistencia de mis canillas que abogan en silencio por un stop. No obstante, en mi tozuda manera de resolver con rapidez las tareas de West, me autoproclamo excursionista de esta Uni, sin mayor herramienta que el escrutinio de mis ojos. Como apoyo tengo lo que antes fue una botella de agua oxigenada y ahora ni llega a aliviar la demanda de mi paladar con el buche aleatorio que deja caer en él. Renuevo la caminata sin mapa sin conseguir mucho más que volver a detenerme.Tomo el móvil, llamo y demando:— West descríbeme donde queda esa farmacia, o irás tú en pijama a buscarte
Leer más
5
¿Aturdida?Una charla entre disparos. Descubro que hago el tonto cargando libros cuando llego al salón.Volteo hacia West que me saluda con una de sus cejas en alto y una mano zarandea el celular. Todo en una señal de revancha. Aspiro y suelto el aire para dirigirnos a un puesto.— Carson, te pasa esto por no tomar en cuenta mis consejos.Su voz suave, como si estuviera dando un discurso infinito, hace que muerda mis dientes. Pues mi parte que no puede dar su brazo a torcer, de momento no aceptará lo obvio: ella tiene experiencia y yo soy novata.— Te dije que no era necesario.— Lo recuerdo West, lo recuerdo.— Los libros en físico se usan para las sesiones de estudio para exámenes porque mient
Leer más
6
¿Un dibujo de Beck?Por supuesto conseguiré la tarjeta VIPCarson imita a quien intenta contactar con un satélite de otra dimensión.Susurra frases inentendibles que se convierten en murmullos entrecortados para mis oídos adormecidos. Volteo y para entonces finaliza la llamada, por lo cual: el saludo para su señora madre no brota de mis labios.— ¿No dijiste que no la llamabas los fines de semana?— Me extrañaba –se excusa sacudiéndose de hombros.— Yo digo que tal vez sea al revés.Ella sonríe y va a lo suyo, tanto como yo. Estando en el baño medito en lo rápido que se ha ido la semana. Si me descuido un poco, en breve estaré arreglándome para celebrar el cumpleaños de Italo. Con todo, aún falta y este es nuestro prime
Leer más
7
¿Operador?Tomo acción, o no duermo en paz.La cita con Calen se pospuso hasta hoy, y esta vez no dejo volar mucho la imaginación, porque entiendo que se debe a los estudios. Han sido dos semanas intensas de las cuales no debo tomar nada, salvo los conocimientos adquiridos en el trío de estudio.Aunque, ya presentamos el último examen. No hay mucho más que hacer aparte de lanzarnos la pelota anti estrés que usábamos para tantearnos las preguntas.— Suficiente –profiere Xavier–. Habla chica lolita...He atrapado la pelota antes de golpearme y sonrío. Desde su móvil, Xavi deja salir una música estridente pero acogedora, en verdad antes no oía algo de lo que él sí. En resumen: me vale ese fondo para charlar como tiene por idea.— ¿Qué? –comen
Leer más
8
¿Y toca el piano?¡Magníficamente!Si creen que pueden jugar con mis amigos, voy a hacerles ver su error.La Universidad está despejada, lo cual muestra que todos en sus habitaciones se prepararan. Además recuerdo que faltan tres horas para comenzar oficialmente el festejo con el recibimiento de las familias. Mamá no vendrá pues tiene algunos achaques y dolores pero me aseguró que el botiquín está lleno de medicinas y prometió asistir el año próximo. De modo que mi plan es ir los tres solos; festejar entre amigos sin necesidad de Micaela, Beck o Calen.Vengo a cancelar mi cita, por insólito que parezca a la Sociedad Italina.Encuentro un personal de servicio que pasea por el frente al que me dirijo para lanzarle mi pedido.— ¿Dónde pue
Leer más
9
¿Grace extorsionadora?Revelaciones del cumpleaños.El corazón me late desbocado y me humedezco los labios antes de hablar. Trago.Volteo a ver a Carson que puntea su mentón hacia el ejecutivo de Dirección. Resulta que al Italo ser internado, ningún estudiante puede salir y ello nos lleva a alarmarnos si alguien pasa más de 24 horas sin ser visto y desconectado de DUDO. Ayer fue una noche extraña pero solo un resultado me tiene al borde de informar que el estudiante Xavier de la Torre está desaparecido.— Necesito el nombre, jóvenes. Debemos alertar a seguridad y a sus familiares— ¡Acaba de decirle! –enfatiza mi compañera.— También puedes decirlo tú –le respondo entre susurros.— ¿Están completamente seguras de qu
Leer más