En los ojos del Sheikh

En los ojos del SheikhES

talia  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
82Capítulos
10.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

En estado de shock, Liya escucha atentamente la oferta que se le presenta... Para ocuparse de la convalecencia de Sheikh zhayar un hombre tan cruel como misterioso y que parece tener un odio absoluto hacia todos aquellos que se atreven a acercarse a él. Si en un principio esta oferta le parece preocupante, el salario que la acompaña no puede ser rechazado. Liya termina aceptando por esta obvia razón, aunque en su interior otra razón la frena. El sheikh perdió la vista tras este grave accidente, condenado de momento a una silla de ruedas. Aunque tiene miedo, Liya se siente profundamente conmovida y espera completar su trabajo. Solo el sheikh de ojos duros despliega todas las formas de crueldad para esperar su inminente renuncia...

Leer más
En los ojos del Sheikh Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
82 chapters
1
Liya revisó su teléfono por enésima vez, viendo pasar las horas, sin saber qué esperar. ¿Ir al otro lado del mundo por trabajo? ¡Locura! Ella lloró por dentro.Se encontró maldiciendo a Gaby por haberla empujado a esta aventura desconocida. Además, desconocía a qué puesto de trabajo acababa de postularse y menos aún las habilidades requeridas para ser contratada.En otras palabras, Liya de repente se sintió ridícula y rezó para que el suelo se abriera bajo sus pies para tragársela por completo. Nerviosa, dobló en seis el folleto que había estado torturando durante horas y lo sacudió cerca de su cara para tomar un poco de aire. El calor se estaba volviendo abrumador, tenía la impresión de que su piel diáfana ardía sin siquiera ver el sol.¿Y si fuera una trampa?Liya dejó de moverse y se congeló en el banco.Su mente comenzó a imaginar los peores escenarios posibles e inimaginables. Sus huesos se congelaron y su aliento quedó atrapado en su pecho.- ¿Señorita Grey?Liya saltó, ahogando
Leer más
2
Cuando escuchó la puerta abrirse y cerrarse de nuevo, Zhayar apretó las mandíbulas con el loco deseo de matar a Hassan. - Espero que se haya ido Hassan, dijo, escuchando sus pasos acercándose. - Está en el pasillo. Zhayar emitió un sonido digno de una bestia feroz y herida. - ¡No quiero una extranjera en mi tierra! ¡Ya tengo suficiente personal! - Su Majestad, con todo respeto, me parece importante recordarle que su personal está, por así decirlo, aterrorizado. Zaya ni siquiera puede acercarse a ti sin sacudir las bandejas. Con los dientes apretados, sumergido en la oscuridad, Zhayar sintió que el odio se hacía más fuerte cada segundo de cada día. Lo había perdido todo. Su cara, su vista y sus piernas. Maldijo al mundo y se compadeció de él. Había perdido toda esperanza y ya no creía en la medicina. - Ya no se atreven a acercarse a ti, prosiguió Hassan, acomodándose en la silla. - ¡Esta chica es demasiado joven, no consideras que voy a aceptar eso! - La señorita Gray parece
Leer más
3
Después de instalarse en su majestuosa habitación, Liya se apresuró a tomar el contrato de trabajo que le había dejado Hassan.La primera página fue, con mucho, la más difícil de descifrar. Liya tuvo la impresión de estar realmente prisionera en este lugar, por muy magnífico que fuera. Sin contacto con el exterior, sin salida fuera del palacio, llamadas telefónicas controladas.Liya prefirió cerrar el contrato y lo arrojó sobre la gran cama con dosel. No hay necesidad de continuar con esta lectura que podría llevarla a arrepentirse de su elección.- ¿Señorita Grey?Liya saltó antes de volverse hacia la mujer que acababa de entrar en su habitación. Llevaba una sonrisa feliz, como si su presencia fuera preciosa.- Mi nombre es Jamila, estoy encantada de conocerte.Liya le estrechó la mano, mostrando su mejor sonrisa.- Encantada de conocerte.Jamila hizo una mueca, retorciendo los dedos con nerviosismo.- Su Alteza se está preparando para la cena.¿Cena?¿Y entonces? ¿Cómo le preocupaba
Leer más
4
¿- Qué hicisteis? Hassan susurró con voz resignada a lo impensable.Zhayar empujó su silla hacia atrás y chocó contra algunos obstáculos.- ¡Lo intenté como me pediste! Devuélvelo ahora.- Está fuera de cuestión, declaró Hassan con voz firme; Intentaste asustarla, así que eso es todo.Zhayar apretó la mandíbula, impasible ante su comentario.- Ahora voy a ver cómo está su mano, terminó Hassan, saliendo de la habitación.Sin responder hasta ahora, Zhayar giró la cabeza hacia un lado cuando las puertas se cerraron detrás de Hassan. Incluso si se sentía indiferente al destino de la joven, esperaba que no resultara herida.- Deja a Jamila, ve con Hassan y dile que me informa sobre el estado de salud de la señorita Gray.La escuchó sentarse, pudo detectar su respiración errática.- Mi esposo tiene esperanzas de verla curada, majestad, no sea demasiado estricta con él.Zhayar prefirió guardar silencio antes de asustar a esta pobre mujer...Solo escuchaba el crepitar del fuego, lo único a lo
Leer más
5
Liya contuvo la respiración mientras se sentaba lentamente. Durante mucho tiempo había esperado que Hassan ocultara esta información. Liya se sintió estúpida por haber creído eso posible. ¿No era el rey?- Mi padre está mejor, gracias.Se inclinó hacia adelante para continuar con el cuidado.- Según Hassan estaba muy enfermo, ¿puedo saber más?Liya frunció los labios con nerviosismo porque no era una pregunta o incluso una invitación a intercambiar como dos seres humanos. No, el jeque simplemente quería saber sobre su vida por razones obvias. Liya no tenía nada más que perder y decidió dar el paso.- Trasplante de corazón su alteza.Al ver su reacción, Liya se incorporó para cambiar la compresa. El jeque estaba impasible... ninguna emoción se reflejaba en su rostro mártir.- Es casi un milagro que haya podido tener un corazón después de cinco años.- Efectivamente, es un milagro, murmuró con voz más agradable.Por desgracia, incluso si su voz había retomado estos colores cálidos, su r
Leer más
6
Liya contuvo la respiración, su corazón latía con fuerza mientras intentaba liberarse. En vano, su agarre fue demasiado fuerte... su gran mano firme y viril rodeó su muñeca, tenía una mirada severa como si su lucha por retroceder le disgustara fuertemente. A pesar del miedo, Liya sintió que la agitación crecía en su interior. Un calor intempestivo la hizo sonrojar con vergüenza y miedo mezclados. Estaba tan cerca de él que podía oler su aroma almizclado subiendo a su nariz.- Su Majestad, yo...- ¡No te voy a lastimar! Él se molestó, tratando de agarrar su otra muñeca; ¡Solo quiero tocar tu cara para ver cómo te ves!Liya reprimió con dificultad esta agitación que la habitaba y dejó de luchar, sin saber realmente si acababa de tomar la decisión correcta.- Hassan no te mintió, soy normal.Y esa era exactamente la verdad. El rostro de Liya estaba desprovisto de maquillaje, y tampoco se esforzaba en vestirse a la última moda. Era más bien un ratón de biblioteca, discreta y desinteresada
Leer más
7
Aprovechando estas cinco horas de libertad, Liya había podido descubrir los excepcionales jardines del palacio. Hassan no había mentido. A pesar del calor sofocante y esta sensación de sequedad, había podido descubrir tesoros invaluables. Libro en mano, tomó el único corredor que conocía y se sintió atraída por las voces masculinas. Ajena al idioma que hablaban, Liya se aventuró a mirar por la puerta abierta. Un escalofrío le recorrió la espalda cuando reconoció la voz cruel del sheikhSu cálido acento ni siquiera pudo romper el tono frío de su voz.Apretando su libro contra su pecho, Liya se aventuró a echar un segundo vistazo a la abertura y vio al sheikh... de pie, tratando desesperadamente de levantar su pierna izquierda.Liya retrocedió sin intentar ver más. Presionada contra la pared como una idiota, giró la cabeza hacia la derecha y vio que Jamila venía hacia ella. Con cuidado, Liya acercó su dedo índice a su boca, rogándole que no hiciera el menor sonido que pudiera desenmasca
Leer más
8
Su mordaz pregunta siguió a un largo silencio. El sheikh tenía la cabeza inclinada hacia un lado, su rostro desprovisto de cualquier emoción antes de que una sonrisa cruel llegara a levantar sus pómulos altos.-No obtengo ningún placer de ello, señorita Gray, respondió finalmente; Siempre he sido así, tómalo o déjalo.¿Tenía elección? Pensó mientras le servía una taza de té.- Continuemos nuestra conversación si no te importa, agregó, deslizando cuidadosamente su mano hacia la taza.- Aparte de tu pasión por la lectura, ¿tienes amigos? ¿Un novio?- ¡No, por fin! ¡Ya te lo he dicho! Ella respondió en un tono que sugería que estaba sorprendida por la pregunta.Ella lo vio fruncir el ceño ligeramente.- Bien, podrías haber estado mintiendo, objetó el hombre con dureza.- No tengo tiempo para tener novio si quieres saberlo todo.Liya lo fulminó con la mirada, contenta de que él no pudiera ver lo enfadada que estaba con él.- Vives como una monja para llevarte bien.Dolida, Liya hizo todo
Leer más
9
Es posible que Liya no supiera lo afortunada que era al escucharlo reír, incluso si fue breve pero teñido de fuertes vibraciones. Sintió que se sonrojaba cuando él empujó su silla hacia atrás para darse la vuelta.- Sígame, señorita Gray.Parpadeando vigorosamente, Liya se levantó de un salto y lo siguió hasta una puerta opuesta a la salida. De buena fe, rodeó el sillón para abrirlo, pero como un depredador que intenta inmovilizar a su presa, el sheikh rápidamente encontró su muñeca y la agarró.Él la atrajo hacia él para que ella se doblara.Su rostro ya no tenía ni rastro de aquella sonrisa que le había esbozado hace un minuto. Era duro como el granito.¡- No hagas eso! Sé dónde está la salida, no lo vuelvas a hacer, ¿entiendes?Bajo amenaza, Liya asintió como si pudiera verla, presa de un temblor que lo obligó a soltarla. Sin disculpas ni compasión siguió su camino y abrió la puerta él solo. Incapaz de moverse, Liya se frotó la muñeca viéndolo irse mientras sentía que esta conversa
Leer más
10
Como todas las mañanas, Liya abría su pequeña libreta en la que iba marcando los días sin saber muy bien cuánto tiempo se quedaría aquí. Su contrato de trabajo no lo indicaba y ni Hassan ni el sheikh le habían dado respuesta a su pregunta. Llevaba más de dos semanas quedándose aquí y el tiempo empezaba a parecerle muy largo. Si había logrado ganarse la confianza del sheikh, lamentablemente quedó en la más absoluta incógnita. Extrañaba terriblemente a su padre hasta el punto de sentir que nunca lo volvería a ver.Después de terminar su trenza Liya se incorporó al gran salón como cada mañana para desayunar con el sheikh .- Hola su majestad.El sheikh levantó la cabeza y esbozó una breve sonrisa torcida.¿- Ha dormido bien?- Muy bien gracias.Con el corazón palpitante, Liya pensó en preguntarle lo impensable.Permiso para salir en Navidad.Un nudo en el estómago ante la idea de una negativa categórica Liya sintió que su mano temblaba mientras tomaba la jarra.No, reflexionó, cerrando
Leer más