Mates, los Gemelos Alfas

Mates, los Gemelos AlfasES

S. Brooks  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
79Capítulos
28.6Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

La historia gira en torno al amor de los protagonistas, dos Alfas guerreros, que además de ser gemelos idénticos, ambos son sumamente altivos y dominantes; y una joven Omega virgen, Mina, a punto de entrar en su período de celo. Los tres se conocen en circunstancias muy adversas y desfavorables para que surja la amistad y mucho menos el amor. Al contrario, lo que hay en el corazón de la hermosa Omega, quien vio con sus propios ojos como los suyos eran masacrados sin piedad por los soberbios Alfas, es puro rencor y odio. Sin embargo, tras varios sucesos, algunos forzados, otros no, nace un sentimiento muy fuerte que bien podría o abrir el camino hacia el amor verdadero o encender la llama del odio más vengativo. ¿Cuál de los dos gemelos Alfas será el dueño absoluto del corazón de Mina? ¿Seguirán siendo tan unidos como siempre o su pasión por ella los cegarán al punto del enfrentamiento?

Leer más
Mates, los Gemelos Alfas Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
79 chapters
Los gemelos Alfas
Desde el punto de vista de Mina¿Has pensado alguna vez cómo sería la vida de un hombre lobo si su destino no lo decidiera la diosa Luna? Todo sería muy diferente, se podría elegir qué camino tomar y a quién amar. Lamentablemente, ese no es mi caso. Mi destino ya estaba sellado desde el día que nací como hombre lobo. El hecho de haber nacido como Omega significaba que estaba entre los más bajos. Mi propósito era servir a los más superiores, los Alfas, y complacerles en todo lo que ellos querían. No debía hablarles, ni mirarlos a los ojos.Una de mis tareas era ser sumisa y dejar que el alfa me criara a su antojo hasta que pudiera producir tantos cachorros como él quisiera: yo quería libertad, pero solo así la obtendría. Ese era el destino de un Omega en nuestra manada.Esa estúpida regla fue creada por el hombre lobo original, que, según cuenta la leyenda, fue el primero en hablar con la diosa Luna.En realidad, yo creo que el imbécil lo hizo porque vio que los omegas eran más débiles
Leer más
Miradas de depredador
—Mina deja de holgazanear ya, ¿quieres que te castigue? —preguntó en voz alta Gertrude, nuestra jefa Omega.—No, lo siento señora. —susurré y seguí limpiando el suelo de la cocina.No era mi intención holgazanear o ser perezosa, era solo que mi mente estaba inquieta pensando en la ceremonia que se avecinaba, realmente no quería ir a ningún lado y odiaba el hecho de que cada Omega tuviera que vestirse bien y hacer todo lo posible para complacer a los Alfas.—Haz más presión con las manos. —Me ordenó y se marchó mientras yo lo hacía.Algunos de mis mayores temores eran ser rechazada por mi pareja o tener mi primer celo sin encontrarla.La mayoría de las omegas de nuestra manada fueron rechazadas porque sus compañeros temían enfrentarse al alfa si éste acababa eligiendo a la misma omega, y la mayoría de las omegas que entraron en celo antes de encontrar a sus compañeras fueron entregadas a los superiores como recompensa.Todo era un desastre y horrible, las omegas solían terminar embaraz
Leer más
Temblando
—Mina, Mina, despierta.Eva me trataba de despertarme mientras me sacudía suavemente.—No quiero. —respondí murmurando, luego me di la vuelta y miré al otro lado.—Hay una pelea afuera y se trata de nuestros alfas. —dijo en voz alta.En un segundo estaba de pie. Mi curiosidad lo superaba todo, sueño, hambre, todo.—¿En serio? —pregunté en un susurro.—Vámonos ya, apresúrate, vamos. —dijo en voz alta, luego me cogió de la mano y salió corriendo de la habitación conmigo.Parpadeé varias veces para ahuyentar el sueño de mis ojos mientras intentaba acompasar mi ritmo al suyo.Era muy temprano, el sol apenas estaba saliendo. No sabía por qué, pero tenía muchas ganas de ver qué pasaba.—¡No me asustas, gemelo inflado!Sirius gritó fuerte con voz quebrada. Se produjeron muchos chillidos de asombro y murmullos.Rápidamente aceleré el paso y salí al exterior, donde encontré a muchos miembros de la manada de pie, lejos de la casa de la manada. Sirius, como siempre, parecía muy borracho y agota
Leer más
Petición inesperada
—¿Dónde diablos está?La voz de Gertrude me despertó de inmediato. Me senté erguida y miré a mi alrededor, ya era de día y el sol se asomaba entre mis cortinas descuidadamente corridas.—Oh, mierda...—susurré en voz baja, luego me levanté rápidamente, echando mi cabello hacia atrás con mis dedos. La puerta se abrió de golpe y Gertrude entró enfadada.—¡Ayúdame diosa! ¿Qué voy a hacer contigo jovencita?, ¿Qué demonios haces todavía en tu habitación?, ¿Crees que este lugar es tu casita de juegos? —gritó a voz en cuello.—No señora. —respondí rápidamente.—Entonces, ¿por qué sigues aquí cuando tus amigos casi han terminado de hacer su trabajo? —preguntó.—No me sentía del todo bien y...—¿¡Y qué!? Que hayas tenido un poco de fiebre no significa que vayas a morir, ¿estás muerta? —preguntó burlonamente.—No señora. —respondí en voz baja.—Lo sabía, sólo porque Beta Cristian te cargó, ahora te crees especial de alguna manera, ¿no? —preguntó enfadada.—No, lo siento señora. —respondí suavem
Leer más
Malditos
Me di cuenta de que cumplía lo que me ordenaba sin pensarlo dos veces.Cristian cogió un plato y lo empujó hacia mí, miré el plato y vi que habían tres trozos de tarta en él.—Aquí. —susurró.Me mordí el labio inferior y me giré hacia el otro lado.—Come. —ordenó una voz ronca y profunda.No podía entender por qué me hacían esto, ¿era un castigo por llegar tarde a las tareas? O fue porque ayer estuve a punto de caer y les mostré debilidad.Con una mano temblorosa levanté lentamente un trozo de pastel.Me agaché y le di un mordisco, el sabor era delicioso, pero no tenía ni pizca de apetito, me obligué a masticar mientras rezaba a la diosa de la luna para que todo acabara pronto.Tragué, luego me moví un poco y miré hacia la puerta. Si me escapaba, Cristian no perdería tiempo en atraparme, no era difícil volver a intentarlo.—Muévete un centímetro y de seguro te haremos daño. —dijeron los gemelos juntos. Si pretendían asustarme, lo habían logrado con creces.Me llevé la mano rápidamente
Leer más
Condenada por mis propias palabras
Por alguna razón me quedé mirando a las señoras que hablaban alegremente. Tenía curiosidad por saber de qué hablaban, desgraciadamente no parecía gustarles.—¿Qué pasa esta vez? —preguntó Eva desde detrás de mí.Me di la vuelta y me encogí de hombros, la verdad es que no tenía ni idea de por qué se comportaban como niños pequeños en el comedor de la manada, pocas veces se les veía tan felices y ruidosos.No había nadie trabajando y Gertrude no aparecía por ninguna parte.—Y pensar que me he levantado tarde. —murmuré en voz baja para mí.—¿Qué has dicho? —preguntó Eva con una sonrisa.—Que yo tampoco sé qué ha pasado, cuando me desperté las encontré muy entretenidas. Espera, ¿cómo es que llegas tan tarde hoy? —pregunté.—Me quedé dormida porque no me despertaste. —respondió malhumorada.—Lo siento. —respondí en voz baja.—Pero, Mina, ¿no me has oído? —preguntó seriamente.—¿Oír qué? —La miré con cara de signo de interrogación.—Ayer Gertrude anunció que los gemelos ya han elegido por f
Leer más
La Elección
Me tumbé en el frío suelo y suspiré suavemente. La brisa fría me estaba matando, también tenía mucha hambre y sed. Durante los últimos días había estado encerrada en una de las salas de castigo. Extrañamente, me permitieron comer una rebanada de pan y beber un poco de agua.Incluso se me permitía ir al baño sólo una vez al día.Sabía que la mayoría de los miembros de la manada hablaban de ello y cuestionaban a Gertrude por todas esas concesiones. La sala de castigo era para la tortura, allí no se permitía ni comida ni agua. Yo también me sentí confundida por lo que estaba sucediendo. Después de ese día, miré a los gemelos irrespetuosamente. Salí corriendo y me fui a mi cuarto justo después de que Gertrude entrara en mi habitación con cara de susto. Me agarró por el pelo y me arrastró al cuarto de castigo.Dejé que me golpeara y gritara por encima de su voz porque era mi culpa. Además, nada bueno salió de la lucha contra ella o cualquier otra persona por encima.6:54 MMe lamí el la
Leer más
Atrapada entre dos Alfas
¿Cuándo fue la última vez que tuve un sueño tan perfecto y tranquilo en mi vida? Nunca, me sentí muy cómoda mientras me movía lentamente y sonreía un poco.Una hermosa sensación de hormigueo relajante se extendió por todo mi cuerpo. Me envolvió un hermoso aroma floral que se mezclaba con el olor del barro en un día de lluvia. El aroma me dio una calidez que no sólo me relajó, sino que me llegó al alma. Cuando el cosquilleo y el calor desaparecieron, estiré los ojos con sueño y lo busqué. Mi mano chocó con algo duro, lo que reavivó el cosquilleo.—Más cerca, —susurré con voz ronca mientras inhalaba profundamente su aroma.Unas manos grandes y frías me acercaron a un gran pecho.«Grande chasis». Grité en mi cabeza y abrí rápidamente los ojos.Parpadeé varias veces para asegurarme de que veía realmente lo que tenía delante. Mi mano estaba presionada sobre un pecho duro mientras un brazo me rodeaba la cintura.Mi corazón empezó a latir rápidamente, cerré los ojos y respiré profundamente.
Leer más
Kon
Me senté dormitando en el suelo. Lloré durante horas hasta que se hizo de día, tenía hambre y mucha sed. A mí también me dolían los ojos. Tenía muchas ganas de dormir en la cama, por desgracia no tenía ni idea de quién era el dueño de la habitación.Uno de mis compañeros me dejó claro que no me acostaría con ninguno de ellos. Debería estar aliviada, pero no lo estaba.Me reí como loca al pensar en mi estúpido deseo de hace una semana. Fui tan tonta al pensar que me emparejarían con un rango inferior que podría amarme por mí. Incluso planeé convencerle de que huyera conmigo si me amaba. Sin embargo, el destino era muy cruel y la diosa no tenía corazón.Se aseguró de que me aparease con mis enemigos y con los peores hombres de nuestro territorio, a los que todos temían.Suspiré suavemente y me tumbé en el suelo para tratar de dormir un poco.Cuando la puerta se abrió, me senté rápidamente y bajé los ojos al suelo.Por el increíble aroma que capté, supe que era uno de los gemelos. Se acer
Leer más
Fantasmas del pasado
Desde el punto de vista de KonMis ojos estaban puestos en Ivar mientras nuestros guerreros entrenaban.—Basta, ¿quieres? —dijo sin mirarme.—¿Por qué demonios me has llamado por mi nombre? —pregunté.Me miró y luego sonrió burlonamente.—¿Qué, estabas en serio engañando a nuestra Mate haciéndote pasar por mí? —Preguntó.—¿Es un problema? —Le pregunté.—Sí, porque estabas siendo un idiota con ella. —Él respondió.—No lo estaba, solo le di algunas reglas a seguir. —Señalé.—Sí, claro hermano, sé el miedo que tienes a las mujeres por tus malas experiencias en el pasado. Pero intenta no herir a nuestra Mate, la necesitamos de verdad a nuestro lado. Además, no es tan fuerte como crees. Es una omega. —dijo y luego miró hacia los guerreros.Me di la vuelta y volví a la casa de la manada, molesto por sus palabras porque eran la pura verdad.Odiaba el hecho de que tuviéramos los mismos sentimientos y pensáramos casi lo mismo. Lo que él sentía por ella era exactamente lo que yo sentía. Los dos
Leer más