De Londres a San Francisco

De Londres a San Francisco ES

YilyTM  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
92Capítulos
22.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Cuando Samantha Montenegro conoció a Marcos Lockheart pensó que su padre en vez de profesionales tenía un montón de patanes trabajando en la empresa. Esa actitud de chulo y de creerse superior la traían de los nervios. Y cuando esos ojos azules se encontraban con los suyos la energía crepitaba en la habitación. Pero no estaba dispuesta a dejarse engatusar por un hombre que creía que era la niña mimada de papá y tenía toda la razón, porque ahí la del poder era ella. A pesar de que los trigueño de ojos claros fueran su kriptonita. El día que Marcos se encontró con una rubia con un cuerpazo de infarto se quedó embobado mirando esos ojos color miel. Cuando descubrió quien era puso en marcha su plan de venganza. La enamoraría para después destruirla. Definitivamente, había llegado su hora, aunque las rubias fueran su tipo y esa en especial le calentara la sangre.

Leer más
De Londres a San Francisco Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
92 chapters
Prólogo
"Novela bajo el código 2209021915715 de Safecreative. Todos los derechos reservados. Queda completamente prohibido la distribución, plagio o copia de esta historia sin contar con el consentimiento del autor" Conocí a Samantha durante toda su vida. La vi pasar de niña a joven y de joven a mujer. Una mujer bellísima. Cuando entré a trabajar en Montenegro Co. esa rubia de coletas y unos ojos preciosos pero singulares, tendría unos doce años. Mi venganza empezó desde abajo, como un simple obrero. Mi hermano y yo nos prometimos que íbamos a destruir a la familia que había mandado a la muerte a nuestro padre. Estudiamos, adquirimos conocimientos, trabajamos hasta el último aliento, hasta que nos convertimos en los mejores especialistas de la industria transportista de los Estados Unidos. Me olvidé de Samantha cuando me convertí en un ejecutivo que empezaba a tener éxito y a aprendí a ser un tiburón en los negocios. Mi enfoque estaba en llegar alto y destruir una empresa que había sumido
Leer más
Capítulo 1:
Marcos llegó más temprano a la empresa de lo que estaba acostumbrado. Su perfil presentaba una expresión demasiado seria. Sin embargo su cuerpo de dios griego, sus bellos ojos azules y su sedoso cabello negro en conjunto con el uno con ochenta y cinco de su estatura, hacia que las miradas de ambos sexos se giraran a su paso. Todos los hombres querían ser como él. El segundo al mando de la mejor empresa transportista del mundo. La más segura. La más confiable. La que mayor cantidad de beneficios aportaba a sus bolsillos ya los bolsillos de los accionistas. No importaba el transporte que fuera, avión, barco o autobuses, Montenegro Co. era el número uno en ranking y según estudios estadísticos. Todas las mujeres querían un encuentro amoroso con ese bombón. Pues si su aspecto y el poder que ostentaba no hubo motivo exclusivo y razón más que suficiente, las malas lenguas y las buenas también, decían que era un animal en la cama. Que sabía cómo quitarle la ropa a una mujer, solo con una
Leer más
Capítulo 2:
—Será para el próximo corazón. No tengo idilios cuando estoy trabajando —dijo Marcos encendido una leve caricia. Ante el jadeo que salió de esos labios, se apartó rápidamente. La tentación era demasiado grande. Y antes de sucumbir y romper la regla número uno que tenía en su área laboral se encaminó hacia los pasillos de presidencia. —Aunque te puedo ver esta noche y hacerte gozar. —le dijo suavemente en el oído cuando volvió sobre sus pasos, de tal forma que solo ella pudiera escucharlo. Samantha no sabía que se había creído la gente en Estados Unidos pues en Inglaterra trataron con algo más de seriedad a los desconocidos. Era cierto que el tipo estaba como un queso pero ella tenia reglas tambien. Y los maleducados y groseros no entran en su lista. A ella le gustaron las conquistas de los tiempos de antes. Esos en los que regalabas flores antes de meterse en la cama de alguien. Ella no era ninguna facilona. Había tenido un solo novio serio en sus veinticuatro años de vida aunque li
Leer más
Capítulo 3:
—No me jodas papá. Es una broma ¿no? —El fulgor en las palabras de Alejandra hicieron que Samantha sonriera. Su hermana era una persona de naturaleza completamente pasiva, verla alterada a tal punto eran cosas que ocurrían en contadas ocasiones.—Niña, esa boca. Tu madre y yo no te enseñamos eso.—Ojalá tú fueras quien los hubiera educado a ellos. No sabía que la mejor empresa transportista del país se dedicara a alojar patanes.—Y manos largas. —Samantha se sumió a la conversación entre su padre y su hermana. Increíblemente esos dos guaperas las miraban con una sonrisilla de suficiencia. Es que había que tener descaro fue lo que vino a su mente cuando el tal Marcos la volvió a recorrer con la mirada. Nunca se había arrepentido de usar minifalda. Nunca. Hasta ese momento. Ese tipo la estaba calentando. Y mucho. Era hora de echarle agua fría al cuerpo.— ¿Miras algo, imbécil? —Samantha vio con satisfacción como el moreno perdía la sonrisa y la habitación se sumía en un profundo y tenso
Leer más
Capítulo 4:
— ¿Cuáles son tus pensamientos Marcos? Conozco esa mirada, ¿qué ronda por tu mente? —fueron las palabras de Benjamín en cuanto salieron del despacho de Eduardo y se encontraban frente a una taza de café en su propia oficina.—Lo sabes perfectamente. Estás preguntando cosas obvias. Estoy iniciando los planes que nos trajeron a esta empresa en primer lugar. Eduardo no tendrá nada escondido debajo del tapate pero te puedo asegurar que sus hijas, sí. Nadie llega tan lejos siendo tan joven. Voy a hacerle a esa consentida lo mismo que le hicieron a mamá. Voy a destruirla pero primero voy a hacer que se enamore perdidamente de mí.— ¿De cuál de las dos consentidas estás hablando? porque sería el colmo que ambos conquistáramos a la misma. —expresó Benjamín socarrón.—No te equivoques, Ben. Te puedes quedar con Alejandra, por lo que vi, disfrutaste tocándola. Pero Samantha. Samantha es mía. Quiero dominar ese fuego.—Te noto interesado hermano. Y nunca había visto ningún interés de tu parte ha
Leer más
Capítulo 5:
Marcos no podía desviar la mirada del cuerpo y la cara de Samantha. Ese vestido de terciopelo rojo, que se pegaba a cada una de sus curvas y le marcaba la figura como si fuera una segunda piel, la hacía parecer que una diosa del Olimpo había descendido a la Tierra. Si al paquete completo incluías unos ojos preciosos pero extrañamente inusuales y con un brillo muy parecido a la furia, estaba perdido. Su pantalón empezaba a sentirse demasiado apretado en algunas zonas y la corbata le oprimía el cuello. Definitivamente a su cuerpo le sobraba ropa y al de esa rubia, también. Nunca había tenido tantos deseos de desenvolver un regalo. Se sentía como un niño antes de la mañana de Navidad, totalmente ansioso y desesperado. Definitivamente su cuerpo estaba demasiado descontrolado. Era hora de llamar a alguna de las cientos de chicas que tenía en su agenda telefónica, porque por más deseos que tuviera de enterrarse en ese cuerpo de ninfa hasta decir basta, había pautas que seguir. Algo le d
Leer más
Capítulo 6:
Eran cerca de las nueve y media de la noche y Marcos y Benjamín no habían podido marcharse a su casa porque las finas gotas de lluvia se habían convertido en un aguacero torrencial. Y Patricia la esposa de Eduardo les comunicó que les prepararía su habitación de siempre. Que no tenían necesidad ninguna de marcharse cuando las carreteras estaban así de mojadas y casi no se veía lo que tenía en frente. Ante las palabras de Patricia, Eduardo había afirmado ardientemente y Marcos quiso negarse alegando que tenía un compromiso urgente en la mañana pero la expresión contrariada de Samantha lo hizo recapacitar. Él había iniciado el juego, era hora de poner las reglas. Solo le había dirigido una sonrisilla de suficiencia a la encantadora rubia quien había hecho un puchero como si fuera una niña pequeña. Media hora después Marcos tenía que reconocer que estaba loquito por probar esos labios, Sam no dejaba de morderlos pues estaba concentrada en el juego de ajedrez que estaba teniendo con s
Leer más
Capítulo 7:
Samantha se levantó de la cama algo cansada y adolorida, Alejandra tenía la mala costumbre de enroscarse como si fuera una serpiente. Y a pesar de tantas las noches que habían dormido juntas, Sam no acababa de acostumbrarse a los abrazos faltos de oxígeno que daba su hermana cuando estaba inconsciente. Esa noche a parte de los brazos de pulpo se habían incluido las piernas, tal parecía que era el almohadón particular de Ale y no una persona. Pero Samantha también sabía que era dormida donde a su hermana le venían los recuerdos. Recuerdos que habían comenzado con un matrimonio lleno de felicidad y dicha y habían acabado con ella con la mandíbula rota y Alejandra inconsciente durante dos semanas y llena de golpes y magulladuras. A Sam le recorrió un escalofrío cuando a su mente vinieron las imágenes tan nítidas de su hermana en un charco de sangre en el salón de su casa y casi sin respiración. Ese día tuvo que hacer grandes esfuerzos para que su voz saliera cuando había llamado a u
Leer más
Capítulo 8:
Cuando Marcos se unió a Samantha en el comedor un rato después Benjamín estaba también y por lo que podía vislumbrar los ojos color miel de Sam brillaban. Señal fidedigna de que su hermano pequeño había hecho otra de las suyas. Cuando había que ser serio lo era pero bromear era algo que iba ligado a su genética. —Todavía me duele el pisotón, rubia. Te esmeraste bastante. —fueron las palabras de Benjamín cuando Marcos se sentó a su lado en la mesa.—Te lo merecías por sobón. Un pequeño consejito Ben, puedo llamarte Ben cierto —Samantha esperó que confirmara para continuar—, mi hermana es algo cuadriculada en muchos aspectos. Si pretendes conquistarla, vas por mal camino. Y si tu interés es sólo para un revolcón, déjalo ya, porque si no, te voy a dejar sin dientes. Mi hermana ha sufrido mucho para que ahora un pelele venga a lastimarla. Sin ofender. Sam vio como la mirada azul de ese hombre tan guapo pero tan parecido a su hermano perdía un poco de brillo ante la veracidad de sus pa
Leer más
Capítulo 9:
Ese había sido un fin de semana diferente. Uno como hacía tiempo Samantha no vivía. Y nada tenía que ver con los nuevos integrantes que las acompañaron durante otro día más, o bueno, casi. Estar rodeada de su familia era algo que necesitaba. No se había dado cuenta, cuanto falta le hacía estar entre los suyos. Ver las sonrisas en las caras de sus padres por todas las preguntas y bromas que Thomas decía, era algo que hacía que su corazón creciera. No se había percatado, de cuanto anhelaba la compañía de esas personas que la amaban tanto sin tener encima la sombra de que se iba a marchar a los quince días. Inglaterra le había dado muchas cosas buenas, pero sin dudar, su hogar siempre estuvo en Estados Unidos. No se arrepentía de haberse marchado. Había aprendido desde pequeña, que de nada valía lamentar las decisiones que uno tomaba en determinado momento, cuando en ese momento resultaron útiles. El país que la vio convertirse en mujer había quedado atrás y Sam esperaba que esa vez
Leer más