Matrimonio de papel

Matrimonio de papelES

Freya Asgard   En proceso
goodnovel12goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
46Capítulos
9.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Diana, una joven educadora de párvulos, está con graves problemas económicos, el cuerpo de su abuelo será donado a la ciencia por no tener el dinero para sacarlo del hospital. Hamilton Walsh le ofrece un trato: que se case con su hijo Baltazar y él le ayudará con lo de su abuelo. Hamilton le asegura que su hijo es homosexual por lo que solo será un matrimonio de papel. El problema es que Francesca, una supuesta novia de Baltazar, no les hará la vida fácil, tampoco los dejará tranquilos James, un hombre que está obsesionado con Diana. Esta pareja tendrá muchos percances antes, durante y después de su boda. Pero al final… ¿Será solo un matrimonio de papel?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
46 chapters
Capítulo 1
 Diana iba a la escuela, como cada mañana, quince minutos antes de su hora de entrada y media hora antes de que llegaran los niños. Eso lo hacía por uno de sus pequeños, sus padres no podían atrasarse y lo dejaban allí media hora antes de la entrada. Al principio, los padres lo dejaban sentado en una banca, pero Diana no podía permitir que un chiquito de apenas cuatro años quedara solo por tanto tiempo, así es que ella lo cuidaba. La joven iba pensando en sus problemas y en cómo solucionarlos cuando, justo al entrar al estacionamiento, no se dio cuenta de que otro automóvil también iba a entrar y por poco lo choca. Alcanzó a frenar. Ella cerró los ojos nerviosa. Fue su culpa. El hombre se bajó de su automóvil y ella pensó que la insultaría. ―¿Se encuentra bien? ―le preguntó él, preocupado. Ell
Leer más
Capítulo 2
 ―Siéntese, por favor ―pidió el dueño del colegio, estaba el Director, también se encontraba allí la Inspectora general y la Orientadora. Obedeció y se sentó. El Director se puso detrás de ella y colocó sus manos en los hombros femeninos. Ella se echó hacia adelante, no le gustaba que ese hombre le pusiera las manos encima.  ―Usted dirá ―le pidió a Baltazar, quería salir pronto de allí.―Estuvimos revisando sus tarjetas de ingreso y salida del establecimiento ―dijo de un modo demasiado formal y algo molesto.―¿Hay algún problema?―Claro que sí.La chica se puso blanca, roja y morada, en ese orden; él sonrió y ella se avergonzó más todavía.―Lo que pasa es que hoy llegué más temprano y usted ya estaba aquí, sin embargo, en su tarjeta aparece la hora no
Leer más
Capítulo 3
 ―¿Le pasó algo, señorita? ¿Alguien la lastimó? ―Un hombre de unos cincuenta y cinco años se acercó a ella con cautela, no sabía lo que le había ocurrido, pensó que la habían asaltado o algo así, aunque era un hospital, por lo general los familiares de un enfermo nunca estaban solos.―No, no. Estoy… Solo estoy triste. ―¿Perdió a algún ser querido? ―Se acercó con más confianza.―Estoy a punto.―Lo siento.―Gracias.―De nada. ¿No tiene familia con quien compartir este momento?―No, solo somos mi abuelo y yo. Cometí un error y ahora lo estoy pagando.―¿Un error?―Perdón, no debería estarle contando esto.―No se preocupe, quiero saber. Debe desahogarse.―Es que lo traje para un experimento, él tenía demencia senil y alzh
Leer más
Capítulo 4
 Al día siguiente, Joaquín no llegó. En cierto modo, lo agradeció, tendría algunos minutos para pensar y relajarse antes de que llegaran los niños.―Buenos días, señorita Ximénez ―la saludó Baltazar .―Buenos días, señor, ¿tan temprano por acá? ―Ella se sorprendió y también se frustró, no podría ordenar sus ideas.  ―Sí, llegué un poco después de usted, no quería correr el riesgo de que me abollara mi coche, dudo que tenga el dinero para pagar por el arreglo ―le dijo con algo de diversión.―Su patente vale lo que mi auto, así que sí, dudo que pudiera pagar ―contestó ella muy seria, él arrugó el ceño.  ―Su niño no llegó. ―Miró la sala en derredor.―No, voy a llamar a la madre más tarde para s
Leer más
Capítulo 5
 El sábado, después de mucha indecisión, salió a casa de Hamilton Walsh, quedaba en el sector más exclusivo de la ciudad. En el portón la recibió un guardia quien le pidió sus documentos y le hizo un escaneo a la cara.―Puede pasar, debe seguir el camino de la derecha, no se desvíe ―le advirtió con seriedad.―Gracias.Avanzó despacio, no quería equivocarse de camino. Llegó a salvo a la casona, era una enorme mansión muy lujosa y moderna, con enormes ventanales y decorados pilares.Hamilton la esperaba con una gran sonrisa, estaba solo. Diana no sabía si él tenía esposa, no la mencionó en su conversación. Quizá, ella no estaba de acuerdo en casar a su hijo con una total desconocida. Diana pensó que, si era así, le haría un gran favor, ya se estaba arrepintiendo.―Hola, querida,
Leer más
Capítulo 6
 Diana abrió los ojos y la blanca luz la encandiló, lo que la obligó a cerrar los ojos otra vez. Escuchó que alguien le habló a lo lejos, pero no pudo responder. Volvió a negro.―Se volvió a dormir ―dijo el enfermero.―Menos mal, no debía despertar todavía.―¿Falta mucho?―No, unas cuantas puntadas más y estamos listos. Aquí me faltan dos puntos y ver la herida del brazo, que serán unos cinco.El enfermero miró a la chica que habían llevado, tenía múltiples heridas porque los vidrios del automóvil se incrustaron en su cuerpo y cara; tuvo un esguince en el tobillo y muñeca derechos, nada de gravedad, y una contusión en la cabeza, tendrían que hacerle unas imágenes para asegurarse de que no hubiera daño neurológico.Lo peor no era el cómo estaba física
Leer más
Capítulo 7
 Baltazar entró a la habitación y vio a Diana sentada, había terminado de comer.―Hola ―lo saludó ella con una sonrisa.―Hola ―respondió él algo confundido por su reacción―. Te ves mejor.―Eso creo. Parece que me faltaba dormir.―Así parece. ¿Has podido recordar?―No. La enfermera me dijo que tú eras mi novio.―Algo así.―¿Algo así? ¿Somos andantes?―Nos vamos a casar.―¡A casar!―Sí.―Perdón que no lo recuerde.―Te acuerdas del día en el que nos conocimos.―Y eso fue hace…―Tres días.―¡Tres! ¿Y en tres días decidimos casarnos?―Es algo un poco más complicado, pero tú no te preocupes, ya tendremos tiempo para hablar cuando estés mejor.―¿Tú sabes qué me p
Leer más
Capítulo 8
 Baltazar y Hamilton llegaron a la casa en completo silencio, cada uno embebido en sus propios pensamientos.―¿Estás dispuesto a casarte con ella? ―preguntó el padre tras servirse unos tragos mientras esperaban la comida.―Sí.―¿Por qué te enojaste tanto cuando la viste aquí?―Porque creí que era una cazafortunas más.―Pero ya la conocías y sabías que ella no era así.―Sí, pero sabes que uno nunca puede estar seguro.―¿Y ahora sí lo estás?―No, pero no la dejaré sola. La quisieron matar, ¿te das cuenta? Aunque se vaya del colegio, puede estar en riesgo; aunque yo despida a todos el lunes, será peor. Prefiero tenerla cerca y protegida. Además, no tiene a nadie más en el mundo. ¿Te imaginas nosotros no hubiésemos estado allí? Habría vivido todo
Leer más
Capítulo 9
 A las doce salieron de la clínica. Hamilton la llevó a su casa, pues Baltazar tenía una reunión y saldría a las dos.Entraron a la sala, ella recordó la discusión con Baltazar, la forma en que la trató. Hamilton se dio cuenta y la acercó más a su cuerpo, le estaba ayudando a caminar por la bota que debía usar.―Tranquila, todo estará bien.―Lo sé, tiene que ir mejor, ¿verdad?―Claro que sí, niña, tiene que ir mejor. Lo mereces.Ella se detuvo y lo miró.―¿De verdad que Baltazar ya no está enojado conmigo?―Por supuesto que no, él está muy arrepentido por haberse enojado contigo y haberte tratado tan mal.―Él tenía sus razones, creyó que yo quería su dinero.―Ya aclaré ese punto con él y lo entendió, tú no te
Leer más
Capítulo 10
 Hamilton llamó a Eliana para que acompañara a Diana a su habitación.―Ella será tu dama de compañía, Diana, todo lo que necesites, se lo pides a ella ―le explicó―, Eliana se quedará a tu lado todo el tiempo, siempre que quieras, de todas maneras, estará al pendiente de ti.―Gracias.Baltazar sonrió burlesco.―Está bien ―corrigió la chica.―Bueno, ahora debemos ir a trabajar. Nos vemos más tarde.Los dos hombres se despidieron de la chica con un beso en la mejilla y esperaron a que ella se fuera a su dormitorio.―¿Qué haremos con Francesca? Ella es capaz de cualquier cosa y estaba muy enojada ―le preguntó Baltazar a su padre.―Mientras esté aquí en la casa, estará segura, los guardaespaldas velarán por ella y, cuando tenga que salir, le pondremos un par de escoltas; no es la &u
Leer más