Cruzando Destinos

Cruzando Destinos ES

DiegoAlmary  Completo
goodnovel18goodnovel
10
Reseñas insuficientes
80Capítulos
2.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Elisa ha tenido que luchar por años con la pobreza en la que vive junto a su madre; por eso, cuando se le da la oportunidad para acceder al programa CERBERO, donde la emparejarán con un desconocido a cambio de dinero, piensa que es la mejor oportunidad que tienen para sobrevivir. Allí la casan con Emanuel Alcántara, un hombre millonario y dueño de la empresa de comestibles más importante de Latinoamérica. Elisa no puede evitar sentir que algo anda mal, ¿Cómo un hombre de ese calibre entra a participar en un experimento social donde lo obligan a casarse con una desconocida? Elisa intentará resolver esa incógnita mientras inevitablemente los sentimientos comienzan a aflorar lentamente, al paso que descubre la curiosa personalidad de Emanuel, y encontrará que tal vez hay algo más atrás del destino que mueve los hilos.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
80 chapters
Cuando el fin llega.
Un bache en el camino hizo que Elisa se apretara con fuerza la prominente barriga que sobresalía del vestido, las esposas que le apretaban las muñecas estaban tan ajustadas que tenía las manos moradas. El auto aumentó la velocidad y Elisa luchó por mantener el equilibrio en la parte trasera. Se volvió hacia el frente, donde el hombre conducía con la vista puesta sobre la vía. —Entonces es usted —le dijo Elisa y logró ver de reojo como sonrió con malicia —Fue usted quien movió todos los hilos —él no contestó se aflojó la corbata únicamente —¿A dónde me lleva? —Desde que entraste por la puerta de las instalaciones del programa allí debí llevarte, Jamás volverás a ver un rostro conocido ni nadie será amable contigo nuevamente, te arrepentirás de haber escuchado la palabra CERBERO en tu vida —Elisa se acarició el vientre y se mordió el labio cuando la acometió una nueva contracción. —No creo arrepentirme de esto —el hombre rio. —Lo harás —una patada se vi
Leer más
1. ¿Dónde firmo?
La cámara fue encendida, y una pequeña luz titilante anunció que su cara estaba siendo grabada. Provocando que Elisa se acomodara en la silla, sintiéndose sumamente incomoda, se cruzó de brazos protegiendo su cuerpo del frío que de repente le había entrado. El hombre, de piel blanca y cabello canoso, se sentó frente a ella y los separaba sólo una mesa de metal que estaba tan fría como el ambiente. El hombre sacó un bolígrafo y escribió en silencio apoyado en la superficie de la mesa. Elisa miró a todo los lados, la habitación era de color gris, sin ninguna ventana y con un fuerte olor a moho y polvo, un bombillo de luz blanca le daba al lugar un ambiente deprimente.  —¿Comenzamos? —Pregunto el hombre de voz profunda, y le hizo dar un respingo sobre la silla. Asintió con la cabeza sin estar demasiado convencida y se apretó con más fuerza los brazos, —Señorita, cuál es su nombre completo. —Tras terminar de hablar se aclaró la garganta, puesto que tenía la boca sec
Leer más
2. Una boda de mentiras.
Cuando Elisa abrió se encontró con un hombre alto, calvo y fornido, tenía un traje oscuro con una corbata color rojo. Se mordió el labio inferior sintiendo que debía ser fuerte, si ese señor sería su esposo… se quedó perdida en su cavilaciones y salió del mar de pensamiento cuando él y le tendió la mano. Elisa la tomó con desconfianza y el hombre la apretó con fuerza. —Yo la llevaré hoy —Elisa se volvió hacia su madre, que estaba un metro más allá mirando al hombre con curiosidad y recelo, luego caminó hacia ella y le dio un abrazo tan fuerte que creyó romper su pequeño y menudo cuerpo. —Te amo —le dijo a modo de despedida, con los ojos cristalizados, sintiendo una fuerte ganas de llorar, y ella le dio la bendición, trazando una cruz dibujada entre su frente, sus hombros y el abdomen.  —Llámame cuando te instales —le pidió y ella asintió, había prometido no llorar, pero se le estaba haciendo terriblemente difícil contener las lágrimas detrás de sus párpa
Leer más
3. Un esposo de mentiras
Elisa siguió al rubio por un largo pasillo del hotel, hasta que abrió una puerta que conducía a una sala enorme con miles de sillas acomodadas en mesas redondas con manteles de seda y floreros con flores rojas carmesí que ella no reconoció y miles de rosas adornando cada espacio.Había ventanas enormes que dejaban entrar la luz de la ciudad y llenaban el lugar con colores amarillentos y cálidos.Se quedó parada en la entrada sin querer dar un paso al frente. Emanuel caminó hasta la mesa donde estaban las bebidas y se sirvió en una copa una gran cantidad de algo que Elisa pensó era aguardiente, luego se mordió el labio, esa gente no tomaría aguardiente, lo más probable es que fuera vodka, whisky o cualquier otra cosa importada y muy cara. Un hombre muy alto, se acercó a Emanuel, lo abrazó y en medio de retortijones le dio muchos besos en las mejil
Leer más
4. Nuevo hogar.
Ya era entrada la noche cuando Elisa comenzó a sentir que los tragos que le robaba a Emanuel comenzaron a golpearle la cabeza, veía borroso y a sentir el clásico mareo.Dejó la última copa en la mesa con todo el contenido, no se quería emborrachar, tenía muchas cosas en las que pensar como para andar por ahí creyendo que era la mejor bailarina.Hacía rato que no veía a Emanuel, así que dio con la mirada un repaso a todo el salón y lo encontró en el fondo, estaba sostenido del hombro del maestro de ceremonias, parecía muy ebrio.Con el paso más firme que fue capaz de disimular atravesó toda la pista de baile, chocando con algunas parejas que se contoneaban al ritmo de una canción de salsa que Elisa no logró reconocer y cuando llegó tuvo que sostenerse del brazo del hermano mayor de Emanuel que estaba con ellos, el hombre tení
Leer más
5. ¿Esposo o enemigo?
Elisa había estado sola todo el día en el departamento, deambulando por todos los rincones y visitando las demás habitaciones que estaban completamente vacías, excepto por un enorme cuarto lleno de máquinas para hacer ejercicio, ¿de qué otra forma Emanuel tendría ese cuerpazo? Si no hubiera sido por el malestar que tenía, le hubiera gustado hacer un par de sentadillas.Por más que buscó, no pudo hallar una cama extra, ni siquiera un mueble en el que pudiera pasar la noche, ¿Tendría que dormir con él? Claro que sí, eran esposos…de mentiras.Después de darse una ducha y comprobar que había miles de combinaciones para que saliera el agua, se puso la ropa más bonita que encontró en su maleta, luego se dispuso a organizar el lugar. La habitación principal estaba llena de ropa de Emanuel tirada por todas partes, y tardó med
Leer más
6. Conociendo el imperio
Elisa despertó de un sobre salto y por un momento no reconoció donde estaba. Se sentó en el mueble con los ojos aún entrecerrados por el sueño y el corazón le palpitó con fuerza. Miró alrededor y cuando todo volvió a su mente dejó escapar el aliento, casi se había puesto a gritar.Se miró el cuerpo, estaba cubierta con una cobija gruesa y muy suave que la mantenía calentita, también había una almohada en el sillón donde había reposado su cabeza. Cuan do se fue a dormir esas cosas no estaban ahí, ¿Las habría traído Emanuel?Escuchó un golpe que venía del segundo piso, uno igual la había sacado del sueño extraño que estaba teniendo. Bajó del mueble y caminó despacio hacia el origen de los ruidos, subiendo las escaleras tratando de hacer el menor ruido posible. Cuando llegó
Leer más
7. Metida en problemas
En el ascensor Elisa trató de guardar la calma, la conversación con aquel hombre le había dejado los nervios de punta y el corazón acelerado, la idea de encontrar a Emanuel con su secretaria en el armario le dio un terrible mal genio; Se supone que estaban casados, y aunque fuera una farsa, ella haría respetar su imagen. No podía andar por ahí y que todos la miraran con lástima porque su esposo se acostara con la secretaria.Noel la miraba con los ojos abiertos a través del espejo del ascensor.—Muy lindo tu hermano —le dijo ella y él se encogió de hombros.—Lamentablemente no se puede escoger la familia —dijo él seco —es un idiota que hace lo que sea por incomodar a los demás, sobre todo a Emanuel, y tu siendo tu esposa…—Me dijo que estaba con su secretaria en el armario —le interrumpió y Noel soltó un
Leer más
8. Un trabajo para él.
Después del casi beso que Emanuel pretendió intentar darle a Elisa, las cosas en la casa se habían puesto extrañamente tensas; Emanuel había dejado de gritarle, más bien, había dejado de hablarle. La ignoraba como si fuera un mueble más de la casa y ella no había hecho el menor intento por entablar conversación. Ya había pasado una semana desde el encuentro con los inversionistas y el ambiente se encontraba aparentemente en calma, pues nadie había dicho nada al respecto, tampoco es que Elisa saliera mucho de casa, y tampoco tenía el número telefónico de nadie para llamar y preguntar, pero por dentro los nervios comenzaban a jugarle una mala pasada. Una noche en la que Emanuel llegó más temprano de lo usual y se puso a trabajar en el mueble frente el enorme televisor que Elisa jamás había logrado encender, ella se sentó al lado en un silencio brutal, incluso no se atrevió a respirar demasiado fuerte para no alterar el volátil genio del hombre que explotaba con la más
Leer más
9. Una madre protectora
La mujer entró al departamento hecha una furia, y casi arrolla con su cuerpo el menudo esqueleto de Elisa que se había quedado paralizada en la puerta. Cuando su madre entró, cerró despacio y le dio la cara, pero el periódico que traía la mujer en la mano se estrelló en su rostro.Elisa alcanzó a agarrarlo antes de que cayera al suelo y miró la página donde aparecía ella con el perfecto vestido de novia en primera plana.—¡Pensate que no me daría cuenta? —le gritó su madre y ella no supo que decir —rezaba todas las noches para que te fuera bien en tu supuesto trabajo, me levantaba temprano a seguir rezando porque era la oportunidad de tu vida —abrió las manos enseñando todo el lugar —pero veo que no necesitas ya ninguna plegaria.—Mamá dejame explicarte —le dijo ella pero la mujer la calló con un m
Leer más