La viuda joven y millonaria

La viuda joven y millonariaES

Ivonne Mogollon  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
42Capítulos
2.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Helena, una joven hermosa, recién graduada de ingeniero agrónomo y quien además desempeña el cargo de Directora en el gran consorcio al cual pertenece la Hacienda La Montanera, acepta casarse con su propietario Don Juan Montero. Él ha sido desahuciado por los médicos y ella para obtener los recursos económicos que requiere su padre para un trasplante y con ello prolongar su vida, además de complacer a su jefe en la realización de su último sueño, acepta esta propuesta. A la muerte de don Juan, éste obliga a Thomas y a Helena a cumplir unas condiciones testamentarias para poder disfrutar de la herencia, pues los dos son sus herederos universales, ella como su viuda y él como su hijo. Sin embargo, a pesar de haberse sentido los dos atraídos desde el primer momento que se vieron, entre ellos, hay mucha desconfianza y celos, por lo que surgen las dudas sobre si heredaran o no la inmensa fortuna dejada por Don Juan: ¿Cumplirán las condiciones establecidas en el testamento? ¿Es que acaso don Juan sabía que los sentimientos reales entre ellos eran de amor y no de odio? ¿Cómo podrán disfrutar de su amor, si ante todos los demás, son la viuda y el hijo de Don Juan Montero?

Leer más
La viuda joven y millonaria Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
42 chapters
CAPITULO 1
Don Juan Montero, multimillonario hacendado de la región de San Miguel en el estado  Trujillo,  llegó a su hacienda “La Montanera”,  de sorpresa, se veía bien, recuperado, no parecía una persona que había sido desahuciado por la ciencia, hace un mes aproximadamente, quien a pesar de sus sesenta años, conserva mucho de sus atractivos, en época de juventud. Para, Helena España, su joven y hermosa Gerente General,  de apenas veinticuatro años, fue una agradable sorpresa verlo ahí, de pie en el umbral de la puerta en su oficina, razón por la cual, sonriendo y con unas ganas inmensas de correr hacia él, se levantó de su asiento apenas lo vio, caminando a su encuentro. El haciendo lo mismo, hacia ella sonrió, la abrazó y le besó levemente los labios;  beso éste que no fue rechazado por ella, pues sentía, mucho agradecimiento, cariño y hasta una especie de lastima, por él. —¿Cómo estás? Preguntó él, todo emocionado. —Estoy muy bien,
Leer más
CAPITULO 2
Helena totalmente sorprendida, tragando en seco, ante esta propuesta, lo miró fijamente y tomando la copa en su mano, bebió de un sorbo su contenido. El sonriendo ante esta reacción de ella, afirmó: —Tú me dijiste que no te gustaba el licor ¿Y eso qué fue? —preguntó con un tono de voz modulado y fluido. —¡Perdóname! Pero no lo pude evitar, me sorprendiste. —Ya me di cuenta ¿Qué  me  respondes? —Nuevamente con una voz cálida y susurrante. —Si lo estás haciendo para que te herede. Te estoy muy agradecida, pero, ya me has dado mucho, tu amistad, apoyo y un puesto de trabajo. Te lo agradezco de todo corazón —afirmó ella, aunque eso significaba perder la posibilidad de ayudar lo más pronto posible a su padre, pero no quería hipotecar su vida así. —Helena, tú sabes, cuáles son mis sentimientos hacia ti, antes de conocer esta situación, te los declaré. Te amo y deseo que seas mi mujer. »Pero, lo que más deseo, es vivir mis últimos d
Leer más
CAPITULO 3   
Seguidamente, después de la cena todos se retiraron a la terraza, Miguel se acercó a Helena, quien dudando de sus intenciones, lo escuchó: —Me sorprendió éste compromiso —comentó con  distante cordialidad. —¿Por qué? —preguntó ella, con una voz hostil. —Tú bien sabes ¡porque! Esto era algo que Thomas no esperaba —comentó incrédulo. —Y ¿qué era lo que él esperaba? —preguntó ella distante y fría. —¡Cualquier cosa! Menos esto, sobre todo, que tú te comprometieras con su padre —comentario que hizo, frunciendo el ceño. —Miguel… prefiero no me digas nada. Tu opinión es muy subjetiva y te entiendo, porque es tu mejor amigo. —Sé que has conocido, la otra cara de Thomas, la que absolutamente nadie conoce, porque como él me ha dicho, tu enciendes su instinto animal, pero ya debes saber lo que siente por ti —comentó el con un tono de voz muy bajo, casi susurrante. —Entonces… mejor no sigamos hablando, por favor —dijo ella, co
Leer más
CAPITULO 4   
Al llegar el doctor Heriberto Dosanto a la mansión, consiguió muy mal a su amigo. Helena le hace un resumen de los acontecimientos de los últimos días, lo cual, llevó al médico a llamarle la atención por esto. El le había dicho que no debía esforzarse por nada, cosa que no cumplió y de ahí su estado de gravedad, aligerando el desenlace fatal. Después de felicitarla, le agradeció por haberlo llamado, el mismo llamó una ambulancia para trasladarlo a la Clínica, donde permaneció recluido por dos semanas, debatiéndose entre la vida y la muerte. Heriberto, asombrado por lo rápido que se desarrolló el desenlace fatal de su amigo, lo apoyó mucho. En tanto, Helena no abandonó en ningún momento la clínica, siempre estuvo a su lado. Para ella, lo importante era, que al abrir sus ojos siempre la viera su lado, pues eso era lo que más él deseaba y ella había aceptado este matrimonio solo para complacerlo y hacerle mas grato los últimos días de su existencia. Juan unos dí
Leer más
CAPITULO 5
Thomas, ciego del dolor y de la pena, no procesaba del todo lo que le decía el mejor amigo de su padre, sobre todo lo que tenía que ver con Helena. Esto ha sido un duro golpe para él, el doctor le ayudará a realizar los trámites, para su traslado. Mientras, Miguel sentándose a un lado de Helena, le preguntó: —¿Qué fue lo que pasó? —preguntó él, con una actitud muy cordial. —Tenía una enfermedad incurable y estaba en su fase terminal. —¿Tú lo sabias? —inquirió él, con una voz grave. —Si. Lo acompañé cuando le hicieron  la cirugía y el médico nos dijo que ya no había remedio.   »Aunque no me creas, le pedí muchas veces, al igual que su amigo Heriberto, que hablara con Thomas, pero nunca aceptó, porque no quería que él sufriera. —Te creo. Y tú ¿Cómo estas? —mostrando empatía con ella. —A pesar de todo, bien. Estuve con él todo el tiempo, nunca lo dejé solo, por eso, diga lo que diga tu amigo, yo me siento bien y
Leer más
CAPITULO 6
Thomas, agarrando fuertemente a Helena por el brazo, halándola hacia su cuerpo, mirándola con rabia y ¿odio? Provocó en ella un intenso dolor, por lo que sus lágrimas brotaron y gritó: —¡Ay!  —Ante este grito de dolor, Miguel reaccionó y se enfrentó a él: —Thomas ¡suéltala, por Dios! Le estas haciendo daño. —Levantando la voz, tomándole del brazo y obligándolo a que la soltara— ¡Déjala tranquila! »Ya Pedro, te lo dijo, lleva dos noches sin dormir, no ha sido fácil tampoco para ella. Por favor, ella también esta sufriendo por esto. —¡Discúlpame! —dijo Thomas, soltándola bruscamente y caminando hacia las escaleras para subir a su habitación. Ante esto, Miguel, acercándose a ella, le dijo: —¡Discúlpalo, por favor! Esto ha sido muy fuerte para él, era algo que nunca esperaba pasara tan rápido y más cuando don Juan se veía tan sano, lleno de vida —le dijo Miguel, en defensa de su amigo, quien se veía muy mal. Helena masajeando
Leer más
CAPITULO 7
Thomas, al ver que los periodistas insisten en hablar con la viuda de su padre, decide buscarla. Por su parte, Helena, en su oficina, comienza a sacar todas sus cosas personales, para llevárselas de ahí. Ellas las coloca en su escritorio y organizando esto, recibe la visita de Thomas: —¿Qué haces? —preguntó arqueando la ceja. —Recogiendo mis cosas. Me imagino, que para ti será una inmensa satisfacción despedirme, así que no te daré ese gusto,  ¡renuncio! Y por eso estoy recogiendo mis cosas —respondió ella con una expresión arisca. —¿Vas a hacer eso en este momento, que está toda la prensa aquí, detrás de ti y de mi? —preguntó él, incrédulo y llevándose una de sus manos a su rostro. —Me ha importado muy poco lo que digan los demás —respondió ella retadoramente. —A ti que te puede importar eso, si eres una mujer sin moral, que consideras que el fin justifica los medios, —Gruñó con rabia.  —¡Ya Thomas! No estoy dispuesta a escu
Leer más
CAPÍTULO 8
Inicialmente, el abogado leyó las innumerables propiedades en el extranjero como en el país. Después, detalló las distintas acciones de las diversas empresas. Asimismo, hizo referencia a la hacienda, con sus semovientes, incluyendo los caballos de carrera y el harás La Montanera en la Capital. Luego, identificó las empresas de importación y exportación, asimismo, las cuentas que tenia en bancos extranjeros,  junto con las cuentas en  entidades financieras dentro del país. Posteriormente, declarando el amor que sentía por su único y exclusivo hijo, quien sería el encargado de continuar su legado, su patrimonio familiar y su apellido, dejó constancia, adjuntando los documentos que así lo acreditan que llevó a cabo un proceso de adopción de Thomas, el cual le fue concedido cuando éste tenia dieciséis  años, por lo tanto, solicitaba que Thomas hiciera uso de su apellido: Montero. Que, por resguardo de él, como de todo aquello que le corresponde com
Leer más
CAPITULO  9
Helena al llegar a su habitación, preocupada le pregunta: —¿Padre, qué te paso? ¿Por qué estas así? —Hablé con mi amigo, me mencionó los riesgos que vamos a correr al quedarnos aquí. Hay muchos que ya saben, que tú eres la heredera de Don Juan, porque te casaste con él… y nos exponemos a ser el foco de atención de los delincuentes de zonas vecinas, recuerda que aquí todos nos conocemos. »Que lo mejor sería que aceptaras la herencia para mudarnos a una casa más segura, por el riesgo que estamos corriendo, sobre todo con tantas personas nuevas en el pueblo, debido a la construcción de la represa. Helena escuchando a su padre, de inmediato tomó una decisión. Al salir de su habitación, ella hablo con el abogado respondiéndole  que aceptaba la herencia.  El abogado al escuchar la respuesta de ella, la felicitó y le advirtió que  era lo mejor que podía hacer, porque les daba tiempo a ellos para resguardarla, advirtiéndole también, que debía a
Leer más
CAPITULO  10
Al llegar a su oficina, Helena, encuentra a Thomas, sentado en su oficina, mirando  lo que ha escrito en la pizarra que tiene en su despacho y tomando notas de esto: —Buenos días —saludó ella. —¿Por qué llegas a esta hora? Se supone que hoy hay reunión con los trabajadores —pregunto él desafiante, arqueando la ceja. —Primero, no es tu problema a qué hora llego y segundo, la reunión es mía, no tuya y no te necesito para lo que tengo que hacer —respondió ella en un tono de voz frio y cortante, recordando que el día anterior la dejó con la palabra en la boca. —Perfecto, resuelve que para eso estas aquí —levantándose de la silla y saliendo de la oficina de ella. Ella se quedó observándolo, le pareció extraño que no le diera una respuesta más hiriente y cortante. Sacudiendo los pensamientos por él, buscó todo cuanto necesitaba, lo metió en un bolso que se puso encima de su cuerpo y salió hacia las caballerizas. Buscando a José, el capa
Leer más