El Ceo de Hielo

El Ceo de HieloES

AngeloGrayson  En proceso
goodnovel16goodnovel
9.8
Reseñas insuficientes
167Capítulos
32.9Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Ariel Steinberg ha cerrado su corazón a toda aspiración amorosa luego de que su familía humillara publicamente al amor de su vida. Ha reprimido cada emoción al punto de ser catalogado como el Ceo de hielo, un hombre carente de sensibilidad que solo piensa en su compañia. Julieta Berton, una modelo que creía toda su vida planeada, ve como todo se derrumba al descubrir la infidelidad de su prometido. Por lo que se promete no permitir que ningún otro hombre juegue con sus sentimientos, y para eso no permitirá que nadie siquiera sea capaz de acercarse a su corazón. Sin embargo, cuando sus caminos se crucen al coincidir en el desarrollo de una campaña publicitaria, las defensas que han levantado para no sucumbir al amor podrían llegar a temblar y hasta ser derribadas.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
167 chapters
Cap. 1: Traición imperdonable
—¡No puedo creer que te hayas atrevido a hacerme esto, maldito bastardo! —grita una mujer de largo cabello rubio apuntando con el dedo a su prometido. —¡Oh, vamos, cariño! ¡Fue solo una equivocación, no volverá a pasar, te lo prometo! —se excusa el hombre fornido tratando de ir hacia ella para abrazarla. —¿Cariño? ¡No te atreves a decirme así, Pablo, ni siquiera tienes derecho a mirarme al rostro! ¡Eres un maldito egoísta, poco hombre, un idiota engreído! —acusa la mujer poniéndose detrás de la mesada de mármol blanco de la cocina para evitar que se le acerque. —¡Cuida tus palabras, Julieta! He venido para intentar arreglar las cosas, así que ten cuidado con cómo me hablas —advierte el hombre entre dientes endureciendo su expresión ante los insultos que no está dispuesto a tolerar. —¡¿Y qué vas a hacer, gran hombre?! ¿Golpearme? ¡Solo inténtalo y me encargaré de que lo sepa hasta la última persona en el mundo, y luego a donde iras a ju
Leer más
Cap. 2: Amor pasado
—¡No puedo creer que lo hayas conseguido! ¡Eres un maldito suertudo! —exclama con entusiasmo un hombre joven entrando en una oficina.—Tendrás ser más especifico, Daniel, aunque estoy seguro que sea lo que sea a lo que te refieres, no tiene que ver con la suerte —responde el joven detrás del escritorio sin levantar la mirada del monitor de su computadora.—Hablo de que conseguiste hacerte cargo de la publicidad para Juegar, esa marca de ropa está recibiendo dinero de todos lados, hasta dicen que podría llegar a París —informa Daniel sentándose en el sillón frente a su amigo.—Oh, eso —responde Ariel sin darle mucha importancia—. De todas maneras el futuro de esa compañía dependerá del resultado de nuestra publicidad, que es en lo que estoy trabajando, si logramos el éxito que esperan nos abrirá muchas puertas.—¿Y lo dices con la misma emoción que tendría un muerto? Amigo, me preocupas cada vez más, si no fuera porque respiras ya te habría ent
Leer más
Cap. 3: Encuentro
Ariel contempla con los ojos entonados el cuadro que tiene frente así, apretando los labios intenta hallarle alguna forma a las gruesas pinceladas azules, negras y violetas que componen la pintura. En la mañana había creído que esa exposición de arte podría ser un buen entretenimiento para despejar su mente después de la última junta del día, pero lo cierto es que nunca ha sido amante de lo abstracto. Simplemente no puede entender que se pueda hallar belleza en algo tan caótico y carente de sentido, quizás solo se deba a su ignorancia en el arte, pero para él las cosas resultan mucho mejor cuando están claras y son comprensibles.—Parece que el cuadro “Frialdad” lo ha cautivado, señor. Me ha parecido una de las pinturas más maravillosas de toda la exposición —comenta una bella mujer de vestido azul ligeramente ajustado a las curvas de su esbelto cuerpo parándose al lado del hombre al que reconoce rápidamente por haber leído de él en algunas revistas.—Cautivado n
Leer más
Cap. 4: Nueva oportunidad
Julieta estaciona su auto frente al café en el que su agente la ha citado, mirándose en el retrovisor se asegura de que el poco maquillaje que lleva puesto no necesite un retoque. Fijándose puntualmente en el que ha usado para tapar sus ojeras, pues aunque la noche anterior volvió a su casa temprano, no fue capaz de dormirse hasta muy tarde al pensar en el cretino que había conocido en la galería. Probablemente debería haberlo olvidado desde el momento en el que salió de ese lugar, pero por alguna razón no ha podido quitárselo de la mente, esa frialdad e indiferencia con que la trató simplemente le resulta inaceptable, humillante, y ella no es de las personas que permiten que alguien la pase por arriba. Por lo que hasta desea ser capaz de volver a encontrarlo para poder decirle un par de cosas que esa noche no se atrevió para no armar un escándalo.—¡Julieta, eres tú! —exclaman emocionadas un par de muchachas al ver a la modelo bajar del vehículo.—Sí, soy yo, ch
Leer más
Cap. 5: Carolina
—¿Así que te encargarte de espantar a dos bellas mujeres con las que podrías haber pasado una gran noche? ¡Mi amigo tú no tienes remedio! —resopla Daniel con molestia caminando junto a su compañero por los pasillo de la Agencia.—Solo fui sincero con ellas, no creo que alguien debiera reaccionar de esa manera solo por escuchar la verdad —se excusa Ariel encogiéndose de hombros con indiferencia.—¿Sincero? ¡Ellas no quieren sinceridad, amigo, solo desean que le digan lo que quieren escuchar! Los políticos lo saben y por eso llegan a ser presidentes —reclama el amigo tomando un sorbo del vaso de café que lleva en la mano.—Y gracias a eso tenemos el mundo a punto de colapsar, siempre seré partidario de que la verdad debe ser dicha, aun cuando no quiera ser escuchada —afirma el empresario abriendo la puerta de su oficina.—Podrías intentar que fuesen verdades más sutiles, no hay necesidad de psicoanalizarlas, no las necesitas en un diván como si
Leer más
Cap. 6: Estrategia
—¿No crees que este vestido te quedará espectacular? —pregunta una mujer rubia tomando un hermoso vestido de noche negro.—¡No! ¡No quiero parecer una viuda, Stella, quiero algo más vivo, que nadie pueda quitar su mirada de mí! —responde Carolina arrugando la nariz con disgusto ante la propuesta de su amiga.—Ya hemos recorrido seis tiendas, amiga, sé que estás interesada en ser el centro de atención, pero aunque te pusieras una cortina quedarías hermosa. Tú eres de esas mujeres a las que todo les queda bien —insiste Stella que si bien le encanta ir de compras no quiere perder más tiempo considerando todo los que les resta para estar preparadas para el evento.—Gracias, amiga. Pero no me interesa tanto ser el centro de atención, solo me interesa la mirada de una persona, es por eso que tengo que encontrar el vestido perfecto. Es la primera oportunidad que tengo de estar en una especie de cita con él, y no pienso desaprovechar esta oportunidad —determina
Leer más
Cap. 7: Reencuentro inesperado
Julieta suelta un largo suspiro cargado de nervios al estar frente a MarchetMax, el imponente edificio y lo que representa le provoca que las piernas le tiemblen. Ella es una mujer decidida que no le teme a nada, pero la trascendencia de este trabajo ha logrado hacerla sentir como la primera vez que recorrió una pasarela. Aunque sabe que debe tranquilizarse antes de cruzar la puerta giratoria y encontrarse con su nuevo jefe que le indicará lo que tiene planificado hacer, por lo que cerrando los ojos toma una gran bocanada de aire que luego exhala procurando volver a tener el control sobre sus emociones. Bajo ninguna circunstancia puede poner en peligro ese trabajo, no solo tendrá el efecto de una catapulta en su carrera, sino que podría llegar a opacar y finalmente hacer olvidar su ruptura con Pablo, si bien siempre habrá algún periodista atolondrado que lo sacará a relucir cuando hablen de ella, pero el efecto ya no sería el mismo.—Bienvenida señorita Berton, es un place
Leer más
Cap. 8: Considerando la competencia
Carolina ingresa a la agencia dispuesta a encontrar a Ariel para ultimar los detalles del evento de esa noche, quiere asegurarse de que todo esté perfecto, tal y como le gusta. Ya ha conseguido el vestido con el que piensa impresionarlo, esperando que finalmente deje de verla solo como una mujer de negocios y pueda considerarla como su posible futura pareja. Pero al ingresar a la oficina se extraña de no encontrarlo allí., estaba segura de encontrarlo allí, sobre todo al saber que ella llegaría tarde por estar ocupada en los preparativos de vestuario ya que tiene que estar a la altura de lo que ese evento exige. Y más aun al estar trabajando en la publicidad de una marca de alta costura, ya que los ojos de todos estarán sobre ellos independientemente del trabajo de publicidad que estén realizando. —¿Dónde podrás estar? —murmura apretando los labios con cierta molestia, pensaba hablarle de su vestido, y del traje que había visto para él.Al husmear en los pa
Leer más
Cap. 9: Pareja
—¿Y qué te parece? ¿Crees que será suficiente? —pregunta Carolina bajando por los escalones de la entrada de su casa con una gran sonrisa en su rostro casi sin maquillaje.—Sé ve bien —responde Ariel parado junto a su auto contemplando el hermoso vestido que marca sutilmente las curvas de la mujer, y que parece ser la combinación perfecta para su piel trigueña que parece brillar a la luz de los faroles de la calle.—¿Eso es todo lo que vas a decir? —reclama la mujer que lleva horas preparándose para impresionarlo.—De seguro serás de las mujeres mejor vestidas de la fiesta —acota el empresario a quien hacerle un cumplido le resulta extremadamente difícil.—Supongo que eso es el mayor halago que podría recibir de ti, tú también estás muy apuesto, solo espero que no las cazadoras de fortunas no hagan fila para intentar ligar a uno de los solteros más codiciados —replica Carolina con una sonrisa divertida en sus labios pintados de rojo.Leer más
Cap. 10: Enfrentamiento
Al levantar la vista, Julieta se sorprende de ver a su Jefe con la vista clavada en ella, una mirada que no puede descifrar, pero que al menos por unos segundos no parece ser la mirada fría que parece ser la única que tiene para todo el mundo. Por un momento intenta descifrar la razón de que la esté mirando de esa manera, pero al ver que él voltea el rostro al notar que ella la ha descubierto, el desprecio que siente por él vuelve a surgir con aún más fuerza. Probablemente la única razón por la que la ha mirado de esa manera es porque no considera que una simple modelo deba estar en ese evento donde los ricachones se cojean, lo cual sólo provoca en ella la decisión de ir hacia él y dejarle en claro que ella es tan digna de estar en ese lugar como cualquier otra persona.—Buenas noches señor Steinberg, al verlo he sentido la obligación de saludarlo, aunque tal vez sea una sorpresa verme en un lugar como este —consulta la modelo parándose firme delante del empresario que al
Leer más