Mi mafioso y dulce Amor

Mi mafioso y dulce AmorES

J. I. López  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
75Capítulos
44.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Adrienna Bianco es una joven seria de caracter firme que no cree en el amor, ni mucho menos, en un mundo justo, Vicenzo Barone es un hombre de caracter reacio y tozudo que se ha interesado en ella, Adrienna nunca antes se habia interesado en nadie, hasta el momento en que conocio a ese apuesto tatuado de ojos zafiro que le robara la calma. Un torrido amor lleno de obseción, un mafioso que hara todo para mantener a la mujer de sus sueños a su lado, un conflicto, un trio amoroso, y un camino de pasion desenfrenada a recorrer.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
75 chapters
Fiesta de cumpleaños pt 1
Observo mis ojos celestes reflejados en el espejo mientras trato de maquillarme sin causar desastres. – Vamos Adrienna, puedes conseguirlo – me digo a mí misma con premura. No amo perder el tiempo, y mucho menos para maquillarme, hoy es un día especial, mi cumpleaños, por fin soy mayor de edad… alcohol, licencia de conducir y libertad… esto es lo que me han dicho las locas de mis amigas. Estoy aterrorizada, me gustaría transcurrir mi día de manera tranquila, pero ellas han decidido que debíamos celebrarlo, preludio de una catástrofe anunciada, tanto es así, que mis amigas han organizado una velada llena de diversión: discoteca, que no encaja exactamente con mi idea de diversión, preferiría con creces una noche en el cine. Me quieren mucho, se han esforzado mucho para organizarme una noche especial y
Leer más
Fiesta de cumpleaños pt 2
—Felicidades, Adrienna. Sabemos que hoy es tu cumpleaños. —Dice uno de los chicos, sin embargo, estoy distraída porque mi atención está centrada inexplicablemente en Vicenzo. —Adrienna, ellos son Iván, Dimitri, Christopher, Liam y Vicenzo. El tono eufórico de Jianna me deja sin palabras. Todos me saludan excepto él, Alexander, el hombre con la mirada incandescente. Idiota, presuntuoso. —Son de Rusia —Me informa Carlotta. —Eso lo explica todo —Comento mirando intensamente Alexander. Frío. Carente de expresión. Solo podía ser ruso. Un capricho del destino, conozco su país porque siempre he tenido una Curiosidad incomprensible por su lengua y costumbres. En ocasiones anteriores he confesado a las chicas que me gustaría visitar Moscú y espero que no saquen el tema. —E
Leer más
El dia despues
Una taladradora ha decidido triturarme la cabeza, este es el peor despertar de mi vida. Me encuentro en este estado desde hace algunos minutos, todavía no tengo el valor de abrir los ojos. Siento todo el cuerpo dolorido. Soy un desecho. Genial, Adrienna, te has emborrachado y ahora pagas las consecuencias. Esta mañana mi consciencia no es bienvenida, la odio porque tiene razón. Trato por todos los modos de recordar algo de la noche precedente, pero tengo lagunas. Me acuerdo de los chicos, especialmente del condenado de Vicenzo. ¿Pero el resto de la noche?, ¿Por qué no recuerdo nada? Abro ligeramente los ojos. Una luz cegadora me obliga a volver a cerrarlos. ¿Quién diantres ha abierto las cortinas?, ¿de qué habitación?, ¿cómo he llegado a casa? Estoy realmente muy enfadada conmigo misma. ¿Cómo he podido acabar en este estado? Con gran sacr
Leer más
En la playa
—Tienes un buen trasero. —Comenta abriendo la puerta. —Muy gracioso…. —Murmuro pasando a su lado para salir de la habitación. —Para morderlo… —Continúa a mis espaldas, pero lo ignoro mientras me acerco a mis amigas. Las observo mientras hablan animadamente con los hermanos de Alex, parecen a gusto. —¡Hola a todos! —Digo acercándome. Carlotta me mira mal y no comprendo el porqué. La presencia de Vicenzo junto a mí atrae su atención y cuando me giro hacia él advierto que algo importante está pasando. —¿Qué paso anoche? —Preguntó en voz baja acercándome a ella. —¿No recuerdas nada? —Pregunta Sharon riéndome y dándome una palmadita en la espalda. Niego con la cabeza sin entender qué es tan divertido. &md
Leer más
Negación
Ha pasado una semana desde la última vez que vi a Vicenzo. Esta mañana un florero se ha presentado con una rosa blanca y con una tarjeta. Inútil decir que son suyas. No se rinde tan fácilmente, lo cual lo hace todavía más interesante. Ninguno más ha insistido, solo él. Cada día mi consciencia me recuerda que no es factible. Él se marchará y yo solo tendré un bonito recuerdo, y es justo lo que quiero evitar: limitarme a un recuerdo. Echo de menos sus labios, sus poderosas manos sobre mi cuerpo, pero debo reprimir este deseo carnal. Es un hombre, no debería perder su tiempo con una jovencita como soy yo, aun cuando soy ya una adulta, él es un hombre ya entrado en años y yo no debería desear algo tan prohibido. Mis amigas me agobian todos los días para que cambie idea, pero no caeré en la tentación. Me pongo el ch
Leer más
Secuestro
 —Escúchenme bien. Yo no estoy enamorada de Vicenzo, por lo tanto, dejemos de decir disparates. Salgamos, divirtámonos y se acabó, ya es parte del pasado. —Trato de zanjar el tema esperando que no insistan. Por sus miradas me doy cuenta de que no están tan de acuerdo. —Sí, está en la fase de negación… —Murmura Jianna. No puedo evitar alzar la mirada al cielo y resoplar. No entiendo por qué insisten, si no quiero hablar de ello, tienen que respetar mi elección. Las dejo para subir un momento a la habitación para prepararme. Después de una cena con mucha paella llegamos ante el nuevo local que se llama Eros. Por lo que parece todo el mundo se ha puesto en mi contra, porque todas estas coincidencias me sacan de quicio. He visto muchos locales en la playa, pero este es realmente hermoso. Hay pequeños sofás cortin
Leer más
Camino a Rusia pt 1
Me encuentro en el todoterreno con Vicenzo y sus hermanos. De mis amigas no hay ni rastro. Estoy sola, aterrorizada en medio de cinco desconocidos y no sé cómo salir de aquí. Me siento en peligro y sin escapatoria. Quién sabe cómo se lo tomará mi padre cuando se entere de mi desaparición. Estoy convencida de que avisará a las autoridades, hará de todo para encontrarme, no permitirá que Vicenzo se salga con la suya. Miro las expresiones contrariadas de sus hermanos y me hace pensar que no están muy conformes con la decisión de Vicenzo. —No necesitamos más problemas… —Interviene disgustado Iván. Me dirijo hacia Vicenzo mirándolo mal. ¿Ves? No todos tienen el cerebro hecho papilla como tú.  Ne vmeshivaytes’. Pomnite, kto v dome khozyain. —Responde con tono amenaza
Leer más
Camino a Rusia pt 2
 —¿Tienes veintiuno años? —Berrea. Parece aterrorizado. Por absurdo que parezca, es divertido. —Imagina, ya estoy viendo el titular en todos los periódicos, “chica de veintiuno años secuestrada por un grupo de rusos”. —Digo mientras gesticulo con las manos. —¿Por qué no me lo has dicho? —Pregunta. Tiene razón, debería haberlo hecho, así no me encontraría ahora en esta situación. —Nunca me has preguntado mi edad. —Respondo seria. Vicenzo masculla palabras incomprensibles dirigiéndose a sus hermanos y entra con ellos en otra habitación. Esperemos que use el cerebro y me lleve a casa. De mientras aprovecharé para buscar una escapatoria, pero en este estado no puedo ir lejos. Si ellos han ido a la izquierda, yo iré a la derecha. Al fondo veo una puerta. Me levanto con ci
Leer más
Un castillo
 Me muero de ganas por saber qué hacen con su vida Vicenzo y sus hermanos para poder permitirse todo esto. No estamos hablando de una mansión, sino de un verdadero castillo. Después de atravesar la barrera veo un enorme y cuidado jardín con una única carretera flanqueada de grandes árboles. Personal de seguridad por doquier. Todo esto me hace pensar en lo importante que será en esta zona. Bajo del coche y espero sus instrucciones. Increíble, estoy obedeciendo sumisamente. Por el momento fingiré seguir así, en algún momento tiene que bajar la guardia. Agarra mi mano con dulzura, nos miramos a los ojos. Sus ojos son luminosos, los míos impasibles. Me coge por el brazo, dejo que lo haga, no consigo caminar. Cuando entramos en el vestíbulo del castillo, Vicenzo pregunta a algunos de sus hombres si ha habido algún problema. No me miran,
Leer más
Deseos prohibidos pt 1
Debo reaccionar rápidamente, no quiero pasar ni un minuto más aquí dentro. Está en peligro mi salud mental. No creo que resista otro combate, es excesivo. Después de una ducha relajante me encuentro solo con una toalla encima. ¿Qué debería ponerme? Mi vestido está sucio. Miro a mi alrededor, pero ni rastro de ropa. Miro hacia la habitación para asegurarme de que no esté, me sorprende no encontrarlo allí.   Camino de puntillas hacia el armario mientras algunas gotas caen en el suelo. Espero encontrar algo para ponerme. Cuando abro el armario me encuentro ante un descubrimiento de final amargo, solo encuentro ropa de hombre. No se necesita mucho para saber que es su ropa, tengo la impresión de que sabía que llegaría a esta situación. Resoplo cogiendo una camiseta blanca y unos calzoncillos azules.   Dirijo la mirada hacia el baño, debería ponérmelos. Estoy estudiando la posibilidad cuando la puerta se abre repentinamente estremeciéndome. Él me
Leer más