Cazadora: Licántropos y Vampiros

Cazadora: Licántropos y VampirosES

ElizaKmarena  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
49Capítulos
6.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Hope Green es una cazadora, la Cazadora, temida por muchos y querida por pocos. Ella ha sido entrenada desde que es una niña por tres despreciables brujas, quienes la han instruido en el arte de cazar, mutilar y matar. Debido a un pequeño desliz la Cazadora termina en garras de una poderosa manada, donde, entre sus integrantes, tanto licántropos como vampiros, aprenderá que no todos son como las criaturas que le pintaron de niña, así como también encontrará lo que buscaba sin saberlo. No todo será un camino de rosas, pues encontrará amigos con segundas intenciones, quienes solo la llevarán a sufrir constantes decepciones y dolores, tanto del corazón como físicos. ¿Estás dispuesto a conocer su historia?

Leer más
Cazadora: Licántropos y Vampiros Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
49 chapters
P R I M E R A - P A R T E
Tres brujas desdichadas y rencorosas robaron a una preciosa bebé de ojos grises el 9 de diciembre de 1998. Ellas la hechizaron, dándole a la bebé el doble de su fuerza, más velocidad, mayor resistencia y lo más importante, la capacidad de curarse de heridas mortales por sí sola y escapar de las garras de la muerte las veces que sean necesarias. Los años pasaron, la bebé pronto se convirtió en niña y fue ahí donde comenzó su condena. Volvieron a pasar los años, convirtiendo a la niña en una hermosa chica, dejando atrás su infancia llena de entrenamientos, cicatrices y palizas, llevándola a convertirse en la Cazadora, una mujer despiadada, letal, y temida por muchos.
Leer más
Prólogo.
Un año atrás…Mi corazón latía desbocado en mi pecho, mi respiración estaba agitada pero silenciosa y mis piernas se movían a toda velocidad, intentando dejar a la bestia atrás.Mis sentidos me gritaron una alerta por lo que me arranqué la ballesta del pecho, miré sobre mi hombro y disparé, pronto se escuchó un aullido de dolor indicándome que había dado en el blanco.Me detuve en seco y volví sobre mis pasos, encontrándome a un gran lobo de pelaje castaño con mi flecha atravesada en el lomo, el lobo me gruñó y alcé una ceja, colocando otra flecha en la ballesta, apunté y disparé, acabando con su despreciable vida en cuestión de segundos. Aparté un mechón de cabello negro que se había zafado de la coleta que llevaba en lo alto de mi cabeza, me puse la ballesta al hombro y ca
Leer más
Capítulo uno.
— ¿Señorita Green, está escuchándome?—Preguntó el profesor con molestia, parpadeé varias veces y sacudí la cabeza. —Preste atención de una buena vez.—Lo lamento, señor. —Dije volviendo las manos en puños debajo de la mesa. La clase siguió y yo solo bufé, estúpida universidad.Comencé a juguetear con mi cabello antes de tensarme al sentir un tirón en la vena del cuello a la derecha, eso significaba que un maldito chupa sangre estaba cerca.—Profesor, ¿puedo ir al baño? Es urgente.—Cinco minutos. —Dijo sin mirarme, tomé mi mochila y salí corriendo fuera del aula, con la adrenalina comenzando a inundar mis venas.Salí de la universidad sin detener mi paso y llegué al comienzo del bosque, donde sentí un tirón en la vena de la izquierda, justo al
Leer más
Capítulo dos.
Abrí los ojos y todo lo vi blanco, volví a cerrarlos y al abrirlos todo estaba completamente negro, confundida, repetí la acción de abrirlos y cerrarlos, y me encontré siendo observada por la Luna del Alpha.—Hola. —Dijo haciendo un amago de sonrisa.—Hola. —Dije en un susurro ronco.— ¿Te duele algo? —La miré con obviedad. —Lo siento, soy mala haciendo conversaciones con los prisioneros.—Ya me di cuenta.Intenté sentarme en lo que sea que estaba recostada y una oleada de un dolor atroz me recorrió desde la cadera, por toda la columna vertebral, hasta mi cabeza, por lo que volví a recostarme con cuidado.—Cedric quiere saber tu nombre, y a menos que quieras que esto se repita, debes decírselo.—El conocimiento es poder y yo no pienso otorgárselo.—Eres brillante, pero tambi&eacut
Leer más
Capítulo tres.
Luego de perderme y vagar por el bosque lo que se me hizo una eternidad, al fin logré llegar a la manada, ya que la mansión de los Alphas y la cabaña de los Betas se encontraban un poco apartadas de la manada en sí. Salí de entre los árboles y caminé cabizbaja entre las criaturas, intentando que nadie me reconociera, al final llegué a un puesto donde preparaban comida de todo tipo y miré entre babeante y anhelante un plato de carne y pasta.— ¿En qué puedo ayudarte?—Preguntó una amable mujer apareciendo frente a mí con una sonrisa, la cual hacía ver más atroz la cicatriz que recorría todo su rostro.Oh, mierda, yo la cacé.—En nada, ya me iba. —Dije con voz ronca y le di la espalda, queriendo evitarme problemas.—Espera, ¿eres nueva?—Preguntó posando una mano en mi hombro, me tensé
Leer más
Capítulo cuatro.
Me levanté con dificultad del sofá en el que dormía desde hacía una semana y caminé arrastrando los pies hasta la cocina, donde el olor de tocino siendo cocinado había despertado mi hambre.—Hola. —Dije a Spencer, quien cocinaba, e hice una mueca de dolor al sentarme en el taburete frente a la isla de la cocina.Como era habitual no tuve respuesta alguna de su parte, únicamente se limitó a dejar un plato de tostadas con mantequilla untada encima y tocino frente a mí, mi estómago gruñó con fuerza y me apresuré a ingerir mi desayuno en silencio, disfrutando del sabor del tocino en mi boca.Repentinamente Colm entró corriendo en la estancia seguido por Luther, quienes me empujaron por los hombros al pasar por mi lado y de una forma u otra terminé en el suelo con un golpe sordo, para luego sentir cómo la sangre comenzaba a correr por mi espalda
Leer más
Capítulo cinco.
Desperté cuando sentí a alguien poner una manta en mi espalda desnuda, ocasionando que me estremezca de dolor.—Lo siento, no quería despertarte. —Dijo Colm seco, lo miré y me quité la manta de encima, ya que estaba haciendo que escocieran mis heridas. —Hace frío, podrías enfermarte.—Duele. —Dije simplemente y volví a recostar mi cabeza en el reposabrazos.—Spencer podría ayudarte con eso. —Dijo Luther apareciendo con un tazón de palomitas recién hechas.—Estoy bien.—Bien, entonces muévete que quiero ver una película.—Es prácticamente mi cama.—Es mi casa, yo mando, tú obedeces. Largo.Me levanté furiosa del sofá y me tambaleé ligeramente al hacerlo, sacudí la cabeza para apartar la bruma de cansancio y dolor que rondaba en mi ca
Leer más
Capítulo seis.
Salí de la ducha tras veinte minutos de deleite bajo sus refrescantes aguas y me dispuse a vestirme con la misma ropa que llevaba usando desde hace tres semanas, claro que la lavaba todos los días en el baño cuando todos estaban dormidos.Comencé a desenredar mi cabello con las manos mientras salía de mi nueva habitación en la cabaña. Bajé las escaleras mientras tarareaba una canción de cuna y llegué a la cocina, donde Colm se comía, literalmente, a una chica pelirroja.—Mierda. —Solté, asqueada, y alguien me tomó por la cintura, para luego ser sacada de la cabaña cual costal de papas. — ¡Luther, bájame!—Chillé al tiempo que lo pateaba.Nuestra relación había mejorado cuando recibimos una carta enfurecida del Alpha Kyle, la cual describía explícitamente cómo era que iba a asesinarnos dent
Leer más
Capítulo siete.
Ella sonrió con malicia y me tomó del brazo, levantándome y arrastrándome en contra de mi voluntad fuera del centro comercial, una vez fuera del ojos humano mis tías restantes aparecieron ante mis narices con la misma sonrisa maliciosa que la de su hermana, palidecí aún más y el helado cayó de mi mano.— ¿Cómo es que me encontraron?—Pregunté aterrorizada, ellas hicieron una mueca de enojo al unísono.— ¿Creíste que podrías escapar de nosotras tan fácilmente?— ¿Aliándote con esos asesinos?— ¿Aliándote con Aurora?— ¿Qué tiene que ver ella en todo esto?—Todo.—Y nada a la vez.—Ya déjense de juegos. —Dije nerviosa y comenzando a mirar a mi alrededor con premura, ¿dónde carajos estaba Luthe
Leer más
Capítulo ocho.
FlashbackHace cuatro años...—Buenos días. —Ronroneó una voz ronca en mi oído para después dejar un casto beso en él, sonreí y abrí los ojos. —Alguien quiere ver a mami. —Canturreó él con mi pequeño, Mathyas, en brazos. —Buenos días. —Susurré, mi pequeño tiró sus bracitos en mi dirección. — ¿Extrañaste a mami, cielo?—Pregunté tomándolo en brazos.—Dadada. —Balbuceó él y ambos reímos, el flash de una cámara siendo disparado hizo que nos encandiláramos, miré a Abraham y alcé una ceja al verlo muy sonriente.— ¿Qué?—Inquirí, sonriendo a mi vez.—Eres más distraída de
Leer más