Rosas para Emilia

Rosas para EmiliaES

Virginia Camacho  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
106Capítulos
10.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

¿Cómo podrías amar al hombre que destruyó tu vida? ¿Cómo enamorarse del hombre que una vez llamaste monstruo? Emilia es una sencilla joven universitaria, con mil sueños por realizar y mucho ánimo para trabajar en ellos, sin embargo, toda su vida cambia de un momento a otro y de la manera más drástica. ¿Puede una mujer recoger todos los pedazos de su propia vida y volver a empezar? Peor aún, ¿puede perdonar a la persona que le causó todo ese daño? El camino es largo y lleno de curvas, lo que una vez fue el motivo de tus lágrimas, hoy podría ser la plenitud d tu felicidad. ¿Quién sabe?

Leer más
Rosas para Emilia Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
106 chapters
1
—Es decir —dijo el profesor de Composición Arquitectónica mirando su reloj—, que este hombre cada vez que construye un edificio, piensa en él como en un organismo viviente, así como el ser humano. Si se sostiene por sí mismo, es porque está bien hecho… —Miró a todos sus estudiantes y recogiendo sus apuntes agregó: —Eso es todo por hoy, chicos. Nos vemos la próxima semana.Emilia suspiró con una sonrisa dibujada en el rostro. Amaba esta carrera que había elegido. ¡Le encantaba  Arquitectura! Era un arte tal y como había pensado desde que era niña. Recogió también sus apuntes; libros, lápices y los metió uno a uno en su mochila.No era una mochila de última moda, como las de sus compañeras, ni siquiera de la moda pasada; era la misma desde el bachillerato. Sus padres ya estaban haciendo un eno
Leer más
2
 —Estúpido engreído –murmuró Andrés en cuanto el ascensor hubo subido—. No lo soporto.—Oye, ¿qué culpa tiene el niño de haber nacido en cuna de oro? –se burló Guillermo tomándolo del hombro para que le siguiera.—Si no fuera porque de verdad quisiera entrar a trabajar en ese Holding… No hay otra manera de entrar más que lamiéndole las botas a ese estúpido.—Esperemos que en esa fiesta afloje un poco más. Hay que pensar en un plan.—Se me vienen unas cuantas ideas a la mente –rio Andrés, y siguieron el sendero que los llevaba a uno de los restaurantes del campus. Rubén se detuvo en uno de los pasillos del cuarto piso cuando vio allí a Emilia Ospino. Quedó paralizado, y cuando ella se movió en dirección a él, se dio la vuelta
Leer más
3
—Ah, otro –susurró Emilia mirando el nuevo dibujo de las rosas. Pero esta vez sonrió. Eran seis rosas. En uno de los extremos, con letra que parecía más bien impresa, decía: “Para Emilia”. Dejó salir el aire y siguió avanzando por el sendero que la llevaría al edificio donde tendría su próxima clase.Como siempre, las rosas eran hermosas, bien hechas. Miró en derredor, pero todo el mundo andaba por su camino concentrado en sus cosas.—¿Quién eres, misterioso pintor de rosas? –giró la hoja, y se conmocionó bastante cuando descubrió un mensaje diferente a todos los demás: “¿Cuántas rosas cr
Leer más
4
 —¿A dónde vas? –le preguntó Viviana a Rubén, entrando a su habitación y viéndolo ajustarse una chaqueta de cuero color miel. Rubén se giró a mirar a su hermana, que lucía una simple falda floreada, una blusa sin mangas y pantuflas.—Ah… A una fiesta. La graduación de un amigo se celebra hoy.—Ah. Vaya. Pero, ¿no vas de traje?—Me advirtieron que fuera casual—. Viviana sonrió.—Pues te ves muy
Leer más
5
—No eres Telma –dijo Emilia con desdén, mirando al hombre que se había acercado a ella. Echó una ojeada alrededor. ¿A dónde se había metido esa muchacha?—Emilia –dijo el hombre, y ella se giró a mirarlo—. Estás aquí… Viniste.—¿Me conoces?—Estás hermosa—. Emilia se cruzó de brazos y sonrió nerviosa.—Ah… gracias. ¿Quién eres?—Y hueles a rosas—. E
Leer más
6
 Gemima Sierra de Caballero se paseaba de un lado a otro en el hall de su mansión, cubierta con su pijama y su salto de cama de seda.Eran las dos de la madrugada, y su hijo no había llegado. Sintió unos pasos que bajaban por las escaleras, y no le extrañó mucho escuchar la voz de su esposo.—Gemima, vuelve a la cama.—Rubén no ha llegado.—Es un hombre ya. A lo mejor… no sé, está por allí con amigos… o con una chica. Vamos, dale l
Leer más
7
—¿Qué vas a hacer? –le preguntó Telma a Emilia.Habían estado hablando por horas. Emilia no le había contado con detalle cómo fueron las cosas, pero no necesitaba hacerlo. Ella estaba tan mal, sintiéndose tan destrozada, que era fácil imaginarse cómo había sido el suceso.Además, fuera como fuera, así fuera de tu propio novio, o esposo, una violación era eso: una violación. ¿Cuánto más de un desconocido que la había visto y atacado sólo porque le había placido?—No sé qué hacer, Telma.

Leer más

8
 Emilia salió del consultorio, y Telma, que otra vez la había estado esperando afuera, se levantó del asiento donde la había estado esperando. Al ver su rostro pálido, prácticamente corrió a ella.—Ay, no me digas. No me digas. Hay malas noticias –cuando ella no dijo nada, la tomó del brazo y la condujo a una de las sillas del pasillo—. Vamos, nena. Lucharemos. Tú eres fuerte, joven. Vamos a luchar juntas, yo no te dejaré sola.—No… no estoy enferma de nada –dijo Emilia, y Telma la miró confundida. Cuando Emilia se echó a reír, combinando risa con l&aa
Leer más
9
—¿Hace cuánto fue? –le preguntó Aurora dulcemente a su hija. La tenía recostada casi en su pecho, y ya estaban cansadas de llorar.—Tres meses… en… una fiesta a la que me hicieron ir.—¿Cómo así que te hicieron ir? –preguntó Antonio.—Una compañera me quitó un libro, y me dijo que sólo si iba a la fiesta me lo devolvería. Fui y lo reclamé, y cuando salía… —Emilia cerró sus ojos. Tal vez ese tipo era el que había instigado todo para que fuera, para tenerla donde quería.

Leer más

10
—¿Te sientes mejor? –le preguntó su madre entrando a su habitación.Ella sabía que los detectives habían estado aquí más temprano y lo habían interrogado, y también, que lo habían informado tal vez de una manera muy cruda acerca de lo que le había pasado.Rubén la miró y suspiró.—Sí.—Mientes fatal –dijo Viviana, que había entrado tras su madre trayendo frutas en un cesto.—Estoy bien
Leer más