La Perfidia del Alfa

La Perfidia del AlfaES

Johana Grettel  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
229Capítulos
13.5Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Sia Savage es la heredera de la fortuna de su familia, dueños del emporio Savage Corp. Pero una jugarreta del destino la convirtió en una mujer lobo y, en su primera transformación mata a sus padres. Desesperada por la atrocidad que cometió, tiene que abandonar su vida perfecta y vivir en el exilio. Su sed de venganza hacia aquel que la convirtió en un monstruo la lleva hasta la manada Luna de Hielo, donde logra colarse como recluta de la guardia delta, para estar muy cercana al alfa. Entonces el destino vuelve a jugar con ella, cuando se da cuenta que el alfa a cargo de la manada no es otro que su pareja destinada, que es, además, el hermano del hombre a quien más odia en la vida. ¿Llevará a cabo su venganza, hasta acabar con toda la manada, así como acabaron con su vida?

Leer más
La Perfidia del Alfa Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
229 chapters
Capítulo 1
―Eres la mejor, Sia―me dice Dereck, luego que acabamos nuestro encuentro íntimo en uno de los baños de chicas de la facultad, justo en el sobre de los lavamanos. Pensamos en todo, él trajo su protección y yo cerré la puerta para evitar visitas innecesarias―espero que se repita. Nada de repeticiones con Dereck, de hecho, esta es la despedida a nuestra relación de dos semanas. Por lo que sé es otro casa fortunas y está más interesado en ser la pareja de la heredera de emporio Savage Corp que en mí. Todos quieren utilizarme, así que yo los utilizo primero. ―Ya veremos―le respondo y le doy un beso apasionado―todo depende de si te portas bien. Ahora debemos salir de aquí, no podemos tener clausurado este baño por más tiempo. ―Sí, por supuesto―me dice y me planta un beso en la coronilla―nos vemos en las clases―se despide y se retira, dejándome en frente del enorme espejo, en donde retoco mi maquillaje, para que nadie sospeche. Acomodo mi largo cabello casta
Leer más
Capítulo 2
―Tu papá está demasiado enojado, Sia―me dice mi madre por teléfono, cuando lo contesto, luego de mil veces de haber sonado. La resaca me está matando. Lo que se suponía que sería un fin de semana, se ha convertido en más de una semana.Hoy es lunes, diez días después de que hablé con mi padre. Desde entonces he estado aquí con Barbie y un montón de lo que podría llamar como "caras conocidas", gente que he visto en algún lugar en algún momento.Adrien no se ha aparecido por aquí, a pesar de que me aseguró que iba a venir. Tampoco es que ha contestado mis llamadas y no es que esté desesperada por él, pero armé toda esta fiesta para tenerlo conmigo y no pienso irme hasta lograr lo que quiero.He hecho todo para entretener a todos estos chicos, con tal que no se vayan, juegos de fiestas, paseos por todo el lugar, incluyendo aq
Leer más
Capítulo 3
Me despierto con un ligero dolor cerca de mi clavícula izquierda y me paso la mano instintivamente, para calmar el malestar, pero siento que mi mano está un poco húmeda, así que la miro de inmediato y veo… ¿sangre?Me incorporo de inmediato, pero me mareo con el movimiento. Entonces me dirijo al baño, a ver la herida en mi cuello. Es una especie de mordida. Trato de recordar qué fue lo que pasó anoche, pero solamente tengo recuerdos borrosos.Adrien vino a la casa, sí.Estuvimos en mi habitación, sí.Nos besamos muy apasionadamente, sí.Pero luego no recuerdo mucho, un piquete de un bicho y después de eso, borroso. Más besos apasionado con Adrien, aunque no recuerdo si fue memorable o si cumplió mis expectativas. Después está la mordida. Adrien me mordió, aunque no sé qué se le metió, ni siquiera
Leer más
Capítulo 4
El sol me despierta, cuando algunos de sus rayos acarician sutilmente mi cuerpo desnudo, aunque todavía no ha amanecido del todo. Me quedé dormida en mitad de la sala y ahora me duelen todos los huesos. De hecho, me duele cada musculo, hueso y coyuntura de mi cuerpo, como si me hubiera pasado una aplanadora unas tres veces. Lo digo sin exagerar. Me levanto patosamente de donde me encuentro y hay los veo. No fue un sueño o, más bien, una pesadilla. Me quedo como de piedra por todo el horror y tapo mi boca instintivamente, mientras las lágrimas comienzan a caer. Por dentro siento como si toda la sangre se drenara de mi cuerpo, ante el charco inmundo que está frente a mí. Mis padres, los seres más importantes en mi vida y quienes más me han amado se encuentran desmembrados, muertos. No puedo controlar los espasmos que siento en el estómago y me voy al baño que se encuentra cerca de la cocina y me agacho al nivel de la taza del inodoro y e
Leer más
Capítulo 5
Dos años después…―Uno, dos, tres…―escuchamos al instructor lobo de la academia de matones que hay en la manada Luna de Hielo, a la que se supone que pertenezco, al haber sido convertida por uno de sus miembros, específicamente, su alfa, el maldito de Adrien. Estamos haciendo una serie de movimientos para la lucha, tipo artes marciales, a las cuales me he preparado, mientras he estado ideando mi venganza contra todo este maldito mundo de lobos, seres despiadados que solo saben destruir y asesinar.Llegué aquí hace tan solo dos días, después de dos largos años de idear cómo me iba a vengar por lo ocurrido a mis padres, pero primero, decidí investigar qué clase de monstruo es Adrien y en qué me convirtió, que viene a ser lo mismo.No, yo no soy un monstruo, me repito una y otra vez. Lo que Adrien puso en mí no me define, pero no estaré tranquila h
Leer más
Capítulo 6
El sujeto alto, musculoso, de impresionantes ojos agua marina y cabello rubio casi blanco que está frente a mí está a punto de besarme, pero no se lo voy a permitir.Rápidamente tomo su brazo y le hago un torniquete en la espalda, al tiempo que lo derribo y le coloco la rodilla en la nuca, igual que hice con Alvar hace un rato.―Ni se te ocurra volverme a poner una mano encima―le susurro al oído y él queda desconcertado, pero de repente empieza reírse a carcajadas. Su cuerpo se relaja, como si estuviera dejándome hacer con él lo que me dé la gana y no lo contrario, que en realidad lo estoy dominando.Todo mi cuerpo se siente de gelatina ante su cercanía, lo que me hace recordar la última vez que tuve tan cerca de un hombre que me atrajera como este.Adrien, fue con el maldito de Adrien.Su hermano.Una parte de mí quiere envolverse en sus brazos, como si
Leer más
Capítulo 7
Por lo que sé, Ice Inc., la empresa que pertenece a la manada Luna de Hielo, se encarga de empacar y distribuir productos congelados, los cuales son cosechados por los propios miembros de la manada. También crían ganado y producen leche y huevos. Existen algunos alimentos que no se producen aquí, los cuales les compran a otras manadas, aunque son los menos.También tengo entendido, que el pueblo llano, los omegas, la clase más baja de una manada es la encargada de producir todo lo que empaquetan para congelar después.Generalmente no se acercan a la casa de la Manada, que es el lugar donde se encuentra el despacho del alfa y no es que lo tengan prohibido realmente, sino que ellos tienen sus representantes, los llamados jefes, que son los que les dan cuentas a los miembros del concejo del Alfa.Entonces me causa desconcierto ver como todas estas personas entran como una horda de lobos intempestiva en la oficina del a
Leer más
Capítulo 8
Que Adrien venga a la manada, arruina todos mis planes. Se supone que estoy aquí porque estoy buscando algo que lo destruya como persona, que se sienta tan roto como lo estoy yo, por haberme convertido en el monstruo que soy ahora. Parece que, a pesar de todos los esfuerzos que está haciendo Bernard para mantenerlo lejos de aquí, deberé tener cuidado de que se le ocurra venir de sorpresa. Como ahora. No, mamá, le respondo, los huevos en el desayuno, no, me hacen daño en este momento, ¿podrías hacer una ensalada de huevo para la tarde? Esto, para nuestra conversación en términos de comida, viene siendo como decir, “retrasa su venida para que pueda esconderme”. Lo intenté, porque sé que estás en tratamiento, pero me los regalaron y no pude evitar que me los trajeran hoy, pero, descuida, los botaré para pasado mañana, porque necesito vaciar el refrigerador, me responde Bernard. Eso quiere
Leer más
Capítulo 9
Aquí sentada en el piso de la habitación que me asignaron estos malditos lobos, me siento más allá de estar desnuda.  Como si estuviera exponiendo mi propio corazón delante de todos. Como si todos pudieran ver a través de mí, lo que quiero, lo que pienso, lo que deseo. Me siento desprotegida ante los impulsos asesinos que no tenía y que no quiero. No me puedo deshacer de ellos como si fueran una mala resaca. No, ellos me persiguen en cada cosa que hago. Es la primera reacción que tiene la maldita loba que vive en mí, atacar, matar. Todo los días debo luchar con esto que soy ahora. Ya no puedo volver atrás. Es una lucha constante. Esto es lo que soy ahora, una bomba de tiempo a punto de estallar, si no la puedo controlar. De la noche a la mañana dejé de ser la princesa de un enorme emporio comercial, para ser un monstruo, nunca más la niña mimada de mis padres, cuya única preocupación era ocultarle malas calificaciones o la cuenta de la tarjeta de
Leer más
Capítulo 10
Aike se levanta su cuerpo unos cuantos centímetros encima de mí para ver bien lo que sus ojos no dan crédito. Luego su mirada se convierte en odio hacia la marca arriba de mi clavícula, igual que lo he hecho innumerables veces desde que la tengo.Esa marca es el recordatorio de todo lo que soy ahora, un ser lleno de odio y la carcelera celosa del monstruo dentro de mí. ―Pero ¿cómo demonios se supone que estás marcada, si Vili jura que somos tu pareja destinada? ―grita Aike, cuando se sienta en el borde de la cama, colocando sus codos encima de sus muslos, para hundir su cara entre sus manos. Por un momento quedo desconcertada por la palabra “Vili”, pero entonces asumo que se trata de su lobo, que debe ser tan roñoso y molesto como Aella, escondido en algún punto de su mente. ―Así me convirtió el maldito―le respondo y me siento en la cama, con mis piernas recogidas. Ahora comienzo a sentirme desnuda, así que coloco una almohada encima de mi regazo.
Leer más