Las siete caras de un secreto.

Las siete caras de un secreto.ES

G Malcor  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
31Capítulos
1.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Quieren decir la verdad, sabiendo que si lo hacen su peor miedo se volverá realidad, mientras intentan salir del círculo de toxicidad en el que giran, y giran sin parar, librando una batalla con las peores versiones de ellos mismos. Cada parte de su alma es carcomida por secretos que afloran sentimientos turbios y las adicciones, aparentemente, sirven de solución o al menos como placebos. El silencio se transformó en su lenguaje, hablar no es una opción.

Leer más
Las siete caras de un secreto. Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
31 chapters
Capitulo 1
Tumbada en su cama, Laura trazaba apacibles líneas en una pequeña libreta de dibujo que darían vida a un retrato inspirado en sus tormentosos recuerdos. La habitación era sonorizada por las canciones más nostalgias de Ed Sheeran, su cantante favorito, que se reproducían, una detrás de otra, desde su celular móvil. Pronto, el duelo por la muerte de su madre acabaría y Laura tendría que regresar a sus actividades cotidianas, aunque ella aún no estaba preparada para eso. No podía regresar al mundo real y aparentar como si nada hubiese pasado. No era sólo el fallecimiento de su mejor amiga y confidente lo que le afectaba, sino un dolor más grande que no había contado a nadie. El sonar del teléfono de cable, en la sala de estar, avivó los sentidos de la joven y en pocos segundos oyó la voz gruesa y serena de su padre que atendía la llamada en la estancia principal. La delicada mano de Laura continuaba guiando el lápiz sobre el improvisado lienzo hasta que su padre quebrantó su amena sole
Leer más
Capitulo 2
A mediodía, la cafetería del instituto “La Virtud” estaba atiborrada de alumnos que reían y platicaban como si estuviesen en un lugar de ocio. Era, sin duda alguna, el momento del día más esperado por los estudiantes. Determinados grupos de compañeros y amigos sentados en bancas disfrutando de algún aperitivo mientras hablaban de cualquier cosa. Así era el caso de Caleb y Cristina. Vanesa, sentada frente a ellos, yacía aletargada en su celular. Por su parte, Christopher mantenía su azul mirada sobre la erguida espalda de Laura quien estaba sentada a distancia de ellos, sola. Luego de dos semanas de luto era tiempo de regresar a la cotidianidad sin embargo, lo había hecho con un semblante indiferente que a más de uno sorprendió. Durante el transcurso del día Laura no había querido hablar con nadie, y no era sólo eso, tampoco había aceptado la compañía de otra persona. La hipnosis temporal del catire llegó a su fin cuando se percató de la llegada de Alex, aunque lo innovador era la chica
Leer más
Capitulo 3
De pie frente al espejo, pensó en afeitarse el vello facial que empezaba a crecer en su perfilado rostro, descartó la idea al denotar que le ofrecían un aspecto bastante varonil. Peinó su cabello sin mucho afán, dejando algunas hebras turbadas. Luego, adornó su cuello con una medalla, la que ocultó debajo de su camisa blanca que hacía contraste con sus jeans rasgados, de color negro y zapatos informales del mismo tono. Finalmente, Caleb se perfumó con una esencia suave, pero persistente. Salió de su habitación y bajó las escaleras que conectaban con la planta baja de la ostentosa casa en la que vivía. Su madre, en el pasado, había sido una doctora de alto prestigio, hasta que conoció a Alberto de la Vega un magnate en el área de la hostelería. No mucho después de casarse, los padres de Caleb procrearon a su primogénita a la que bautizaron como Manuela, luego del nacimiento de ésta, Alberto forzó a Verónica a abandonar su empleo y a asumir el papel de madre. Fue entonces cuando la muje
Leer más
Capitulo 4
El fin de semana había sido caótico para Laura. Sin ayuda de los opiodes, los recuerdos que tanto la mortificaban vagaban en su cabeza constantemente y en las noches era incapaz de conciliar el sueño. Consideró, en más de una vez, llamar a Alex y pedir de su ayuda, pero con sólo pensar en su rostro, la ira acrecía en su interior. Sabía que en cuanto lo viese, perdería la razón y actuaría de forma grotesca. Después de lo ocurrido, odio era el único sentimiento que Laura se podía permitir hacia Alex. A primeras horas del lunes, la hija del oficial se vistió sin mucho afán, usó unos jeans negros y zapatos del mismo color, un suéter rayado blanco con rojo, y por supuesto la chaqueta de capucha negra que se había convertido en su prenda de ropa indispensable. Recogió su cabello castaño en una simple cola de caballo, dejando muchas hebras despelucadas. Seguidamente, empacó en su maletín varios cuadernos y dos, o tres libros, sin percatarse si eran los que correspondían ese día. Salió de su
Leer más
Capitulo 5
El encierro de su habitación era ameno. Caleb yacía frente a la computadora ojeando su perfil de F******k, veía fotos de sus compañeros y amigos, y algunos videos del partido, aunque no se detenía en ningún. Su único interés en abrir la red social era ver las publicaciones de Bruno, quien resultaba ser amante incondicional de la página, siempre publicaba fotos o videos de su día a día, y cambiaba constantemente su perfil. Caleb se preguntaba cómo podría actualizar tan seguido su f******k, si la mayor parte de su tiempo lo transcurría en el billar de Paco, pero, internamente, agradecía que supiera cómo organizar su horario persona y laboral, así mantenía esa pequeña ventana abierta para él, mientras conseguía el valor para acercarse. Está vez, como muchas otras, la atención de Caleb se concentraba en ese pequeño punto verde que le indicaba que Bruno estaba en línea, y una vez más, se debatía entre enviarle un mensaje o no. Tecleaba varias veces en su computadora, escribiendo palabras qu
Leer más
Capitulo 6
El estado de ánimo de su hija era más preocupante de lo que esperaba y aunque Sergio estaba dispuesto a ayudarla, Laura no se lo permitía. Cuando su ex esposa fue desahuciada, su primogénita estalló en una tempestad de emociones y siempre había sido así. Expresaba lo que sentía o lo que pensaba, y aunque a veces no era fácil lidiar con sus continuos cambios de ánimo, definitivamente era mejor que adivinar qué le ocurría. El oficial Guzmán quiso creer que cuando regresara al colegio, Laura volvería a ser la de antes, al menos un poco, pero no fue lo que sucedió, incluso consideraba que había empeorado. Y durante todo el tiempo que ya había transcurrido descubrió, desafortunadamente, que no conocía a su hija tanto cómo él creía, todo lo que sabía de ella era su pasión al dibujo porque desde que era muy pequeña había sido su pasatiempo, ahora era su actividad diaria, aunque ahora, a diferencia de antes, no le mostraba lo que plasma en sus lienzos. Luego de un exasperante en la comisaría,
Leer más
Capitulo 7
La jaqueca que la atormentaba era insoportable y el aliento de alcohol en su boca era asqueroso. Vanesa entró a la ducha en cuanto despertó, con un ferviente arrepentimiento merodeando en su cabeza y el recuerdo de una noche que no la enorgullecía: fiesta, licor en exceso, lascivas músicas, el beso que ella le dio a Noah y finalmente, la propuesta indecente. No era la primera vez que terminaba en la cama con algún chico, y como todas las veces anteriores se reprochaba por no haberse podido controlar. Ya había perdido la cuenta de las veces que se prometió a sí misma no cometer el mismo error, pero con el alcohol se olvidaba rápido de las consecuencias de sus actos. Si su madre se llegara a enterar que no era virgen, seguro la enviaría a un internado de alta seguridad en algún lugar en Europa, donde residía su padre. Salió de la ducha y se vistió con los colores insípidos y poco glamorosos con los que su mamá la obligaba vestirse para luego bajar al comedor donde la esperaba Yeimy ya se
Leer más
Capitulo 8
Ausentarse en su trabajo no era la costumbre del oficial Guzmán, pero por su hija haría lo que fuera necesario. Decidió tomarse un día libre, alejado de los crímenes de la ciudad y dedicárselo a sus vástagos, especialmente a Laura, siguiendo el consejo que recibió de Alicia. Llevó a sus hijos a diferentes museos y a algunos parques de entretenimiento. Aunque la conversación con su primogénita era reducida, agradecía que al menos hubiera cruzado un par de palabras con ella. Cuando la tarde se adentró, la incompleta familia yacía en un parque para niños. Tobías corría y jugaba con otros niños. Sergio y Laura se sentaron en una banca en la que podían vigilar al menor de su familia. Ambos guardaban silencio, cualquiera que los viese podría suponer que eran un par de desconocidos compartiendo banca. El inquietante sosiego fue interrumpido por el timbre del celular de Sergio. El hombre atendió la llamada. Por las palabras que su padre pronunciaba, Laura sabía que Loren era la qu
Leer más
Capitulo 9
Agradecía sinceramente cuando llegaba a su hogar y su padre no estaba, aunque está vez era diferente, su madre tampoco se hallaba. Seguramente la había invitado a algún evento en el que fingía ser el esposo perfecto para engañar a cientos de sus colegas quienes sentían una absurda admiración hacia Alberto, para varios de ellos era un referente. Si supieran quién era en realidad, su máscara se caería a pedazos de su rostro. Caleb cambió su ropa y se marchó al billar de Paco, tan sólo, para admirar en sosiego a la persona con la que no podía hablar. Era una actividad infructífera, pero sentía gozo al hacerlo, no tenía claro las razones de por qué, pero así era. Mientras conducía, no pasó desapercibido los acelerados latidos de su corazón. Se creía ridículo al sentirse así cada vez que su mente figuraba lo figuraba, y aunque quería, no podía evitarlo. Caleb se había sentido atraído por otras personas en el pasado, pero ninguna había logrado que se sintiera inseguro de sí mismo, como lo ha
Leer más
Capitulo 10
Con un espacio libre entre sus horas de clases Cristina, Rebecca, y Alex decidieron reunirse en el patio del instituto, sin embargo, el último chico no estaba prestando atención a la plática de sus amigas. Sus ojos apreciaban enfáticamente a la chica sentada a unas tres bancas lejos de él mientras su mente se debatía entre acercarse a ella o no hacerlo. Parecía mentira que en el pasado hubieran mantenido algo más que una sencilla amistad y ahora eran dos desconocidos. Alex detestaba con vehemencia los recuerdos de aquella perturbadora noche que, desafortunadamente, podía recordar con tanto detalle: la suave brisa que azotaba las calles de la ciudad, la ropa que vestían y en especial, la canción que sonaba minutos antes de que enviara a Laura por aquel cigarrillo que acabó siendo la carnada que la presa mordió sin saber lo que le esperaba. Una hermosa canción que se convirtió en la banda sonora de una película de terror. Si antes de aquella noche había considerado la posibilidad de ab
Leer más