Victoria, purgatorio

Victoria, purgatorioES

Gregoria R. Márquez Díaz  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
28Capítulos
1.1Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

María Victoria está dispuesta a luchar por lo que quiere, su familia, su herencia, su vida y su amor. Aníbal ya no quiere continuar engañándose con el matrimonio que ha mantenido durante tantos años, pero se encuentra con una María Victoria cansada de esperarlo. Decidida, dura e indiferente. ¿Sería muy tarde para hacerle entender que está arrepentido y que él es el indicado para ella?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
28 chapters
Prólogo
Hace tiempo, años atrás, vivía yo en un hogar maravilloso, mis padres se amaban y a cada instante se lo demostraban. Despertarme e irme a dormir eran para mí un dulce momento, vivía en el Edén, no faltaba nada hasta que todo faltó, desde el amor de mamá hasta el calor de mi hogar. Me vi obligada a tocar tierra y conocer entre los humanos ángeles y demonios que formaron mi carácter, momentos que me hicieron llegar al cielo y, luego, como si nada, encontrarme perdida en medio de mis decisiones, mirándome reflejada en el espejo llena de errores, olvidando mi ruta, esa que mamá surcó para mí y que detrás siguieran mis hermanos. Decidí entonces, reconociéndome, que ya no más, que me levantaría y lograría reivindicarme, ser la María Victoria que quiero ser, amar y esperar ser amada, aunque con eso cada quien pague por sus culpas. <
Leer más
Primera parte- María Victoria
Llevaba esperando más de tres horas a Hernán Bellorín, le presté mi auto para que fuera y viniera a San José y eso sucedió a las nueve de la mañana, que yo supiera, los arreglos en la carretera de tierra no duraban hasta tarde, ¿qué lo podía haber retenido? iban a dar las siete y quince de la noche, veía el reloj cada cierto tiempo, o cada cinco minutos para ser sincero. Las enfermeras de guardia se extrañaban de verme todavía en la clínica, ahora que era yo el director, a las tres ya estaba listo para partir, claro no a casa, al hospital general a ver algún caso de niños, algo que sonara extraño.Lo cierto era que desde las tres y treinta iba yo de mi oficina a la ventana donde Hernán, el abogado que le había conseguido a María Victoria debía estacionar mi carro. El día que fui al bufete de abogados para buscar a Gary, idea
Leer más
Soluciones
Después de enterarme que Nilvia y papá se querían, algo en mí cambió por completo. Emanuel siempre quiso que eso fuese así, de niño empujaba a papá a que la notara y veía en ella a la mamá que habíamos perdido. Yo siempre estuve más renuente, al principio porque pensaba que ella le robaría el amor a mamá pero con el tiempo vi que eso nunca ocurriría, papá adoraba a mi madre y su recuerdo, pero Nilvia estaba viva y ella no. Por las mañanas arreglaba el jardín, estaba un poco descuidado, de hecho busqué a alguien que lo mantuviera cuando yo no estuviese. Me iba a la playa y caminaba por largo rato, a veces sola, pero la mayoría de las veces con Emanuel, juntos hacíamos ejercicio, el doctor Caster nos había recomendado algunos, aunque mi hermano estaba totalmente restablecido, a veces se despertaba entumecido, en mi caso era el hombro
Leer más
La rosa
Desde que tuviera esa tarjeta en la mano mi espíritu no tenía calma. Empeñarse en ir era una locura, pero si yo me empeñaba en que no sería mucho peor.Hasta donde sabía Lucy no estaba enterada de los problemas entre María Victoria y Gary y ese día sabría que se divorciarían. Siempre le cayó mal la chica, quizás se me notaba mucho el interés por ella, siempre trataba de menospreciarla, se inventaba detalles de su físico o su vestimenta que estaban fuera de lugar, pero yo no me molestaba en aclarar nada.El jueves vi partir a Mira y a Samuel, llevaban equipaje como para un año y se veían muy felices, yo no tenía por qué estar triste pero lo que si estaba era muy nervioso, más desde que notara esa mirada en Hernán.El día sábado Lucy me despertó muy temprano, estaba inquieta, excitada por el viaje, hab&iac
Leer más
La boda
Teníamos en la mano unas cintas para escoger cuando llegó Mira acompañada de Samuel, dos maleticas y una enorme sonrisa. No solo yo, Nilvia también se sintió muy feliz, era como ver llegar a un hada protectora.Samuel se ocupó con los hombres del trabajo pesado y nosotras luego acompañadas por Rosita, Silvana y la señora Leticia pasamos las horas decorando y organizando el festejo. Nilvia era una mujer de gustos refinados y asertivos, casi siempre estábamos de acuerdo y por demás agradadas. Su felicidad era evidente y la de mi padre también, pero para quien esto era un sueño hecho realidad, era Emanuel, la cargaba, la besaba y ella se dejaba querer cual mamá consentida.El día viernes el doctor Caster se autonombró nuestro catador y dio el visto bueno a todos los bocados exigiendo a veces corroborar con una segunda probada.Supe que el viernes por la noche ll
Leer más
Camino de pretendientes
-¡Esto es ridículo! ¡Ridículo!Gritaba Lucy en la habitación de la posada, no había gran diferencia, luego de ¡adiós a los novios! Y el ramo que atrapó Silvana, Lucy fue directo a nuestro auto, ni siquiera se despidió de su padre y a mí no me quedó de otra si no seguirla, dijo lo mismo todo el viaje en el auto y después de bajar y al subir y ahora que estábamos encerrados en la habitación caminaba furiosa despojándose de zapatos, aretes y hasta del vestido.-¿Qué es lo que te parece tan ridículo?-le pregunté quitándome la chaqueta azul.-Todo de esa niña. Que ahora sea la dueña y señora de todo.-No es la dueña y señora, simplemente tiene parte en los negocios.-Parte, parte muy grande, la invitarán a nuestras reuniones, la veremos en la prensa.-Por favor de
Leer más
Anibal Campos
Durante mi trayecto a la clínica me sentía muy segura, había decidido no dar más larga al asunto de tomar mi futuro por los cuernos.Antonio nos llevó a Mira, Samuel y a mí a la ciudad y me esperaría en la tarde para llevarme. Mira me había dicho que él llegaba temprano al trabajo, así que llevaba poco más de hora esperando. Cuando entró buscó de inmediato mi rostro, sus ojos estaban acuosos, entró y cerró.-María Victoria.-Saludó y sonrió como tenía tiempo que no lo veía.-Doctor.-Lo saludé y asentí, me recorrió completa, yo había elegido un pantalón negro de talle alto a la rodilla con una blusa blanca al cuerpo sin mangas y zapatillas negras muy cómodas.-Llega tarde.-Trate de sonar seria y segura, me había hecho una cola alta para no caer en el juego de los nervios y el cab
Leer más
Desiciones
Al salir del restaurante la guié por el codo, tenía tanto encanto, tanto cuando era soberbia como cuando era sumisa. Bajaba la mirada y sus pestañas coqueteaban conmigo, si jugaba, me encantaba, el tiempo que comió y bebió ya no estando molesta sus labios parecían motas regordetas que se ocultaban en sus mejillas sonrojadas. Mi cuerpo se deleitaba ante ella, sin contar que mi espíritu ya no deseaba oponerse. La blusa blanca entallaba su abdomen y así subía a sus senos, los cuales recordaba muy bien, el pantalón negro no disimulaba el desarrollo de sus caderas, el vientre plano y las nalgas pomposas y justas para sus piernas largas. No le pregunté cuál era su color preferido, ni su día favorito, ni si floral o bouquet, me bastaba ver ese interesante resplandor en sus ojos cuando comenzaba algún tema que le interesaba, los cuales sorprendentemente también me interesaban a mí
Leer más
Muy azul
Me sudaban las manos durante todo el trayecto, pasé todas las horas, luego de despedirme de el en la entrada de la clínica, pensándolo. Me resultaba increíble como mi método de frialdad había funcionado, él parecía tan decidido, mi miedo era que esta mañana tomara la misma actitud de distancia como en otras ocasiones. Decidí venir con Silvana, para que se familiarizara con la ciudad, ambas nos bajamos del auto y Antonio nos avisó que esperaría cerca. Decidí vestir con una blusa sencilla color verde y tirantes plateados junto con una falda a la rodilla ajustada y zapatillas, ya era lo suficientemente alta y siempre el calor me molestaba en los pies. Caminamos directo a su oficina, iban a dar las nueve, toqué un par de veces y abrió una enfermera.-Buenos días soy…-Si, adelante señorita Ríos, soy Doris.Señorita Ríos,
Leer más
La Lucy
En la clínica estaba Antonio, apoyadas sus caderas al auto, comiendo un helado de paleta. María Victoria lo vio interesada, me detuve frente a él y la miré.-¿No le darás respiro a Antonio ahora que Nilvia está de luna de miel?Me miró, tenía una mirada profunda, maquillada parecía mayor.-Antonio trabaja para mí ahora.-¡Vaya! ¡Sorpresa! Tienes chofer, quieres restaurante, clínica, casa.-Sí, quiero todo eso ¿está mal? –Me retaba.-No, si no te cambia-Miró al frente.-¿te la llevas bien con él?-¿Con quién? ¿Antonio? Claro, lo conozco desde que soy niña.-A mí también.-Me la llevo bien contigo.Reí y ella rió muy cortico.-Necesito hacer esto Aníbal.-Me parecía increíble escucharla pronunc
Leer más