AMOR PARA DOS

AMOR PARA DOSES

Mary Ere  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
19Capítulos
1.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Estaba dispuesta a terminarlo todo, a que nada quedara, ni siquiera los malos recuerdos, pero, al final, quedó lo mejor de los dos, y un nuevo inicio surgió.

Leer más
AMOR PARA DOS Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
19 chapters
INTRODUCCIÓN
—Te vas a arrepentir —me dijo y me obligué a respirar profundo.—Puede ser que lo haga —respondí—. Pero no va a ser la primera vez que me arrepienta de algo, así que creo que lo podré afrontar. —No vas a poder sin mí —aseguró él y yo negué con la cabeza.—Yo voy a estar bien —aseguré algo que él se negaba a creer.—Te vas a arrepentir —repitió y sonreí desganada.Su insistencia y sus palabras no me hacían daño, ya no me lo hacían, como tampoco me lastimaría nada de lo que él decidiera hacer justo en ese momento.Yo estaba cansada de todo, sobre todo de sentirme mal por su causa, sobre todo de achicarme ante sus ojos solo porque él nunca me miró con benevolencia.Y es que Alejandro Darrell no se daba cuenta de que yo era mucho más de lo que él se merecía, porque nunca lo había querido ver; pero debo confesar que, al principio, yo tampoco lo noté.Pero ya no era así. Yo ya no era la tonta que le amaba incondicionalmente y por sobre todas las cosas, incluyéndome; yo no era más esa muje
Leer más
CAPÍTULO 1
—Como si yo quisiera casarme con el soso de Alejandro —dijo Malena a Nubia, su mejor amiga, mientras ambas hablaban del tan rumorado futuro matrimonio entre Malena Zamora, una bella y adinerada socialité, y Alejandro Darrell, magnate hombre de negocios y multimillonario; evento que seguramente sucedería pronto, pues ya se conocía el hecho de él comprando un anillo de compromiso.—Entonces no te cases con él —sugirió Nubia, que en realidad no entendía por qué su amiga salía con alguien de quien siempre se quejaba por lo aburrido y serio que era. —¿Y desperdiciar la oportunidad de disfrutar la fortuna de la familia Darrell que obtendrá cuando se case conmigo? —cuestionó la azabache en un tono de completa ironía—. No estoy idiota.—Amiga, tú tienes mucho dinero, ¿por qué necesitas casarte con él habiendo tantos otros ricos en nuestro circulo? —cuestionó la mejor amiga de Malena—. Mi hermano estaría encantado de casarse contigo, aunque no estoy segura de quererte en mi familia.Ambas muj
Leer más
CAPÍTULO 2
—¿Por qué te fuiste sin decir media palabra? —preguntó Adriana cuando, dos días después, se reencontraba con Emilia, quien el día anterior había tenido su día de descanso.—No me sentía bien —respondió la castaña, sin muchas ganas de entablar una conversación con la rubia, mucho menos de darle ninguna explicación.Emilia se sentía furiosa por lo ocurrido. Ahora que podía respirar de nuevo, se daba cuenta de lo estúpida que había sido, todo por dejarse llevar por la desesperación.Es decir, cuando necesitó dinero podría haber corrido a algún prestamista y se habría evitado acostarse con un extraño, porque era mejor pagar intereses que convertirse en la mujerzuela que ahora se sentía.—¿Te sentías mal? —cuestionó Adriana de una manera insidiosa que molestó a la castaña, ella ya se sentía terrible por lo que había hecho, y parte de la culpa la sentía en esa chica rubia que no parecía querer dejar pasar el tiempo sin obtener información de su parte—. No será que te sentías demasiado bien.
Leer más
CAPÍTULO 3
Emilia no podía creer lo que había pasado recién. Y es que, de la nada, el hombre con quien había pasado una de las peores noches de su vida, pero al que le agradecía el gesto de soltarle un puño de billetes, había declarado que era su novio y había aprovechado su confusión para besarla y subirla a su coche.Y ahora estaba ahí, sentadita en el asiento trasero de un auto lujosísimo, al lado de Alejandro Darrell, su falso novio, esperando una explicación a lo que había ocurrido un par de minutos atrás.—Parece que te gusta el dinero —dijo de la nada el hombre que, luego de cerrar la puerta del coche con ambos arriba, había cambiado su expresión por una tan firme como la que ella recordaba en él en la noche que estuvieron juntos—. Yo tengo mucho, y también necesito que hagas algo por mí, así que hagamos un trato.Emilia le miró intrigada. No entendía de qué iban las palabras del joven, pero no lo interrumpiría, no cuando, más que gustarle el dinero, lo necesitaba con urgencia.—¿Qué tant
Leer más
CAPÍTULO 4
—Lamento haberte interrumpido —se disculpó Emilia, que se ahogaba con todo lo que sentía justo en ese momento, iniciando con la vergüenza, pero sintiendo más claramente la urgencia de su necesidad—. Espero no haberte dado problemas, pero...La castaña sintió cómo su nariz se ensanchaba, dejando entrar mucho más aire del habitual a sus pulmones y adoleciendo el trayecto en el proceso; entonces guardó silencio para no llorar.—Ese pero es la razón de cambiar de opinión, ¿cierto? —preguntó Alejandro y Emilia asintió, presionando sus labios uno contra otro para acallar sus sollozos de desesperación—. ¿Sucede algo? ¿Por qué lloras? No te estoy obligando a esto, así que no tienes que verte tan sacrificada.El reclamo del hombre les supo amargo a los dos. Alejandro había elegido a propósito desayunar en ese lugar, por si Emilia se arrepentía y decidía que sí quería aprovechar la oportunidad que él le daba; pero ahora que la veía tan descompuesta creía que no había sido una buena idea, pues é
Leer más
CAPÍTULO 5
Habían pasado bastantes cosas, Emilia lo sabía, estaba segura de que incluso había sido participe de algunas de ellas, pero no lograba recordar nada con claridad. Lo que había pasado esa joven castaña en las últimas horas de su vida estaba entre una nebulosa formada por sus lágrimas y su dolor.Su dolor de cabeza era intenso, y los músculos de su cara estaban adolecidos por tanta presión a los que estaban sometidos. Emilia sentía la cara rígida, por eso, cualquier movimiento le causaba molestia; pero era imposible que no se movieran sus mejillas, nariz, su mentón o su frente cuando todo en ella temblaba dolorosamente.Dolor era lo único que sentía, por todas partes. Si alguien le preguntaba qué le dolía más en ese momento, ella fácilmente podría decir que le dolía más la vida que la muerte, porque a su tía ya no le dolía nada, Cenaida al fin estaba en paz, lo sabía por esa expresión tranquila con que había terminado; en cambio, a Emilia le dolía hasta respirar.—Quédate aquí un segund
Leer más
CAPÍTULO 6
—Amiga —habló Andrea, llegando hasta una joven que, recargada en el brazo de uno de los tantos sofás de ese lugar, descansaba un poco la cabeza apoyada en su mano.Emilia había estado despierta casi toda la noche, y estaba agotada de tanto llorar, así que sentía que no solo su espíritu ya no podría más, tampoco lo haría su cuerpo.» ¿Por qué no me llamaste? Me acabo de enterar de la muerte de la tía ahorita que llegué al trabajo —señaló la compañera de trabajo de Emilia, y su supuesta mejor amiga—. Si me hubieras dicho te habría acompañado para que no estuvieras sola, me imagino que la noche fue difícil sin nadie a tu lado.Emilia no dijo nada, solo respiró profundo y volvió a clavar los ojos en el ataúd de su tía Cenaida.» Lamento lo que pasó —insistió Andrea ante el silencio de la joven que la hacía feliz al estar sufriendo tanto—, debes sentirte sola y desesperada. Me hubieras buscado para qué...—Por favor, cállate —pidió Emilia, interrumpiendo a su supuesta amiga—, no estoy de h
Leer más
CAPÍTULO 7
Emilia, que, recargada en la recién cerrada puerta de la entrada de su casa, había sentido una ola de soledad golpearle junto a ese aroma a manzana y canela que siempre tenía su hogar, sintió también su frente contraerse y su cabeza doler.Ignoró su dolor de cabeza, y también sus ganas de llorar. Estaba cansada, necesitaba dormir, pero supo que no lograría hacerlo cuando, al recorrer el pasillo hacia su habitación, recorrió también montón de recuerdos en su cabeza.Emilia llegó a la cocina y, de la gaveta donde guardaban todos los medicamentos, tomó esas pastillas que le ayudaban a dormir a su tía.Cenaida había tenido problemas de sueño debido al estrés que le ocasionaba su situación de salud y la económica, que no se compaginaban adecuadamente, así que había estado recibiendo de todo tipo de medicamentos, cada uno más fuerte que el anterior, porque le dejaban de hacer efecto pronto.Luego de ingerir un par de pastillas, se fue directo a su cama, donde se tiró y, tras un rato de lagr
Leer más
CAPÍTULO 8
Emilia había despertado bien, tal como se lo había dicho a Alejandro, pero, al parecer, todo había sido a causa de que seguía medio dormida aún, pues, con el paso del tiempo, su ánimo decayó, junto a su poca energía.Cuando la joven castaña dejó su cama y se encaminó afuera de la habitación, sintió a la soledad susurrarle montón de cosas tristes y dolorosas, entonces, ignorando su vacío estómago, se aprontó a la habitación de su tía que le inundó los ojos en ardientes lágrimas al verla vacía.Esa vista de una cama vacía le recordaba su dura realidad, una que, al abrir los ojos por primera vez ese día, se planteó de nuevo que todo hubiera sido solo parte de un horrible sueño; pero no era así.Sin poder evitarlo, la chica se adentró a la habitación de la mujer, de la que se había tenido que despedir el día anterior, y la recorrió con calma, observando cada detalle hasta que, justo al lado de una cama donde no había dormido Cenaida, y en la que no dormiría de nuevo jamás, perdió las fuer
Leer más
CAPÍTULO 9
—La señorita volvió a comer poco, no tocó el desayuno ni la cena, además de que otra vez no salió de su habitación para nada. Pasó casi todo el día en cama —reportó Teresa, ama de llaves en ese lugar.—Está bien —aseguró Alejandro, quien de nuevo recibía un reporte del comportamiento de Emilia—, solo déjenla estar. El tiempo es su mejor aliado para curar sus heridas, dejémosla tranquila y síganla vigilando.La mujer que recibía la instrucción del hombre que pagaba su salario asintió y se retiró, entonces transmitió el mensaje recibido al resto de los empleados del lugar.Alejandro vivía en un lugar realmente grande, tanto que los empleados se extendían a su ama de llaves, tres mucamas, la cocinera, el jardinero y el chofer que únicamente utilizaba su abuelo, pues vivían en la misma casa los dos.Cuando los padres de Alejandro murieron en ese accidente, el pequeño Alejandro se había mudado a casa de sus abuelos, quienes lo criaron como consideraban sus difuntos padres lo hubieran queri
Leer más