Vendida al Mafioso

Vendida al MafiosoES

Sathara  Completo
goodnovel18goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
71Capítulos
32.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Cargando una pesada culpa al haberse enamorado del peligroso y violento mafioso Bernardo Marchetti durante su adolescencia, Nora Beretta dedica su vida a Dios, volviéndose monja y cumpliendo la promesa que le hizo a su padre antes de que este muriera a manos del hombre que ella creía amar. Sus planes se ven frustrados cuando su padrastro la apuesta en un juego de cartas y al perder, la compromete a casarse con Franco D’Angelo líder de uno de los clanes más importantes de La Cosa Nostra, volviéndose la clave para que este pueda heredar toda la fortuna de su padre y competir por tomar el lugar como el líder de la organización. Nora renunciará a ser monja por el bien de su familia y se irá con Franco, perdiendo su voto de castidad y volviéndose su esposa, dispuesta a darle un hijo antes de que cumplan el primer año de casados. Aprenderá que las mismas manos que matan, también pueden curar y enamorar. Se resistirá a la vida llena de lujos y excesos que Franco le ofrezca y cuando crea haber encontrado la fórmula para vivir feliz por siempre a su lado, los fantasmas de su pasado regresarán para atormentarla y con ellos, Bernardo Marchetti, dispuesto a reclamar lo que el considera suyo. Vendida al Mafioso describirá el trágico, violento y pasional triángulo amoroso de una monja y dos mafiosos. Una historia llena de amor, pasión y sangre. No todos pueden tener un final feliz.

Leer más
Vendida al Mafioso Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
71 chapters
1.
Cada paso que da hacia el altar se siente como si miles de clavos se encajaran en sus pies, el corazón le late en la garganta y pareciera que este se expande tanto que obstruye su tráquea evitando que pueda respirar con normalidad. Clava su mirada en el ramo de lirios frescos entre sus manos y recorre el camino de pétalos. Cada mirada se clava en ella, viéndola con admiración y gozo, sin apreciar el verdadero martirio que está viviendo. El velo cubre el horror de su rostro y por eso nadie se percata de que está muerta de miedo. Solo cuando está cerca de llegar al altar se digna a levantar la mirada hacia su futuro esposo, un hombre que jamás había visto en su vida y no esperaba que llegara. Sus ojos son azules como un par de zafiros y su cabello castaño está peinado hacia atrás. Es la clase de hombre que ves posando en una revista o manejando un auto caro y lleno de mujeres, sus rasgos son varoniles y atractivos y tal vez en otro momento Nora caería perdidamente enamorada de él, pero
Leer más
2.
La madre Nora Beretta camina por los amplios y silenciosos pasillos del convento con dirección hacia la oficina de la madre superiora; esta la había mandado a llamar y no podía hacerla esperar. Antes de volverse monja, no se consideraba una mujer de fe. Sus motivos para estar ahí no tenían nada que ver con su mentalidad y sus ideologías, pero era una forma de ayudar a los demás y con eso le bastaba. Se caracterizaba por ser la más benevolente de las monjas y no solo eso, era graciosa y rompía un poco con los estándares al no ser tan estricta ni recatada. Antes de hacer sus votos, todo el convento la conocía como: «La novicia rebelde». Toca un par de veces la puerta, esperando hasta que escucha esa vieja voz cascada que la invita a pasar. Al entrar ve ante el escritorio a su padrastro que viene acompañado de un hombre joven con portafolio y traje a la medida.—Hermana Nora, el señor Henry Brunetti la ha venido a visitar… —dice la vieja monja señalando con sus manos marchitas al hombre
Leer más
3.
—Creí que no aceptaría —dice Nora mientras su padrastro se levanta lleno de alegría y aplaude al aire, viendo al cielo como si este fuera el responsable de su buena suerte y no su hijastra—. ¿Qué lo convenció? —Me preguntó si era tan hermosa como su voz sonaba… —dice el abogado con media sonrisa, acercándose a la monja—. Le dije que lo era aún más.Nora permanece en silencio y un temblor sacude su cuerpo. —Mañana será la boda, antes de que camine hacia el altar le entregaré el contrato actualizado y listo, con eso terminamos el proceso —retoma el abogado guardando los papeles en su portafolio.—¡¿Mañana?! —grita Nora sorprendida—. No puedo salir así de aquí. Creí que habría más tiempo…—Hoy vendrás conmigo y pasarás la noche en casa —dice Brunetti recobrando la compostura y acariciando el brazo de Nora en un intento torpe para consolarla.—Bien… mañana llegarán temprano por ustedes para movilizarlos a donde será la boda. Con su permiso.El abogado se despide con una ligera inclinaci
Leer más
4.
—El contrato mantiene lo acordado con respecto a la deuda. Henry Brunetti tendrá que pagar en un lapso de cuatro meses la cantidad señalada, esta no es negociable… —comienza a explicar Augusto con reserva.—Si él no llegara a pagar… —dice Nora con miedo por su madre y sus hermanas.—Morirá —responde Augusto como si fuera algo normal y levanta los hombros.—Solo él, ¿verdad? —No es que quiera verlo muerto, pero le preocupa que su madre y sus hermanas sean víctimas de los excesos e irresponsabilidad de Brunetti. —¿Temes por ellas? —deduce el abogado y recibe un asentimiento por parte de Nora—. Entiendo. —Suspira y decide que, al ser su futura cuñada, puede darse el tiempo de ser piadoso—. Al volverte la esposa de Franco D’Angelo, tu madre y tus hermanas se volverían parte de la familia. No serían cercanas ni tendrían muchos privilegios, pero sí cierta protección. Mi hermano no es tan malo como debes de pensar. Si intercedes por tu familia, no dudará en descargar su furia solo contra Br
Leer más
5.
Franco se levanta y la ve ahí, tan pequeña, frágil y temblorosa. Siente ese instinto protector naciendo de él. Tiene ganas de abrazarla y decirle que todo estará bien, eso sería lo ideal si no fuera él quien le está causando ese temor. —Ven conmigo —dice extendiendo su mano.Nora traga saliva y toma la mano de Franco para levantarse. Acomoda su vestido y camina junto a él hasta la fiesta, donde ya están disfrutando los invitados y los meseros sirviendo bebidas. En una de las mesas se encuentra su familia, su madre estira el cuello buscando a su hija entre lágrimas mientras Henry pide que le descorchen una botella de vino.—Ve con tu familia —dice Franco retirando el velo de su cabello y acomodando un par de mechones para que no cubran su cara.Nora voltea hacia él, desconcertada. Parece un cachorro ladeando la cabeza para poder comprender mejor la orden de su dueño. —Ve con ellos porque cuando nos vayamos de aquí, será muy difícil que los vuelvas a ver —añade Franco con frialdad.Si
Leer más
6.
Bernardo la tomó por los muslos y la levantó, apoderándose de su cuello, besándolo con deseo y sintiendo que sus pantalones comenzaban a apretar. La dejó caer bruscamente en la cama una vez que entraron a la habitación y se quitó la playera mostrando su torso bien trabajado. Un tatuaje se asomó por el borde de sus pantalones, llamando la atención de Nora. Se trataba del rey de corazones enmarcado y sosteniendo su espada. —¿Quieres ver el resto de la carta? —preguntó Bernardo viendo fijamente con deseo a Nora mientras se desabrochaba el pantalón, ansioso por mostrarle más que solo el tatuaje.La adolescente se puso nerviosa y las hormonas la traicionaron. Su sexo palpitaba y se humedecía solo con ver al hombre frente a ella. Se desabrochó lentamente la blusa y en cuanto su sujetador quedó a la vista de Bernardo, este se apoderó de sus pequeños pechos. Se acostó sobre ella mientras sus manos expertas empezaban a meterse debajo de su ropa, acariciándola y aumentando el calor de la habi
Leer más
7.
—Se alargó la plática con Bartolomé —dice D’Angelo entrando a la casa, desabrochándose los puños de la camisa—. Al parecer saben del estado de salud de Grimaldi y no planean intervenir. —No es algo que les preocupe, La ‘Ndrangheta son los más fuertes y más desde que La Bratva se les unió —dice Sandra avanzando hacia su hermano—. Y tú tampoco tendrías nada que temer. Si Sforza está de tu lado, bien podrías derrocar a cualquiera que te quiera quitar tu lugar como el «capo di tutti capi».—No quiero llegar a eso —responde D’Angelo torciendo la boca—. Necesito visitar a Grimaldi para que conozca a mi esposa.—Te recomiendo que te enfoques en formar una relación sana con esa niña. A Grimaldi no lo vas a convencer solo con haberte casado, él especificó que necesitabas de una compañera y casarte no te da una. La confianza, el amor y la fidelidad, sí. —Sandra presiona su índice contra el pecho de su hermano en cada palabra.—¿Está en la habitación? —pregunta D’Angelo mordiéndose la mejilla.
Leer más
8.
Las manos de Nora se aferran a los hombros de Franco, encajando sus uñas de forma inconsciente. Aunque el dolor es insoportable, sus piernas se abren más y rodean la cadera de D’Angelo, abrazándolo, manteniéndolo cautivo. —No soy nada para ti, solo un monstruo, pero es cuestión de tiempo para que me ames con desesperación, juro que lo harás —dice Franco en su oído antes de comenzar ese vaivén rítmico que se vuelve una danza dolorosa y al mismo tiempo deleitante. Nora echa la cabeza hacia atrás con los ojos cerrados, todavía liberando lágrimas de dolor, pero gimiendo de placer, aferrándose a la espalda de Franco, deseando sentir su cuerpo por completo adherido al suyo. El calor aumenta dentro de ella y el miembro de D’Angelo lo siente cada vez más duro y punzante. Se vuelve una lucha en su cabeza, no quiere sucumbir ante el placer, pero una vez que el dolor cede, entonces no hay vuelta atrás, sus caderas se mueven junto con las de él, chocando en perfecta coordinación.Franco busca
Leer más
9.
Los ojos de Nora se abren lentamente, algunas legañas formadas por tanto llorar pegan sus párpados y tiene que tallarlos con gentileza para no inflamarlos más de lo que ya están. Se acomoda en la cama, apoyándose sobre sus antebrazos y analizando la habitación donde está, recordando lo que le ha ocurrido hasta ahora, con horror.—Buenos días —dice D’Angelo sin saber muy bien hasta qué punto acercarse a Nora. No quiere asustarla más.—Buenos días —contesta por educación, no por gusto. —¿Tienes hambre? —pregunta Franco sin quitarle los ojos de encima. Ella rehúye su mirada y solo asiente con la cabeza—. Bien… ¿Qué te parece si tomas un baño caliente mientras yo preparo algo? —¿Sabes cocinar? —Por fin Nora levanta su mirada escéptica hacia él.D’Angelo podría ofenderse por la pregunta, pero la belleza de esa mujer lo deja con la mente en blanco, lo marea y parece que tiene que repasar sus palabras por un momento en su cabeza para poder responder.—No, pero algo se me ocurrirá —dice con
Leer más
10.
Hace diez años…Mientras Nora tenía batallas incansables con la madre superiora y el resto de las hermanas, una revolución asolaba a la policía de Italia. El clan Marchetti, de los más poderosos de La Cosa Nostra, estaba haciendo lo que otros no habían intentado: enfrentarse a la policía de forma directa y agresiva, sin contemplaciones; sin importar si sus identidades eran reveladas. Mantener el anonimato ya no le interesaba al nuevo líder del clan: Bernardo Marchetti.Un buen día llegó a la casa a la que Nora lo había llevado, pero esta vez no usaba vaqueros ni una playera roída. Iba con un traje negro, pues tenía que asistir elegante al velorio que quería provocar. Abrió la puerta de una patada y sus hombres entraron, asegurando la zona. Beretta bajó con arma en mano, ya había llamado refuerzos.—¡Beretta! ¡He venido por lo que me pertenece! —gritó Marchetti con sorna, pavoneándose insolente—. Deja de esconderte.—No me escondo —respondió Beretta haciéndole frente, apuntando directo
Leer más