Yo los declaro: Marido y mujer

Yo los declaro: Marido y mujerES

AnonimoLiterario  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
1Capítulos
14leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Anastasia Roche ha odiado durante toda su vida a Carl Renfield, el hombre que se lo arrebato todo. Carl Renfield ha amado a Anastasia desde el momento en que la vio, sin embargo, de ella solo ha recibido desprecios. Un contrato ha sido firmado, un falso matrimonio ha sido consumado. Por las razones equivocadas, dos personas han unido sus vidas en una espiral de odio y destrucción, que los sumergirá a ambos en el más hermoso cielo y, tambien, en el peor de los infiernos. La obsesión del poderoso millonario lo llevara a cometer mil locuras por el amor de la mujer que ha amado siempre y aquella mujer descubrirá al ángel que se oculta tras el rostro del demonio. Solo el amor más sincero vencerá al dolor, y su matrimonio contractual será algo mas que la firma en un papel. ¿Podrá el amor verdadero superarlo todo y perdonarlo todo?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
1 chapters
Prologo
Si algo era realmente seguro, era que Carl Renfield, era un hombre demasiado egoísta y caprichoso, tanto, que sin duda alguna siempre se salía con la suya. Sentía las miradas a mi alrededor, todas ellas juiciosas, una que otra maliciosa y unas pocas mas con demasiada lastima, y todo aquel remolino de sentimientos, iban dirigidos hacia mi persona.Por supuesto, una novia siempre era el centro de atención de todas las miradas en el día de su boda, y el blanco vestido de princesa que llevaba, gritaba a todas luces que yo lo era, una hermosa novia que fingía una sonrisa en el que, se suponía, era el día mas feliz de mi vida, sin embargo, todo aquello no era mas que una farsa, una farsa bien hecha planeada por ese hombre que, arrogante, me esperaba en el altar de la iglesia. Podía verlo allí, de pie, esperando casi impaciente mi llegada, con aquella sonrisa que yo aborrecía tanto y que despreciaba mas que a nada en el mundo. Ese hombre, había logrado comprarme, mi padre y mi madre, me ofre
Leer más