Entre la mafia y el amor

Entre la mafia y el amorES

MV Oropeza  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
2.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

La confianza es algo que se gana con el tiempo. El amor puede suscitar luego de esa confianza, pero en ciertas ocasiones, ese ser tan amado puede lastimarte hasta lo más profundo. Alessandro es el líder de la mafia en Bellosguardo, una pequeña ciudad ubicada en Florencia, Italia. Es un hombre joven que nunca deseó tener tanto poder sobre sus hombros, solo soñaba con una vida pacífica en las montañas, lejos de la sociedad y del peligro que se vivía a diario al llevar atado en sus manos la carga de un grupo mafioso. Laura apenas va entrando a los veinte años. Es una chica alegre y divertida, bastante lista y con grandes dotes mentales. Luego de un altercado en la ciudad vecina de Soffiano, Laura tuvo la suerte de ser encontrada y conocer a Alessandro, quien se convierte en su salvador y en alguien importante para ella. Sin siquiera desearlo, el tiempo que Alessandro compartió con Laura fue más que suficiente para enamorarse de ella con increíble anhelo, deseo y fuerza, haciéndole pensar en relegar su liderazgo y fugarse con la chica lejos de los ojos de la sociedad, tener lo que siempre soñó realmente, sin embargo, los problemas sin fin le hacían complicado cumplir aquel sueño.

Leer más
Entre la mafia y el amor Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
Prefacio
Nos ubicamos en Florencia, Italia, siglo XX.La guerra mundial había finalizado recientemente, sin embargo, la sociedad italiana aún vivía con el terror de que los eventos se repitiesen pronto y tener que despedir de nueva cuenta a los hombres pertenecientes a su familia que habían logrado sobrevivir a la guerra, aunque los alemanes indicaron haber aceptado las condiciones de armisticio y que, por ende, Alemania ya no debería suponer un peligro para la sociedad italiana ni para el resto del mundo, solo deseaban la paz, aunque los problemas internos siempre suscitasen en cada estado.Era el inicio del año 1919, primeros días del mes de enero, apenas había pasado dos meses desde el cese de las batallas, por ello los habitantes aún se sentían emocionalmente afectados por los acontecimientos ocurridos durante esos cuatro años llenos tormentos y calamidades que golpeó a cada familia que había perdido a un ser amado producto de la guerra; el miedo constante a un nuevo ataque les mantenía oc
Leer más
Epígrafe
I'm sorry dear, so sorry dear, Lo siento querida, lo siento mucho querida,I'm sorry I made you cry lo siento te hice llorarWon't you forget, won't you forgive? ¿No lo olvidarás, no lo perdonarás?Don't let us say goodbye No nos dejes decir adiós.One little word, one little smile Una pequeña palabra, una pequeña sonrisa One little kiss won't you try? Un pequeño beso, ¿no lo intentarás?It breaks my heart to hear you sigh Me parte el corazón oírte suspirar I'm sorry I made you cry Lo siento, te hice llorar.“I’m sorry I made you cry” Henry Burr - 1918Canción inspirada al finalizar la Primera Guerra Mundial.
Leer más
Capítulo 1
Bellosguardo, Florencia. 1919.A veces desearía tomarme unas vacaciones y dejar olvidado por unas semanas este grupo de inadaptados gorilas. Nunca consideré que sería elegido para llevar el liderazgo de la mafia, es demasiada responsabilidad para un vago como yo, aunque era el único en la lista para tal título. Es gracioso que ninguno piense que solo soy un tipo que le aburre hacer este tipo de cosas y que solo me sienta como un vago mientras ellos hacen la inmensa mayoría si solo abro la boca y les ordeno que simplemente lo hagan, quizá solo sea porque soy su jefe y que por ello no les conviene meterse conmigo o llevarme la contraria, después de todo, el viejo Lombardo tenía razón en una cosa, y es que logro intimidar demasiado rápido a quién tenga en frente.Esa noche, estábamos de camino a Soffiano, hacía dos meses que había un nuevo jefe en ese distrito y el muy desgraciado aún no me había pagado la deuda vieja, tal vez he sido demasiado considerado en darle una oportunidad mientr
Leer más
Capítulo 2
El nuevo mes había llegado y con ello mi remordimiento se volvía más tenue al punto de ser casi inexistente, la noticia que tuve luego de acabar con el hijo del viejo Giovanni fue que algunos estaban desertando y otros estaban en la búsqueda de otro integrante directo de la familia Napoli, aunque tenía entendido que no habían tenido suerte con ello. Es probable entonces que esa persona que protegía aquel chico haya muerto luego de mi encuentro con el chico, es una pena. Y es en esos momentos cuando pienso que siento pesar por lo que hice, pero no podía arrepentirme de algo que ya es común cuando no pagan las deudas, tal así me enseñó el viejo Lombardo.Luego de aquella noche, mis hombres llegaron al amanecer con todos los objetos valiosos y no valiosos de esa habitación. Incluso el gramófono estaba entre esos objetos. Conservé algunos, pero otros los vendí al mejor postor. Tenía que recuperar algo de mi pérdida y para mi suerte, obtuve más de eso gracias a la colección de cuadros que
Leer más
Capítulo 3
Mientras Luz se encargaba de hacer entrar en confianza la chica y de ayudarla a quitarse su destruida ropa y la suciedad, me quedé en mi habitación leyendo, aunque luego de unos quince minutos de lectura comenzaba a darme algo de sueño, la cama estaba bastante cómoda y suave, incuso mis párpados empezaban a cerrarse por sí solos, cada vez con más pesadez; no me había percatado en absoluto de la hora, pero cuando la señora Luz tocó mi puerta y avisó que la cena estaba lista, miré por la ventana y me di cuenta que ya era completamente de noche desde hacía bastante rato. El tiempo había volado mientras dormía, no tuvo piedad.Parezco ya un viejo —pensé.De inmediato le informé que la chica debía cenar con nosotros dos, y su respuesta fue estabas bambino cuando lo pensé. Típico hablar así las madres, ¿no? Bueno, insisto en el hecho de que siempre he visto a esa señora como mi madre cuando la mía faltó en mi vida.Dejé mi libro a un lado riéndome de las palabras que había dicho aquella anc
Leer más
Capítulo 4
Me encontraba leyendo El gato negro del gran Edgar Allan Poe luego de haber buscado por un rato qué podía mantenerme entretenido, estaba sentado cómodamente en mi sillón escuchando un poco de Mozart en un volumen bastante bajo, al final me había decidido por escuchar al buen Wolfgang, mis pies reposaban en el escritorio con las piernas cruzadas una sobre la otra, y claro, un té negro que me había preparado antes de disponerme a la lectura, pero había o sucedía algo que me estaba distrayendo por momentos relativamente esporádicos. Colocaba el pequeño libro en mi regazo y miraba a mi alrededor, todo se veía en orden y nada se encontraba fuera de su lugar lo que me hacía expresar una cara bastante perpleja, giré el rostro hacia la puerta, creyendo que tal vez alguno de mis hombres se encontraba allí parado como un muerto dispuesto a meterme el susto del día y tal vez el de mi vida, pero cada que volteaba no había nadie, el pasillo estaba solo como el desierto. Así que solo debía mantener
Leer más
Capítulo 5
Volví a casa con mi maletín lleno de dinero, el gordo de Ricci siempre me daba de más cuando se demoraba un poco con sus pagos, así que me sentía bastante tranquilo y satisfecho, sin embargo, el nuevo trabajo que me ofreció me resultó bastante extraño, y como él mismo me dijo, difícil de creer. Meditaba en ello en mi oficina mientras guardaba el dinero en la cajuela, me distraía por fracciones de tiempo imaginando y poniendo en orden toda la información que me había dado, llegando incluso a pensar que sus informantes estaban teniendo delirios o que tal vez se drogaban cuando salían en busca de esta.Comencé a hacer anotaciones en mi diario de todo lo que Víctor me había dicho antes de que se me olvidaran sus palabras, cerré en círculos las frases más importantes para así tener una idea de cómo unir los cabos sueltos cuando tuviese más idea de lo que estaba sucediendo, que, sin lugar a dudas, me resultaba y era bastante insólito.— ¿Por qué ustedes otra vez? —susurré entre dientes mira
Leer más
Capítulo 6
Luego de una búsqueda sin suerte y de varios chascos al creer que quizá teníamos alguna pista, volvimos adentro para buscar a las mujeres resguardadas en el sótano, la zona era segura de nuevo, por el momento. Para mi gran pesar, no podía mantener allí a Fiorella, incluso me cuestionaba el tener a tantas mujeres en el hogar Lombardo, pero pensar en una reducción de personal era injusto para esas mujeres que dependían de ese trabajo. Estaba casi echando chispas y centellas por mis ojos y orejas, guardé mi parabellum en el cinturón mientras caminaba hacia el lugar donde todas se refugiaban del susodicho peligro. Vittorio y Steffano estaban afuera de la habitación con sus armas listas para atacar, aunque al verme, la defensa de ambos desapareció, quitaron el dedo del gatillo.— Jefe, ¿qué demonios pasó?— Quisiera saber lo mismo. No encontramos nada, nada además del charco de sangre en la posición de Giordano, es como si se hubiese esfumado luego de vomitar sangre o no sé.Sus rostros mo
Leer más
Capítulo 7
A lo mejor dormí un par de horas, pero apenas noté que el sol comenzó a salir, me levanté dejando a Fiorella seguir durmiendo. Tuve cuidado para no despertarla mientras me bañaba y luego al vestirme, parecía una princesa en un sueño profundo, era claro que me daba pena despertarla, así que la dejé en la cama. Salí de la habitación, algunos estaban ya afuera para la reunión que teníamos pendiente. Me acomodé el sombrero y el saco para luego hacer una señal con mi mano para que me siguieran a la oficina. Vittorio y Bruno ya esperaban con armas en mano, otros de los hombres merodeaban la zona cercana mientras otros seguían vigilando. Sin mencionar más que un buen día, entré y me senté en mi sillón, los demás se quedaron de pie frente a mí esperando a que diera mi charla. Esa era, quizás, la reunión más importante en mucho tiempo. No me fui con rodeos y advertí que las maneras de hacer las guardias cambiarían, aquel que le gustara trabajar solo, se iba a joder ya que no iba a permitir n
Leer más
Capítulo 8
Todos mis hombres se desplegaron alrededor de los cadáveres sin dejar de apuntar con sus armas, en busca de algún intruso. Pero bien sabía yo que ahí no había nadie más que nosotros y los muertos en el centro de la azotea. Ya eran más bajas para los Lombardo, tres de mis hombres habían caído en menos de veinticuatro horas, y eso era una clara señal para activar mis alarmas. Los Napoli no estaban jugando, la amenaza contenida en la carta era más seria de lo que creía. Caminé hacia los cuerpos, los tres estaban con los huesos de sus extremidades rotos, cortaron sus mejillas para formar una larga sonrisa bizarra, algo bastante macabro que nunca había observado en algún asesinato despiadado. Giordano tenía un corte profundo en su abdomen, mientras que los otros dos en su cuello. No había demasiada sangre alrededor de ellos, era como si hubiesen recolectado cada gota para hacer algo con ello, y claro, seguro eso hicieron. La única mancha de sangre en el lugar de Giordano y en ese momento,
Leer más