EL SECRETO DEL ESPOSO DESPRECIADO

EL SECRETO DEL ESPOSO DESPRECIADOES

Jeda Clavo  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
124Capítulos
148.5Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

ExtractoBenjamín Grey, nunca pensó que llegaría un dia que tendría que ocultar su identidad como el único heredero de la familia más poderosa del país y presentarse como un esposo despreciado, para de soportar todas las humillaciones de su familia política.En el día de su boda,Benjamín observó la noticia, mientras su suegro se acercaba.—Les reservé un hotel para la noche de bodas, pero para pagarla, debes limpiar primero todas las habitaciones del piso superior, ¡Tú verás si la quieres! —expresó el suegro con malicia.Un contrato de tres años, ¿Cuándo será el momento que deja su máscara y vuelva el verdadero Benjamín Grey? ¿Lo aceptará su esposa o no perdonará la mentira?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
124 chapters
Prefacio
Prefacio Dos años antes Día de la boda «Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre, puede besar a la novia». Declaró el oficiante. Benjamín se acercó para besar la boca de su novia, pero esta la apartó en un gesto de irritación. Enseguida los medios les empezaron a tomar las fotografías, la gente corría de un lado a otro y minutos después los titulares de la prensa digital y escrita no se dejaron esperar. «El yerno de los Celedón es un don nadie ¿En verdad pretenden hacernos creer que fue la fea quien dejó la relación con los Anderson? Las primera noticias fueron ciertas, a ella no me quedó otra opción, si no casarse con un inútil». Benjamín observó la noticia, mientras su suegro se acercaba. —Les reservé un hotel para la noche de bodas, pero para pagarla, debes limpiar primero todas las habitaciones del piso superior, ¡Tú verás si la quieres! —expresó el hombre con malicia. Benjamín suspiró con impotencia, pero al final no le quedó más alternativa, si no cumplir las inst
Leer más
Capítulo 1. No eres más que una vergüenza
Dos años despuésBenjamín observaba a su esposa parada frente al espejo, dándose el último retoque en la mitad del rostro, mientras la otra mitad la mantenía oculta tras una máscara, pese a ello, no podía pasarse desapercibido su fuerte expresión producto de la molestia.—Espero que no me dejes en ridículo delante de la gente, porque eso es lo único que sabes hacer, preferiría que te mantuvieras alejado, callado… siempre tienes que hacer cosas ridículas para hacernos el hazmerreír de la familia, pareciera que no sabes hacer otra cosa, sino llenarme de vergüenza —expuso la mujer molesta, quien en su interior no podía dejar de lamentarse por haberse casado con él, ya tenían dos años de casados y no pasaba un solo día que no maldijera su suerte.—Ana Sofía… yo lo s-siento… no me gustan las m-multitudes me abruman… me ponen nervioso, sin embargo, procuraré complacerte… solamente me sentaré a escuchar tu exposición… me quedaré con Alejandro y lo tranquilizaré —pronunció el hombre con un su
Leer más
Capítulo 2. ¡Bueno para nada!
Benjamín respiró profundo, iba a girarse para responderle al recién llegado, cuando su esposa intervino. —Señor Ayala, no use el término señorita conmigo, soy una mujer casada, ¿Acaso no puede ver a mi marido? Pues está frente a usted —respondió Ana Sofía, con una voz aparentemente tranquila y una sonrisa que solo trató de simular su creciente disgusto. Ante las palabras de su mujer, Benjamín no pudo evitar estar un tanto orgulloso por ella, hasta sintió un poco crecer su ego, una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro, la cual se desvaneció apenas unos segundos después cuando su suegro se dirigió a él de manera altanera. —¡Recoge ese desastre! —le seguramente el señor Celedón a Benjamín, señalando el lugar lleno de comida junto a la mesa. Por un momento, el muchacho permaneció en silencio y quiso defenderse, porque no quería dejar a Ana Sofía en ridículo y más, cuando ella acababa de defender su posición de esposo, no quería dejarse humillar frente al hombre. —Señor Celed
Leer más
Capítulo 3. Perdiste este proyecto por ineptitud
La mujer, cuando vio a Benjamín suspiró de impotencia, apretó los puños a un lado de su cuerpo, mientras no dejaba de quejarse en su interior «¿Por qué no hace caso? Si le dije que no viniera ¿Qué necesidad tiene de llevarme la contraria? ¿Acaso no le dije que se quedara en la casa? ¿Por qué siempre debe ir en contra de lo que uno le pide? ¡Es tan irritante! ¿Por qué le encanta estar haciendo el ridículo constantemente? ¿No se da cuenta de que me complica la vida? Todos me odian y me desprecian lo suficiente para que él agregue más brasa» Suspiró profundo y comenzó a caminar, cuando su acompañante le sostuvo por el brazo.—Disculpe, señor Smith, espere un momento —pronunció la mujer caminando hacia donde estaba su esposo.—Señorita Celedón, le recuerdo que tiene la presentación en diez minutos, es su única oportunidad de hacerlo, si no lo hace en ese tiempo, entonces su empresa perderá de celebrar contrato con nuestra filial y recuerde que firmar con nosotros, equivale a hacerlo con
Leer más
Capítulo 4. Ayuda familiar
Benjamín vio que el señor Smith, estaba dudando y a punto de acceder a la petición de Montes y de Horacio, por ello no dudó en intervenir. —Señor, usted no puede escucharlos a ellos sin antes esperar que mi esposa termine su presentación, ella es la mejor en su campo y… —sus palabras fueron interrumpidas por un burlesco Horacio. —¿La mejor en su campo? ¿Qué sabes tú de proyectos de simuladores arquitectónicos, de diseños? Tú no eres más que el marido que papá le compró a mi hermana para evitarnos la vergüenza cuando Paolo Anderson se negó a casarse con ella. ¡No eres nadie! Un muerto de hambre arrimado, que ni siquiera tiene la capacidad de ganarse el pan que se lleva a la boca. —¡Ya basta, Horacio! Deja de meterte en mi vida y estar diciendo esas cosas… —el hombre la volvió a interrumpir. —¡¿Es mentira?! ¡¿Qué es un inútil?! ¿Qué lo mantienes? —Eso no es problema tuyo ni de nadie, si lo mantengo o no es solo asunto de Benjamín y mío, además no es un tema que estemos tratando aquí
Leer más
Capítulo 5. Has perdido un proyecto millonario
Justo en ese momento, cuando ella se estaba cuestionando en sí esperar que Benjamín resolviera su problema, llegó Iván Alayón, con una amplia sonrisa, y comenzó a saludar al señor Smith. —Señor Smith, no sé si me recuerda… yo soy Iván Alayón, primo de Lyon, un familiar del asistente principal del patriarca de los Grey, mucho gusto —saludó, extendiendo la mano—. Es un placer coincidir con una persona de su importancia —halagó al hombre y este se hinchó de orgullo—. No sabía que estaba en la ciudad, de haberlo sabido le habría dado el recibimiento que se merece, aunque puedo muy bien invitarlo a comer después que se desocupe de aquí —como lo vio serio frunció el ceño y lo interrogó— ¿Qué sucede? ¿Tiene algún problema? Si puedo ayudarlo, no dude en pedírmelo, estamos para servirle —pronunció con una expresión servil, que causó un poco de molestia en Ana Sofía, porque no le gustaba, adular a la gente, sin embargo, apretó la boca, para no dejar salir lo que pensaba. —Señor Alayón, no re
Leer más
Capítulo 6. Tentadora Petición
Benjamín, al ver como estaba tratando su padre a Ana Sofía, se molestó, su primer impulso era frenarlo, decirle que debía respetar a su hija, pero no era conveniente hacerlo, porque eso molestaría a Ana Sofía y le buscaría más problemas, por lo cual luego de pensarlo un par de segundos se contuvo, la solución más efectiva sería hacer regresar a Smith, por eso sin pérdida de tiempo envío un mensaje a Sirio.Enviado a número sin identificar.«Ustedes han enviado a un tal señor Smith, a sostener una negociación con la familia Celedón, se fue sin escuchar la presentación de mi esposa, haga que regrese, le pida disculpas y acepte financiar el proyecto. Todas las negociaciones con los demás Celedón, que sea duro y no firme ningún contrato con ellos; donde esté Ana Sofía en la negociación, debe aprobarla sin ninguna objeción»Recibido de número sin identificar«¿Es su primera instrucción como CEO de las empresas de la familia?»Enviado a número sin identificar«Aún no he aceptado. Tómelo com
Leer más
Capítulo 7. ¿Qué pasa si te he estado engañando?
Cuando salieron Ana Sofía lo guió hacia donde estaba su auto, un BMW, M3, Sport Evolution antiguo, ella abrió los seguros y antes de que ella se montara, Benjamín le abrió la puerta del auto, haciendo un gesto caballeroso con una mano para que subiera, la mujer miró a los lados como si le avergonzara que alguien estuviera viendo la galantería de su esposo, cuando no vio a nadie dio un suspiro de alivio. —Sabes, no tienes porque hacer eso, me avergüenzas —pronunció de manera recriminatoria, mientras subía al auto, sin embargo, Benjamín sonrió. —Si lo hago, es porque me nace hacerlo... sabes que eres importante para mi Ana Sofía y no tienes idea lo que soy capaz de hacer por ti —respondió el hombre. —Pues, no es mucho lo que me has demostrado... Benjamín no me gustan las mentiras, no tienes que inventar, que ibas a llamar a alguien conocido para resolver lo de la presentación... no tienes que dártela de importante, porque sé que no lo eres y precisamente por eso es que hoy eres mi es
Leer más
Capítulo 8. Solo una socia comercial
Ana Sofía entrecerró los ojos y después, con un tono de irritación, le respondió.—Por favor Benjamín, no sé qué has comido hoy que amaneciste bromista ¿Acaso piensas que puedes tomarme el pelo? ¿Crees que puedes engañarme diciendo esas estupideces? Si claro, el hijo perdido de una familia poderosa… te olvidaste que me dijiste que te criaste solo con tu madre en los suburbios de Wollemia y que por cumplir una promesa que le hiciste a ella antes de morir, te trasladaste a Villa Madera… sabes tus intentos de chiste no me dan risas, sino lo contrario, me causan mucha irritación.—Ana Sofía, espera —se apretó el puente de la nariz—. Si te dijera que te mentí que inventé todo eso para poder casarme contigo y no pudieras rechazarme y si en verdad tengo dinero y soy un millonario —insistió con vehemencia, como ya habían arrancado el auto, ella aparcó a orilla de la calzada y se quedó viéndolo con rabia.—Si eso que dices es verdad y yo descubriera que me han engañado durante este tiempo, sim
Leer más
Capítulo 9. La gente se cansa
El anfitrión se quedó un poco sorprendido esperando instrucciones.—Sí, llévenos a una mesa, vamos a hablar de… negocios —agregó Benjamín arrastrando las palabras en un tono firme.A Ana Sofía no le agrado, que Benjamín la presentara como una socia comercial, de hecho le causó bastante irritación, sin embargo, a la luz de lo sucedido hacía un momento, no tenía derecho a hacerle ningún reclamo, no obstante, segundos después, sucedieron dos cosas que las consideró de su completo desagrado y aumentó su enfado, por primera vez, lo vio caminar delante de ella, sin prestarle atención y la sensación fue de abandono y segundo, cuando iba caminando con el niño, se tropezó con una hermosa y elegante mujer.—Disculpe, señor —cuando la mujer levantó la mirada, vio al pequeño y se sonrió—. ¡¡¡Qué bebé tan hermoso!!! —exclamó y el pequeño Alejandro sonrió dejando ver sus cuatro dientitos, la chica acarició con suavidad una de las mejillas del pequeño y el bebé terminó aplaudiendo feliz.—¿Cómo se
Leer más