Las leyes de la seducción

Las leyes de la seducciónES

Mica A.  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
11Capítulos
2.1Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Lola Richards puede tener muchos defectos, eso nadie lo niega. Sin embargo, es también imposible negar su innato y particular talento: la seducción. Gracias a este don, Lola es contactada por una organizacion para realizar una misión de gran importancia, que implica una considerada suma de dinero a su favor a cambio de que seduzca a una de las bandas criminales más peligrosas. A pesar de haber sido subestimada reiteradas veces en su vida, pronto descubrirán de lo que es capaz de hacer una mujer con suficiente confianza en si misma.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
11 chapters
Capítulo 1
Dieron las ocho, y el anochecer comenzaba a caer en el fresco otoño de la gran ciudad. Ella miró el reloj en su muñeca por última vez antes de terminar de acomodar sus grandes aretes de perlas, que combinaban a la perfección con su discreto escote y su brillante collar de oro. Cualquier persona que la visualizara a simple vista, podría decir que todo aquello era una buena imitación, pero lo cierto es que todas sus joyas eran genuinas y habían sido obsequio de uno de los tantos hombres que lograron pasar de manera fugaz por su vida. Inevitablemente, sonrió al recordar el suceso mientras acomodaba el exceso de labial en el borde de sus labios, ayudándose de su dedo pulgar. Sonrió frente al espejo, dándose una mirada de aprobación a sí misma. Mientras dejaba que una estela de perfume se alojara en su piel, sintió la presencia de su hermana pequeña asomándose de forma curiosa por el marco de la puerta. _ ¿Hoy también te toca trabajar? - Preguntó frotando su ojo, algo adormecida.
Leer más
Capítulo 2
En cuestión de minutos, se encontraban hablando animadamente de la vida bajo unas copas de vino tinto que debía de costar al menos, lo que Lola pagaba de renta en su hogar. Estuvieron en una larga charla por más de una hora luego de cenar, en la que en realidad él se encontraba contándole su vida de forma entusiasta mientras Lola simplemente fingía oírle con gran interés. Poco y nada hablaron sobre ella, que tampoco acostumbraba a responder a preguntas que no le hicieran. Y, aun las que si le hacía, simplemente se inventaba alguna creativa respuesta para darle. De todas formas, no tenía por qué recordar sus propias mentiras una vez que desaparecía en cuánto su objetivo era cumplido. A veces, le impresionaba la cantidad de tiempo que alguien podía estar hablando de sí mismo. Y aunque solía ser la parte más aburrida del plan, fingía con las mejores de sus fuerzas que estaba completamente interesada en oír sobre cómo era el jefe de una gran y exitosa empresa fuera del país. En
Leer más
Capítulo 3
El revuelo comenzó a salirse de control, llamando la atención de las personas que se encontraban allí cenando. Lola se puso de pie, fingiendo encontrarse confundida y atemorizada, y se dirigió detrás de su cita de esa noche buscando refugio tras la mujer que gritaba su nombre de forma incesante. _¿Quién es ella? Él no respondió a la pregunta, pero tampoco le quitaba los ojos de encima. Como si estuviese intentando idear cómo saldría ileso de esos aprietos en los que se había metido. En un momento de lucidez se giró hacia ella, tomándola delicadamente de los brazos. _Escucha, creo que será mejor que te marches de aquí. Lola asintió, inundando sus ojos de la mejor inocencia fingida. Vestida bajo una piel de cordero, tomó su abrigo junto a sus cosas marchándose entre la multitud de personas curiosas que se habían puesto de pie para observar la bochornosa escena. Para su suerte, aquella mujer se encontraba tan furiosa con su propio marido que no había logrado visualizarla salie
Leer más
Capítulo 4
Había pasado un mes desde la desaparición de Miel, y a Lola se le había hecho una eternidad día tras día. Había ido con todos los medios y recursos que tenía a su alcance, pero ninguno parecía realmente interesado en ayudarla. La policía había dicho que existía una investigación en curso, pero sabía que no podría insistir tanto con ellos ya que podrían sospechar de ella y sus fechorías. Se había dedicado a buscarla sola, cuadra por cuadra, por la ciudad. No había recorrido todos los rincones de ésta, pero estaba segura que había transitado mucho camino en su búsqueda. Sin embargo, todos los días de igual manera el resultado no cambiaba. Volvía cansada, con sus manos vacías y sin tener idea de a dónde se podía encontrar. Luego de la primera semana de búsqueda, Lola cayó en una profunda depresión. La soledad la acobijaba mientras se la pasaba dentro de su cuarto, mirando el techo. Se sentía inútil, devastada y muy culpable. Sabía en el fondo que no tenía forma de predecir el hecho,
Leer más
Capítulo 5
Preguntó de forma simpática, con una sonrisa. Sin embargo, Lola lo observaba con una expresión neutral y totalmente desconfiada de su parte. Pues hasta donde ella tenía conocimiento, las únicas personas que sabían su nombre eran debido a que ella tenía intención que así fuese. Pero este sujeto en particular, podría asegurar que no lo había visto nunca antes. Ni por la zona, ni tampoco fuera de ella. Sin ningún reparo por disimular, ella le dio una mirada de arriba abajo, de forma desconfiada. _¿Quién eres? Preguntó finalmente, en un tono defensivo. Él le extendió su mano con intención de estrecharla con la de ella, pero sólo recibió la mirada fría y desconfiada de Lola mientras aguardaba por su respuesta. Finalmente, sólo guardo su mano nuevamente dentro de su bolsillo mientras procedía a aclarar su garganta para contestar. _Mi nombre es Jim. Un gusto conocerte. _¿De dónde sacaste mi nombre, Jim? Preguntó ella, mirando hacia el estante de botellas de la barra, mientras
Leer más
Capítulo 6
Éste tragó en seco mientras levantaba ambas de sus manos, dejándolas a la vista de ella. _Escucha Lola, no hace falta que hagas esto. Realmente no intento hacerte daño. Aseguró él. Sin embargo, Lola no creía palabra alguna. Apenas si confiaba en ella misma, como para fiarse ante un desconocido que no sólo sabía su nombre, sino también el de su hermana menor. _ ¿Cómo es que sabes mi nombre? - Preguntó ella, aun apuntándole fríamente. - ¿De dónde es que conoces a Miel? _ Sólo baja el arma y prometo que te explicaré.-Pidió de forma calmada, levantando uno de sus brazos con cuidado. - No hace falta que te pongas de esta manera. Alguien puede salir lastimado aquí. Ella lo miró de arriba abajo, tensando su mandíbula con enojo. _ ¿Para qué? ¿Acaso quieres que baje el arma para poder llamar a tus amigos y así puedan rescatarte? Él la miró en silencio,pensativo, mientras fruncía su ceño con confusión. Ella señaló de forma tosca, con la punta de la pistola, el bolsillo derecho de su pa
Leer más
Capítulo 7
Oliver despertó otro día más en su departamento, dispuesto a dirigirse a su trabajo. Era en definitiva uno de los más aclamados agentes del lugar, por lo que no dudaron en llamarlo a una reunión de emergencia cuando parecieron haber encontrado pistas sobre un caso que habían estado investigando durante los últimos meses. Sonaba lo suficientemente convincente para que decidiera aparecerse a pesar de ser ese su día libre. Se vistió con rapidez y salió en su auto hacia su trabajo. Llegó luego de un largo y congestionado tramo, siendo recibido por su asistente que le seguí a el paso a su lado. _Te esperan en la sala de conferencias. -Le comentó, acercándole un vaso de café. Él lo tomó entre sus manos mientras ambos entraban en el ascensor. _ ¿No tienes noticia de sobre qué se trata la reunión? Ella negó rápidamente con su cabeza. _No, se han mantenido bastantes reservados al respecto. Oliver asintió en silencio, pensativo. Le dio otro sorbo largo a su vaso de café antes de volv
Leer más
Capítulo 8
Y no podía evitar pensar en que podía ser posible que recupere a su hermana y, no conforme aún con eso, también se vería beneficiada de una gran cantidad de dinero, muchísimo mayor incluso a lo que estaba acostumbrada a conseguir. Asintiendo con su cabeza, estrechó la mano de Charles con una tímida sonrisa. Éste se la devolvió casi al instante, notablemente animado de ver que había aceptado su propuesta. _¿Esto es en serio? Comentó de fondo Oliver, aún perplejo. Charles giró su mirada hacia él, frunciendo su ceño. _Sigo sin comprender qué es lo que tanto te molesta sobre esto, Evans. _Me resulta absurdo. Si vamos al caso, estoy seguro de que cualquier mujer puede hacer lo que ella hace. Charles movió su cabeza hacia un lado mientras le escuchaba. _¿No crees que quizás la estés subestimando un poco? Lola tocó delicadamente el brazo de Charles captando su atención y pidiéndole sutilmente que se detenga. Luego, de manera delicada se puso de pie lentamente. _Tranquilo, no hac
Leer más
Capítulo 9
Finalmente, luego de ingresar por aquella puerta dieron con un largo pasillo un tanto más oscuro que el resto del edificio. Al final de éste, se encontraba lo que parecía ser un amplio salón con diferentes elementos de entrenamiento físico. Incluso, para el momento en el cuál ellos habían entrado dentro se encontraban dos personas entrenando dentro de un ring de pelea, mientras una tercera persona se encontraba desde afuera dándoles diferentes indicaciones. Al caminar ambos dentro, captaron rápidamente la atención de los presentes, quienes saludaron alegremente a Oliver, que les devolvió el saludo con una sonrisa mientras sacudía su mano de un lado a otro. La mujer que se encontraba dando indicaciones por fuera del ring se acercó a ambos con una simpática sonrisa, dispuesta a saludarles. _Este es el salón de equipo de ataque. -Indicó Oliver. -Aquí vendrás a entrenar al menos tres días a la semana, hasta que notemos que estás físicamente acorde a lo que se requiere para la misión
Leer más
Capítulo 10
_Eres bastante extraña a veces. Respondió él, siguiéndola. _Estás confundido, yo no soy quien metió un puñetazo al aire como respuesta ante un chiste. Le reprochó rápidamente Lola, caminando despreocupada delante de él. Oliver notó que, a pesar de que pudiera estar o no de acuerdo con el plan de su jefe en incluirla a la misión próxima, ella definitivamente tenía algo particular que no concebía en otra mujer. Suponía por el momento que se trataba de la voraz manera en la que no tenía miedo a responder a las cosas, incluso si eso atraía controversia. Algo dentro suyo no dejaba de pensar que, entre el carácter de ambos, sólo podrían ocurrir dos cosas: podrían volverse una dupla realmente explosiva o, al contrario, encender todo en llamas ante el mal hábito de ambos en querer tener la última palabra siempre. Volviendo en si, intentó alcanzar el paso de su nueva compañera que ya había conseguido pasarle por varios metros delante. Caminando a su lado, chasqueó su lengua captando la
Leer más